Me siguen

Google+ Followers

jueves

"Ninguno de nosotros es tan bueno... como TODOS nosotros"


“¡Hi-yo, Silver!”
"El Llanero Solitario" es uno de esos personajes que todos tenemos guardado en un rinconcito de nuestros numerosos recuerdos de infancia. Si, hablo para los que tengan mas de treinta años. Los dibujos animados de aquel Ranger enmascarado son de esas cosas que “quedan” con el paso del tiempo...
Les cuento que van a lanzar una película sobre éste personaje próximamente, está pensada para el 2012.
Lo recordé precisamente por el tema del artículo de hoy.

Una cualidad que debemos tener hoy en día si queremos ser
 E X I T O S O S:... saber Trabajar en Equipo.

Los cambios sociales, económicos y tecnolólgicos de los últimos años han generado una nueva situación en todas las organizaciones, sean éstas, familiares, empresariales, educativas... etc.
Hoy por hoy, tenemos la necesidad de hacer más con menos e igualmente con mayores nivéles de responsabilidad.

Un equipo de trabajo es un conjunto de personas que se organizan de una forma determinada para lograr un objetivo común.
El trabajo en equipo genera buenos resultados en todos los sectores, está compuesto por personas y como tal todas tienen necesidades y objetivos que necesitan de otras personas para ser satisfechos y/o logrados, esa es la razón de ser de los grupos humanos.

Aunque una persona - un empleado - un estudiante - sea excelente, hoy en día se valora menos si trabaja en "solitario",  debemos fomentar el espíritu cooperativo, encausar los intereses y esfuerzos hacia un fín común para lograr cimentar el éxito al obtener sus resultados mediante el trabajo en equipo.

En las empresas, se acostumbra a realizar ciertas por no decir que casi todas las actividades en grupos y en equipos de trabajo, esto permite ofrecer nuevas ideas y proporcionar soluciones, interesarse por las ideas de otros y desarrollarlas, ofrecer información relevante y hechos contrastados, lograr una comunicación más fluida e igualdad de oportunidades.

Los resultados dependen básicamente de: el saber... el querer y el poder.
El saber engloba las características diferenciales entre todos los miembros, el poder se refiere a la oportunidad que tenemos de poner en funcionamiento todos los recursos para el logro de los objetivos, y el querer es la compatibilidad entre los objetivos personales y los objetivos del equipo.

Igualmente, si no gestionamos bien el trabajo en equipo, podemos provocar algunos problemas, conflictos interpersonales e individualismos, menos esfuerzo de algunos, toma de decisiones más arriesgadas, incapacidad de llegar a acuerdos, presión hacia el conformismo y mayor consumo de tiempo.   

Formar a los hijos desde pequeños para que realicen actividades importantes en equipo, inicialmente dentro de su núcleo familiar, les va a permitir en su futuro próximo,  mantener comportamientos sociales y laborales armoniosos, ser personas solidarias, aptos para desenvolverse en el manejo de las relaciones interpersonales, buenos consiliadores, no conflictivos y  emocionalmente equilibradas.

Ser "solitarios" no genera buenos resultados en ningún sector, ni en ninguna empresa, el trabajo en equipo es, en suma, una nueva forma de entender el éxito en cualquier ámbito de nuestra vida... déjele el resto al "Llanero Solitario".


No hay comentarios: