Me siguen

Google+ Followers

martes

Sencillamente el Universo conspira a nuestro favor... !!!

Esta reflexión llegó a mi vida justo ayer... estaba algo melancólica, algunos problemas sin solucionar seguían rondando mi cabeza, pero... como es mi costumbre,  trato siempre de pensar y actuar con fe y optimismo... porque estoy plenamente convencida de que si lo hago de esta forma, a pesar de las dificultades ,  "todo el universo conspirará a mi favor" y por algún rincón llegará esa energía que necesito y que dará nuevas fuerzas para continuar mi camino y triunfar sobre cualquier obstáculo.

¿Qué quiere decir esto?

 Sencillamente, que cuando todo lo vemos de color gris y no hay claridad para actuar y salir de un problema, nos metemos en un círculo donde no encontramos ninguna salida,  pero, para quien toma una actitud positiva frente a los problemas,  la solución a ellos llegará más temprano que tarde, por algún medio se abrirá camino, una palabra... una frase... un amigo... alguien o algo hará su aparición y será el motivante que faltaba para enderezar el camino, salir de ese círculo y obtener la respuesta que buscamos. Tomar una decisión... aprender de nuestros errores y actuar de otra forma,  esas palabras hicieron eco en mí, lograron despertarme del letargo en que me encontraba y vi claramente la solución a mi problema.  

Hoy comparto con todos mis lectores ésta magnifica reflexión... con la seguridad de que también para alguien más el universo está conspirando a su favor  e intenta ayudarle a encontrar una solución y una nueva oportunidad para ser feliz.


Esta reflexión es de Walt Disney



Y así... después de esperar tanto, un día como cualquier otro, decidí triunfar;
decidí no esperar a las oportunidades, sino yo mismo buscarlas;
decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución;
decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis;
decidí ver cada noche como un misterio a resolver;
decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz.

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas está la única y mejor forma de superarnos;
aquel día dejé de temer a  perder.
Y costaba romper la costumbre, pero se pudo.
Descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui;
me dejó de importar quién ganara o perdiera:
ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento:
el amor es una filosofía de vida.

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados
y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente;
aprendí que de nada sirve ser luz
si no vas a iluminar el camino de los demás.

Aquel día decidí cambiar tantas cosas...
Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad;
desde aquel día ya no duermo para descansar:
ahora simplemente duermo para soñar.


No hay comentarios: