jueves, 22 de diciembre de 2011

Antes de finalizar este año 2011...



Está próximo el fin de año, se han quedado atrás muchas cosas, momentos buenos por los que debemos dar gracias a Dios, momentos malos que por alguna razón pasaron y de los cuales aprendimos algo....



Ahora que se acerca el nuevo año... un nuevo comienzo, es un buen momento para empezar una vez más y ponernos de pie dejando atrás lo que nos hizo llorar, lo que nos afligió y… lo que nunca fue.
Hay que sonreír porque tenemos vida, hay que estar alegres porque se nos concede un año más, tal vez sea el momento de cerrar los ojos, decir gracias y pedir fuerzas para fortalecer nuestra armadura y remover asperezas que en ella se quedaron.
Es el momento de decir a mi enemigo con una sonrisa “hola” y a mis amigos un gran abrazo, Dios bendiga lo que se fue y nos cuide de lo que viene.

Establecer objetivos y comprometernos con la consecución de los mismos, es de suma importancia cuando nos enfrentamos a nuevos retos y nuevos tiempos.

Antes de realizar cualquier actividad, es indispensable determinar hacia donde se quiere ir y cómo se va a realizar dicha labor. Planificar de antemano todo lo que se va a hacer es pisar sobre seguro y tener confianza que al final se conseguirán los resultados deseados.
Cuando se inicia un nuevo año, las expectativas que se tienen de este son inmensas. Pensamos siempre que existirán nuevas oportunidades y nuevos retos que afrontar. Corregimos todos aquellos detalles que no funcionaron antes y nos embarcamos en otra aventura que esperamos tenga un desenlace óptimo para nuestro bien y el de todos los que nos rodean.

Lo importante al momento de empezar ha realizar cualquier actividad o encarrilarnos en nuevos proyectos, es tener conciencia que todo inicio significa estar dispuestos a cambiar positivamente en todo lo que se requiera. Y esto se basará en acciones que deben realizarse de la mejor manera y en el momento adecuado.

Como primera medida, se deben plantear objetivos que se piensan lograr en todo sentido (familiar, profesional, personal, etc.) y cómo se lograrán, ya que no es suficiente con soñar lo que se quiere sin conocer el vehículo a través del cual llegaremos al destino final.
Por tal razón, debemos buscar el apoyo y la ayuda que sea necesaria para lograr que nuestros cambios se reflejen en un futuro. Si lo que queremos es aumentar nuestros conocimientos, será indispensable determinar qué personas o instituciones son las más adecuadas para ello y, lógicamente, pensar de donde se conseguirán los recursos necesarios para la consecución del mismo.
Si por otro lado, lo que buscamos es conseguir un trabajo mejor, deben analizarse y evaluarse medidas alternativas conducentes a lograr el cambio deseado y luchar por conseguir este objetivo.
Realizar un seguimiento y una evaluación periódica de los objetivos y métodos para su consecución, es de suma importancia ya que se pueden tomar los correctivos necesarios si existe alguna desviación o malos resultados en lo que se está buscando. Además, no importa cuántas veces se reemprenda el camino si cada vez nos acercamos más al objetivo final.
Planear con antelación lo que queremos y cómo lo haremos, es no dejar al azar el destino de nuestra vida.
Otro punto que vale la pena destacar es el que tiene que ver con la improvisación o el azar. En lo posible, debe propenderse porque estos dos términos no aparezcan en nuestro léxico ya que son sinónimo de mediocridad y falta de planeación y rumbo.
Así mismo, basados en la experiencia que nos dejaron las actividades pasadas, cuando lleguemos a un nuevo año o empecemos un nuevo proyecto, sabremos que sí es posible lograr éxito ya que las luchas y los mecanismos para alcanzar las metas anteriores se utilizaron de una manera correcta y, sin dudarlo, estaremos seguros que llegaremos a nuestra destino final sin ningún contratiempo.

Cabe recordar que nadie trabajará por nosotros si no nos esforzamos individualmente, por tal razón, debe existir un compromiso real de alcanzar nuevos objetivos, valorando cada idea por insignificante que parezca y aprovechando el tiempo al máximo, ya que no sabemos si mañana podremos seguir en la lucha…



Me voy a disfrutar de unas merecidas vacaciones... días para descansar, estar con mi familia, visitar parientes y amigos, no pasaré por el blog, pero no me puedo ir sin dejar estos últimos artículos que considero oportunos para antes de finalizar este año 2011.
Volveré en los primeros días de enero, solo me resta darles las gracias por visitar este blog, espero que lo aquí publicado haya sido de utilidad. 



                 ¡Mis mejores deseos para el Nuevo Año...!