Me siguen

Google+ Followers

jueves

Agüeros... Cábalas... para el 31 de Diciembre



El último día del año... agüeros y cábalas por doquier...
Tradiciones propias de cada cultura... mientras no te hagas ningún daño y no se lo hagas a los demás escoge el que quieras, con el que te sientas identificado, ¡Todo se vale! Disfruta la fiesta.
Van de prisa los días... ya se acerca el Nuevo Año 2012... ! Bienvenido!


Las cábalas que más se realizan son:

  • La tradición de las 12 uvas: en el sitio que ocupa cada comensal se coloca previamente un pequeño frutero con 12 uvas y, de acuerdo con el ritual, se debe comer una uva por cada una de las 12 campanadas del reloj. Idealmente seis verdes y seis moradas. De esta forma, los anhelos y aspiraciones se hacen realidad… por lo menos eso dicen.
  • - Sentarse y volverse a parar con cada una de las doce campanadas: trae matrimonio.
  • - Recibir el año nuevo con dinero dentro de los zapatos: trae prosperidad económica.
  • - Para tener mucha ropa nueva: la noche del 31 debes usar la ropa interior al revés. 
  • - Poner un anillo de oro en la copa de champaña con la que se hará el brindis: te asegurarás que no falte el dinero (ojo con tragártelo).
  • - Cocinar una corvina sin quitarle las escamas: para asegurarse un buen pasar económico (quien la coma tendrá tanta plata como escamas haya comido).
  • - Encender velas de colores: las azules traen la paz; las amarillas, abundancia; las rojas, pasión; las verdes, salud; las blancas, claridad, y las naranjas, inteligencia.
  • - Repetir en voz alta o mentalmente la frase “Voy a ser feliz este año” junto a los doce campanadas. 
  • - Si se sale a la calle, tratar que la primera persona que se vea sea joven, ya que mientras menor sea, mayor será la felicidad.
  • - Sacar las maletas a la puerta de la casa para tener muchos viajes el año que comienza. Mejor aún es dar la vuelta a la manzana arrastrando las maletas.
  • - Usar ropa interior amarilla la noche de fin de año, para asegurar felicidad y buenos momentos. Mejor usarla por el revés y cambiarla al derecho despues de medianoche. Mucho mejor si  son regalados.
  • - Comer una cucharada de lentejas (cocidas) dentro de los primeros minutos del nuevo año para tener prosperidad.
  • -Lavarse las manos con champaña y azúcar: para tener dinero. A las 12 de la noche, se meten las manos a una fuente con azúcar. Luego se lavan con champaña.
  • -Repartir espigas de trigo: símbolo de la abundancia. Lo ideal es repartirlas entre todos los asistentes (que todos tengan en las manos la medianoche) y tambien esparcirlas por la casa
  • .-Quemar al muñeco “viejo”: para desprenderse de las cosas malas del año que termina. Es necesario hacer un muñeco con la ropa vieja. Si se quiere, se le puede poner en el bolsillo una lista con todas las cosas malas del año que quieren eliminarse. Se debe poner en un lugar sin riesgos de incendio. A medianoche se le prende fuego. 


La conocida astróloga Nena Borrero recomienda, como una costumbre sabia y sana, ocupar algunos momentos del último día del año que se va, limpiando y ordenando la casa, pues el estado del lugar en que vives reflejará el desarrollo de tu vida el año que comienza. “Entre más limpia, ordenada y radiante, mejor será tu vida”, todo esto lo dice en su sitio web.
También propone encender velas blancas, rojas y verdes y dejarlas encendidas, en un lugar a prueba de incendios, hasta que se consuman por completo. Deben estar encendidas a la medianoche. Estas velas representan amor, armonía, salud y prosperidad para el año. Básico, en todo caso, es tener fe en lo que estás haciendo. Y para terminar, sugiere rezar a medianoche, “por ti mismo, por tus seres queridos, por la humanidad, por el planeta y el universo entero, y dar las gracias por todos los dones que recibiste durante el año que se acaba”. 



                                                                            Feliz Año! 2012 

Felices Fiestas de NAVIDAD 2011 y NUEVO AÑO 2012"




Empezar un nuevo año como si fuera cualquier cosa, es una enorme torpeza. Un año de vida es un regalo demasiado grande para echarlo a perder. ¿Alguna vez has sentido en lo más hondo de tu ser ese deseo profundo y enorme de mejorar o de cambiar? Si es así, no dejes que el deseo se escape, porque no todos los días lo sentirás. Si hoy sientes esa llamada a querer ser otro, a ser distinto, atrápala con fuerza y hazla realidad. El inicio de un nuevo año es el momento para reunir las fuerzas y toda la ilusión para comenzar el mejor año de la vida, porque el que se proponga convertir éste en su mejor año, lo puede lograr. El año nuevo es una oportunidad más para convertir la vida, el hogar, el trabajo en algo distinto. “Quiero algo diferente, voy a comenzar bien, así será más fácil seguir bien y terminar bien. Quizá el año pasado no fue mi mejor año, me dejó un mal sabor de boca; éste va a ser distinto, quiero que así sea, es un deseo, es un propósito, y no lo voy a echar a perder. Tengo otra oportunidad que no voy a desperdiciar, porque la vida es demasiado breve”. ¿Quién es capaz de decir: “Desde hoy, desde este primer día, todo será distinto.? En mi hogar, me voy a arrancar ese egoísmo que tantos males provoca, voy a estrenar un nuevo amor a mi pareja y a mi familia, seré mejor padre o madre. Seré también distinto en mi trabajo, no porque vaya a cambiar de trabajo, sino de humor. Incluso voy a desempolvar mi fe, esa fe arrumbada y llena de polvo, voy a poner un poco más de oración, de cielo azul, de aire puro en mi jornada diaria. Ya me harté de vivir como he vivido, de ser egoísta, o tal vez injust@. Otro estilo de vida, otra forma de ser, ¿por qué no intentarlo?” Algunos en los ratos más negros y amargos, llenos de culpa, han pensado: ¿Por qué no acabar con todo? … Pero en esos mismos momentos se puede pensar otra cosa: ¿Por qué no comenzar de nuevo? Algunos ven que su vida pasada fue gris, vulgar y mediocre, y su gran argumento y razón para desesperarse es: “He sido un don nadie, ¿qué puedo hacer ya?”. Pero otros sacan de ahí mismo el gran argumento, la gran razón para el cambio radical positivo: “No me resigno a ser mediocre, quiero resucitar a una vida mejor, quiero luchar, voy a trabajar, quiero volver a empezar”. Un año recién salido de las manos del autor de la vida, es un año que aún no estrenas. ¿Qué vas a hacer con él?, ¿El año pasado no te gustó?, ¿No diste la medida?, ¿Con éste qué vas a hacer? Un nuevo año recién iniciado: Todo comienza si tú quieres, todo vuelve a empezar… Yo me uno a los grandes insatisfech@s, a los que reniegan de la mediocridad, a los que aún conscientes de sus debilidades confían y luchan por una vida mejor. Todos desean a los demás y a si mismos un buen año, pero pocos luchan por obtenerlo. Prefiero ser de los segund@s.

Antes de finalizar este año 2011...



Está próximo el fin de año, se han quedado atrás muchas cosas, momentos buenos por los que debemos dar gracias a Dios, momentos malos que por alguna razón pasaron y de los cuales aprendimos algo....



Ahora que se acerca el nuevo año... un nuevo comienzo, es un buen momento para empezar una vez más y ponernos de pie dejando atrás lo que nos hizo llorar, lo que nos afligió y… lo que nunca fue.
Hay que sonreír porque tenemos vida, hay que estar alegres porque se nos concede un año más, tal vez sea el momento de cerrar los ojos, decir gracias y pedir fuerzas para fortalecer nuestra armadura y remover asperezas que en ella se quedaron.
Es el momento de decir a mi enemigo con una sonrisa “hola” y a mis amigos un gran abrazo, Dios bendiga lo que se fue y nos cuide de lo que viene.

Establecer objetivos y comprometernos con la consecución de los mismos, es de suma importancia cuando nos enfrentamos a nuevos retos y nuevos tiempos.

Antes de realizar cualquier actividad, es indispensable determinar hacia donde se quiere ir y cómo se va a realizar dicha labor. Planificar de antemano todo lo que se va a hacer es pisar sobre seguro y tener confianza que al final se conseguirán los resultados deseados.
Cuando se inicia un nuevo año, las expectativas que se tienen de este son inmensas. Pensamos siempre que existirán nuevas oportunidades y nuevos retos que afrontar. Corregimos todos aquellos detalles que no funcionaron antes y nos embarcamos en otra aventura que esperamos tenga un desenlace óptimo para nuestro bien y el de todos los que nos rodean.

Lo importante al momento de empezar ha realizar cualquier actividad o encarrilarnos en nuevos proyectos, es tener conciencia que todo inicio significa estar dispuestos a cambiar positivamente en todo lo que se requiera. Y esto se basará en acciones que deben realizarse de la mejor manera y en el momento adecuado.

Como primera medida, se deben plantear objetivos que se piensan lograr en todo sentido (familiar, profesional, personal, etc.) y cómo se lograrán, ya que no es suficiente con soñar lo que se quiere sin conocer el vehículo a través del cual llegaremos al destino final.
Por tal razón, debemos buscar el apoyo y la ayuda que sea necesaria para lograr que nuestros cambios se reflejen en un futuro. Si lo que queremos es aumentar nuestros conocimientos, será indispensable determinar qué personas o instituciones son las más adecuadas para ello y, lógicamente, pensar de donde se conseguirán los recursos necesarios para la consecución del mismo.
Si por otro lado, lo que buscamos es conseguir un trabajo mejor, deben analizarse y evaluarse medidas alternativas conducentes a lograr el cambio deseado y luchar por conseguir este objetivo.
Realizar un seguimiento y una evaluación periódica de los objetivos y métodos para su consecución, es de suma importancia ya que se pueden tomar los correctivos necesarios si existe alguna desviación o malos resultados en lo que se está buscando. Además, no importa cuántas veces se reemprenda el camino si cada vez nos acercamos más al objetivo final.
Planear con antelación lo que queremos y cómo lo haremos, es no dejar al azar el destino de nuestra vida.
Otro punto que vale la pena destacar es el que tiene que ver con la improvisación o el azar. En lo posible, debe propenderse porque estos dos términos no aparezcan en nuestro léxico ya que son sinónimo de mediocridad y falta de planeación y rumbo.
Así mismo, basados en la experiencia que nos dejaron las actividades pasadas, cuando lleguemos a un nuevo año o empecemos un nuevo proyecto, sabremos que sí es posible lograr éxito ya que las luchas y los mecanismos para alcanzar las metas anteriores se utilizaron de una manera correcta y, sin dudarlo, estaremos seguros que llegaremos a nuestra destino final sin ningún contratiempo.

Cabe recordar que nadie trabajará por nosotros si no nos esforzamos individualmente, por tal razón, debe existir un compromiso real de alcanzar nuevos objetivos, valorando cada idea por insignificante que parezca y aprovechando el tiempo al máximo, ya que no sabemos si mañana podremos seguir en la lucha…



Me voy a disfrutar de unas merecidas vacaciones... días para descansar, estar con mi familia, visitar parientes y amigos, no pasaré por el blog, pero no me puedo ir sin dejar estos últimos artículos que considero oportunos para antes de finalizar este año 2011.
Volveré en los primeros días de enero, solo me resta darles las gracias por visitar este blog, espero que lo aquí publicado haya sido de utilidad. 



                 ¡Mis mejores deseos para el Nuevo Año...!

Un Hombre excepcional...




 Un Gran Hombre ha nacido para la humanidad…  y nosotros estaremos de fiesta,  Celebraremos este  25 de Diciembre … ¡La Navidad! ... ¡El Cumpleaños de un hombre maravilloso!



Ésta fue su vida, así sucedieron los hechos…




He aquí un hombre que nació en una aldea insignificante.
Creció en una villa oscura.
Trabajó hasta los 30 años en una carpintería.
Durante tres años fue predicador ambulante. 
Nunca escribió un libro.
Nunca tuvo un puesto de importancia.
No formó una familia. 
No fue a la universidad.
Nunca puso sus pies en lo que consideraríamos una gran ciudad. 
Nunca viajó a más de trescientos kilómetros de su ciudad natal.
No hizo ninguna de las cosas que generalmente acompañan a los “grandes”. 
No tuvo más credenciales que su propia persona.
La opinión popular se puso en contra suya.
Sus amigos huyeron.  Uno de ellos lo traicionó.   Fue entregado a sus enemigos.
Tuvo que soportar la farsa de un proceso judicial. 
Lo asesinaron clavándolo en una cruz, entre dos ladrones. 
Mientras agonizaba, los encargados de su ejecución se disputaron la única cosa que fue de su
propiedad: una túnica. 
Lo sepultaron en una tumba prestada por la compasión de un amigo.
Según las “normas sociales”, su vida fue un fracaso total.

Han pasado más de veinte siglos y hoy Él es la pieza central en el “ajedrez” de la historia humana.
No es exagerado decir que todos los ejércitos que han marchado,  todos los parlamentos que han sesionado y todos los reyes y autoridades que han gobernado, puestos juntos, no han afectado tan poderosamente la existencia del ser humano sobre la Tierra como la vida sencilla de este Gran Hombre… JESÚS.

martes

Reinventarse Profesionalmente... Una Meta para realizar en el 2012


Vivimos en una época diferente, los cambios que acontecen en el mundo están a la orden del día, no nos queda otra cosa que aprender a pensar y actuar de otra manera, mucho más holística e integradora... 
La intuición, la inventiva y la creatividad son las acciones por medio de las cuales se mueven los profesionales hoy en día.  Reinventarse profesionalmente se convierte entonces en una  prioridad que debemos tener muy en cuenta para mantenernos actuales, ésto entre otras más. 

Está claro que cada persona y cada profesional es un mundo,  lo importante es tener en cuenta las habilidades y valores con que partimos, porque entrar en este proceso de "reinvención" significa aplicar todo el bagaje de experiencia acumulado y proyectarlo de forma adecuada al nuevo escenario.  
No se trata de empezar de nuevo, se trata de seguir empezando, pero para ello debemos saltar y lo primero que debemos hacer es estar convencidos de que "queremos y podemos" hacerlo, luego... prepararnos para afrontar este nuevo reto. 

Hoy por hoy, los profesionales están mucho más dispuestos a enfrentar los cambios. Ya no desean hacer carrera dentro de una empresa y algunos, si no, la mayoría, optan por cambiarse al cumplir poco más de un año, además, están en constante perfeccionamiento, ya que eso es lo que exige el mercado actual.

Por eso, es fundamental reinventarse como profesional y la forma en que evoluciona su carrera es un asunto importante, ya que es el sello que le caracterizará por sobre otros profesionales.

El experto en marketing, James Marshall Reilly, entregó los siguientes consejos al sitio openforum.com para que su carrera sea más dinámica.

1. Implementa más rápido
Si tienes una Pyme, puedes implementar cambios de manera mucho más fácil y rápida que una empresa grande. Pon a prueba tu estrategia y examina los resultados, ya que siempre puedes modificarla.

2. Mejora lo que está bien
Concéntrate en aquellas cosas que están funcionando bien y en mejorarlo. Con este ejercicio, podrás ver claramente esos aspectos que debes cambiar para optimizarlo.

3. Toma pequeños riesgos
Si tienes una empresa en funcionamiento, ahora debes pensar en que evolucione. Confía en tus instintos, ya que muchas veces conducen a alcanzar los logros.

4. Mantén una cultura positiva dentro de la empresa
Los trabajadores felices producen mejor trabajo, están abiertos a los nuevos desafíos, ponen más énfasis en el proceso y no tanto en el resultado final.

  5. Cara a cara
Cultiva las relaciones en persona y no de manera online. Involúcrate con tu comunidad de Facebook y LinkedIn, ya que las personas están más dispuestas a trabajar y ayudar a las personas que conocen personalmente.

6. Explora tu interior
Revisa tus intereses y las cosas que te apasionan para que las pongas en práctica.

7. Nuevos caminos
Busca oportunidades no tradicionales e incorpóralas a tu quehacer, señala Reilly citando al fundador de TOMS, Blake Mycoskie

8. Acepta el fracaso
No es una vergüenza, sino un rito de paso, afirma Reilly, señalando al CEO de Zappos, Tony Hsieh.

Con estas recomendaciones tu carrera alcanzará un dinamismo que te permitirá resaltar por sobre los demás.


Fuente: Tomado de la Revista Alto Nivel. 

lunes

Un momento de Reflexión...

Estamos por finalizar este año 2011, y de alguna forma casi todos hacemos un balance del año... ¿Cómo nos fue... en el trabajo, los negocios, logramos las metas propuestas...? etc, etc, pero dejamos de lado tal vez lo fundamental para nuestra vida. En esta ocasión te propongo un momento de reflexión, te invito a conectarte un poco más contigo mismo, a no esperar a que llegue el otro año para hacer o decir "eso" que de verdad lamentarías no haber hecho, aún es tiempo para acercarte a aquellas personas que has dejado de lado por diferentes motivos, o hacer aquello que siempre tuviste en mente y lo postergaste... todas aquellas cosas que realmente consideres fundamentales para tu vida, suelen ser en muchas ocasiones cosas simples, momentos que decidiste no vivir, personas queridas con las que no has pasado más tiempo o no les has dicho lo mucho que las quieres... busca en tu interior y encontrarás "eso" que hoy puedes hacer. El vídeo que te invito a ver es de Eric Elias, estuvo en una situación extrema de ver la muerte de cerca, afortunadamente la mayoría de nosotros no tenemos que pasar por esa situación para tomar acción inmediata, para decidirnos hacer o vivir aquello que hemos ido postergando, pero Eric sí y nos cuenta e invita a detenernos un momento y pensar qué es lo verdaderamente importante para hacer si de un momento para otro nos viéramos abocados a ver la muerte tan de cerca como la tuvo el. Estamos con suficiente tiempo antes de terminar éste año, "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", dice un refrán popular, cuando llegue el último día del año, harás tu balance y encontrarás que lo fundamental de la vida ya lo hiciste, lo demás, las finanzas... los negocios... ¡todo eso! se podrá mejorar en el próximo año, y lo que de verdad lamentarías haberte perdido, puedes estar tranquil@, "eso" ya lo hiciste en este año 2011. Fuente: Lo tomé del blog de Mertxe Pasamontes.

domingo

Mi regalo de Navidad para Ti


No hay regalo más bello que aquel que nace del alma, ese que está hecho con tu esencia y que brota de tu corazón.
A todos mis lectores les envío éste regalo, en cualquier momento de la vida les será de gran utilidad, consérvelo muy cerca,  es un Anillo... y en su interior están gravadas tres palabras, recuérdelas por siempre,   en los buenos y en los malos momentos y no las olvides jamás.
Con este regalo quiero transmitirles mi esencia...  alegrar a alguien... ofrecer mi apoyo a quien lo necesite... pedir perdón a quien haya ofendido... entregar un " te quiero" a quien lo desee recibir, compartir felicidad  y darles las gracias por tanto que he recibido de ustedes. 

Felices Fiestas!!! Les deseo desde el fondo de mi corazón que siempre reine el amor en sus vidas,  que encuentren las respuestas de dicha y progreso que buscan,  que nunca dejen de soñar, de renovar energías y de intentar construir un mundo mejor. Siempre se puede volver a empezar, con la seguridad que en algún momento encontraremos la  luz en nuestras vidas.



El Anillo

Sobre la colina de un lejano reino se hallaba un castillo, donde el Rey ejercía su labor y administraba la comarca. Y aunque poseía fama de justo y se le reconocía generosidad y grandeza, sin embargo, era de todos sabido que tenía un gran problema; el Rey se había desconectado de su propio centro interior y no lograba poseer la llave del equilibrio y de la paz perfecta.
Sucedía que su reino  bien sufría grandes sequías o bien disfrutaba de generosas cosechas. Y el Rey no podía evitar la negatividad y la amargura en los momentos dificiles, ni la arrogante exaltación en los ciclos de riqueza. Debido a ello, el Monarca mantenía en el fondo de su corazón una obstinada búsqueda, la búsqueda de la ecuanimidad perfecta.

Un día de sol el Rey se disponía a pronunciar la declaración más importante de su vida, y para tan fausto motivo convocaba a todos aquellos embajadores y viajeros que tuvieran "oídos para oír".
El bando decía así: "Su majestad el Rey invita a todos y cada uno de sus súbditos a construir un anillo para el dedo real. Se tratará de un anillo tan especial que en su misma forma deberá inspirar en su portador, tanto la moderación y sensatez en los tiempos de grandeza, como la confianza y la esperanza en los tiempos de escasez y nieblas espesas. De esta forma, su majestad alcanzará un equilibrio tal, que está dispuesto a ceder a cambio, la mitad de su reino".

Con el paso del tiempo, fueron llegando a palacio diferentes orfebres que, esperanzados presentaban el anillo mágico por ellos realizado, de manera que el monarca pudiera comprobar el alcance de su poder. Sin embargo, aunque había piezas de extraordinaria intención y belleza, nadie conseguía equilibrar la marea emocional que su majestad padecía.
Un día, aparentemente como todos, se presentó en la Corte un caminante con porte de guerrero, alma de sacerdote y palabra de mago. Pronto, se supo que el recién llegado portaba el anillo que solicitaba su Majestad. Visto lo cual, las puertas del palacio se abrieron de nuevo para acceder a la Real Presencia.
"Majestad"- dijo el recién llegado. -"He construido el anillo que podréis mirar en los momentos de máxima intensidad, tanto de pena como de gloria y, que sin duda, os ayudará a recordar lo que deseáis. Tomad"- dijo entregando su obra.
El Rey tomó el pequeño objeto envuelto en terciopelo púrpura y lo observó con una curiosidad no exenta de cierta desconfianza. Al contemplarlo, su rostro se iluminó y sonrió complacido.
Llevantado la mano y mostrándolo finalmente a los presentes, dijo: "Como veis, es un anillo aparentemente como todos, sin embargo en su interior figura una escondida inscripción que lo hace único y mágico".

"¿Cuál es?", preguntaron inquietos los presentes.

"Muy simple", dijo el Rey: "El anillo tiene grabadas tres palabras tan cargadas de significado que me permitirán recordar la Ley de la Impermanencia. 

Estas tres palabras son:

"ESTO TAMBIÉN PASARÁ"


Fuente: Jose Mª Doria de su libro “Cuentos para Aprender a Aprender”     






Felices Fiestas
Feliz Navidad









Quiero ser Inmensamente Feliz...

... Únicamente de ti depende... porque tu eres tu felicidad.

La actitud que tengas, los pensamientos que elijas, lo agradecido que seas por lo que eres  y... lo que siembres traeran de vuelta a tu vida la felicidad que hoy quieres.

 Todos los dias son   H O Y ... ¡ Actúa Hoy !
 No te quedes solo en deseos... ni esperes al año entrante  ¡Tu ya eres inmensamente feliz!

... Aquellos años maravillosos...¡ Infancia !

Algunos lo disfrutarán con los más pequeños... Otros recordarán su infancia...

ESTOY APRENDIENDO A AMAR...


¿Tú sabes amar?  Yo estoy aprendiendo....

Primero empecé aprendiendo a aceptar a las personas, aun cuando ellas me decepcionan y huyen del ideal que tengo de ellas, especialmente cuando me hieren con palabras o acciones impensadas.
Es difícil aceptar a las personas como son... Es difícil, muy difícil... ¡Pero estoy aprendiendo!

Estoy aprendiendo a amar, estoy aprendiendo a escuchar, escuchar con los ojos y oídos, escuchar con el alma.
Escuchar lo que dice el corazón, lo que dicen los hombros caídos, la mirada triste, las manos inquietas...
escuchar el mensaje que se esconde por entre las palabras superficiales, descubrir la angustia disfrazada,  la inseguridad enmascarada, la soledad encubierta, penetrar esa sonrisa fingida, o esa alegría simulada, la vanagloria exagerada y... estoy aprendiendo a descubrir el dolor de cada corazón.

Poco a poco estoy aprendiendo a amar y por ende... estoy aprendiendo a perdonar.
Porque el amor perdona, lanza afuera las tristezas y cura las cicatrices que la incomprensión  y la insensibilidad grabaron en el corazón herido, no debo alimentar heridas con pensamientos dolorosos,  no debo cultivar ofensas con  lástimas ni auto-compasión.

El amor perdona, y debe olvidar,  extinguir todos los trazos de dolor en el corazón... Paso a paso  estoy aprendiendo a perdonar, a amar, estoy aprendiendo a descubrir el valor que se encuentra dentro de cada vida, de todas las vidas que se han cruzado en mi camino, valor enterrado por el rechazo, por falta de comprensión, cariño y aceptación. Por las experiencias duras vividas a lo largo de los años.

Estoy aprendiendo a ver en las personas su alma y las posibilidades que Dios les dio.

Estoy aprendiendo, pero... ¡Cómo es de lento el aprendizaje!

¡Cómo es de  difícil amar incondicionalmente!

Todavía tropezando...  cometiendo errores, pero estoy aprendiendo…

Navegando por Internet encontré esta reflexión...(Anónimo),  quise compartirla en mi blog con todos los que me leen, porque creo que todos podemos aún APRENDER A AMAR...








miércoles

Tradiciones Navideñas

En torno a la Virgen María Inmaculada, cuya fiesta es el 8 de diciembre, (La Inmaculada Concepción de María es el dogma de fe que declara que por una gracia singular de Dios, María fue preservada de todo pecado, desde su concepción.), en la víspera o sea la noche del 7 de diciembre, los católicos, niños y adultos, se reúnen en familia o entre amigos para encender velas y faroles en las aceras de las calles en honor de la Virgen María, fiesta conocida también como el Día de lasVelitas, la cual tradicionalmente da inicio a la época navideña.

Desde niña mi madre me enseñó una hermosa oración y hoy como homenaje a la Virgen María Inmaculada, me gustaría compartirla con todos, es bellísima ... una  súplica para tiempos difíciles, es un bálsamo que nos reconforta, justo cuando las cosas que nos suceden no están bien.


Para mí, La Virgen María es una madre amorosa, siempre me pone a salvo y me consuela, ella toma mi mano... yo siento su auxilio y protección en todo momento de mi vida y en cualquier lugar donde me encuentre. Yo la amo y le confío mis penas y angustias, segura que siempre obtendré de ella, bendiciones, amparo y protección.

Santísima Virgen María, madre mía:


"Tengo mil dificultades:
Ayúdame.
De los enemigos del alma:
Sálvame.
En mis desaciertos:
Ilumíname.
En mis dudas y penas:
Confórtame.
En mis enfermedades:
Fortaléceme.
Cuando me desprecien:
Anímame.
En las tentaciones:
Defiéndeme.
En horas difíciles:
Consuélame.
Con tu corazón maternal:
Ámame.
Con tu inmenso poder:
Protégeme.
Y en tus brazos al expirar:
Recíbeme.
Amen."




Gracias madre mía por derramar en abundancia tu amor y tus bendiciones sobre mi hogar y sobre cada uno de los miembros que componen  mi familia, gracias por estar siempre a mi lado brindándome tu auxilio y protección. ¡Amen!


martes

Sencillamente el Universo conspira a nuestro favor... !!!

Esta reflexión llegó a mi vida justo ayer... estaba algo melancólica, algunos problemas sin solucionar seguían rondando mi cabeza, pero... como es mi costumbre,  trato siempre de pensar y actuar con fe y optimismo... porque estoy plenamente convencida de que si lo hago de esta forma, a pesar de las dificultades ,  "todo el universo conspirará a mi favor" y por algún rincón llegará esa energía que necesito y que dará nuevas fuerzas para continuar mi camino y triunfar sobre cualquier obstáculo.

¿Qué quiere decir esto?

 Sencillamente, que cuando todo lo vemos de color gris y no hay claridad para actuar y salir de un problema, nos metemos en un círculo donde no encontramos ninguna salida,  pero, para quien toma una actitud positiva frente a los problemas,  la solución a ellos llegará más temprano que tarde, por algún medio se abrirá camino, una palabra... una frase... un amigo... alguien o algo hará su aparición y será el motivante que faltaba para enderezar el camino, salir de ese círculo y obtener la respuesta que buscamos. Tomar una decisión... aprender de nuestros errores y actuar de otra forma,  esas palabras hicieron eco en mí, lograron despertarme del letargo en que me encontraba y vi claramente la solución a mi problema.  

Hoy comparto con todos mis lectores ésta magnifica reflexión... con la seguridad de que también para alguien más el universo está conspirando a su favor  e intenta ayudarle a encontrar una solución y una nueva oportunidad para ser feliz.


Esta reflexión es de Walt Disney



Y así... después de esperar tanto, un día como cualquier otro, decidí triunfar;
decidí no esperar a las oportunidades, sino yo mismo buscarlas;
decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución;
decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis;
decidí ver cada noche como un misterio a resolver;
decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas está la única y mejor forma de superarnos;
aquel día dejé de temer a  perder.
Y costaba romper la costumbre, pero se pudo.
Descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui;
me dejó de importar quién ganara o perdiera:
ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento:
el amor es una filosofía de vida.

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados
y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente;
aprendí que de nada sirve ser luz
si no vas a iluminar el camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas...
Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad;
desde aquel día ya no duermo para descansar:
ahora simplemente duermo para soñar.


viernes

LA ENVIDIA PRODUCE MALOS SENTIMIENTOS...ENFRENTAMIENTOS Y DISTANCIAMIENTOS

Es tan antigua como el hombre... y adversaria de los afortunados.

Pero...  en realidad qué es?

... El deseo de tener lo que el otro tiene, la admiración por lo que el otro ha conseguido, el dolor por no tenerlo, la indignación por considerar injusta la diferencia, anhelos de que al otro le vaya mal o pierda sus pertenencias, ... etc, etc.
Se produce por desear lo que no se tiene y  por compararse con los demás.
La tentación de envidiar nos viene a todos pero hay que vencer ese sentimiento con generosidad.

Entre los valores más envidiados... el prestigio, el reconocimiento, el dinero, el estatus ocupacional, las posesiones materiales, por enumerar sólo algunos, el envidioso cree que el envidiado representa una amenaza para su propia valoración, todo esto, como consecuencia de tener una fuerte tendencia competitiva, altas dosis de inseguridad, insatisfacción, celos; por lo tanto,  las frustraciones y las rabias le dominan y su vida  le resulta poco grata.

En esta competencia abierta, donde el uno ambiciona ser y tener lo que tiene el otro, el envidioso siempre busca la caída del otro, su desprestigio, cambiar la imagen siempre positiva que el otro ha mantenido, y  de esa forma disipa el rencor secreto que le ha tenido y lo peor es que el envidioso se guarda muy bien incluso en su fuero interno de reconocer que padece envidia.

¿Porqué niega el envidioso siempre su envidia?

Sencillamente porque denota un sentimiento de inferioridad que no admite, porque se siente incapaz de reconocer unas limitaciones que interpreta como signos de debilidad, porque no puede aceptar que su infelicidad  NO se debe a todo aquello que carece,  sino a que no sabe valorar lo que tiene, y porque pendiente de la vida de los demás, no deja un espacio para asumir la suya.

Lo mejor que todos deberíamos hacer  para no llegar a sentir este sentimiento es:

 NO VIVIR PENDIENTES DE LO QUE NO TENEMOS.

 DELEITARNOS CON LO QUE  TENEMOS,  Y... CONVENCERNOS DE QUE NADA PERDEMOS CUANDO A LOS OTROS LES VAN BIEN LAS COSAS.

COMPARARNOS CON LOS DEMÁS SIEMPRE RESULTARÁ  ESTÉRIL, NUESTRO MEJOR PUNTO DE REFERENCIA SOMOS NOSOTROS MISMOS.

Una de las mejores protecciones contra la envidia es el optimismo aprendido, acostumbrarnos a centrar nuestra atención en los aspectos más positivos de nuestra realidad, esforzarnos por superar los obstáculos que encontremos en nuestro camino, para así obtener el éxito y el reconocimiento que necesitamos.
Aprender a colaborar, a  dar y pedir ayuda, es un medio eficaz de adquirir habilidades para resolver los conflictos que suelen originar envidia. 



miércoles

Llegó Diciembre con su alegría...

Un propósito para este mes: ¡ Sé Feliz en esta Navidad... y haz feliz a los demás ! A partir de mañana en muchos hogares se elaboran los arreglos decorativos propios de estas fechas según las tradiciones de cada país... Saviesa de Vida participa con gran entusiasmo en la decoración del blog y hoy comparto con todos éste hermoso árbol de navidad

martes

Compartiendo una experiencia benéfica y maravillosa

Una forma de obtener paz interior es tratando de visualizarte como protagonista de una obra, en este caso imagina que recorres cada imagen que te presenta este maravilloso vídeo - al final de éste artículo lo encuentras -, intenta sentir el aroma de las flores, deleita tus ojos cuando caminas pausadamente por cada imagen, son tus jardines, vive por unos minutos como dueñ@ de esos espacios, siente la cálida brisa, observa el mar,los paisajes, los caminos que te conducen a lugares donde todo es posible, eres una persona libre recorriendo un espacio tuyo, observa cada detalle, has una pausa en el que más te llame la atención, siéntate a tomar un café o beber un refresco, puedes estar sol@, o invita a la persona que más deseas que esté a tu lado, imagina cómo los dos recorren cada lugar, sonríen... corren... juegan... visualiza las facciones de cada uno, hay sonrisas, felicidad, amor, todo es mágico, la paz reina en cada rincón,la música que suena de fondo te relaja... estas feliz, estas calmad@, siente la paz que se respira, trata de percibir el mayor número de sensaciones, las que más te agraden, quédate en ese lugar el tiempo que quieras y vuelve allí cuantas veces lo desees. Esta forma de relajarnos... por medio de bellas imágenes y participando como protagonista en cada espacio que observas, permite darle a tu cuerpo, mente y espíritu un suave masaje interior, sobretodo en momentos donde la calma que necesitas para poder pensar en soluciones a tus problemas no llega. Es algo así como un bálsamo que te refresca, alivia y cura cualquier problema o preocupación; también si tienes imágenes o fotos de lugares que te agraden y puedes hacer con ellos un vídeo, no dudes en hacerlo, agrégale tu música preferida, vivenciar todo esto en tu pensamiento te traerá una inmensa paz. Por último recuerda estas palabras... y prométete a ti mism@ "Ser fuerte y que nada pueda perturbar tu paz mental. Hablar solo de salud, felicidad y prosperidad con cada persona que encuentres. Ver lo bueno de todo y hacer del optimismo una realidad. Pensar solo lo mejor, trabajar lo mejor que puedas y esperar lo mejor. Ser entusiasta no solo con tu éxito sino con el de los demás. Olvidar los errores del pasado y enfocarte en los logros del futuro. Ser amable con todos. Dedicarte a ser mejor para que no tengas tiempo de criticar a los demás. Pensar lo mejor de ti mismo y proclamar esta verdad, no con palabras sino con acciones. Tener fe de que el mundo esta de tu lado mientras tu das lo mejor de ti". Christian D. Larson "Mira cada día como una oportunidad para invertir en la vida. Una oportunidad para compartir tu experiencia con alguien más. Cada día es una oportunidad de crear milagros en la vida de los demás". Jim Rohn

Algo más sobre nosotros mismos... y sobre los demás


Las emociones son un “sistema de señales” que nos dan información y nos señalan lo que necesitamos en un momento determinado para organizar nuestra conducta y orientar nuestras acciones. Cada una de las emociones son signos que nos ayudan a prepararnos para responder a diferentes situaciones.

 Las emociones  emergen de nuestro interior con un fin, siempre para comunicar algo. Es la voz de las emociones la que nos incita a escuchar o desatender, pararnos o avanzar, recordar u olvidar, cambiar o permanecer, simpatizar o antagonizar, motivar o decaer. Por eso cuando las emociones hablan, todo nuestro ser responde.  Las emociones vienen acompañadas de cambios y reacciones  tanto en el ámbito corporal (expresión del rostro, tono de voz, postura del cuerpo, brillo de los ojos, gestos) como en el ámbito psicológico (vivencia emocional: falta de concentración,  irritabilidad, excitabilidad, etc.)

Puede que en ocasiones la voz de nuestras emociones nos aturda,  nos parezca desagradable o nos resulte amenazante, y tal vez la primera reacción sea huir de ellas o esconderlas, sin embargo, necesitamos escuchar sus mensajes y atenderlos, acostumbrarnos a vivenciarlas sin juzgarlas buscando el mensaje que intentan comunicarnos, aprender de lo que nos dicen, pues, detrás de su voz hay un mensaje que oculta una realidad interna, un flujo de energía que busca expresar una necesidad, un potencial de vida.

Las emociones son, simplemente, expresiones naturales de nosotros mismos que expresan una realidad interna, una necesidad. Constituyen un componente fijo de nuestro programa de comportamiento. No son opcionales. No se pueden simplemente desconectar. La emoción es energía que expresa una necesidad. Las emociones nos informan de nuestras necesidades, y en la expresión de las emociones tomamos contacto con nuestras necesidades; pero cuando evito sentir, cuando reprimo mis emociones – cuando dejo de “escuchar su voz” -, dejo de entrar en contacto con mis necesidades, en consecuencia dejo de satisfacerlas.

Las emociones representan un sistema de información y evaluación que nos informa de nuestra realidad, dándonos una carga afectiva. De esta forma cada emoción cumple una función, y todas tienen una razón de ser. Las emociones nos brindan la dirección que requerimos para actuar en cada situación. Las emociones nos dan una referencia acertada de lo que nos sucede en un momento determinado, y la energía adecuada para actuar en cada situación.

 Así por ejemplo la rabia nos informa que alguien ha traspasado nuestros límites, el dolor nos dice que ha aparecido una herida, el miedo nos comunica nuestra necesidad de seguridad, el placer nos ayuda a tomar conciencia de que nuestras necesidades están satisfechas, la tristeza nos susurra del valor de lo perdido, la frustración nos expresa que tenemos necesidades no atendidas – objetivos no alcanzados -, la impotencia nos habla de la falta de potencial para el cambio, la confusión nos expresa que estamos procesando información contradictoria. 

Cada emoción tiene su propio mensaje e intensidad, cuando nos conocemos a fondo, podemos descubrir realmente qué es lo que está sucediendo con nosotros, porqué estamos actuando de una u otra forma, podremos entonces lograr una mejor aceptación con respecto a  nuestra forma de ser y de actuar y una mejor comprensión hacia las personas con las cuales interactuamos. 

viernes

Feliz Cumpleaños

Hoy es un día especial... mi jefe está de cumpleaños y  este blog  se une a la celebración...





Para tu cumpleaños...
Deseo que recibas
estos regalos especiales:
Felicidad, en lo profundo de tu ser.
Serenidad, con cada amanecer.
Éxito, en cada cosa que emprendas.
Sinceridad, de amigos que te quieran.
Amor, que sea eterno.
Recuerdos entrañables, de momentos del ayer.
Un presente esplendoroso repleto de bendiciones.
Un sendero, que conduzca a un hermoso mañana.
Anhelos, que se conviertan en realidad.
Y reconocimientos, de todas las cosas maravillosas
que hay en ti.
¡Que tengas un cumpleaños muy feliz!


jueves

Gratitud...


Probablemente no hay un matiz de amor que traiga más bendiciones que la Gratitud.

La gratitud disuelve todo egoísmo... toda la energía de nuestro cuerpo emocional vibra en perfecta armonía y nos libera de limitaciones, enojos, envidias, nos mantiene entusiasmados y nos permite  conectarnos con los demás mucho mejor.

Quiero compartir con todos esta Oración... en especial hoy, cuando en muchos países se celebra el día de Acción de Gracias.


La vida es una oración constante de Acción de Gracias

¡Gracias, Señor, por todo lo que en este año me diste!
¡Gracias por los días de sol y también los nublados y tristes!
¡Gracias por las noches tranquilas y por las inquietas horas obscuras!
¡Gracias por la salud y la enfermedad, por las penas y las alegrías!
¡Gracias por todo lo que me prestaste y después me pediste!
¡Gracias por la sonrisa amable y la mano amiga, por el amor, por mi familia, por mi trabajo y por todo lo hermoso y dulce!
¡Gracias por la soledad, por las dificultades y las lágrimas, porque Todo me acercó a Ti más íntimamente, al igual que me acercó a cada ser humano.

¡Por haberme dado la vida, Gracias Señor!




¿Qué me traerá el año que pronto comienza?
¡Lo que Tú quieras, Señor!
Te pido fe para mirarte en todo y esperanza para no desfallecer.
Caridad perfecta en todo lo que haga, piense y diga. Dame paciencia y humildad.
Dame desprendimiento y un olvido total de mi mismo, dame más amor para amar más a mis semejantes.
Dame, Señor, lo que tú sabes me conviene y yo no se pedir.
Dame suficiente determinación para ser cada día mucho mejor.
¡Que pueda yo amarte cada vez más en cada persona con la cual me cruce en  el camino de mi vida y hacer que también otros te amen! 
¡Derrama Señor tus gracias sobre mi y todos los que quiero: mi familia, amigos, parientes, conocidos y a  todos los seres que habitan la tierra,  para que este año que pronto empieza, mantengamos  el corazón abierto al amor y al agradecimiento, el oído atento, las manos y la mente activas y dispuestas siempre a  extender tu Mensaje de Amor!. 



La paradoja de la Ley de Intención

Dice que: cuanto más desesperado (a) estés por hacer que algo suceda, tu energía ansiosa más alejará la meta que buscas y creará lo contrario; y por el contrario, cuanto más liberes y percibas tu deseo como una simple forma de enriquecer una vida ya feliz, más atraerás resultados de dicha hacia ti.

Todos hemos experimentado este fenómeno al menos una vez, deseamos algo tan desesperadamente que se convierte en el faro orientador que captura toda nuestra atención, emoción y tiempo. Quedamos convencidos de que un deseo tan profundo tiene que ser satisfecho.
Infortunadamente, no nos damos cuenta de que podemos estar poniendo obstáculos de apego tóxico en nuestro propio camino.

Es claro que si necesitamos algo para ser felices, quiere decir que en ese momento hay infelicidad, si creemos que nuestra meta traerá plenitud y seguridad, estamos destinados a sentirnos incompletos e inseguros.
La  paradoja es, cuanto más buscamos algo por desesperación, nuestra fuerza vital de necesidad y ansiedad más lo alejará.
La desesperación es un veneno y tiene un efecto negativo para nuestra vida.

He aquí algunos ejemplos de creencias desesperadas:

- Necesito eso para ser feliz.
- Me sentiría mejor conmigo mismo si pudiera lograr que eso sucediera.
- Eso les demostrará a los demás lo maravilloso (a) que soy.
- Mi vida esta incompleta sin eso.
- Esa es mi única opción... si eso no sucede, estoy perdido (a).

Cuando hacemos que la calidad emocional de nuestra vida dependa de resultados externos específicos, nos ponemos a merced del mundo exterior.

Algunas metas que nos proponemos alcanzar son motivadas por un propósito personal, como por ejemplo: encontrar el amor... ser exitosos (as) profesionalmente, convertirnos en empresarios (as), conseguir el trabajo ideal, etc., aunque son propósitos realmente mundanos, si nuestro deseo es equilibrado y respetuoso de nosotros y de los demás, entonces es energía pura, y esta resonancia tiene mucha mayor probabilidad de éxito, y aunque existen muchas variables y el resultado puede no manifestarse exactamente en el momento y forma que imaginamos, las probabilidades de lograrlo son mayores si hay energía de confianza y desapego.

Si, por otro lado, nuestro deseo es motivado por la urgencia, ego o temor, las probabilidades de obtener lo que deseamos disminuyen, por supuesto, tal vez podamos encontrar el amor, o crear nuestro negocio, o conseguir el trabajo, pero lo que vamos a experimentar en esos logros puede no parecerse en nada a lo que estabamos buscando.

En la Ley de Atracción nos hemos creído una mentira: que cuanto más profundo sea nuestro deseo y cuanto más emocional sea la intención, mayor será la probabilidad de que se haga realidad; la verdad no es esa, por eso mucha gente se siente frustrada hasta el punto de perder la esperanza con respecto a sus sueños, visualizan con precisión lo que quieren, lo afirman todos los días, creen haberse dedicado a hacer lo correcto para conseguir lo que desean, pero no se han dado cuenta de que sus sentimientos han pasado de la dedicación a la desesperación, y del deseo puro a la necesidad urgente, como resultado, en lugar de atracción, muchas personas experimentan mayor frustración y anhelo más profundo, sin darse cuenta que han entrado en las energías tóxicas de la intención: cuanto más piden, más lejana parece estar la solución. Puede parecer una broma cósmica, cuando estas ansioso y urgido con respecto a algo, lo alejas; pero cuando hay desapego, eso o algo mejor llega a ti.

Una de las grandes metas en la vida que debemos tener es la ECUANIMIDAD: esto es, establecer tu paz interior sin ninguna dependencia de factores externos. La paradoja es esta: una perspectiva tranquila, desarraigada, crea una vibración tan suave y hermosa en el mundo de los factores externos que buscas, que invariablemente empiezan a fluir hacia ti.

Recuerda dedicar un momento a dejar que todo pase y siente la paz que el simple desapego puede dar, despréndete de tus temores y busca la quietud, tu espíritu  te traerá las respuestas que buscas.

Fuente: Verdades y Mentiras sobre la Ley de Atracción, Sandra Anne Taylor.

sábado

La crítica es inútil y peligrosa...

Inútil, porque pone a las personas a la defensiva y hace que ellas traten de justificarse y de buscar excusas para lo que han hecho.
Peligrosa, porque hiere el orgullo que es tan fuerte en cada persona, va en contra de su sentido de importancia y despierta su resentimiento contra quien le ha criticado.

Todos nosotros durante nuestra existencia debemos tratar con infinidad de personas, todas ellas incluyéndonos, tenemos debilidades y miserias que muy difícilmente queremos reconocer, señalar los defectos ajenos es mucho más fácil que reconocer los propios, de esta forma cada uno tratamos siempre de justificar nuestros errores, pero cuando se trata de los demás, estaremos atentos a criticarlos, a quejamos, y a murmurar  en su contra,  en pocas palabras cometemos acciones indignas contra los demás y de paso nos sentimos que somos las victimas. Culpamos a todos menos a nosotros mismos.

No olvidemos que las críticas son como las palomas mensajeras: siempre vuelven al sitio de donde salieron, recordemos también que la persona criticada por nosotros tratará en un momento dado de criticarnos y nos puede herir gravemente.

UN EJEMPLO A SEGUIR...
Abraham Lincoln  aprendió desde muy joven el arte de tratar a las personas, descubrió por amarga  experiencia,  que tratar a los demás con insultos, críticas y burlas incluso cuando eran otros los que cometían errores garrafales que ocasionaban terribles derrotas, no era la forma, opto como su lema: "Obrar sin malicia contra nadie, y con caridad para todos", de sus labios no salieron nunca más quejas ni murmuraciones contra los que se habían equivocado, por el contrario, trataba a las personas con respeto y con la mayor paciencia posible, dándole tiempo al tiempo, con el fin de dejar pasar su mal humor y su mal genio, y llenarse así de comprensión. Luego se dedicaba a tratar de resolver el asunto con la cabeza fría, de esta forma, mucho más sereno, sin juzgar ni condenar a nadie, poniéndose en los zapatos de los demás, encontraba rápidamente la solución,  porque nadie sentía antipatía por él ni se desanimaba, al contrario, buscaban la forma de subsanar los errores y  colaborar para resolver los problemas que habían ocasionado.

UN BUEN PROPÓSITO...
Algo parecido podemos hacer nosotros ante ciertos comportamientos que nos disgustan de los demás, primero que todo cambiar nuestra actitud ante esa persona, jamás enfrentársele como a un enemigo, sino tratarle con todo el respeto y con la mayor paciencia posible, luego de forma clara podemos hacerle ver su error y solicitarle su colaboración para corregirlo.
Si nos esforzamos por mejorar nuestro propio comportamiento, por tener más amabilidad y comprensión con los demás, tendremos aliados que reconocerán sus propios errores e intentarán solucionar las cosas en el menor tiempo posible.

Cualquier persona puede criticar, murmurar y quejarse de todo, casi todos los tontos lo hacen, pero se necesita fuerza de carácter para saber callar lo malo y desagradable que se deseaba decir, y en cambio saber comprender  y perdonar.
"Un buen carácter se manifiesta en saber tratar con comprensión, serenidad y bondad a los antipáticos, débiles y cansones"  Carlyle.  




Tratemos de ser personas EMPÁTICAS, esto es:  siempre ponernos en el lugar de otros, así sembramos paz y felicidad a nuestro alrededor. Este es el gran secreto para tratar con la gente.


viernes

11 - 11 - 11

¡ Hoy es otro precioso día sobre la tierra... 
                       tratemos siempre de ser felices ! 



Comparto este mágico mensaje con todos los que desean que pase algo mágico en su vida...


jueves

La paciencia es... ritmo, perseverancia y esfuerzo


Cada cosa tiene su ritmo...

En la vida diaria tenemos que aguantar muchas situaciones comunes, que a veces logran desesperarnos. Aprender a ver en cada una de ellas una oportunidad de poner a prueba y acrecentar nuestra paciencia,  es arte y un valor que podemos desarrollar.


A todos nos gustaría que las cosas siguieran el ritmo que queremos,  progresar rápido en cualquier actividad, reunir fácilmente el dinero para comprar lo que deseamos, aprender rápidamente algo nuevo, resolver de golpe los problemas, etc., sin embargo, cada proceso que ocurre en el mundo tiene su propio ritmo y debemos aprender a reconocerlo.
Si no esperas el tiempo indicado para sacar las galletas del horno, van a quedar crudas; si no aguardas a que seque el pegamento del modelo que estás armando, se deshará en tus manos; si no te cuidas de la gripa el tiempo necesario, se convertirá en una enfermedad más delicada.

 ¡Las plantas no crecen porque a ti te urja!

 La paciencia, en un sentido, consiste en comprender ese ritmo y aguardar  a que los procesos se completen. En otros casos, lo que se requiere es que la combinemos con la perseverancia, sobre todo cuando se trata de una habilidad que queremos adquirir o de un objetivo que deseamos alcanzar.
Otro valor relacionado con ella es el esfuerzo. Para conseguir objetivos importantes no basta con un instante de paciencia... sino también perseverancia  y esfuerzo.


La paciencia es una emoción que nos protege contra problemas de ansiedad, mucho más en estos tiempos actuales donde todo lo exigimos o se nos exige para ya.

La paciencia también significa soportar con autodominio y serenidad las situaciones que no nos gustan. Pueden tratarse de casos muy sencillos: las dificultades para transportarnos desde la casa al trabajo por el tráfico o la incomodidad de los vehículos públicos, pero también nos sirve para soportar situaciones mucho más difíciles: alguna carencia de dinero en un momento dado que nos ocasiona dificultades incluso para vivir, las enfermedades incurables o ... tantos otros sucesos que nos ocurren a diario y se escapan a nuestro control.
Muchas personas reaccionan a esas circunstancias con ira o enojo, porque en realidad no han aprendido a tener paciencia,  se desesperan, sufren de ansiedad y... lo peor de todo, no logran nada. 
Quienes son pacientes en cambio, responden con calma e integridad y esto les permite pensar en soluciones y tomar mejores decisiones.

No pienses que ser paciente consiste en cruzarte de brazos. Se trata, más bien, de aceptar con valor las pruebas que te pone la vida y tratar de aprovecharlas para progresar y crecer, de ver en cada obstáculo una oportunidad. El ritmo de las cosas no siempre favorece lo que nosotros queremos o planeamos, las demás personas tienen sus propios planes y problemas y sólo en ciertos casos cooperan con los nuestros. A veces parece que hasta los objetos están en contra nuestra: el plato que se rompe, las llaves que se pierden, el móvil, el auto, etc, etc, tener paciencia nos permite soportar y, hasta donde es posible, controlar todos esos problemas como también nos ayuda para salir adelante en casos donde no queda nada más por hacer… 
En otras palabras, es mejor no desesperar, cuando sea necesario resistir con calma, pensar estrategias y soluciones y también tener paciencia con uno mismo.


Comienza a trabajar tu paciencia,  ser pacientes es algo con mucho más valor de lo que parece y lo mejor… un factor de protección y prevención hacia futuros problemas.





Este video de forma divertida nos muestra  muchas sensaciones que uno tiene cuando estamos en la misma situación.

martes

Yo Creo !... Yo Rezo!... ¿Porqué no consigo lo que deseo?


La Historia del Labrador

Dos granjeros vivían contentos uno al lado del otro, ambos trabajaban en sus campos diariamente y con ello mantenían a sus familias. Un día un sacerdote apareció por sus campos y empezó a contarles del gran poder y alcance de Dios.
“¿Ven esos campos allá afuera? Dios hace posible que crezcan y se mantengan verdes.”
“¿Ven los frutos de ese árbol? Dios es perfecto, crea nuestro alimento para que vivamos siempre en abundancia y tranquilidad.”
“¿Ven el agua que nutre a sus cosechas? Es el alimento que Dios nos da para siempre tener todo lo que necesitamos.”
El sacerdote pasó unos días describiendo las maravillas que el Señor nos ha dado, luego de ello,  decidió partir saludando a los dos granjeros por su amabilidad y bendiciendo a todos.

Al día siguiente, uno de los granjeros no se levantó al alba para ir al campo, pasó la mayor parte de su día descansando, comiendo y jugando con su familia. Al día siguiente, hizo lo mismo. Y así por toda una semana.
Su vecino preocupado, decidió ir a ver qué pasaba.
“¿Alberto, estás bien?”
“Si, todo perfecto.”
“Noté que no has trabajado en tu campo por más de una semana, ¿Estás bien de verdad?”
“Si, si. Dios se está haciendo cargo de ello ahora.”
El granjero sin entender demasiado, se fue para su granja a seguir trabajando. Alberto no volvió a trabajar durante todo la temporada, y ante la pregunta de varios, él respondía “No hay problema. Dios se está haciendo a cargo de ello.”

El tiempo pasaba y vino el momento de la gran cosecha. El granjero que trabajó estaba contento, el clima había colaborado y se esperaba realmente una gran cosecha.
Al final del día pasó a ver a Alberto.
Alberto estaba destrozado, enojado, y confundido. Lloraba en el medio del campo desierto. No había cosechado absolutamente nada, NADA! ¿Qué había pasado? ¿Por qué Dios había decidido castigarlo así?, se preguntaba.
Su amigo abrazándolo le dijo, “Cuando reces, también mueve tus pies.”



La clave es movernos, ponernos en acción, tener en mente nuestro objetivo y desde nuestro lado hacer todo lo posible por conseguirlo.  

Cree... reza... pero trabaja para conseguir lo que te propongas.