Me siguen

Google+ Followers

martes

¿Eres una Persona Rutina?

Casi todos tenemos de lunes a viernes una misma rutina... ir a estudiar, ir a trabajar... otras personas  se quedan en casa y hacen siempre lo mismo, asi transcurre nuestra vida para la gran mayoría.  Quizá algunos están en el trabajo que no les gusta, soñando despiertos... viéndose en otro lugar, haciendo otra cosa, etc. y unos pocos realmente están disfrutando lo que hacen, su rutina es placentera para ellos.

 Los que están agobiados de su día a día, se sienten tristes y aburridos, solo estan ansiosos esperando el fin de semana para al "menos divertirnos", una fiesta... una salida con un grupo de amigos, mucho alcohol y el domingo en casa... nuevamente aburridos, alimentándose  de TV o hablando con personas a través de internet...  quizas esperando un milagro que los saque de allí para "empezar a disfrutar la vida"... Y llegó nuevamente el lunes.

Si se te hace familiar este tipo de situaciones, déjame decirte que no eres el único. Lo que todos necesitamos es... romper las rutinas, tener una vida más activa, una personalidad un poco más extrovertida, una sonrisa sincera que pueda contagiar a los demás y ser más creativos para hacer que nuestro día a día sea algo más placentero.


¿Pero... cómo lograrlo?  MOTIVANDOTE 
Así como el coche necesita un motor para desplazarse de un lugar a otro, nosotros también al momento de conseguir nuestros sueños. Y para ello es necesario tener clara nuestra motivación para poder continuar la vida con mucho optimismo. Cuando hablo de motivación no me refiero a estar gritando como loco: ”¡¡¡Sí!!! ¡¡¡Yo sí puedo!!! ¡¡¡Soy el mejor!!!”, nada más alejado de la realidad. Solamente lograrás tener un estado de ánimo más energético pero para que tengas una verdadera motivación que te permita movilizarte tienes que explorar tus sentimientos, tus emociones, tus gustos, saber a dónde quieres llegar y cómo debes hacerlo para conseguirlo.
Tener una motivación en la vida te hará tener un camino más claro por el cual deslizarte. En vez de ver obstáculos enfócate en tu objetivo, en tus metas...  sueños y harás muchas cosas con tal de llegar a ellos, porque sabes a dónde quieres llegar y tienes confianza en ti mismo porque sabes cómo hacerlo.
Las personas que tienen la motivación necesaria, por más fuera de lo común que parezca, siempre están con ganas de continuar y eso les hace tener una mejor semana. Por el simple hecho de tener ese espíritu optimista de conseguir objetivos se enfocan en ver el mejor lado de las cosas y tu rutina ya no será aburrida, sino interesante y será una fuente doblemente de motivación porque querrás cambiar la situación en la que estás, al hacerlo, estas dando un gran paso para  romper tu rutina.


 Romper la rutina no solamente es hacer algo nuevo cada día, estar motivado y ver el lado positivo de las cosas; sino también es  romper paradigmas, hacer cosas que antes no te atrevías y tener un fuerte deseo de superación. Eso es  romper una  cadena de rutinas. Esas cadenas son tan fuertes que hay que tener un poder increíble para poder quitarlas de encima. Y todos somos capaces de hacer esa hazaña.

 Si una persona lo hace,  ¿Por qué tú no? Si una persona es capaz de saltar de un paracaídas a pesar de que ha tenido muchísimo miedo a las alturas, tú también estás con la posibilidad de tirarte de un altura grande con un paracaídas, (no estoy diciendo que haya que saltar de un  paracaídas) pero eso sí, necesitarás mucha preparación para ello. Todo se aprende y más aún cuando tienes un fuerte deseo de superación.

 Romper la rutina es tener el valor de tomar la acción necesaria para cambiar un poco lo que haces siempre.
Encuentra  una motivación para que tu rutina sea mucho más llevadera, rompe la cadena y haz de oídos sordos y ojos ciegos para lo negativo y mira las cosas que puedes empezar a cambiar desde ahora. Todo depende de ti, si lo deseas…

Esta historia nos permite reflexionar...


"Dos hombres fueron condenados. La sentencia consistía en que en un día determinado, en veinte años, serían torturados lentamente hasta la muerte.
Al escuchar la sentencia, el más joven se retorció de la pena y del dolor y a partir de ese día, cayó en una profunda depresión. "¿Para qué vivir?" se preguntaba, "si de todas maneras van a arrebatarme la vida, y de una manera inconcebiblemente terrible?" Desde ese día nunca fué el mismo. Cuando alguno de sus cercanos, compadecido por su estado, le ofrecía apoyo para tratar de alegrarlo, respondía rencorosamente diciendo: - Claro, como tú no tienes que cargar mis penas, todo te parece fácil. En otras ocasiones también replicaba: - Tú no sabes lo que sufro, no es posible que me entiendas... Y, a veces, alegaba en voz alta: - ¿Para qué me esfuerzo? Si de todas formas...
Y así, poco a poco, el hombre se fue encerrando en su amarga soledad y murió mucho antes de que se cumpliera el plazo de los veinte años.
El otro hombre, al escuchar la sentencia, se asustó y se impresionó, sin embargo a los pocos días resolvió que, como sus días estaban contados, los disfrutaría. Con frecuencia afirmaba: - No voy a anticipar el dolor y el miedo empezando a sufrir desde ahora. Otras veces decía: - Voy a agradecer con intensidad cada día que me quede. Y, en vez de alejarse de los demás, decidió acercarse y disfrutar a los suyos, para sembrar en ellos lo mejor de sí. Cuando alguien le mencionaba su condena, respondía en broma: - Ellos me condenaron, yo no me voy a condenar sufriendo anticipadamente y por ahora, estoy vivo. Fue así que, paulatinamente, se convirtió en un hombre sabio y sencillo, conocido por su alegría y su espíritu de servicio. Tanto, que mucho antes de los veinte años, le fue perdonada su condena."


Fuente: Autor desconocido 


Cree en tu fuerza, disfruta la libertad de ser feliz. Rompe las cadenas de la rutina...  La verdadera libertad no está en lo que haces, sino en la forma como eliges vivir lo que haces, y sólo a ti te pertenece tal facultad. Que tengas una linda semana... y cambia algo de tu rutina.

No hay comentarios: