Me siguen

Google+ Followers

jueves

Emociones que afectan tu salud, tu estado personal y tu relación con los demás.


Culpa y Miedo son emociones que nos pueden dar muchos problemas.


La culpa es una emoción destructiva, tiene mucho que ver con tu nivel de exigencia personal, creencias impuestas, lo críticos que fueron contigo en la infancia, y desde luego tus valores personales.

La culpa normalmente busca castigo (hiciste algo mal y tu mente justiciera cree que debes pagar por ello, o, en algunas ocasiones realmente mereces pagar por tus actos) y si no la liberas, te lo hará notar a través de enfermedades que serán un auténtico auto-castigo, por ejemplo dolores en los huesos o musculares, sin ningúna causa física comprobada de enfermedad o lesión.


El miedo es otra emoción destructiva, es creado a petición propia por nuestra mente.

El miedo solo tiene sentido como un mecanismo corporal de defensa que dispara la adrenalina en situaciones de peligro inminente, de lo contrario es una excusa que da permiso a nuestra mente para hacer lo que quiera y llevar ella el control de nuestra vida.
El miedo nos bloquea o paraliza haciendo que posterguemos decisiones, con una excusa que nos parece razonable o justificable; cuando en realidad tiene que ver con tu baja autoestima.

Cuando alguna acción nuestra requiere adentrarse en lo desconocido, un nuevo esfuerzo o una nueva oportunidad, el miedo salta a primer plano y lo hace a través de la mente, escúchate, seguro que salen frases como estas: "no lo voy a conseguir", "de pronto sale mal", "qué va a decir mi padre o mi jefe...", o simplemente nos volvemos prisioneros de nuestros "nervios",  de la "forma de ser", o de "ver la vida", etc., y difícilmente reconocemos que lo que tenemos es miedo.
Miedo de afrontar nuestros errores... o... la vida... o...

Al contrario, hay personas que parecen absolutamente capaces, relajados, tienen tambien miedo cuando afrontan sus retos, lo que los hace diferentes es que ellos evalúan cada situación lo justo, cogen a su miedo de la mano y se lanzan a perseguir sus sueños, de manera que el miedo desaparece.
Dicen que el temor es el contrario del amor, si tienes suficiente amor, confianza y enstusiasmo dentro de tí, si tu autoestima está bien, no habrá miedo que se te resista.

Mantener la confianza en nuestro poder interior, aprender a controlar nuestra vida y nuestras emociones, tener fe en nuestro Ser Superior, permitirá que nuestro cerebro actúe a nuestro favor y no en contra.

Permíntanme transcribirles unas palabras  pronunciadas ya hace algunas décadas por ese sabio que dió su existencia en aras de sus ideales y que en vida se llamó Mahatma Gandhi:

"Mantén tus pensamientos positivos, porque tus pensamientos se convierten en tus palabras.
Mantén tus palabras positivas, porque tus palabras se convierten en tus acciones.
Mantén tus acciones positivas, porque tus acciones se convierten en tus hábitos.
Mantén tus hábitos positivos, porque tus hábitos se convierten en tus valores.
Mantén tus valores positivos, porque tus valoes se convierten en tu destino" 

Por supuesto hay ocasiones cuando las circunstancias que nos rodean hacen difícil  que nos encontremos bien, pero si hemos conseguido un buen control de nuestros pensamientos, lograremos ser dueños de nuestras emociones y esas circunstancias se podrán ver como oportunidades para desarrollar habilidades y recursos, que nos facilitarán el control de nuestras vidas.

Todos conocemos a personas supuestamente afortunadas, pareciera que la vida siempre les sonríe, y, sin embargo, se sienten tremendamente desgraciadas; por el contrario, vemos a seres humanos con vivencias terribles y a pesar de todo, mantienen un espíritu animoso, con una fuerza constante, que los lleva a esa sensación maravillosa de encontrarse bien consigo mismo, y esa vivencia es más intensa cuando experimentan momentos en que la vida parece ponerlos a prueba.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Para dar gracias a la vida por la alegría con la que podemos vivir día a día cada nuevo reto, sin dudarlo digo: "Gracias por ensenarme a controlar el miedo que se genera al emprender un 'camino desconocido' y permitir así seguir en la búsqueda de la tranquilidad y la felicidad. Excelente artículo! Gracias por compartir.