Me siguen

Google+ Followers

viernes

Parece ridículo... pero es verdad

La relajación trae muchos beneficios para nuestro desempeño cotidiano, nos permite estar más alerta, más oxigenados, menos desgastados, logramos eliminar la tensión en general aliviando de manera agradable la rigidez muscular, es decir ese estrés emocional que tanto nos afecta, para luego continuar y terminar nuestro día plenos de energía.

Cúantas veces se han tensado nuestros músculos alrededor del cuello, en la nuca, talvez por mala postura, exceso de trabajo, o estrés... y al llegar a casa solo queremos descanzar, dormir... la mayoría de las veces ni siquiera logramos conciliar el sueño, pues nuestro sistema nervioso continúa alterado, lo que atinamos es a tomar un medicamento, generalmente un analgésico y ya... pero nuestro cuerpo y nuestra mente aún mantienen esas tensiones, solo las hemos adormecido, pero no le hemos proporcionado un alivio real.

La próxima vez que te sientas así, te propongo que realices una sesión de relajación, siéntate o acuéstate en un lugar donde puedas estar tranquilo (a), al menos por quince minutos, empezarás desde los pies y de ahí subirás hasta la cabeza.
Junta los talones y levanta la punta de los pies en dirección a las rodillas, como si desearas que los dedos de tus pies vieran tus rodillas, ténsalos, luego junta las rodillas y sigue con la tensión en los pies, mantenlos así por un tiempo, el que soportes sin que te cause ninguna ansiedad o esfuerzo fuerte, luego suelta rodillas, talones y dedos de los pies.
Ahora intenta juntar los glúteos con la intención de tensar intestinos y vísceras, lo mismo que el anterior haz la tensión hasta cuando sientas la necesidad de dejar de tensionar, es decir que no te produzca un esfuerzo superior a tus fuerzas por mucho tiempo.
Seguimos con los hombros, álzalos y acércalos uno al otro lo más que se pueda, haciéndolos hacia adelante, esto te obligará a cruzar los brazos, ahora estando cruzados tus brazos, cierra los puños y apriétalos con toda tu fuerza, manteniéndote así frunce la frente y el entrecejo, tambien aprieta con cuidado los ojos y la dentadura, respira profundamente y contén la respiración reteniendo el aire adentro el tiempo que te sea posible.
Cuando ya no puedas retener más el aire, suelta de golpe esta postura exhalando y gritando, si es necesario, para liberar la tensión y mover la energía.

Puedes repetir la sesión dos veces, tambien si te gusta la música de relajación la puedes tener puesta, si no, simplemente coloca la melodía suave que más te agrade con un volúmen muy bajo.
Termina y si deseas puedes darte una ducha ligera con agua tibia, no demasiado caliente ni tampoco muy fría, por último ponte el pijama... si necesitas hacer algunas cosas en casa, revisar cuentas, tareas de los hijos, alistar cosas para el día siguiente, etc., éste es el momento ideal, pues has logrado relajar tus músculos, descansar tu sistema nervioso y reequilibrar tu energía de nuevo, cuando tengas que irte a dormir, conciliaras el sueño más fácilmente de forma más tranquila y agradable.

¡Deseo que te sientas bien, hasta pronto!.  


No hay comentarios: