Me siguen

Google+ Followers

martes

Ampliando conocimientos... ¿Sabes cuales son los motivos por lo que muchos no logran alcanzar sus metas?

Hay muchos motivos por los que las personas no alcanzan sus metas y se quedan atascadas en el camino hacia ellas, lamentando su mala suerte o reprochándose su falta de capacidad.

 Descubrir cuáles son tus motivos es el primer paso para cambiar las cosas.

John Lund / Getty Images
1. Pesimismo. El pesimismo es uno de los principales inconvenientes para alcanzar cualquier cosa en la vida. El pesimista se viene abajo ante el primer obstáculo y abandona ante el primer inconveniente porque los considera como señales del fracaso al que está “predestinado”. Si no eres optimista puedes aprender a serlo. Lee el libro Optimismo aprendido.

2. No aceptar consejos. La gente que cree que lo sabe todo suele ser la que menos sabe, porque no se molesta en aprender ni en escuchar a los demás. Hay personas que tienen experiencia y conocimientos relacionados con la meta que deseas alcanzar. Escucha lo que tienen que decirte, lee libros, aprende, fórmate. Cuanto mayor sea tu conocimiento, más probabilidades tendrás de alcanzar tu meta.

3. Falta de determinación. La determinación, la perseverancia y la fuerza de voluntad son elementos imprescindibles para el éxito.

4. Dejar que tus emociones te dominen. La ansiedad, la preocupación, la obsesión, los miedos (incluyendo tanto el miedo al fracaso como el miedo al éxito), las dudas, etc., pueden crearte muchos problemas a la hora de alcanzar tus objetivos. Por ejemplo, si los obstáculos o los problemas que surgen en el camino te hacen sentir muy mal, tenderás a huir y abandonar.

5. Dejar pasar las oportunidades. ¿Y si mientras estás desarrollando un proyecto alguien te propone colaborar? Tal vez no interese y hagas bien en rechazarlo, pero tal vez es justo lo que necesitas. En tu camino pueden aparecer nuevas oportunidades, aspectos que no habías tenido en cuenta, personas que

pueden ayudarte de un modo u otro. Por tanto, ten los ojos bien abiertos y aprovecha esas oportunidades cuando surjan.

6. Falta de flexibilidad. Para aprovechar las oportunidades, como decía antes, hace falta ser flexible, pero la flexibilidad también te ayudará a adaptarte en el camino hacia tu meta. Tal vez el plan que trazaste al principio necesita algún reajuste por el camino. Tal vez te das cuenta de que la meta que te has propuesto no se puede alcanzar si no logras algo diferente primero. Es decir, tienes que ser lo bastante flexible como para poder adaptarte a las circunstancias cambiantes, a los retos y los obstáculos del camino, haciendo algunas modificaciones en tus planes si es necesario.

7. Dejarte desanimar por los demás. No son los demás los que deben decidir tus metas, sino tú. Como explicaba más arriba, escuchar a los demás puede servirte de ayuda, pero si tratan de desanimarte y hacerte abandonar para que hagas lo que ellos digan, no se merecen que los escuches.

8. No saber lo que quieres o no tener metas claras. Si no sabes adónde vas es muy difícil llegar a ninguna parte. Por tanto, crear metas claras y realistas debe ser siempre el primer paso. Las metas vagas pueden ser también un problema. Por ejemplo, si estableces como meta perder peso, tienes más probabilidades de fracasar, porque es una meta bastante vaga. Es preferible ser más específico y decir: Quiero perder 4 kilos en 3 meses.

9. No hacerte responsable. Si culpas a los demás o a la mala suerte de los errores, obstáculos o fracasos, estás renunciando al control de lo que te sucede. Si quieres tener el control deberás hacerte responsable y dejar de culpar a otros. Ellos no van a solucionar tus problemas, sino que tendrás que hacerlo tú.

10. Hacer demasiadas cosas al mismo tiempo. Algunas personas son especialistas en empezar muchas cosas y no acabar ninguna. Céntrate en una sola meta y préstale toda tu atención y energía. Cuando la hayas alcanzado, céntrate en la siguiente, pero no lo hagas todo a la vez porque tu atención se dispersará y estará descontrolada.

11. Ser egoísta. Alcanzar tus objetivos requiere a menudo la ayuda de los demás. Si eres egoísta y no ayudas a nadie, tampoco habrá nadie ahí para ayudarte cuando llegue el momento. No te obsesiones tanto con alcanzar tus objetivos como para olvidarte del resto de las personas. Procura estar ahí también para ellos.

12. La pereza. Alcanzar metas requiere esfuerzo y trabajo. Si eres de los que prefiere estar viendo la tele, enviando mensajes con el móvil o jugando a vídeo juegos todo el rato, no tendrás tiempo ni ganas para perseguir tus metas. Aléjate un poco de todos esos dispositivos distractores y dedica tiempo y trabajo a tus objetivos.

13. Estar inactivo. Para alcanzar tus metas necesitas energía. ¿De dónde sacas esa energía? Imagina que tienes una bicicleta con una luz que se enciende cuando pedaleas porque el pedaleo hace funcionar la batería. Las personas funcionamos de un modo parecido: túmbate en el sofá durante horas y te quedarás sin energía; sal a la calle a caminar, has ejercicio o mantente activo de cualquier otro modo y tendrás más energía para ir a perseguir tus metas y alcanzarlas.

Fuente:  Por: Ana Muñoz - about.com











jueves

Tu eres el creador de tu propia energía

Todos conocemos personas que están programadas en negativo y cada palabra que sale de sus bocas son quejas, críticas o pensamientos fatalistas. La mayoría de las veces no son conscientes de eso y por eso no debemos engancharnos en sus dramas que solo nos quitan energía… Pero también es un deber humanitario hacerles ver que se han polarizado en el lado negativo de la energía y enseñarles a descubrir el lado opuesto: La confianza, la alegría, el optimismo…

Estamos entrando en un Nuevo Mundo y hay que estar vibrando alto si queremos ser parte de él y las bajas vibraciones como la tristeza, depresión, apatía, descontento, amargura, envidia, rabia, crítica, agresión no tienen cabida. Vibrar alto es estar en alegría, en aceptación, en compasión, en verdad, en calma, en plenitud, en generosidad y amabilidad… Si estás sintonizado a las bajas frecuencias se producirá una fuerte fricción con la elevada frecuencia y podrías vivirlo como un malestar constante, tanto físico como energético… Estarás como entre un mundo y otro y no sintiéndote a gusto porque tu alma jala hacia las altas vibraciones y el ego te arrastra hacia las más bajas… Y eso genera más rabia, más frustración… es más de lo mismo y se crea el círculo vicioso en el cual no puedes avanzar.

En este momento es cuando debes hacer consciente que eres el creador de tu energía. Tú y solo tú generas todo lo que está ocurriendo a tu alrededor… Tienes que parar. Salir de ese círculo y para ello debes aquietarte, serenar la mente y armonizarnos internamente para poder empezar a generar el cambio.
Cambiar la polaridad energética es un acto consciente. Si de pronto te descubres pensando en que nada resultará, que no eres muy capacitado para alcanzar tu éxito o que no eres digno de alguna cosa, dile a tu cerebro que cancele esos pensamientos y rápidamente empieza a pensar en que eres un ser divino, que estás creado a imagen y semejanza de Dios, que la semilla del Creador está dentro de ti y que tienes un destino de grandeza (puedes agregar tus propios decretos) pensando siempre en positivo y nunca anteponiendo la palabra No, porque el cerebro no decodifica los “No”, por ej: No quiero enfermar lo leerá como “Quiero enfermar”… Mejor di: La salud reina en mi vida…

Ya tienes las herramientas, ya posees el conocimiento y ahora solo queda empezar a crear el mundo que te rodea con tus pensamientos e imaginación. Tanto los pensamientos como la palabra ¡Cuidado con lo que dices! Y la imaginación juegan un papel protagónico cuando se trata de crear tu energía.

Como siempre digo: No me crean, solo practíquenlo y verán como la energía cambia y la vida misma cambia…

Todas las personas que vibran positivo han hecho un trabajo consciente al respecto y todo lo demás les ha sido dado por añadidura. Entonces ¿Qué estás esperando? A crear tu energía ahora mismo.


Te deseo un feliz Nuevo Mundo, ese que tú crearás!

Fuente: sanando el alma blogspot.com 

viernes

La Felicidad y la Desdicha dependen de cómo afrontemos los acontecimientos...




EL DESAPEGO...
La Clave de la felicidad...


El Mundo con el que te relacionas está creado por tu Mente...

Sólo tu, puedes hacerte feliz y todos los momentos presentes lo son porque tú estás en ellos. Y hoy, en el eterno presente, en el aquí y el ahora, tú serás feliz aunque hoy te acompañe esto o lo otro. Y podrás ir pasando de un momento a otro en la vida disfrutándolo plenamente, sin llevar cargas emocionales del pasado. Y como los lirios del campo y los pájaros del cielo estarás libre de preocupaciones viviendo siempre el Eterno presente.

Buda dijo:
El mundo está lleno de sufrimientos; la raíz del sufrimiento es el apego; la supresión del sufrimiento es la eliminación del apego.

El desapego podría definirse como "carencia de sed". Piensa en el ánimo de una persona desesperada por la sed y en el de alguien que no la tiene. Observa mentalmente la diferencia. ¿En cual ves paz, tranquilidad, seguridad y en cual lo contrario? Ahora observa el mundo, la infelicidad que hay en torno y dentro de ti. ¿Qué la causa? La situación económica, el desempleo, las guerras, la soledad ...

Si observas bien, verás que no es nada de esto, porque si esto se solucionara aparecerían otros temas que seguirían causando la infelicidad. ¿Entonces qué es?.

Es que esa infelicidad la llevas contigo donde vayas. Esa infelicidad está en ti y no puedes escapar de ti. Está en tu programación, en tu computadora cerebral, son tus creencias; esas que te parecen tan lógicas que ni siquiera sabes que te tiranizan y esclavizan.

Tu mente no deja de producir infelicidad. Ahora, si lo analizas, verás que hay una sola cosa que origina la infelicidad: el deseo-apego.

¿Y qué es el apego?

Es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser feliz.

Tu mente dice: No puedes ser feliz si no tienes tal o cual cosa, o si tal persona no está contigo. No puedes ser feliz si tal persona no te ama. No puedes ser feliz si no tienes un trabajo seguro. No puedes ser feliz si no das seguridad a tu futuro. No puedes ser feliz si estás solo. No puedes ser feliz si no tienes un cuerpo a la moda. No puedes ser feliz si los otros actúan así. Y cuantos mas 'No puedes ser feliz si....'

Tu mente está programada para demostrarte constantemente (si no es por una cosa, es por otra) que no puedes ser feliz. ¡Todo esto es falso!

Tu eres feliz aquí y ahora; pero no lo sabes, porque tus falsas creencias y tu manera deformada de ver las cosas te han llenado de miedos, de preocupaciones, de ataduras, de conflictos, de culpabilidades ... Si lograras ver a través de esa maraña, comprobarías que eres feliz y no lo sabes.

No hay un solo momento en tu vida en el que no tengas cuanto necesitas para... Ser Feliz.

Todas las cosas a las que te apegas, y sin las que estás convencido que no puedes ser feliz, son simplemente tus motivos de angustias. Lo que te hace feliz no es la situación que te rodea, sino los pensamientos que hay en tu mente..

El apego es un estado emocional que tiene dos puntas, una positiva y otra negativa. La positiva es el estado de placer y la emoción que sientes cuando logras aquello a que estás apegado. La negativa es la sensación de amenaza y la tensión que lo acompañan, lo que te hace vulnerable al desorden emocional y amenaza constantemente con hacer añicos tu paz.

Observa bien: Si no se consigue el objeto del apego, origina infelicidad; y si se lo consigue solo produce un instante de placer seguido de la preocupación y el temor a perderlo. ¿Podemos ganar la batalla contra los apegos? Si, renunciando a ellos. Cambiando nuestra programación.

Haz una lista de todo lo que te tenga apegado y dile a cada una:

"En realidad no estoy apegado a ti en absoluto. Tan solo estoy engañándome a mi mismo creyendo que sin ti no puedo ser feliz"

Y si tu apego se refiere a una persona di:

"Te dejo que seas tú mismo; que tengas tus propios pensamientos, que satisfagas tus propios gustos, que sigas tus propias inclinaciones, que te comportes tal como decidas hacerlo.
Te libero con Amor y me libero con Amor"

Ahora estás en condiciones de amar a esa persona. ¿Por qué? Porque Amar, no es querer. Lo que quieres, quieres poseerlo. Cuando quieres a alguien para ti, solo le estás poniendo una cadena al cuello, y estás atándote del otro lado.

El Amor solo puede existir en libertad. Elige entre tu apego y la felicidad. Lo que necesitas no es renunciar, sino comprender, tomar conciencia. Si tus apegos te han ocasionado sufrimiento, esa es una gran ayuda para comprender, y si alguna vez experimentaste el sentimiento de libertad te será útil recordarlo. Borra en ti el ¡que feliz me haces! y el ¡esto me hace feliz.!

Sólo tu, puedes hacerte feliz y todos los momentos presentes lo son porque tu estás en ellos. Y hoy, el eterno presente, el aquí y ahora, tu serás feliz aunque hoy te acompañe esto o lo otro. Y podrás ir pasando de un momento a otro en la vida, disfrutándolo plenamente, sin llevar cargas emocionales del pasado. Y como los lirios del campo y los pájaros del cielo estarás libre de preocupaciones viviendo siempre el Eterno presente.

¿De donde llegó tu apego? Brotó de una mentira que llega desde tu cultura, tu sociedad, o desde tu mismo, o sea de tu programación. Simplemente observa: miles de personas viven sin eso que tu supones dueño de tu felicidad; y si revisas tu pasado encontrarás algo que en un momento dado supusiste insustituible, y que el tiempo te demostró que no era así. Hoy ya ni las recuerdas. ¡Mira que pequeñas eran!.

El cambio se produce únicamente cuando unes el conocimiento a la comprensión; observa que son las columnas del Altar de la Sabiduría.

La clave: Desprogramarse, soltar las ataduras. ¿Qué es tu programación?

Eso que llevas dentro de tu computadora cerebral, que se formó acumulando los datos recibidos. Tu cultura, tus ideas, tus creencias, tus miedos, tus apegos, tus hábitos.

He aquí los nombres de los muros de tu prisión, he aquí los nombres de la maraña que filtra toda la información que te llega. Analízalos uno por uno, ya que el camino no es renunciar, ni poner fuerza de voluntad. No combatáis el mal... El camino es la visión, agrandar el bien contrario.

Tu cultura:
Sea la que fuere, hay otras culturas diferentes, hay otras personas que viven perfectamente sin ella, por lo tanto no es la única. No es la dueña de la verdad.

Tus ideas:
Cuando conoces a alguien, lo etiquetas. Para ti es simpático, o desagradable, o triste, o tonto. Pues, eso seguirás viendo en esa persona ya que esa es la idea que tienes de esa persona.
Tu ves a las personas, no como son, sino de acuerdo a la idea que tienes de ella. Sin embargo, otras personas pueden tener una idea diferente a la que tu te hayas hecho, por lo tanto tampoco es la única infalible o valedera. Esto vale no solo con respecto a las personas, sino que involucra a todas tus ideas.

Tus creencias:
Actúas como un fanático cerrado a todo lo que pueda poner en tela de juicio tus creencias. ¿Te asusta el fanatismo en otro?, pues eso es lo que nos hacen ser nuestras falsas creencias. Observa las consecuencias de los fanatismos extremos, ellos se basan en creencias tan arraigadas que no permiten la entrada de otras opiniones diferentes.

Tus miedos:
Si supieras que van a matarte, no podrías dejar de pensar en eso. Esto hacen tus miedos, fijan tu mente solamente en ellos. Y si tienes tu mente fija en ellos, no vives tu vida, no puedes ser feliz, nada habrá que pueda alegrarte, verás todo desde el lado mas oscuro. Esta no solo es la peor de las ataduras, sino que es la puerta por donde entra todo lo negativo. La energía sigue al pensamiento, si tu pensamiento es un constante negativo, como podrían manifestarse en tu vida cosas bellas. Si tu mente se revuelca en un laberinto de terror, es eso lo que lamentablemente atraes para ti; luego ella se encarga de hacerte ver que aquello malo que temías, ha sucedido. Lo que no te dice es que ella lo ha creado con sus pensamientos. El miedo hace la combinación perfecta para llevar a la manifestación lo que temes; ya que combina pensamiento, sentimiento y palabra. Cierra esta puerta oscura y abre la del Amor con todo tu corazón, ya que el Amor es lo contrario al temor, llénate de Amor y poco a poco tus temores irán perdiendo fuerza.

Tus apegos:
Como un avaro cuidando su dinero, fingirás no ver mas que lo que pone en peligro tus apegos. Recuerda que son el motivo del sufrimiento. Si le preguntamos a alguien si le gusta sufrir, con seguridad contestará que no. Y si ya sabemos cual es el motivo del sufrimiento tratemos de no darle poder a nada externo a nosotros.

Tus hábitos:
Tienes costumbres, formas que de tanto hacerlas son habituales y lógicas para ti. Es tu parte-robot, que sirve para realizar actos mecánicos, pero no, para enjuiciar a la vida.

Como ves:
El mundo con el que te relacionas y al que amas, es un mundo creado por tu propia mente y tiene muy poco que ver con el mundo real, ¿ porqué no crear con tu propia mente tu mundo de LUZ ? La clave es comprender y tomar conciencia. Entonces todo lo que te esclaviza se va a ir desmoronando, va a ir perdiendo poder en ti y tu propia creatividad va a ir reemplazando al robot mecánico, rígido y falto de vida que eras. Ya no vas a admirar a una flor porque la sabes bonita, sino vas a poder penetrar la esencia de todas las flo res. Y no vas a ver el mar, como un pescador de forma mecánica, sino como la belleza y grandeza que le ofrece a tu vista.

Solo en la medida en que seas capaz de ver a alguien tal como realmente es, aquí y ahora, no tal como es en tu memoria, en tu deseo y en tu imaginación. Sólo así podrás realmente amarla

Tu mente, tu cultura, tus creencias...
Anthony de Mello las ilustra perfectamente: Una turista occidental contemplaba, llena de admiración, el collar de una nativa. "¿De qué está hecho? ", le preguntó. "De dientes de caimán, Señora", respondió la nativa. "¡Ah, ya!. Supongo que los dientes de caimán tendrán para ustedes el mismo valor que para nosotros tienen las perlas... "¡En absoluto!. Una ostra puede abrirla cualquiera."

Como puedes observar, las distintas culturas y ubicaciones hacen diferentes los valores, por lo que ningún valor que dependa de lo externo es real y absoluto. Los que han alcanzado la iluminación comprenden que un diamante no es mas que una piedra a la que la mente humana ha dado valor. Y que los reyes son lo grandes o lo pequeños que tu mente decida que sean. Y que todo tiene el valor que tu le das...

La felicidad y la desdicha dependen de cómo afrontemos los acontecimientos, no de la naturaleza de los acontecimientos en sí (Anthony de Mello)

Redescubrirte a ti mismo, es simplemente redescubrir la Vida en plenitud que puedes alcanzar, si te propones eliminar las rejas que tu mismo te pusiste.


sábado

Todos podemos aprender a visualizar... Aquí te dejo un pequeño curso/programa de visualización.

Cambiamos nuestra realidad, en función de lo que creemos o pensamos...

Si tus pensamientos están cerrados a una pequeña parte de la realidad, tu mundo será igual de pequeño. Pero si comprendes el poder de lo que aparece en tu mente e intentas conocer de todo un poco, comprenderás cada día más cosas que antes parecían no existir.
Imagino que alguna vez te habrá pasado, que has pensado en una persona y en ese momento has recibido un mensaje de ella, te ha llamado por teléfono o te la has encontrado al doblar la esquina. Son cosas “curiosas”, que muchos llaman casualidades.
La casualidad escapa de nuestro control y de nuestras expectativas, ya que responden al azar, y sin embargo, esos hechos “casuales”, aparecen en nuestro día a día, a veces con una frecuencia inusual, modificando nuestras creencias o haciéndonos elegir un camino y no otro.
Sin embargo y a pesar de todo, muchos se dejan llevar por la creencia de la casualidad para explicar fenómenos que no podemos comprender, sin saber que todos esos acontecimientos casuales, se forman dentro de su propia mente.

Si… Ya sé que parece ciencia ficción. Que manipular el ambiente a través de nuestros pensamientos o visualizaciones, está muy lejos de nuestro alcance en estos momentos de la historia…
Hoy te propongo que hagas un experimento (o más de uno). Seamos esta semana científicos “locos” y hagamos que nuestros deseos, pensamientos y visualizaciones, se cumplan al terminar estos siete días.
Para ello y lo más importante, es no tener expectativa ninguna al respecto. Realizar el experimento con la mente abierta y sin ideas preconcebidas de lo que va a ocurrir.
Una vez, dispuestos a comenzar, cierra los ojos y respira profundamente tres veces.
Relaja tu cuerpo y tu mente, y disfruta de las sensaciones que la relajación te ofrece.
Para visualizar aquello que quieres imaginar, tienes que creer que esa cosa, persona, viaje o cualquier otro objetivo, está enfrente de ti.
Comienza con algo simple. Por ejemplo, visualiza hasta tal punto que veas con tus ojos cerrados, una vela encendida que te tranquiliza, aunque no haya ninguna vela en la habitación, quiero es que la veas en tu imaginación y que sientas que te tranquiliza. 
Dedica el tiempo que sea necesario para que realmente sientas incluso el olor del humo de la vela encendida.
Cuando lo hayas hecho, podrás visualizar cualquier cosa que desees y eso estará en tu realidad, aunque no exista en tu presente ni cuando abras los ojos.
Puede que llegar a visualizar con tanto detalle, te lleve un tiempo. Hazlo con paciencia. No tengas prisa. Es la parte más importante del experimento.

Cuando por fin seas capaz de visualizar esa vela como si estuvieras con ella, ve un paso más allá...

Por ejemplo, visualiza a esa persona con la que quieres hablar o saber de ella. Siente que está justo delante de ti, sonriéndote. Cuando lo hayas hecho, pídele que quieres verla o escucharla pronto, que la echas de menos. Repite la visualización dos o tres veces al día, cuando estés en silencio y tranquilo.
En vez de una persona, puedes hacer lo mismo, pero imaginando que está delante de ti, eso que tanto deseas desde hace tiempo. Puede ser un postre que te apetezca mucho o un viaje que deseas realizar.

Cuando no estés visualizando, abre muy bien los ojos a tus días y a tus noches y  presta mucha atención a lo que ves... quizás allí se esconde esa visualización que tanto has imaginado... se te presentará una oportunidad... una coincidencia favorable para lograr lo que visualizaste... algo sucederá, así que presta atención a todo. 
Recuerda que lo importante es que estés muy tranquilo, sin ideas preconcebidas y que seas paciente.
Tu mundo está en tus ojos... lo que has soñado, lo que has imaginado... lo que has visualizado buscará la forma para hacértelo llegar.  Ábrelos bien y disfruta de tus sueños.


Y sigue experimentando...  piensa en tus retos y en los proyectos que quieres conseguir para que tu cuerpo, tu mente y todo el Universo se encamine a hacerlo realidad.

Te puedo resumir en 4 puntos los beneficios de un programa de visualización:

1.-La visualización desata todo el poder de nuestra mente subconsciente para buscar soluciones que nos lleven a lograr nuestros objetivos.Comenzarás a notar que aumenta tu capacidad para generar nuevas y más poderosas ideas.

2.-La visualización permite que percibas cosas que antes te pasaban desapercibidas y que pueden ayudarte a lograr los objetivos que te propones. Cuando le mostramos a nuestra mente un objetivo claro que perseguir, está alerta para detectar cualquier cosa que pueda ser útil para avanzar hacia ese objetivo.

3.-Con la visualización seremos capaces de generar una motivación GIGANTESCA. Nada motiva más que visualizarte intensamente tal y como estarás cuando tus objetivos se hayan hecho realidad. Y pronto te descubrirás emprendiendo todo tipo de acciones que te catapulten hacia tu objetivo.

4.-La visualización permite que des un impulso tremendo a tu actitud personal. Cuando te ves como la clase de persona capaz de lograr esos objetivos, tu actitud se ve influenciada positivamente de manera significativa. Comienzas literalmente a ver la vida de un modo totalmente diferente. Donde antes veías obstáculos, ahora verás oportunidades.




“La imaginación lo es todo.”
-Albert Einstein.

Imaginar es crear, y para hacerlo podemos visualizar hasta el último detalle exactamente como lo que queremos, y proyectarnos emocionalmente en el escenario visualizado, sin miedos... en nuestra imaginación todo es posible, cuando tengamos claro lo que realmente queremos, no debemos dar lugar a temores como falta de poder adquisitivo u cualquier otro. Cuando de verdad deseamos algo definido, todo el Universo se pone a nuestro favor para conseguirlo, atrayendo las circunstancias  o personas para hacerlo posible.

domingo

Una imagen vale más que mil palabras



La  vida  nos  somete  casi siempre  entre  el  querer  y  el  poder,  porque  a  veces  queremos  cosas  que  no podemos  alcanzar, y en otras ocasiones se nos presentan cosas que realmente no queremos... 

El tema de hoy es para centrarnos en lo que Si queremos, en “Querer  es  poder”   

Que no es otra cosa que concentrarnos  en  saber  lo  que  realmente queremos   y  lograr desarrollarlo con   los  medios  que  tengamos  para  de esta forma conseguirlo…  y  es  que  este  es un principio que relaciona la pasión por lograr lo que nos hemos propuesto con el método que debemos seguir para alcanzarlo.

 “Las  cosas  no  son  difíciles.  Son  difíciles  porque  no  nos  atrevemos “,  dijo  Séneca.  

Las  claves  del  éxito  incluso  en  las  condiciones  más  adversas, son en muchos casos: 

La  fuerza  de  voluntad,  la  fe  y  no  tener miedo  a  fracasar.

De sobra es sabido que  "hace  más  el  que  quiere  que  el  que  puede",  y ello  explica  cómo  alguien  ha  logrado  algo  que  parecía  imposible  dadas sus facultades, condiciones o circunstancias... 
la  voluntad,  la  perseverancia,  la  fe  y  el  propósito  vencen  a  la adversidad y a las circunstancias más desfavorables incluso.

En muchas ocasiones he escuchado decir que "el  verdadero  poder  surge  de  lo  más  profundo  del  alma  de  cada  ser  humano", porque el poder es  aquella  fuerza  que  nos  hace  afrontar  los  retos,  perseguir  nuestros  deseos,   luchar  por  lo que se anhela,  no  perder  nunca  la  esperanza,  perseverar,  dar una lectura  constructiva  a  todo  cuanto  nos  sucede,  saber  que  eso  que  llamamos  "yo"  es  en  realidad  un  "nosotros",  y  actuar en  consecuencia,  trabajar  con  el  corazón  para  conseguirlo, nunca  quedarnos  quietos, al contrario, siempre  avanzar... entregándonos   a  cada  desafío  de  la  vida  con  coraje,  responsabilidad,  humildad  y  confianza… en definitiva,  quizá  el  auténtico  poder  es  el  que  nace  de desarrollar  la  capacidad  para  cambiar  nuestras actitudes.




          Si queremos algo... trabajemos en ello... hagamos cada día algo... siempre un poco más,  o se nos escapará de las manos...

sábado

¿Qué es Saber Vivir?


Saber vivir tiene un comienzo...  ¡Amarse a uno mismo, para luego poder Amar a los demás! 
Solo hay que atreverse, no hay nada que perder...
Sin excepción todo comienza dentro de uno mismo, a través del camino del corazón.

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta, y en el momento exacto. Y, entonces, pude relajarme.

Hoy sé que eso tiene nombre... Auto-estima

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.

Hoy sé que eso es... Autenticidad

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver que todo lo que acontece, contribuye a mi crecimiento.

Hoy sé que eso se llama... Madurez

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada... inclusive yo mismo.

Hoy sé que el nombre de eso es... Respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable ... Personas, situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio, mi razón llamó esa actitud egoísmo.

Hoy sé que se llama... Amor Propio

Cuando me amé de verdad, dejé de temer tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los Mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo.

Hoy sé, que eso es… Simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré mucho menos veces.

Hoy descubrí la... Humildad

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme con el Futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece.

Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama... Plenitud.

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mí corazón, ella tiene una gran y valiosa aliada.

                        Todo esto es... SABER VIVIR.



Por ESTEBAN PÉREZ… http://lacienciadelespiritu.blogspot.com

viernes

Cuando nos sentimos traicionados...


La vida no es lineal, ni buena ni mala, la vida es neutra, somos nosotros quienes con nuestras acciones diarias, damos la inclinación, hacia lo positivo o lo negativo.


Hay épocas en las que todo parece sonreírnos y otros momentos en los que todo nos condena y ejecuta. Siempre me he planteado si cuando llega el declive, cuando realmente todo va mal, la mejor actitud es la aceptación o la resignación.


Ambos conceptos no son idénticos. Aceptar significa entender que las cosas pueden torcerse, que nadie estamos libres de traiciones, de venenos y puntillas de personas que no nos merecen pero que tenemos la esperanza de que todo mejore con la serenidad de comprender que, una vez más, estamos aprendiendo y en ese aprendizaje buscamos soluciones.


Resignarse alude a una actitud pasiva de sometimiento a las circunstancias. Un bajar la cabeza y agachar el cuerpo para esquivar el resto de los golpes que queden. Significa la renuncia a la lucha y por tanto, la falta de fuerza y valor para buscar caminos alternativos.


Lo peor que puede pasarnos es que nos fallen personas en las que tenemos confianza, gente que nos ha parecido íntegra, compañeros, amigos y amores que nos han hecho creer en ellos para más tarde traicionar nuestra confianza en su corazón. Pero no podemos cerrar los ojos. Esto sucede cada día y alguna vez, nos toca.


No debemos olvidar nunca, que nada está fuera de nosotros y que nos pase lo que nos pase, por muy grave que nos parezca, somos nosotros los únicos responsables y lo que procede en ese momento es mirar dentro de nosotros, para averiguar dónde está la clave, de lo que nos está ocurriendo.


No debemos responsabilizar a nada ni a nadie, de lo que nos sucede, hacer esto implica que nos será muy difícil, solucionar nuestros conflictos, ya que estaremos buscando la solución en el lugar erróneo, es decir fuera de nosotros en lugar de en nuestro interior, donde se gesta todo lo que a lo largo de nuestra vida nos ocurre. Cuando pienso en las personas que viven sin respetar siquiera su propia dignidad ni la de los demás, siento pena.


Posiblemente, nada haya más doloroso que comprobar que aquella confianza que pusiste en otra persona se usa contra ti. Pero la peor parte la llevan ellos mismos porque no son capaces, ni lo serán nunca, de comprometerse con los valores mínimos que deben definir a una persona honesta y bondadosa.


Siento que les queda mucho por evolucionar, que les faltan experiencias dolorosas que pasar y mucho aprendizaje hasta que se den cuenta que no se puede hacer daño gratuito, que éste siempre revierte contra uno mismo y que la vida no se queda con nada de nadie. Hay leyes espirituales, universales y biológicas, que se cumplen, queramos o no, seamos soberbios, chulos, implacables o destructivos.

Esa es mi confianza. No me gustan las venganzas. No creo que sirvan de nada. Posiblemente servirá mucho más el natural sentir espiritual para que cada uno aprenda lo que debe, tarde o temprano.

DIOS ES TANTO SABIDURÍA COMO AMOR Y CUANTA MÁS SABIDURÍA ALCANCEMOS MEJOR PODEMOS MANIFESTAR A DIOS EN NUESTROS ACTOS. ESTUDIEMOS PUES MÁS EN PRIMER LUGAR LO QUE NOS AYUDE A AYUDAR A LOS DEMÁS. PENSEMOS QUE SÓLO EL SABIO PUEDE AYUDAR SABIAMENTE.

Fuente  Esteban Pérez

lunes

Leí por allí, que los sueños se mueren en un lugar llamado " miedo "


¿Sabias que una de las razones por las cuales no alcanzamos nuestros sueños es el sabotaje que nos hacemos nosotros mismos? Si, ese que comúnmente llamamos "miedo":

... el miedo a crecer, el miedo a cambiar, el miedo a la inseguridad, el miedo a la soledad, el miedo a la envidia, el miedo al que dirán, el miedo a lograr, el miedo a perder, tantos miedos que terminan dejándonos paralizados, o en el peor de los casos... "muertos de miedo", pero con una vida por delante sin ilusiones ni aspiraciones.

Para empezar recordemos lo siguiente: nada ganamos con lamentarnos, ni con quejarnos, nada ganamos con decir "no soy capaz"... no puedo, no tengo, pobrecito yo, la vida ha sido cruel conmigo, nadie me ama, nada ganamos con ser victimas, nada, pero absolutamente nada ganamos con  pensamientos y actitudes derrotistas. 

Pero, si logramos equilibrar esos miedos podremos muy seguramente alcanzar nuestros sueños... nuestros objetivos.
A manera de ejemplo nombro estos cuatro tipos de auto sabotaje "miedos" más frecuentes, si te sientes identificado con alguno o algunos es hora de "tomar al toro por los cachos" y dejar de lado esos "miedos" para que tus sueños u objetivos no se mueran.

1- No acabar las cosas. Empiezas muchas cosas y las dejas a medias, o bien le dedicas mucho trabajo y esfuerzo a algo y cuando estás a punto de acabar, lo abandonas con cualquier excusa.

2- Posponer todo hasta el último minuto (procrastinar). Esta es muy común también, la razón “oculta” es sencilla, si lo dejas todo para el final y no te esfuerzas todo lo que puedes siempre tendrás esa excusa si las cosas no salen del todo bien, es una especie de escudo protector de tu supuesta ineptitud. No sea que le dediques todo el tiempo y esfuerzo, no salga perfecto y se descubra que no eres competente. Por supuesto, también hay otras razones como que simplemente no te guste nada la tarea, y la retrases lo máximo posible. Pero, en general, es miedo al resultado final.

3- El perfeccionismo. Ese viejo conocido… O está perfecto o no se hace, para ti si no está perfecto está mal y empleas (o más bien pierdes) muchísimo tiempo en revisiones, en aprender más. Con esto consigues no acabar las cosas y estresarte. Como no sé hacer esto a la perfección, no lo hago (evitas correr el riesgo de fracasar o de no estar a la altura), hasta que esto no esté perfecto no lo envío (horas innecesarias de trabajo y estrés). La solución no es fácil pero es sencilla: arriesgarse. Primero con pequeñas cosas, para ver que no pasa nada si no es perfecto, que bueno es suficiente y que es mejor tener las cosas en marcha que tenerlas paradas esperando a que sean perfectas.

4- Las excusas. Soy demasiado mayor, soy muy joven, no tengo dinero, las cosas están muy mal, no tengo tiempo,… Son simples disfraces del miedo. De sobra sabes que hay personas de todas las edades que han conseguido lo que se proponen, y sabes que cuando algo es importante para ti encuentras el tiempo y la forma de conseguirlo. Haz de tu objetivo tu prioridad y déjate de excusas.

Estos son sólo algunos de los métodos que tienes de sabotear tus sueños o tus objetivos... con este tipo de actitudes crees que obtienes beneficios: te protegen del fracaso, de no quedar en ridículo y de todos tus miedos, pero también tienen su precio… Lo importante es que seas consciente de los métodos que utilizas, del miedo que se esconde detrás y del precio que estás pagando. Así que en cuanto te descubras poniendo en práctica alguno de estos métodos pregúntate por qué te estás comportando así y qué precio estás pagando.

¿Si no tuvieras miedo y supieras que no puedes fracasar, qué harías?

martes

Si hay que cerrar un ciclo... es necesario tomar todas las precauciones.

Para cerrar un ciclo, y abrir otro completamente nuevo y diferente, ya sea terminar con una situación, irnos de una relación o movernos a otro lugar, no podemos dejar ningún hilo suelto: tenemos que salvar nuestra responsabilidad, cumpliendo con todos y cada uno de los compromisos que tengamos pendientes. Inclusive estar dispuestos a perdonar, si fuese necesario, a cambiar algunos de los hábitos y de las actitudes negativas que nos acompañaron durante esta etapa de la vida, por otros, positivos, que renueven y suavicen nuestra forma de vivir y que realmente nos impulsen a abrir un nuevo ciclo.

No podemos abandonarlo todo y pretender que las cosas se mantendrán o se arreglarán por sí solas, o que no tendremos que volver a enfrentarlas en algún momento porque ya nos fuimos o, simplemente, así lo decidimos… Los ciclos hay que cerrarlos con conciencia, voluntad y madurez para que podamos dejarlos en el pasado y los efectos que otros produzcan no nos alcancen y sigan afectándonos.

Para cerrar un ciclo tenemos que estar dispuestos a soltar, a renunciar y a cambiar para comenzar de nuevo, porque si no lo estamos, la relación, el apego y el amarre pendiente que mantenemos con ese pasado nos alcanzará en algún momento para que tengamos que afrontarlo, resolverlo y darlo por terminado.

De todas las situaciones que vivimos siempre tenemos algo que aprender, especialmente si fueron difíciles o repetitivas en nuestra vida; lo más importante es que tengamos la claridad que nos permita reconocer y asumir el precio que tendremos que pagar para cerrarlas definitivamente, pensando en la liberación y la que experimentaremos después de hacerlo.

Recuerda que no importa que tan difíciles o inesperadas sean las situaciones que se te presenten, siempre contarás con la ayuda y la guía divina para afrontarlas y manejarlas; pero serás tú quien tenga que asumir el control y la responsabilidad de la situación, pues sólo a través de la voluntad, el valor, la determinación y la perseverancia, podrás resolverlas y superarlas para experimentar la plenitud que da poner nuestros asuntos en orden y en paz.

CLAVES PARA CERRAR UN CICLO

1 ACEPTA LO QUE NO PUEDES CAMBIAR
El pasado ya no importa, pues ya ocurrió. Suelta los recuerdos negativos, vive tu duelo, perdona y libérate del peso emocional que sientes. Aprende a ver los inconvenientes como oportunidades y procura darle una respuesta creativa y oportuna a cada situación.

2 AFRONTA LA SITUACION CON VALOR
No metas tu cabeza dentro de la arena como el avestruz. Si dejaste un asunto pendiente, enfréntalo y resuélvelo lo más pronto que puedas, busca el momento y la manera apropiada de hacerlo. Los temas pendientes son como los intereses de un préstamo, suben y se acumulan mientras no se paguen, el hecho de ignorarlos sólo agrava las cosas.

3 NO PIENSES TANTO
Vamos, no pienses tanto las cosas... planifícalo bien, revísalo una vez más y actúa. Recuerda que mientras más vueltas le das en la cabeza a una idea o a una situación, más difícil se hace de resolver. Además, en algún momento el temor te hará sentir paralizado y te será difícil tomar la decisión correcta.

4 SÉ HONESTO Y FIRME
No participes en chismes o acciones dirigidas a enredar o a evadir la solución de una situación. Hazlo con decisión, franqueza y fuerza para resolver el asunto pendiente.

5 CONSERVA LA CALMA
Aprende a canalizar el estrés, la tensión o la preocupación, no permitas que se conviertan en malhumor, porque muy fácilmente te volverás irritable o violento. Tampoco te dejes llevar por la reacción o las emociones, mantén una actitud serena y con voz suave y argumentos firmes afronta la situación."Ponte en el lugar de la contraparte y procura mantener en todo momento una actitud pacífica y tolerante"

6 SÉ CONSIDERADO
Aprende a canalizar el estrés, la tensión o la preocupación, no permitas que se conviertan en malhumor, porque muy fácilmente te volverás irritable o violento. Tampoco te dejes llevar por la reacción o las emociones, mantén una actitud serena y con voz suave y argumentos firmes afronta la situación.

7 VUÉLVETE UN ELEMENTO CONCILIADOR
Procura facilitar con tus comentarios y actitud la buena comunicación, el entendimiento y el acuerdo entre las partes en conflictos. Mantente siempre atento a encontrar las semejanzas y los puntos en común para trabajar en todo momento por los acuerdos.

8 PERDONA A LOS SUPUESTOS CULPABLES
Mientras guardes el recuerdo de lo que te hicieron te mantienes preso del pasado y afectado por ese suceso. Cierra los ojos, recuerda la imagen de la persona, háblale mentalmente sobre tu malestar… Al final dile que le perdonas e imagina que sonríe.

9 NO TE DEJES AFECTAR POR LOS DEMÁS
Muchas veces la actitud y el comportamiento de los otros nos afecta, hasta el punto en que trastornan nuestra manera de actuar, confunden nuestros objetivos y perturban la claridad que necesitamos conservar para resolver la situación de la mejor manera. Evita reaccionar y tómate unos segundos para pensar antes de actuar.

10 BAJA EL NIVEL DE EXPECTATIVA
Deja de pensar en la dificultad que enfrentarás, en lo que dirán o en lo que harán los demás... suponer lo que va a suceder hará que te llenes de ansiedad y que lo veas más difícil.



Escrito por Maytte Sepulveda
mindstarmx.blogspot.com

¿Sabes cómo reconocer a un Manipulador?

Primero que todo debemos volvernos  alérgicos al drama...

No te dejes pero tampoco hagas que te provoquen a reaccionar mal o irracionalmente. Los manipuladores saben usar el drama  para aparentar que ellos están bien.
Es importante conocer que existen personas que manipulan de una manera irresponsable su entorno para obtener beneficios e indudablemente éstos afectan a terceros, de ahí la importancia de conocer bien el perfil de estas personas para no caer en sus juegos.

Podríamos decir que, en cierta manera todos estamos sujetos a "manipular" nuestra realidad cuando no tenemos otra opción, sin embargo, existen códigos en los cuáles, cuando se modifica o manipula eso que queremos cambiar para nuestro beneficio, no se afecta a otros intencional y conscientemente, muy al contrario, deseamos que tanto unos como otros estemos bien y cumpliendo todas nuestras metas y objetivos de vida. 

Por mucho que anhelemos ser felices y queramos que las cosas resulten según nuestros planes y propósitos, la vida tiene giros inesperados y podemos cruzarnos en nuestro camino con personas inescrupulosas que ven a los demás  como una cosa, un objeto... un  recurso o una mercancía de la cual pueden impunemente aprovecharse.

A este tipo de personas (hombre o mujer),  los conocemos como "manipuladores", y se caracterizan por su tendencia a obtener de los demás un provecho egoísta, sirviéndose de diversos métodos entre los que se cuentan como más frecuentes: la ilusión... o bien la presión ... hay varios etc más... y casi siempre comienzan con un engaño.

Las razones.

Los que manipulan constantemente lo hacen por varias razones... 

Las más destacadas son: por comodidad y porque siempre buscan un camino corto para todo,  porque se niegan a pagar el precio del éxito que supone obtenerlo, el cual es trabajar para obtenerlo, sea en cualquier campo en el que se desarrolle, los que no son constantes ni en sus estudios ni trabajos, todo lo quieren empezar y luego lo dejan a mitad de camino, casi siempre echándole la culpa de sus fracasos a los demás... porque no me ayudaron... porque no me quieren... porque no me dieron...¡ son sus excusas preferidas ! y entonces optan por mentir, prometer, sobornar, chantajear o hacer todo tipo de triquiñuelas con tal de obtener rápidamente aquello que desean.

Violan las reglas y se saltan los procedimientos con asombrosa facilidad. Usted sabrá que esto es así para ellos cuando les escuche decir: "no te enrolles", "nadie lo sabrá", "así es más rápido", "no te des mala vida por eso", "otros también lo han hecho" o "no seas tan correcto". En su lenguaje se revela el pragmatismo que deja afuera como algo insignificante a los principios o valores que deben acompañarnos en nuestra vida.

1. Miente.

El manipulador miente con asombrosa facilidad. Si es experto, verá usted en sus hábitos de comunicación que tuerce la realidad incluso en circunstancia aparentemente insignificantes. 
Habla mal de su familia, no es una persona agradecida, al contrario, a los que lo han ayudado los desprecia y se expresa en forma incorrecta de ellos, les echa la culpa de todo lo malo que le ha sucedido.
Si está usted junto a alguien que recibe una llamada y en su presencia dice que está con otra persona o en otro lugar, tiene cerca un potencial manipulador.

Escúchelo y verá que le miente a la gran mayoría de las personas, es decir  a cualquiera para lograr sus fines. Si usted le dice algo al respecto, puede que él le sonría, le palmee la espalda compasivamente y le de una excusa o le hablará mal de la persona a la que acaba de engañar.

2. Oculta.

Los más diestros manipuladores ocultarán información personal. En el caso de los estafadores, usted no sabrá cómo ubicarlos o localizarlos pues operan como fantasmas que confunden y posponen todo... porque eso los delataría. Si usted busca que precisen información, escuchará evasivas y cuentos en los que está en cambio, de paso, en revisión, o cosas de ese tipo nada claras o concretas.

Paradójicamente, se empeñarán en saberlo todo sobre usted. Escudriñan en su vida para saber donde vive, a qué se dedica, con quién vive y un sin fin de detalles. Los mejores, averiguan indirectamente o colocan el tema para que usted se confiese sin darse cuenta.

3. Halaga.

Halagar es algo que un manipulador verdadero sabe hacer muy bien. Por experiencia y estudio, sabe encontrar el punto de orgullo que le hace a usted sentirse especial y se detiene a sembrar allí hasta ganar su confianza absoluta. No se deje llevar fácilmente por los halagadores, pues pocas personas dan un reconocimiento sincero y desinteresado. Manténgase en guardia contra este derrame súbito de miel, pues lo que busca es endulzarle el oído. 

4. Promete.

La promesa es una de las armas favoritas de los manipuladores. Después de conocerle y saber lo que usted busca, el encantador le prometerá las mil y una noches de maravillas... . Es así como muchas mujeres han sido llenadas de fantasía que creyeron reales, para verse luego desechas emocionalmente al verificar que no había nada más que palabras en su desteñido príncipe azul.

5. Ayuda.

La propiciación, el empeño compulsivo en hacer favores, es una corona de espinas que los farsantes entrenados colocan sobre la cabeza de sus desplumadas víctimas. El manipulador sabe que todos deseamos tener esto o aquello...  que nos gusta ser atendidos y que eso nos llena...  por eso usa como su arma secreta el complacernos.

Yo te ayudo...  yo te llevo...  dan y dan gota a gota y luego,  llegan a cobrar en el momento justo. Todo, parte de una estrategia en la que se nos hipoteca la vida debiendo favores y regalos que nunca fueron gratis y pocas veces solicitados.

6. Emociona.

A veces el recurso de manipulación es netamente emocional. Un manejador de gente no ignora que las emociones intensas nos impulsan a actuar muchas veces sin el amparo de la razón. Por eso se sirve de sus palabras para presionar ciertos actos que le resulten convenientes. Culpar a alguien es una estrategia común de quien no asume sus responsabilidades.

Expresiones como "mira lo que hiciste", "por qué no me has llamado", "yo no te hubiese tratado así", revelan un chantaje emocional cuya letra de fondo es "debiste hacer lo que yo quería". Saben atemorizar... porque buscan un efecto similar al miedo para controlar la conducta futura. "No hagas eso, mejor yo te ayudo",o lo que te están ofreciendo no vale la pena... o eso no es importante...  es una forma de decir que lo bueno es lo que el manipulador diga.

7. Se esconde.

Trabajar en la sombra y usar a otros para sus fines puede ser parte del estilo de algunos manipuladores, pues el manipulador no es adulto y por tanto no es ni transparente ni honesto ni responsable. Poco le cuesta regar chismes, calumniar, exagerar y enredar a la gente en verdaderas ficciones totalmente inexistentes. Son pescadores que saben sacar ganancia de los "ríos revueltos".

Manténgase alerta ante esas señales

No quiero decir aquí que todo el que halague, pregunte o sea amable es un manipulador, sino que muchos usan esas formas para ocultarse.

Si desea usted salir de la órbita de un manipulador: 
- Manténgase alerta, no crea en ofertas o promesas no verificadas, no se haga eco de rumores no confirmados, sea ecuánime ante halagos y regalos y no deje llegar muy cerca a desconocidos que sean demasiado amables sin razones aparentes.

Si quiere reducir sus posibilidades de convertirse en un manipulado, recuerde que "no todo lo que brilla es oro", y que "el mapa no es el territorio". Una vez una estafadora, luego de ser confrontada duramente por mí, me dijo con pasmosa serenidad: "se puede estafar a las personas porque quieren lo mejor, pero lo quieren muy fácilmente".

OJO... Una persona manipuladora conseguirá que hagas casi todo lo que quiere, incluyendo el darle dinero, robar... lastimar a otros, etc., sólo será cuestión de tiempo...  Una persona manipuladora puede causarte un daño real en tu vida.

Para aprender cómo lidiar con este tipo de personas, sigue leyendo.

Cómo actuar ante un manipulador.

Protege tanto como puedas a ti y a los demás que estén involucrados de la influencia del manipulador... No puedes hacer nada por la persona o las personas que caen en su juego, pero puedes protegerte a ti mismo y a los demás, sobre todo a los más cercanos, pues más temprano que tarde verás el infierno que pretende el manipulador poner a tus pies. 

Guarda distancia de esa persona... y trata de hacerlo con  relativa amabilidad, es la forma para salirte de un manipulador. 

Procura mantener la paz. Si el manipulador nota el incremento de distancia, trata de hablarle sobre sus cualidades manipuladoras. Mantén la calma, relájate y contrólate al platicar sobre esto, aún cuando esta persona no lo haga. El drama sólo hará que las cosas sean más difíciles para ti. Si a ellos les gusta el drama, deja que se complazcan por ellos mismos.

Ten consciencia de que puedes necesitar desconectarte activamente de esa persona. Esto no significa simplemente poner distancia entre los dos, sino dejar de tener contacto completamente. Aunque sea difícil, al final será lo más sano tanto para ti como para el manipulador.

Sé igualmente consciente de que todo estará bien eventualmente. Las personas pueden y maduran con el tiempo. 

Nota:
Todo el contenido publicado en este artículo es tomado de diversas fuentes, además de comentarios, opiniones, investigaciones y testimonios personales. 


Fuentes: www.laexcelencia.com, www.es.wikihow.com

¡Atrévete... vuelve a empezar!




Cuando la vida se derrumba, cuando nuestros proyectos caen hechos añicos, cuando quien amamos nos traiciona, cuando ese trabajo en que habíamos puesto tanta energía nos abandona es cuando la vida te está pidiendo volver a empezar…

No se porque cuesta tanto empezar de cero cuando en realidad es la oportunidad de iniciar una nueva aventura por esta vida… pero claro, nos han enseñado a planificar cada suceso de nuestra vida, sin dar cabida a las sorpresas y sufrimos al no poder cumplir esos planes, cuando debería entusiasmarnos hacer otros…
La vida no es un viaje por un camino recto... al contrario esta  lleno de curvas, encrucijadas, puentes, túneles, montañas, valles, mares y ríos… es un viaje que puede ser muy entretenido solo si cambias tu percepción de ello…
Y estamos todos los días volviendo a empezar, cada mañana al despertar renacemos, cada vez que entramos a la oficina en el trabajo volvemos a empezar… cada semana estamos reiniciando la tarea, cada mes, cada año, cada cumpleaños, cada sonrisa, cada palabra es un renacer… entonces ¿Por qué nos cuesta tanto empezar de nuevo?

Si no ofreciéramos tanta resistencia al cambio no habría necesidad de que todo se desmoronara para volver a empezar. Bastaría con darnos cuenta de que ya no somos felices en donde estamos, que nuestros ideales han cambiado, que ese trabajo ya no nos realiza o que esos círculos que frecuentamos ya no satisfacen nuestros ideales… Sería fácil si no nos hubiesen programados para retener y conservar todo. La sociedad juzga a quienes van cambiando de trabajo, de pareja, de lugares… cuando lo único que debiéramos hacer es escuchar al corazón para estar en cualquier lugar, situación o relación… es simple, pero lo hacemos tan complicado…

Las energías de este tiempo nos llevan a fluir y eso es darle paso al alma para que se manifieste y escuchar al corazón. Si estás en un trabajo que te fastidia y debes soportar la presión que te causa, tal vez deberías buscar otro que te haga más feliz, aunque la remuneración sea menor… o quizás debas dejar de estar colaborando en el cumplimiento de los sueños de tu jefe y la vida te esté invitando a ir a concretar tus propios sueños.
Si estás en una relación por costumbre, por temor a la soledad o porque económicamente te resulta más conveniente, tal vez sea hora de que pongas oído a tu corazón para ver que te aconseja al respecto… 
Y si creciste, pero tu grupo de amigos se mantiene intacto, sin dar cabida a lo nuevo –o al revés– será que el Universo te está gritando que cambies…

Siempre parece difícil volver a empezar porque nos saca de la zona de confort y debemos caminar hacia lo nuevo. Pero lo nuevo siempre resulta atractivo, cuando no interviene el ego… porque es ese tirano quien no quiere que cambies porque está muy cómodo donde te tiene y te recuerda constantemente ¿Qué van a decir los demás si… ? Es eso lo que te mantiene anclado en la infelicidad. Tu Ego.

Te recuerdo que cuando debas partir de este planeta, tu ego permanecerá acá, esperando poder tiranizar a otro ser y serás tú, el verdadero Ser que te habita, quien se encontrará con la terrible verdad de que por miedo, cobardía o vanidad no se permitió vivir la vida como una gran aventura llena de experiencia nuevas que integrar… y tendrás que volver a repetir de grado (vida) para poder volver más crecido y seguir avanzando en la espiral evolutiva…

No importa si tienes 25, 30, 40, 70 u 80 años… siempre podrás volver a empezar, aunque sea en el mismo lugar, pero con otra visión, con una nueva conciencia y sobre todo con una vibración más elevada… porque volver a empezar siempre es ascender…

A todos mis queridos lectores les estoy dando un empujoncito para que se animen a volver a empezar… justo hoy... Si es lo que quieres, si sientes que en tu interior hay un nuevo anhelo, una ilusión por estar o ser diferente... piénsalo  y  ¡ATRÉVETE, VUELVE A EMPEZAR!

Feliz recomenzar… en Amor y Conciencia.

 Tomado de: sanandoelalma.blogspot.com

Crecer...


Cuanta verdad se encierra en estas palabras...

Es imposible atravesar la vida... sin que un trabajo te salga mal hecho, sin que algunas amistades causen decepción, sin padecer alguna vez de salud, sin que nadie de la familia fallezca, sin que un amor te abandone... sin equivocarse en un negocio. Ese es el costo de vivir.

Sin embargo, lo importante no es lo que suceda, sino como reaccionamos nosotros...

Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar. Uno crece cuando no hay vacío de esperanza, ni debilitamiento de voluntad, ni pérdida de fe.
Uno crece al aceptar la realidad y al tener el aplomo de vivirla.
Crece cuando acepta su destino, y tiene voluntad de trabajar para cambiarlo.
Uno crece asimilando y aprendiendo de lo que deja detrás... construyendo y proyectando lo que tiene por delante.
Crece cuando se supera, se valora, y da frutos. Cuando abre camino dejando huellas, asimilando experiencias... ¡Y siembra raíces!

Uno crece cuando se impone metas, sin importarle comentarios negativos, ni prejuicios, cuando da ejemplos sin importarle burlas, ni desdenes... cuando se es fuerte por carácter, sostenido por formación, sensible por temperamento... Y humano por nacimiento!...

Cuándo eres tú mismo. Cuando enfrentas el invierno aunque pierda las hojas, recoges flores aunque tengan espinas y marcas camino aunque se levante el polvo.
Uno crece ayudando a sus semejantes, conociéndose a sí mismo y dándole a la vida más de lo que recibe... Uno crece cuando se planta para no retroceder... Cuando se defiende como águila para no dejar de volar... Cuando se clava como ancla en el mar y se ilumina como estrella. Entonces... Uno Crece.

 DESCONOZCO EL AUTOR



miércoles

Experiencias amargas...

Alguna vez has sentido la desilusión de descubrir la verdad? 
¿Esa verdad que descubre un engaño o una mentira?

 Seguramente Si!!     ¿Y cómo te has sentido?                                                          

La incomodidad que provoca el sentirnos defraudados, es una experiencia que nunca deseamos volver a vivir, y a veces, nos impide volver a confiar en las personas, aún sin ser las causantes de nuestra desilusión.

Pero la Sinceridad, como los demás valores, no es algo que debemos esperar de los demás, es un valor que debemos vivir para tener amigos, para ser dignos de confianza....

La Sinceridad es un valor que caracteriza a las personas por la actitud congruente que mantienen en todo momento, basada en la veracidad de sus palabras y acciones.

Para ser sinceros debemos procurar decir siempre la verdad, esto que parece tan sencillo, a veces es lo que más cuesta trabajo. Utilizamos las "mentiras piadosas" en circunstancias que calificamos como de baja importancia, donde no pasa nada: como el decir que estamos avanzados en el trabajo, cuando aún no hemos comenzado, por la suposición de que es fácil y en cualquier momento podemos estar al corriente. Obviamente, una pequeña mentira, llevará a otra más grande y así sucesivamente... hasta que nos sorprenden.

Al inventar defectos o hacerlos más grandes en una persona, ocultamos el enojo o la envidia que tenemos. Con aires de ser "franco" o "sincero", decimos con facilidad los errores que comenten los demás, mostrando lo ineptos o limitados que son.

No todo esta en la palabra, también se puede ver la Sinceridad en nuestras actitudes. Cuando aparentamos lo que no somos, (normalmente es según el propósito que se persiga: trabajo, amistad, negocios, círculo social...), se tiene la tendencia a mostrar una personalidad ficticia: inteligentes, simpáticos, educados, de buenas costumbres... En este momento viene a nuestra mente el viejo refrán que dice: "dime de que presumes... y te diré de que careces"; gran desilusión causa el descubrir a la persona como era en la realidad, alguna vez hemos dicho o escuchado: "no era como yo pensaba", "creí que era diferente", "si fuese sincero, otra cosa sería"...

Cabe enfatizar que "decir" la verdad es una parte de la Sinceridad, pero también "actuar" conforme a la verdad, es requisito indispensable.

EL MOSTRARNOS "COMO SOMOS EN LA REALIDAD", NOS HACE CONGRUENTES ENTRE LO QUE DECIMOS, HACEMOS Y PENSAMOS, ESTO SE LOGRA CON EL CONOCIMIENTO Y LA ACEPTACIÓN DE NUESTRAS CUALIDADES Y LIMITACIONES.


En ocasiones faltamos a la Sinceridad por descuido, utilizando las típicas frases "creo que quiso decir esto...", "me pareció que con su actitud lo que realmente pensaba era que ..." ; tal vez y con buena intención, opinamos sobre una persona o un acontecimiento sin conocer los hechos. Ser sincero, exige responsabilidad en lo que decimos, evitando dar rienda suelta a la imaginación o haciendo suposiciones.

Para ser sincero también se requiere "tacto", esto no significa encubrir la verdad o ser vagos al decir las cosas. Cuando debemos decirle a una persona algo que particularmente puede incomodarla (pensemos en cosas como: su modo de vestir, mejorar su lenguaje, el trato con los demás o la manera de hacer y terminar mejor su trabajo), primeramente debemos ser conscientes que el propósito es "ayudar" o lo que es lo mismo, no hacerlo por disgusto, enojo o porque "nos cae mal"; enseguida encontrar el momento y lugar oportunos, esto último garantiza que la persona nos escuchará y descubrirá nuestra buena intención de ayudarle a mejorar.

En algún momento la Sinceridad requiere valor, nunca se justificará el dejar de decir las cosas para no perder una amistad o el buen concepto que se tiene de nuestra persona. Si por ejemplo, es evidente que un amigo trata mal a su esposa o a sus empleados, tenemos la obligación de decírselo, señalando las faltas en las que incurre y el daño que provoca, no solamente a las personas, sino a la buena convivencia que debe haber.

La persona sincera dice la verdad siempre, en todo momento, aunque le cueste, sin temor al qué dirán. Vernos sorprendidos en la mentira es más vergonzoso.

Al ser sinceros aseguramos la amistad, somos honestos con los demás y con nosotros mismos, convirtiéndonos en personas dignas de confianza por la veracidad que hay en nuestra conducta y nuestras palabras. A medida que pasa el tiempo, esta norma se debe convertir en una forma de vida, una manera de ser confiables en todo lugar y circunstancia.

LA SINCERIDAD ES UN VALOR QUE DEBEMOS VIVIR PARA TENER AMIGOS, PARA SER DIGNOS DE CONFIANZA


Fuente:

Publicado por ESTEBAN PÉREZ

viernes

La felicidad, esa sensación de plenitud, paz y serenidad que nos llena de alegría interior, y nos permite disfrutar de la vida, parece ser una quimera inalcanzable…

Conoce las causas por las cuales a veces somos  muy infelices... Si bien es cierto que hay muchas cosas que logran perturbarnos y quitarnos hasta las ganas de seguir luchando en la vida por sacar adelante nuestros sueños y anhelos , hay TRES que tal vez son las más destacadas… esas que nos roban  la felicidad.
Toma todas las  previsiones  y acciones  para  lograr tus objetivos de ésta forma  mantienes  las riendas de tu felicidad, y a su vez de tu vida.

1. Culpar a los demás cuando las cosas no salen bien.
Lo principal que tienes que saber es que culpar a los demás es destructivo. Esto sucede porque al no asumir la responsabilidad de lo que no salió bien, también estamos perdiendo el control para hacer algo sobre la situación, y esto nos lleva a adoptar una actitud pasiva frente a los acontecimientos, por lo cual tenemos que esperar a que sea otra persona la que le dé una solución a lo sucedido.
Pero el problema está en que si esa persona no lo hace nos frustramos y esto nos lleva a sentirnos infelices, porque simplemente no sentimos que tenemos el control sobre nada.
A diferencia de si asumimos la responsabilidad de lo que ha salido mal por nuestra decisión, tendríamos total control para actuar y solucionar las cosas, y este control es lo que nos hace felices.
“Ten coraje para afrontar tus errores”.

2. Esperar determinadas reacciones de las personas.
Esperar algo de los demás sólo te garantizará decepción, dolor e infelicidad. Esperar a que una persona haga algo por ti ya sea porque le diste algún regalo, o era el día de aniversario, por suponer algo o por algún otro motivo, es un error.
Imagina que es el día de tu cumpleaños y esperas que tu familia te haga una fiesta sorpresa, pero resulta que se acaba el día y solo recibiste de tu familia llamadas y felicitaciones.
Al final de tu cumpleaños sólo te sientes decepcionada y molesta con tu familia, pero te guste o no la culpa es sólo tuya porque esperabas algo sin ni siquiera comunicárselo a tu familia.
Por eso es mejor que jamás esperes nada de nadie ni nada, haz las cosas porque tú quieres,  no por lo que piensas que vas a recibir, y si quieres algo en especial  debes ser claro y  comunicarlo.
“Haz lo que te nazca sin esperar nada a cambio”.

3. Abandonar proyectos por miedo a fracasar.
Esto sucede porque erróneamente se cree que el fracaso es malo, pero la realidad es que el fracaso es parte del camino hacia al éxito.
El fracaso significa que las cosas no salieron como esperábamos, pero si en ese momento abandonamos solo estaremos garantizando por el resto de nuestras vidas la infelicidad.
Recuerda que siempre puedes elegir, y yo te invito que frente a esta situación elijas sacarle provecho al fracaso, y lo uses como lo han hecho los grandes personajes de la historia, para dar un paso hacia el logro de tus objetivos.
“Fracasar puede ser bueno si aprendemos de ello”.

Así que desde hoy si quieres mantener el control de tu felicidad debes estar atent@ a:

Asume la responsabilidad de tus actos, aunque estos no hayan salido como tú querías.
Haz las  cosas sin esperar nada a cambio, y si quieres algo de cualquier persona comunícaselo, pero igual no esperes a que lo haga.
Abre tus brazos al fracaso y úsalo como una herramienta para mejorar y lograr tus objetivos.

Amor y Bendiciones en tu vida
.

Fuente: Autoayudapractica.com  Escrito por: Yasnely  Gómez

lunes

Muévete... Toca... Escucha... Siente... Confía... Reúnete... Recibe...

7 palabras mágicas... que unidas a la  palabra ACCIÓN pueden mejorar tu vida 




MUÉVETE
Mueve tu casa, tu cama, tu cuerpo.
Camina, sal por las montañas, sal de la rutina del trabajo,
las relaciones y los patrones de vida.
Cambia tu perspectiva.
Acércate a aquellas personas con las que puedas ser auténtico
y nutran tus sueños más locos.
No necesitas mover montañas,
trasladar una pequeña piedra puede hacer maravillas.
 
TOCA
Toca las partes que Amas de tu cuerpo.
Da abrazos en la panadería, en el parque,
en las puertas de toda la ciudad.
Besa a la gente en la mejilla.
Acaricia a tu gato o tu perro un poco más.
Saborea la sensación de un pañuelo de seda, de una pieza de madera, de las diferentes texturas.
  El musgo, las cortezas, las rocas y el agua.
Mientras más lo hagas
te sentirás más a gusto con el placer de tocar.
 
ESCUCHA
Siéntate en silencio y observa
cuanto hay allí para ser escuchado.
Escucha a la gente, lo que realmente están diciendo.
Escucha hasta la última nota de cada canción.
Escucha tu voz interna,
esa que solo escuchas cuando la confusión de cada día disminuye.
Oye el susurro de las hojas, el llamado de las ranas,
el crujido de la madera ardiendo en tu chimenea.
Escucha con tu corazón y siempre escucha aquello que nunca es hablado.
 
SIENTE
El dolor, experimenta el gozo,
 hasta que sientas que vas a evaporarte.
Permítete reír hasta que te duela,
siente el amor desde lo más profundo de tu corazón.
Ríndete a la sensualidad de la vida.
Enójate y expresa tu furia, si es el caso, pero hazlo a solas.
Si no sientes de verdad, no estás vivo.
 
CONFÍA
Tú sabes lo que necesitas saber.
Detén tus dudas.
Aquella cosquilla interna es tu más alta verdad
y ella te servirá del mejor modo.
Te arrepientes cuando desconoces o niegas tu intuición.
Ten esto en cuenta:
Finalmente, tú y sólo tú sabes lo que es mejor para ti.
Si consumes, sin darte cuenta, todo tu día pintando,
eso es lo que debes hacer.
Si te encanta caminar al lado del océano,
encuentra la forma de llegar allí.
Si no confías completamente en ti, te conviertes en moho.
 
REÚNETE
Con los hombres y mujeres que Amas.
Toma el té acompañado,
camina en compañía por el bosque, conversa y habla,
lee en voz alta para otros.
Celebra que tu cabello, tu piel, tu cuerpo
y tus historias son diferentes a las de los otros
y a su vez son completamente parecidas.
Cocina y come en compañía.
 
RECIBE
Por una vez, deja de dar y dar y dar a todos menos a ti mismo.
Acepta los cumplidos con gracia.
La voz que necesitas oír, el abrazo, ese momento para conversar,
la comida en tu mesa, el dinero que necesitas, siempre serán suministrados.
Ábrete a recibir,
abre tus manos para que sean llenadas con abundancia.
Recibe todas las cosas buenas que mereces
y recuerda mostrar gratitud por tu vida.
 
AUTOR: DESCONOCIDO