martes, 29 de marzo de 2011

¿Cómo me estoy sintiendo ahora?

Dicen que tenemos 60.000 pensamientos diarios. Esos pensamientos... son unos 10, repetidos 6.000 veces, los fabricamos en nuestra mente y, nos los decimos a nosotros mismos, así los damos a conocer.

No cabe duda del poder materializador de los pensamientos y las palabras. Nos lo han dicho, por activa y por pasiva, y  la mayoría seguimos sordos a esta verdad, de la que depende nuestro cuerpo, nuestra salud y nuestras experiencias de vida.

Pero, ¿cómo es que se materializan los pensamientos y las palabras que repetidamente pensamos y decimos?

La respuesta:  Aquello en lo que enfocamos persistentemente nuestra atención, lo enviamos y se nos regresa.

Todo es energía... todo. La energía vibra. Y vibraciones atraen vibraciones iguales.

Nuestros pensamientos y nuestras palabras nos provocan sentimientos... emociones. Las emociones emiten vibraciones que salen al espacio, se unen con vibraciones coincidentes, y nos vuelven, en su escencia, a nuestro cuerpo y a nuestras vidas.

Efectivamente, son las EMOCIONES las que crean nuestra vida.

Y solo hay dos emociones, definidas con múltiples adjetivos:

1- Las que nos hacen sentir bien.

2- Las que nos hacen sentir mal.

Amar, odiar, culpar, perdonar, esperar, deprimirse, frustrarse, ilusionarse, entusiasmarse, reir... No es gratuito. Conviene elegir bien porque tiene su precio: una vida de bienestar, alegría y plenitud, o... una vida de miseria, enfermedad, limitación y carencias. Vivir el cielo en la tierra o... vivir el infierno en la tierra.

Tu eliges que pensar. Tu eliges que hablar. Tu eliges que sentir. Tu eliges que hacer. Tú eres el único creador y responsable de tu vida.

Por eso, ¿Cómo te sientes en este momento? ¿Qué estás sintiendo ahora?

Toma conciencia de tus emociones con frecuencia a lo largo del día.
Controlar los pensamientos puede resultar tarea no fácil, pero ser consciente de nuestros sentimientos y emociones si es factible.

Y cuando te sientes mal, es que estás pensando mal...  hablando mal... y / o  actuando mal.

Y cuando te sientes bien, tus pensamientos, palabras y acciones coinciden con las del Ser Divino quién eres.

Está en nuestras manos elegir cómo queremos sentirnos. Solo tenemos que estar atentos.

¿Cómo me estoy sintiendo ahora?.

Según  pienso y hablo...  así siento.

Como siento... vibro.

La esencia de lo que vibro me viene de vuelta: Materializo mis experiencias de vida.

Así es. Es la Ley.