domingo, 11 de diciembre de 2011

ESTOY APRENDIENDO A AMAR...


¿Tú sabes amar?  Yo estoy aprendiendo....

Primero empecé aprendiendo a aceptar a las personas, aun cuando ellas me decepcionan y huyen del ideal que tengo de ellas, especialmente cuando me hieren con palabras o acciones impensadas.
Es difícil aceptar a las personas como son... Es difícil, muy difícil... ¡Pero estoy aprendiendo!

Estoy aprendiendo a amar, estoy aprendiendo a escuchar, escuchar con los ojos y oídos, escuchar con el alma.
Escuchar lo que dice el corazón, lo que dicen los hombros caídos, la mirada triste, las manos inquietas...
escuchar el mensaje que se esconde por entre las palabras superficiales, descubrir la angustia disfrazada,  la inseguridad enmascarada, la soledad encubierta, penetrar esa sonrisa fingida, o esa alegría simulada, la vanagloria exagerada y... estoy aprendiendo a descubrir el dolor de cada corazón.

Poco a poco estoy aprendiendo a amar y por ende... estoy aprendiendo a perdonar.
Porque el amor perdona, lanza afuera las tristezas y cura las cicatrices que la incomprensión  y la insensibilidad grabaron en el corazón herido, no debo alimentar heridas con pensamientos dolorosos,  no debo cultivar ofensas con  lástimas ni auto-compasión.

El amor perdona, y debe olvidar,  extinguir todos los trazos de dolor en el corazón... Paso a paso  estoy aprendiendo a perdonar, a amar, estoy aprendiendo a descubrir el valor que se encuentra dentro de cada vida, de todas las vidas que se han cruzado en mi camino, valor enterrado por el rechazo, por falta de comprensión, cariño y aceptación. Por las experiencias duras vividas a lo largo de los años.

Estoy aprendiendo a ver en las personas su alma y las posibilidades que Dios les dio.

Estoy aprendiendo, pero... ¡Cómo es de lento el aprendizaje!

¡Cómo es de  difícil amar incondicionalmente!

Todavía tropezando...  cometiendo errores, pero estoy aprendiendo…

Navegando por Internet encontré esta reflexión...(Anónimo),  quise compartirla en mi blog con todos los que me leen, porque creo que todos podemos aún APRENDER A AMAR...