domingo, 6 de febrero de 2011

Personajes tóxicos

Las palabras motivan o hieren profundamente, los seres humanos somos increíblemente frágiles, emocionalmente somos tan delicados que las palabras tienen el gran poder de perfilar nuestras vidas.

Aquellas personas que descargan comentarios negativos que nos hieren, las podríamos llamar "gente tóxica", y puede ser cualquiera: un amigo, un hermano, un jefe, tu mamá o tu papá, e incluso nuestra pareja. Sus comentarios sabotean de alguna manera nuestros esfuerzos por llevar una vida feliz y productiva. Una persona puede ser tóxica para alguien y no serlo para los demás.

A todos nos gusta ganarnos el respeto, la aceptación, el reconocimiento de los demás y escuchar palabras de aliento. Tristemente, no siempre es así... no falta la persona tóxica.
Reconocer a una persona tóxica y saber qué hacer si nos encontramos con ella es de gran ayuda.

 ¿Cómo identificarla?.
1 ¿Te pones de mal humor o te sientes menos después de hablar con ella?
2 ¿Te sientes poco atractivo (a) estando con esta persona?
3 ¿Te ignora?
4 ¿Te provoca dolor de cabeza, te tensa y sientes alivio cuando se va?
5 ¿Al hablarle tartamudeas o cambia de expresión tu cara?

Si contestaste "si", te podrás dar cuenta de que estas personas cambian nuestro comportamiento y nuestros sentimientos. Una persona con baja autoestima hará cuanto pueda por sabotear las relaciones o para sentirse importante, la raíz en la mayoría de los casos son los celos y  actúa de manera irracional.

A la gente tóxica le molesta cuando otro tiene éxito, cuando es atractivo, popular... simpático, culto, etc.

Vivir para darle gusto a todo el mundo, es... imposible! así como sacrificar ciertas cosas sólo para ser "aprobados". Lo que tenemos que hacer es amarnos... aceptarnos y comprender que para alguien siempre seremos una amenaza a su seguridad y sin una razón específica.

Dice un dicho: "No sé cuál es la clave del éxito: pero la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo".

Hay varios tipos de "tóxicos":

El del Club de la Lágrima Perpetua...
El mosca muerta...
El chismoso...
El que disfruta difundir malas noticias...
El machista...
El sabelotodo...
El metiche...
El que se cree simpático...
El que mira por el hombro de los demás...

Hay que evitar el contacto con  "gente tóxica", pero cuando esto no sea posible, respira hondo y trata de comprenderla... Es probable que no tenga suficiente amor en su vida.
Intentemos convertir el coraje en fortaleza interna y mantener el control mientras recibimos el comentario o la actitud negativa, pensemos que ésta puede ser una reacción al dolor, al vacío, a la soledad.
Por último algo muy importante, debemos analizarnos profunda y honestamente, ver si acaso...
¿No somos nosotros mismos algunas veces personajes tóxicos?

De ser así... se hace necesario un cambio. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que importante su artículo. Felicitaciones!Quiero aportar que a veces uno mismo puede ser el causante para que la gente que nos acompaña y/ó ama reaccione de manera "toxica" y debemos reflexionar a nuestro interior si nosotros somos la causa o detonante para que ellas actuén de esta forma a fin de evitarlo y de esta forma amar mas a nuestro projimo. Gracias.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir su sabiduría.
Podría asesorarme con la siguiente duda: ¿Qué debería hacer un persona que se da cuenta que es tóxica para dejar de serlo? Gracias por su respuesta.

María del Carmen Bernal dijo...

Todos tenemos algo de "tóxico", de ahí la importancia del autoconocimiento y el manejo adecuado de nuestra autoestima.
Para responder a tu duda, lo primero que debemos hacer es aprender a manejar nuestra inseguridad, es la que nos impide respetarnos y respetar a los demás. Las emociones son pasajeras, es prudente ser razonable y pensar antes de emitir algún vocablo, nuestro objetivo es poder relacionarnos de la mejor forma posible.
Solo podrás cambiar tu actitud, si tu mismo decides hacerlo.
Me gustaría recomendarte el libro: Gente Tóxica por Bernardo Stamateas, te ayudará enormemente a reconocer y actuar de forma positiva contra la gente tóxica.
Gracias por tu comentario.