domingo, 21 de agosto de 2011

Música Andina... una delicia

... Sólo déjate llevar por la música, admira los paisajes.... relaja tu cuerpo... tu mente... y disfruta. Es una de las mejores terapias para cargar energía y estar dispuestos a iniciar una nueva semana. Mañana es inicio de semana… y es una buena ocasión para soñar con lo que queremos para nuestra vida. En realidad, cualquier ocasión es buena para tomarnos unos minutos, aclarar en nuestro interior qué deseamos (y qué ya no queremos), reflexionar si estamos logrando lo que ansiamos y tomar las decisiones que nos irán acercando a nuestros objetivos. Soñar es esencial para conectarnos con nuestros más íntimos deseos y poder plasmarlos. Es una guía hacia dónde dirigirnos. Si lo imaginas, lo puedes lograr... Eso o algo muy similar. De ti depende no bajar los brazos y enfocarte en lo que quieres realmente que suceda en tu vida. ¿Tienes la fuerza suficiente para hacer oídos sordos a quienes te dicen que no puedes o que eso no es para ti? Si dejas que los demás tengan demasiada injerencia en tus decisiones, estará más lejos de ti la posibilidad de alcanzar la felicidad. Solo tú sabes qué necesitas y si se trata de tu idea o de tu inquietud, es válida para ti. Te propongo que hoy, escuchando esta música te dejes llevar... y vuelvas a hacer contacto con los sueños genuinos en los que creíste en cierto momento, cuando eras más joven o antes de que sufrieras alguna gran decepción, pero que el tiempo o las circunstancias te hicieron dejar de lado. Solo dedícale un par de minutos a esta puerta que está lista para abrirse. Creéme que tus ilusiones de pequeño se mantienen allí, hibernando. Y hoy es un buen día para reconectarte con ellas y darles la gran oportunidad que ellas (y tú mismo) se merecen. ¿Qué sueño te gustaría lograr? Si empezamos con música... te dejo con un vídeo sobre una canción de Luis Miguel... Sueña Todos nuestros anhelos y nuestros objetivos empiezan por una idea, o por un sueño. Es bien importante tener en claro la meta que queremos alcanzar (si no sabes adónde vas, ¿cómo sabrás cuando hayas llegado?). Ten metas, sueña... ponte objetivos claros y definidos. Tus pasos se dirigirán hacia allí, y al ponerte en movimiento verás más claramente el camino a seguir.