miércoles, 24 de agosto de 2011

Una herramienta indispensable...

... Para nuestra vida...

La  F L E X I B I L I D A D 



La Motivación es  el primer paso clave para nuestro Desarrollo Personal y Profesional  al igual que  para alcanzar nuestros objetivos.

Siempre que doy una charla o imparto algún taller o curso, hablo de la Motivación como el motor para actuar en el día a día y  la importancia de conocer cuales son las motivaciones que nos impulsan para  conseguir nuestros objetivos y alcanzar las metas deseadas.

Sólo como un comentario aparte del tema del día de hoy, les comento que existen diez posibles motivaciones, según Beatriz Valderrama, autora del libro Motivación Inteligente, que hacen que caminemos por nuestra vida  estas son:  el poder, el logro, la exploración, la contribución, la autonomía, la cooperación, el hedonismo, la seguridad, la conservación y la afiliación.
Sin embargo la gran  mayoría de nosotros no conocemos cuáles son nuestras verdaderas  motivaciones, tema interesante para otro artículo y que espero tratarlo en otra oportunidad. 

Bien, hoy quiero que me permitan tocar este otro punto, también muy interesante y sobre todo indispensable para nuestra vida, acorde con los tiempos que estamos viviendo.
El segundo paso clave para tener en cuenta... la Flexibilidad.

Una persona flexible es aquella que sabe adaptarse a los cambios, que sabe reaccionar ante las situaciones y ante los demás.
Una persona flexible es aquella que sale de su zona de confort.

La flexibilidad es una de las cualidades necesarias para afrontar, de una mejor forma, los cambios y lo inesperado en nuestra vida. Sin ella corremos el riesgo de convertirnos en personas rígidas que al más mínimo contratiempo reaccionamos perdiendo el control de nosotros mismos y de la situación.
A una persona rígida le cuesta trabajo adaptarse a los cambios. Ella tiende a permanecer en el mismo estado. Busca siempre tener el control o las riendas de la situación, tiene poca tolerancia y capacidad para aceptar las diferencias o las discrepancias con los demás y sufre de frustración. La rigidez se convierte como en una especie de armadura que la protege de los demás y del entorno que la rodea.

Para ganar flexibilidad debemos tener más confianza en nosotros mismos, en nuestros talentos y en que tendremos la capacidad para afrontar las situaciones por nuevas o complicadas que estas sean.

De la misma manera como un junco bien enraizado se dobla casi hasta el piso movido por el viento y, luego, vuelve a levantarse erguido, nosotros podemos aprender a comportarnos, si ganamos flexibilidad y confianza.

Alcanzar las metas que nos hemos propuesto para perseguir nuestros sueños y aspirar a una mejor calidad de vida, en lo personal y en lo profesional,  implica asumir retos e imprevistos; por lo tanto, si estamos preparados para hacerlos parte del camino que nos llevará a conseguirlos, será mucho más sencillo de manejarlos y superarlos. Recordemos que la solución a una situación difícil depende de nuestra capacidad de negociar; es decir, de renunciar a una parte de lo que esperábamos, para obtener un beneficio por el otro lado. Igualmente, estar dispuestos a reparar las faltas o  equivocaciones, sin pérdida de tiempo y con buena actitud, cuando sea el caso.

Para crecer y desarrollarnos  como personas y como profesionales, tenemos que superar la resistencia al cambio, y para ello trabajar la flexibilidad, en nuestra  forma de pensar, actuar… sentir.

Los invito a que reflexionemos sobre la actitud que tomamos actualmente cuando se nos viene un cambio... sin duda nos tocará salir de nuestra zona de confort y ser flexibles... si realmente queremos alcanzar nuestras metas y lograr nuestros objetivos. Intenta ponerlo en práctica, de esta forma habrás crecido como persona y como profesional.