miércoles, 22 de febrero de 2012

El secreto del éxito... toda una receta

¿Hasta donde puede uno llegar? ¿Qué somos capaces de conseguir? ¿Hay una receta para el éxito? ¡Pues sí, parece que sí!
Hay estudios que defienden que para lograr la excelencia en cualquier ámbito se necesitan 10.000 horas de dedicación.
No sé quién ha contado esas horas, pero desde luego estoy de acuerdo en que tienen que ser muchas, y sin duda ese sería el primer y fundamental ingrediente de nuestra ansiada receta: la capacidad de trabajo, la fuerza de voluntad, la búsqueda de un ideal de perfección.

Pero no es lo único: importantísimo es hacer un trabajo mental paralelo. Muchas veces, nuestros miedos se convierten en barreras y nos impiden que desarrollemos todo nuestro potencial.
El poder de la mente es mucho mayor de lo que podamos imaginarnos, y cada vez soy más consciente de la importancia  que tiene "visualizarse". Al visualizarnos, consiguiendo lo que queremos, proyectamos esa imagen y la atraemos, pudiendo así reproducirla después y alcanzar nuestro ideal, que deja de serlo para convertirse en realidad.

Pero además, hay un tercer ingrediente imprescindible: el talento, la intuición, el duende -como lo llama Lorca-, ese algo indescriptible. Por ejemplo, un artista no es digno de ese nombre si no tiene ese algo.
Pero el talento es una responsabilidad, no un premio. Sin trabajo, no es nada, se estanca y se acaba oxidando.

Son solo tres ingredientes, ¡de verdad!

Capacidad de trabajo - Fuerza de voluntad


Visualizarse consiguiendo lo que se quiere



Tener el talento, la intuición... ese "algo"

¡Esta es la receta... el secreto!... Ahora rumbo al éxito.