lunes, 16 de mayo de 2011

¿Haces mucho y logras poco?

Intentas una cosa, luego otra... y otra... y sientes que no profundizas en nada, pareciera que nada funciona  y al ver los resultados te das cuenta que realmente has logrado muy poco, ¿sabes porqué te sucede eso?

Lo más seguro es que no sabes dónde está el blanco, y no se puede llegar a donde no se sabe.

Cuando hay actividad sin un objetivo definido, se hace mucho y se logra poco, hay personas que sí se ponen objetivos y parecen lograr sus metas... logran un cierto trabajo, un sueldo determinado, cierta estabilidad... y sin embargo de allí no avanzan, como si estuvieran estancados... simplemente porque quieren y les parece que así estan bien y se sienten bien, otras personas no desean estar así y sin embargo sienten que están encajonadas... es porque son temerosas a los cambios y por lo tanto se limitan.
Si tienes objetivos limitados, tus resultados serán limitados.

Existen otras personas que no sólo logran objetivos sino que logran objetivos enormes que rebasan sus propios límites, son seguros de sí mismos y de lo que quieren y se mantienen en esa línea de pensamiento, no se distraen con piedritas del camino, no se limitan, no se detienen ante los obstáculos sino que les dan la vuelta, programan su mente con dedicación... con persistencia y con los cinco sentidos... ven, escuchan y sienten su objetivo terminado, lo viven como si ya estuviera en su experiencia, cuidadosamente crean y le dan forma a su objetivo mentalmente sin desperdiciar energía, estas son las personas altamente exitosas.

Cuando nuestra mente tiene un objetivo definido podemos enfocarnos y dirigirnos hacia el, seguro que lo obtendremos, no importa las vueltas que haya que dar.

Vale la pena recordar que para que se produzca un efecto en el mundo externo, primero ha tenido que ocurrir algo en el mundo interno, mente y cuerpo se han progrmado y juntos se dirigen en una misma dirección.

Si realmente quieres lograr mucho... repasa estos pasos y ponte en acción:

- Ten muy claro lo que quieres...
- Piensa en lo que realmente quieres en forma positiva
- Imagina tu objetivo terminado con todos los detalles posibles... dónde está, qué hace, cuánto tiempo te toma, qué ves... qué oyes, qué hueles, qué tocas, qué sientes... experiméntalo con todos tus sentidos, con tranquilidad, vívelo... ¿es motivador?... ¿qué te reporta?... ¿tiene realmente un beneficio para tí y para los que te rodean? sigue adelante... enfócate, ponle fecha... práctica esta técnica y verás con satisfacción los resultados... dále tiempo y llegarán, no desistas.

No hay comentarios:

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído