Me siguen

Google+ Followers

miércoles

Crea Problemas a tu medida

Nadie está ansioso por llenar su vida de problemas, pero forman parte inevitable de nuestra existencia.
Puede sonar extraño y contradictorio, sin embargo, los problemas pueden tener una gran utilidad para nuestras vidas, analizándolo desde un punto de vista positivo.

El meollo de éste tema es que la mejor forma de evitar problemas inesperados es creando tus propios problemas, con esto no quiero decir que salgas a la calle y cometas una serie de estupideces, No! por supuesto que no. Por el contrario, el objetivo es anticiparte lo más que puedas y así prevenir que se presenten problemas de mayor gravedad.
Cuando una persona se encuentra ante un problema generalmente pierde el enfoque, da respuestas con un fuerte componente emocional, entra en un estado de desesperación y toma decisiones no adecuadas.
Por eso se suele decir: "Prevenir es curar".

¿Cómo nos ayudan los problemas?
Los problemas normalmente interrumpen las etapas de felicidad o tranquilidad, las cuales por naturaleza son cíclicas, ya que de otra forma sería imposible identificarlas, por ejemplo: si una persona fuera feliz todo el tiempo, paradójicamente, no podría darse cuenta de que lo es.
En éste caso, una primera utilidad de los problemas es que nos ayudan a identificar y valorar las etapas de felicidad o tranquilidad.

Los problemas  también son una gran fuente de aprendizaje. Casi siempre los mejores profesionales son aquellos que tienen una mayor capacidad de ofrecer soluciones a determinados problemas dentro de una organización; y  en la vida misma, es común que  las personas con mayor grado de madurez, son aquellas que pueden afrontar de forma más serena y ecuánime las dificultades inherentes de la vida; la madurez es siempre adquirida a partir de experiencias de vida no necesariamente sencillas.

Uno de los mayores obstáculos para el desarrollo de las personas es el EGO.
Algunos problemas nos vuelven vulnerables y constantemente terminan demostrándonos que escencialmente valemos lo mismo que cualquier otra persona, claro está que algunas personas han desarrollado cualidades y habilidades mejor que otras, sin embargo, cuando se nos presenta un problema grave, se vuelve un poco más fácil afrontarlo cuando nos damos cuenta y aceptamos que necesitamos de otras personas y de Dios.
Los problemas en este caso, nos ayudan a reconocer el valor de la humildad y a conectarnos con las personas y con nuestra fe.

Los problemas también nos ayudan a recordar que algo no funciona como debería, por lo tanto sirven para corregir las cosas que no están del todo bien, algunos problemas crecen cuando no son atendidos a tiempo, y se vuelven en contra nuestra en un momento determinado, pero con una fuerza mucho mayor que en el inicio, en éste caso, los problemas nos ayudan a desarrollar una habilidad importante, saber identificar problemas potenciales y atenderlos en el momento oportuno.

Cuando tenemos problemas,  realmente estamos aportando a nuestra vida una gran cantidad de experiencias y conocimientos que nos ayudan a crecer, aprender y evolucionar.

Cambia la forma de ver las cosas y las cosas cambiaran de forma.






No hay comentarios: