Me siguen

Google+ Followers

jueves

¡ Optimismo... ante todo !

Nada más satisfactorio que conocer, convivir, trabajar, disfrutar y compartir con personas optimistas.

Personas optimistas son aquellas que verdaderamente tratan de ver el lado bueno de las cosas; que miran con optimismo las posibilidades, que ponen su capacidad por encima de las dificultades que diariamente se viven, que agradecen hasta el más mínimo detalle, y las que se esfuerzan por prestar su colaboración en beneficio de los demás.

Una persona optimista siempre es bienvenida en cualquier lugar, e invitada obligada para cualquier evento.

¿Eres tú realmente una persona Optimista? Inténtalo... con los pies en la tierra, optimismo no es dejar de ser realista, es una actitud que evita caer en la apatía, desesperanza o depresión ante situaciones adversas, previniendo conflictos y resolviendo aquellos que súbitamente se presentan.

El pesimista debilita su capacidad y su voluntad al cargar con el peso inútil de los mensajes negativos que se crea.
Con su ansiedad y negativismo no arregla ninguno de los problemas que él mismo se crea, y se siente a toda hora, cercado de amenazas de fracaso.

El optimista, en cambio, toma sus asuntos con calma y sabe que puede llevarlos a feliz término.
Con suficiente confianza en Dios, y en sí mismo, el optimista encuentra las orientaciones y la fuerza para lograr todo lo que se propone.

Si eres indeciso o inseguro, comienza ahora mismo a repetirte una y otra vez:
¡Procederé ahora!
¡Lo haré, lo haré bien y ahora!
Hasta que se te grave profundamente en la conciencia, repítelo al despertar, mientras te bañas y te vistes, al mirarte al espejo, al programar cada paso y compromiso de tu día.
Graba profundamente en tu mente la imagen de la persona segura, diligente, proactiva y efectiva que debes ser en todo momento. En poco tiempo empezarás a reaccionar automáticamente a esta afirmación.

No hay comentarios: