martes, 22 de febrero de 2011

Cuando el miedo al cambio es mayor que la fuerza para cambiar

Hoy quiero invitarte a que te hagas dueño de tu propia vida, los demás no son los responsables de lo que ha pasado en tu vida, ni tienes que dejar que sean ellos los que definan qué pasa en ella.
Te pido que revises bien cada una de las afirmaciones que están gobernando tu diario vivir y que te des cuenta que puedes hacer algo para que todo mejore o cambie.

Los humanos somos seres muy contradictorios... siempre tenemos una justificación aparentemente lógica que explica nuestros comportamientos.

Sabemos que nuestro camino de la vida está determinado por las decisiones que tomamos y éstas a su vez, están determinadas por nuestras creencias, valores y experiencias, cuando éstas fuerzas entran en conflicto el resultado es la frustración, el auto sabotaje y el desafío.

Ante  situaciones dolorosas o problemáticas solemos reaccionar de diversas maneras, evitándolas, auto compadeciéndonos, negándolas, culpando a otros o... enfrentándonos a ellas y... aceptándolas, pero, también solemos utilizar otra modalidad, una que siempre termina siendo nociva para nosotros y es mintiéndonos a nosotros mismos.

Por ejemplo: cuando decimos que entendemos un determinado problema,  queremos primero que todo superarlo, hacemos  todo lo humanamente posible para salir adelante, pero... lo objetivo de nada nos sirve si por dentro lo único que estamos practicando es el auto sabotaje.

La peor mentira es cuando decimos que "queremos salir adelante", cuando en realidad,  no queremos, preferimos el auto sabotaje, cuando siempre encontramos un pero a toda posible solución, cuando decimos poner esfuerzo y en verdad el único esfuerzo que estamos haciendo es aferrarnos a los mismos pensamientos y conductas que nos hacen daño. Es como si no quisiéramos salir, gritamos por ayuda pero cuando aparece... la alejamos, buscamos las herramientas pero no las utilizamos.

Cada vez que desconfiamos de nuestra capacidad de superar los obstáculos, cultivamos un sentimiento de cobardía interior, que no es otra cosa que el auto sabotaje.

¡Cuando te veas atrapado en una situación dolorosa, sea cual sea, pregúntate a ti mismo si realmente quieres cambiarla y también ... si estás preparado para asumir los desafíos que conlleva, luego deja a un lado de auto sabotearte y actúa!

No hay comentarios:

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído