Me siguen

Google+ Followers

sábado

La gratitud puede cambiar todo en tu vida

Simplemente comience a sentir verdadera gratitud por lo que tiene. Mire a su alrededor... su familia, su mascota, cualquier cosa que le provoque amor y gratitud, y permanezca en ese sentimiento, esta energía le ayudará a manifestar lo que desea.

Miremos el universo en el cual vivimos... es un lugar donde todo funciona por leyes, como decía Wallace Wattles en su libro "La ciencia de Hacerse Rico", "Hay una ley de gratitud, y si quieres obtener los resultados que buscas, es abosolutamente necesario que observes esta ley".
Si estamos agradecidos por todo, nos estamos enfocando en lo que queremos, ésta es la razón por la que casi todos los que enseñan sobre la ley de atracción insisten en que veamos nuestros deseos... ya logrados y los agradezcas!
Es una manera poderosa de asegurarnos que estamos poniendo una fuerte energía en la consecución de lo que deseamos.

También decía Wattles, "La gente que sinceramente puede estar agradecida por cosas de las cuales son dueños sólo en su imaginación, tienen fe real. Se harán ricos y van a causar la creación de cualquier cosa que deseen. La gratitud los mantendrá muy de cerca con la armonía del pensamiento creativo y les impedirá caer en el pensamiento competitivo, los alejará del error de pensar que la provisión de riquezas es limitada - ¡Y pensar eso sería fatal para la consecución de sus deseos"

Cuando ponemos nuestra energía en lo que deseamos y agradecemos porque ya lo poseemos, manifestamos en nuestro subconsciente una situación real que acelera el proceso y nos lleva más rápido a obtener lo deseado, puesto que hemos redirigido la energía a lo que queremos, funciona así: poner la energía que ya sabemos que existe, solo crea más de la misma, porque hemos manifestado una emoción, un sentimiento que en este caso es de agradecimiento por lo feliz que nos hace tener... tal cosa, nuestro deseo; pero ojo... igual sucede para lo que no deseamos, pues concentramos toda la energía en la experiencia "mala", nos invade una emoción, un sentimiento... y nuestro subconsciente solo crea más de lo mismo.  Es necesario aclarar que el subconsciente no distingue entre bueno o malo.

Bueno, ya estamos bien con la ley de la gratitud, ahora sabemos que tenemos un universo amigable y abundante, no vamos a discutir con lo que es, trataremos de encontrar lo bueno en todo y esto nos permitirá ser felices y agradecidos.

Ahora, ¿qué más podemos hacer?

Lo siguiente tal vez no te guste del todo, a mi me tomo mucho tiempo entender esto, es una sola palabra...

P E R D O N A R.

Perdonar a todo aquel que alguna vez te hizo algo y por lo cual aún cargas algún resentimiento.
El hombre que te engañó en aquel negocio... la cuñada que nunca te pagó... la maestra que te dió un cero que no te merecías, el exnovio que te trató..., esa amiga íntima que te quitó tu pareja... etc, habrá que hacer una lista para tratar de recordar que hay dentro de nosotros que aún nos causa malestar y resentimiento.

Y aquí esta cómo sabrás si los has perdonado:
¿Puedes desearle genuinamente lo mejor?

El perdón a medias no va a hacer el trabajo, lo tienes que hacer completamente, el perdón no es algo que haces por otra persona, es algo que haces por ti mismo.
El resentimiento a largo plazo tiene efectos secundarios desagradables en tu cuerpo. Pueden aparecer enfermedades, ataques al corazón, cáncer etc, no vale la pena cargar con eso.

El primer paso para liberarse de deudas es soltar a todo aquel que nos debe algo, incluye las deudas emocionales que llamamos resentimientos, no podemos recibir lo que no estamos dispuestos a dar, recordemos que este universo se mueve por leyes, y hay una ley de causa y efecto, cada pensamiento que plantamos, viene a nosotros multiplicado, los resentimientos son pensamientos hacia alguien o algo que siempre regresan a nosotros de una manera u otra.

Por esta razón, cada área de tu vida donde tú no puedes perdonar o no perdonas, es un bloqueo en el fluir de lo que deseas obtener. La única manera de terminar esta obstrucción es estar dispuesto a soltar la persona o situación con gratitud por lo que te han traído.
Recuerda que el universo funciona por ley y no por azar, no hay coincidencias en las personas que se aparecen en nuestras vidas, y como el universo es amigable, así no lo creamos o lo entendamos, ellas - las personas, situaciones etc,- no aparecen para castigarnos, sino con frecuencia para enseñarnos.
Si aplicamos otra ley, la ley de polos opuestos, y sabemos que hay un beneficio, una enseñanza, un regalo, en algún lado de esa experiencia con esa persona o situación, podremos encontrar ese regalo, si buscamos, pero a veces necesitamos distanciarnos de los eventos sucedidos para verlos claramente.

Después de todo, lo que hicieron no tenía nada que ver con nosotros, solo tenía que ver con ellos, cuando verdaderamente podamos disculparlos y desearles el bien, entonces habremos cortado las cadenas de resentimientos que nos amarraban y seremos libres de seguir nuestro camino.

Hay una reflexión que encontré en un libro sobre el perdón: " El resentimiento es como tomarse uno el veneno y esperar a que la otra persona muera". Anónimo.

Y el último paso es dar con agradecimiento y contínuamente, hacerlo te permite colocarte en el fluir de la vida, y te conviertes en una entrada y salida para que el universo abundante trabaje justamente a través de ti.
Da sinceramente, amor, palabras amables, dinero, cosas... lo que sea, pero recuerda que a nosotros el universo nos paga con la misma moneda que damos, así pues, si necesitas dinero, da dinero, (hay muchisimas formas para hacerlo), si necesitas tiempo, da tiempo, si necesitas comprensión, da comprensión, si necesitas....xxx,  da .....xxxx.

Al tomar la acción de dar, demostramos la gratitud por lo que tenemos.

"Si parece que estamos experimentando dificultades es porque no estamos en el fluir de la vida. Una de las mejores maneras de entrar en el fluir es a través del dar" Eric Butterworth.



No hay comentarios: