Me siguen

Google+ Followers

domingo

Cuando la solución está más cerca del problema


El maestro Manju decía que las enfermedades son "cristalizaciones de las emociones contenidas".

Muchas veces…

El resfrío chorrea cuando el cuerpo no llora.
El dolor de garganta tapona cuando no es posible comunicar las aflicciones.
El estómago arde cuando las rabias no consiguen salir.
La diabetes invade cuando la soledad duele.
El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.
El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.
El corazón afloja cuando el sentido de la vida parece terminar.
La alergia aparece cuando el perfeccionismo está intolerable.
Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas.
El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.
La presión sube cuando el miedo aprisiona.
Las neurosis paralizan cuando el niño interior tiraniza.
La fiebre calienta cuando las defensas explotan las fronteras de la inmunidad.

¡Cuidado con esos estados anímicos... podemos enfermar!

No cabe duda que la vida emocional es un complejo de emociones y sentimientos que nos logran afectar de una u otra forma. Cada persona, en su individualidad, percepción personal de la vida, y forma de resolver sus dificultades o desafíos, asimila, canaliza y expresa sus emociones de forma muy particular.
Para algunos las emociones constituyen una cadena constante de malestar emocional al no saber como asumirlas y expresarlas.

Nuestros estados emocionales llegan a ser indicativos de la situación que vivimos o que atravesamos. Así, la expresión de nuestro malestar llegan a ser mecanismos de liberación que nos hacen revaluar nuestras relaciones interpersonales, la influencia que el medio ejerce sobre nosotros, y la propia reacción a lo que nos ocurre.

Las emociones no fueron dadas para repirmirlas,  requieren expresarse,  si esto no ocurre, nos afectamos.

De modo que, debemos valorar lo que sentimos, cómo nos afecta, qué aporta o no a nuestro crecimiento personal, qué tipo de relaciones sostenemos con los demás y cómo construyen o destruyen nuestra autoestima e integridad.

No hay comentarios: