Me siguen

Google+ Followers

miércoles

Todos los momentos los vivo con confianza... porque se que...

... Puedo  planear mi vida. Una manera de ser dueños de nuestra vida es planearla... una manera de no andar mendigando en la vida es saber qué queremos y luchar por lograrlo. Planear supone responsabilidad en la ejecución y a la vez flexibilidad para saber cambiar decisiones en el momento oportuno.

Para planear la vida, primero hay que tener claro un diagnóstico de la realidad, saber quiénes somos, qué estamos viviendo, cómo nos afecta esa realidad.
Luego es importante mirar hacia delante y darnos cuenta de qué es lo que queremos ser, cuáles son nuestras ilusiones, nuestras metas... para luego establecer cuál es el camino para lograrlo.

Estos son los tres pasos para planear nuestra vida, el dónde estamos... el hacia dónde vamos... y el cómo vamos.

Nada sucede por suerte o por azar, todo tiene una razón y cuando tenemos planeada la vida hacemos más evidentes esas razones y entonces tenemos un camino más seguro y confiado. Establecer prioridades es fundamental para lograr tener una vida planeada, hay que tener claro qué es lo urgente, lo pertinente y lo importante. Muchos por hacer cosas que no son importantes, gastan los recursos, y cuando llegan los importantes no tienen cómo lograrlos. Otros se dedican tanto a lo accidental que terminan perdiendo lo fundamental, lo importante de sus vidas.
Cuántas personas hay que se dedican tanto a los amigos, que después se quedan sin pareja o sin familia, o...  los que se gastan el dinero en suntuosidades o en licor... y luego no tienen para comer.

Necesitamos aprender a saber qué es lo que hay que hacer y que no. No podemos vivir de manera improvisada porque nos estaríamos condenando a ser derrotados y a no tener nunca éxito.

Unas palabras... para reflexionar:

¿El día más bello?
Hoy

¿El obstáculo más grande?
El miedo

¿La raíz de todos los males?
El egoísmo

¿La peor derrota?
El desaliento

¿La primera necesidad?
Comunicarse

¿El misterio más grande?
La muerte

¿La persona más peligrosa?
La mentirosa

¿El regalo más bello?
El perdón

¿La ruta más rápida?
El camino correcto

¿El resguardo más eficaz?
La sonrisa

¿La mayor satisfacción?
El deber cumplido

¿Las personas más necesitadas?
Los padres

¿La cosa más fácil?
Equivocarse

¿El error mayor?
Abandonarse

¿La distracción más bella?
El trabajo

¿Los mejores profesores?
Los niños

¿Lo que más hace feliz?
Ser útil a los demás

¿El peor defecto?
El malhumor

¿El sentimiento más ruin?
El rencor

¿Lo más imprescindible?
El hogar

¿La sensación más grata?
La paz interior

¿El mejor remedio?
El optimismo

¿La fuerza más potente del mundo?
La fe

¿La cosa más bella de todo?
El Amor

Fuente: Oración de la Madre Teresa de Calcuta aportado por Marilo Macias Ramos
www.contarcuentos.com

No hay comentarios: