Me siguen

Google+ Followers

domingo

Vivir, amar, soñar, compartir y...

A propósito de la primavera, de su calidez, perfume y colorido... existe un tipo de mariposa cuya vida entera dura sólo un día... ¡sólo uno!

 Al amanecer, nada más nacer, valerosa y frágil, explora el mundo que se abre en derredor con la ilusión y el entusiasmo de quien descubre las cosas por primera vez. Se sumerge en el néctar dulcísimo de las flores mientras se embriaga con su perfume. Se refresca en el rocío mañanero con el regocijo de una niña en una piscina de plástico: segura, alegre, confiada... Y ya, al mediodía, como tierna adolescente, disfruta inundándose de sol y vida mientras, quizá, sueña con amores imposibles acompañándose de la suave melodía de su elegante batir de alas... Al atardecer, sin tiempo para descansar, se entrega al airoso baile que atraerá a la pareja soñada, cumpliendo muy suavemente con el ciclo vital de su existencia...  al anochecer, envejecida ya por el paso del tiempo, se recoge en una esquina, feliz, recordando con satisfacción, convencida de que valió la pena vivir sólo para experimentar, para conocer, para compartir, para amar... En 24 horas concentra sus pasiones, su amor, sus juegos, sus desilusiones, sus esperanzas. Y al final… muere.

Muchos pensarán que el ciclo de su vida es demasiado breve, demasiado efímero, volátil… injusto, pero, siendo así, seguro que para su ser cada minuto de su existencia mereció la pena ser vivido. Supongo que muchas personas, en toda su vida de muchos años, viven menos que una de esas mariposas en un día. Porque vivir no sólo es respirar, vivir es sentir. Es ayudar y aceptar ayuda, es amar y dejarse amar, es sentir y ser sentido... Viendo las cosas así, desde esta perspectiva, es cuando te das cuenta que no es la cantidad lo que importa, sino la calidad de lo vivido. Y que, de alguna forma, nuestra existencia también comenzó de la misma manera y puede terminar cualquier anochecer, el día menos pensado, en cualquier momento.

A lo largo de nuestra vida conocemos a muchas personas sin ilusión, sin metas, sin un aliciente… sin vida. Todas caminan, hablan, observan... pero, ¿se encuentran realmente satisfechas con lo vivido? De todas formas, de nada sirve mirar hacia el pasado ni detenerse ahí. Ya nadie puede vivir en él. Sólo podemos vivir en el presente. Por eso muchos nostálgicos lo pasan mal al no parar de rememorar sucesos negativos del ayer. Es conveniente entregarse a la realidad, mirar hacia la realidad presente, procurando que la reminiscencia de épocas pasadas no intervenga en nuestra felicidad de hoy.

Amigos, no es el tiempo que vivimos, sino cómo lo vivimos. No es lo que hacemos, sino el amor con que lo hacemos. Porque sin darnos cuenta los años van pasando mientras nos afanamos en cosas que no nos llenan, sin darnos, quizás, la oportunidad de experimentar un pequeño sueño como el que puede ser realizar un viaje o vivir cierta experiencia. O salir de una situación estancada que ni nos llena ni nos hace felices. ¿Por qué no?

Pensad por un momento que si, como una de estas mariposas, fuéramos a morir al anochecer, ¿cuántas cosas que no hemos hecho al final de este día echaríamos de menos?.. ¿Cuántas cosas verdaderamente importantes nos daríamos cuenta que habríamos dejado de hacer?.. Cuánto tiempo veríamos perdido sin posibilidad ya de echarlo atrás. Visto así, no es tan injusto vivir sólo un día, sin más planes que disfrutar, dejarse llevar por esos prados verdes y ese cielo azul que embelesan la vista, y ese sol y ese viento que sonroja las mejillas…

Pues ahí lo dejo, amigos. Vivir, amar, soñar, compartir... y, sobre todo, perdonar. Para cuando llegue nuestro último día podamos partir, como la mariposa, felices, con la conciencia tranquila y la satisfacción de dejar la misión más que bien cumplida.



Fuente: " La plenitud de la mariposa" Rosa Sánchez

No hay comentarios: