viernes, 4 de febrero de 2011

Saber ser agradecido... es permitir que tu vida fluya

Dicen que de todos los sentimientos humanos la gratitud es el más efímero de todos. Y no deja de haber algo de cierto en ello. El saber agradecer es un valor en el que pocas veces se piensa.
Para algunos es muy fácil dar las "gracias" por los pequeños servicios cotidianos que recibimos, el desayuno, ropa limpia, la oficina aseada... Pero no siempre es así.


Ser agradecido es más que saber pronunciar unas palabras de forma mecánica, la gratitud es aquella actitud que nace del corazón en aprecio a lo que alguien más ha hecho por nosotros. La gratitud no significa "devolver el favor"... el agradecimiento no es pagar una deuda, es reconocer con generosidad lo que la vida nos entrega día a día.


La persona que más sirve es la que sabe ser más agradecida, de esta forma permite que su vida fluya constantemente.

¿Sabes qué es tener una actitud de servicio?

 Es reconocer en cada ser humano una persona valiosa, de quien se puede aprender y a quien se le puede colaborar. Es desarrollar empatía con las demás personas, por humildes que ellas sean, es decir, mostrar verdadero interés por lo que le sucede a la otra persona. Es la capacidad de entender por qué otra persona se siente de tal o cuál manera. Es incluir en nuestra vida, el hábito de procurar primero comprender a las otras personas, antes de ser comprendidos. Quien así procede es un ser agradecido con la vida... con todo lo que ésta le da. 

Cuando  desarrollamos una actitud de servicio a los demás, nuestra vida fluye, ¿Porqué?

Porque intercambiamos Servicio por Poder. Entregamos Servicio y las personas nos devuelven Poder!
Sí, poder que se manifiesta en una clara influencia sobre dichas personas, y nos permite convertirnos en líderes, las personas quieran estar con alguien así,  nos consultan; nos volvemos importante para ellos y adquirimos una personalidad magnética, una personalidad atractiva para las demás personas.

Los líderes positivos han comprendido muy bien este proceso y es por ello que son ejemplo de servicio. Han entendido que entre más alto se encuentren en la escala del conocimiento, en la escala del crecimiento personal y en la escala de las posesiones físicas y el dinero, más sencillos deben ser, más cerca deben estar de la gente que los siguen y lo han colocado en ese pedestal.
Todo lo contrario del jefe que se le obedece por el cargo que desempeña, más no por sus cualidades ni mucho menos porque se lo haya ganado.

Existen personas que creen en forma equivocada que servir es degradarse…. Nada más alejado de la realidad. Solo en las mentes prepotentes y arrogantes, el servicio a los demás es visto como una acción de servilismo.

De otra parte si revisamos lo que sucede en el campo empresarial, encontramos que actualmente las empresas exitosas han incluido como un requerimiento para contratar, que el candidato tenga o evidencie una actitud de servicio, porque en estudios recientes se ha encontrado que son personas con una mayor capacidad de trabajo, con elevados índices de satisfacción en el trabajo que realizan, personas que desarrollan un mayor sentido de pertenencia a la empresa y a los equipos de trabajo asignados, en fin, entienden que el principio de la felicidad no está en hacer siempre las cosas que nos gustan, sino en querer y disfrutar lo que hacemos.

La actitud de servicio va siempre ligada a una actitud positiva, por ello es que las personas con actitud de servicio a los demás, son personas alegres, optimistas, que esperan siempre lo mejor de la vida, porque siempre estan agradecidas con lo que son y con lo que tienen, son generosos y su forma de agradecerle a la vida es darse a los demás.  
Las personas con actitud de servicio son proactivas, es decir, son responsables de sus propias vidas, tienen el control de sus vidas a pesar de las circunstancias. No viven “echándole la culpa a los demás de lo que les sucede”. Estas personas han desarrollado la habilidad de tener libertad interior para elegir la respuesta a los estímulos externos. Se puede reaccionar en forma positiva o negativa; las personas proactivas eligen reaccionar en forma constructiva, no se dejan influenciar negativamente del ambiente. Son aquellas personas que deciden hacer lo que hay que hacer, a pesar de las circunstancias.

Cuando trabajamos en adquirir una actitud de servicio, nuestra vida fluye... porque significa que  tomamos la decisión de no “dejarnos herir sin nuestro consentimiento”. Por ejemplo hay personas que están en una reunión y se encuentran alegres, compartiendo animadamente; pero de repente llega alguien que les cae mal y en seguida se transforman, se les cambia el genio, se les nota el disgusto. Lo anterior quiere decir que dichas personas eligieron dejarse influenciar negativamente de esa situación y luego le echan la culpa de su reacción a la persona que les cae mal; su estado de ánimo depende de otros.

La actitud de servicio permite entender a las demás personas y lograr un avance significativo en los grados de conciencia, los cuales establecen una diferencia plausible en los seres humanos. Los grados de conciencia miden la evolución del ser humano en la escala del desarrollo personal. Tomar conciencia es adquirir la capacidad de darnos cuenta de lo que está sucediendo a nuestro alrededor y lograr entender lo que puede estar experimentando las otras personas.

Por último, el servicio a los demás también es un signo de madurez!
Las personas con actitud de servicio comprenden todos los beneficios que obtienen al comportarse de esta manera con las demás personas y descubren que es una filosofía, un estilo de vida, el cual es un privilegio alcanzar.

De todo lo anterior podemos concluir que la actitud de servicio es una marca indeleble de la gente exitosa,  de las personas con personalidad magnética, del padre (madre) amoroso (a), del docente comprometido con su profesión, del estudiante responsable, del empresario (a) triunfador (a), del empleado (a) eficaz, es decir, de un ser que sabe ser agradecido con la vida y con Dios...

Éste es... ¡Un Privilegio! reservado solo para los seres que saben ser agradecidos, al permitir que su vida fluya al servir a los demás.  

No hay comentarios:

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído