viernes, 10 de febrero de 2012

Tus pensamientos predominantes... hacen tu vida.


Nuestra mente subconsciente es una recopilación de todo lo que pensamos. 

Y los pensamientos más corrientes crean los comportamientos subconscientes más arraigados.

Para comprender mejor cómo funciona el pensamiento positivo necesitamos una imagen de nuestro subconsciente. Imagina tu cerebro como si fuese una nuez grande dividida en dos mitades, la superior y la inferior.
La mitad superior es la mente consciente, la que contiene tus pensamientos instantáneos.
La mitad inferior es el subconsciente. En él residen los diversos programas innatos que necesitas para vivir, como la respiración y la digestión, así como otros programas que has creado tú, como caminar y hablar.


Imagina ahora que estás aprendiendo a conducir. Cada vez que te acercas a un cruce pones en marcha un pensamiento consciente de la «parte alta» de tu cerebro:
-Levanta el pie derecho, desplázalo unos doce centímetros a la izquierda, pisa el pedal de manera suave y progresiva.
Durante varios meses tendrás ese pensamiento consciente hasta que se haya implantado el programa automático, con el que frenas sin detenerte a pensar en los movimientos necesarios.
Ese programa de frenado quedó establecido en la mitad inferior de tu cerebro, el subconsciente. Tienes ahora un nuevo programa subconsciente.
Esto explica cómo el automovilista avezado, cuando llega a casa después de conducir durante cinco horas, ni siquiera recuerda lo que ha hecho. El subconsciente hizo todo el trabajo.
Todo pensamiento consciente repetido durante una temporada, se convierte en un programa.


Por tanto, ¿qué ocurre cuando has pensado conscientemente durante una serie de años "soy un pobretón... don nadie... estúpido... etc. etc. "?
Sin pretenderlo siquiera, te has implantado un programa automático. Conseguirás arruinarte sin el menor esfuerzo.

¿Cómo encaja esto con el pensamiento positivo? Muy fácil. Tenemos unos 50.000 pensamientos al día. De éstos, para la mayoría de nosotros casi todos son negativos:
-Estoy sin ánimo ... Estoy perdiendo memoria... No tengo dinero para pagar mis facturas... Nada de lo que intento me sale bien...
Siendo así que casi todos nuestros pensamientos tienen signo negativo, ¿qué clase de comportamiento subconsciente va a establecerse? Un comportamiento predominantemente negativo. De esta manera saboteamos nuestra vida y nuestra salud, sin darnos apenas cuenta de que lo hacemos.
Por eso muchos se preguntan cómo han llegado a encontrarse mal, cuando son ellos mismos quienes han creado las pautas automáticas con sus pensamientos reiterados.
Lo mismo que nos programamos para conducir un coche sin pensarlo, también lo hacemos para llegar con retraso a todas partes... o para no conseguir lo que nos proponemos pues creemos que no es para nosotros o no lo merecemos o... y  luego le echamos la culpa a la Providencia. 

Pero ahora viene la buena noticia...

Una vez que has entendido cómo funcionan los esquemas subconscientes, te das cuenta de que nadie tiene por qué ser un perdedor... Tu porvenir depende de tus pensamientos conscientes. Conforme te pones a disciplinar tu mente, los nuevos pensamientos conscientes crean nuevos programas subconscientes, es decir como sean tus pensamientos predominantes eso mismo ocurrirá con tu vida.  

¿Te das cuenta de la importancia de lo que acabas de leer?
¿Necesitas mejorar algo en tu vida? ... ya sabes cómo hacerlo, y por favor no te des por vencid@ con solo pocos intentos, recuerda que es modificando tus pensamientos conscientes, para que queden luego en automático. 


Un futuro despejado...







                                                  ... O un futuro nublado. 



Somos libres de escoger ... cada uno decide!




Fuente: Tomado de El poder de tu mente – Andrew Matthews – La fuerza de tus pensamientos.

No hay comentarios:

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído