miércoles, 10 de noviembre de 2010

La felicidad no es la ausencia de problemas

... sino la habilidad de salir adelante con ellos.




Había contratado un carpintero para ayudarme a reparar mi vieja granja. Él acababa de finalizar su primer día de trabajo que había sido muy duro. Su sierra eléctrica se había estropeado lo que le había hecho perder mucho tiempo y ahora su antiguo camión se negaba a arrancar.
Mientras lo llevaba a su casa, permaneció en silencio. Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Nos dirigíamos a la puerta de su casa y se detuvo brevemente frente a un precioso olivo centenario. Tocó el tronco con ambas manos.
Al entrar en su casa, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara sonreía plenamente. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. La energia había cambiado completamente. Posteriormente me acompañó hasta el coche.
Cuando pasamos cerca del olivo, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo visto cuando entramos.
- Ese es mi árbol de los problemas, – contestó
- Sé que no puedo evitar tener problemas durante el día como hoy en el trabajo por ejemplo, pero no quiero traer estos problemas a mi casa. Así que cuando llego aquí por la noche cuelgo mis problemas en el árbol. Luego a la mañana cuando salgo de mi casa los recojo otra vez.
- Lo curioso es, – dijo sonriendo – que cuando salgo a la mañana a recoger los problemas del árbol, ni remotamente encuentro tantos como los que recuerdo haber dejado la noche anterior.
Fuente: autor desconocido

Nuestra actitud ante la vida es la que influye y en muchos casos determina el desenlace de lo que nos proponemos lograr, por esto es importante decidir conscientemente cuál es la actitud que deseamos adoptar ante cada situación que se nos presenta, especialmente si consideramos que es adversa.

Si en lugar de considerar que tenemos algo en contra, elegimos aceptar, encarar y conquistar los retos que la vida nos presenta, y agradecemos la oportunidad que nos brinda de triunfar, estaremos avanzando en gran medida hacia el éxito y la felicidad.

Cuando llegan los problemas es necesario antes de tomar cualquier acción, mantener la calma, ser cuidadosos y plantearnos diferentes vías de actuación para limitar su impacto y avanzar paso a paso.
Es común sentirnos agobiados, impotentes, indefensos... y una amplia gama de otras emociones, y es justamente en nuestras emociones donde debemos comenzar a trabajar...  

La información es clave para tomar decisiones acertadas y lograr una apreciación objetiva de los hechos.
Algunas preguntas que nos podemos hacer como:

 ¿Qué ocurrió realmente?

¿Cuál fué la causa?

 ¿Qué parte ocasioné yo, y qué parte por otros?

¿Cuáles son las opcciones que tengo?... puedo crear otras?

¿Cómo han resuelto otras personas en casos similares ésta situación?
¿ ... puedo sacar provecho de su experiencia?

¿Qué puedo hacer para mejorar esta situación?

Cuando nos interrogamos sobre un problema en particular, permitimos que nuestra mente realice un análisis de la situación y nos impide obrar precipitadamente, lo que sería agravar el problema.









1 comentario:

Anónimo dijo...

Hay una frase que un amigo mío me dijo cuando por alguna razón o problema mi estado de ánimo decaía y la alegría desaparecía de mi rostro. Hoy quiero compartirla con todos Ustedes:
---Si tienes un problema que no tiene solución, para que te preocupas si ya sabes que no tiene solución; ahora, que si tu problema tiene solución, para que te preocupas, si sabes que tiene solución.
Espero os sirva este mensaje para evitar que os preocupéis demasiado por vuestros problemas, mientras los colgáis en vuestro propio “árbol de problemas”.
Gracias por compartir con nosotros cada día estas reflexiones y darnos luz donde a veces solo vemos sombras.
Excelente mensaje!!!

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído