Me siguen

Google+ Followers

miércoles

El Éxito es el factor más Peligroso...



... porque lleva inevitablemente a la satisfacción consigo mismo !

¡ No confundamos Satisfacción con Felicidad !

Cuanto más exitosos nos sentimos, creamos un modelo mental, y... debemos tener en cuenta que estos modelos mentales no son eternos, la verdadera fuente del éxito es más una combinación de factores, desde luego esto no es un descubrimiento nuevo, pero sí es cada vez más importante tenerlo presente,  porque los cambios ocurren más rápidamente que antes, y debemos adaptarnos a las nuevas situaciones que se nos presenten con mucho más conocimiento, pues aferrarnos a modelos mentales anticuados puede ser fatal.

Es necesario realizar constantemente autoevaluaciones, al atrevernos a hacerlas, empezamos a crear la base para continuar nuestro crecimiento personal y/o profesional y así entrar en un segundo ciclo.
Como en cualquier organización, debemos ser capaces de innovar constantemente y en todos los rincones de nuestra vida, es decir rediseñar para permitir y defender nuestro crecimiento.

La cantidad de conocimiento disponible ha crecido y continúa haciéndolo, ahora juegan un papel  más importante otros aspectos... medioambientales, emocionales, éticos, estéticos, etc., esto no quiere decir que tengamos que prestar menos atención a nuestros principios y/o valores tradicionales, sino por el contrario, debemos fortalecerlos pues ellos han sido nuestros pilares que han sostenido nuestra vida en un primer ciclo, pero, con esta explosión del conocimiento, más hoy en día, que hay una amplia gama de oportunidades para mejorar y demasiadas alternativas a elegir,  se hace necesario pensar en nuestra situación actual, para transformarnos en seres muchos más conscientes con el medio en el cual nos desenvolvemos dia a día. 

Hace pocos años apenas había teléfonos fijos únicamente, hoy todos contamos con un móvil y línea propia; mucha gente veía que el mundo estaba cambiando, pero lo sentían muy lento, el conocimiento estaba creciendo y se hacían descubrimientos importantes, pero en comparación con hoy, las cosas eran estables, había poco de dónde elegir y los productos vivían décadas sin apenas sufrir modificaciones de diseño y fabricación.
Actualmente existen estadísticas que confirman que en la última década, se han creado más cosas nuevas que en todos los siglos anteriores,  las industrias, países y empresas, hoy son tan diferentes,  hay un gran sistema único, todo como conectado a todo lo demás, y casi no existen barreras, por todo esto, se hace indispensable que nosotros,  nos adaptemos a los cambios del entorno y entendamos que los nuevos líderes son personas que basan su trabajo en los valores compartidos más que en la autoridad y el poder, y las organizaciones emplean a gente que necesita pensar sobre lo que está haciendo y el por qué, no personas autómatas que suelen hacer lo mismo año tras año, pues actualmente pocos entornos son estables.

Todo esto significa que como personas, debemos empezar por mentalizarnos que somos absolutamente responsables de nuestros actos y de nuestra situación actual, sin desarrollar una imagen falsa sobre lo que nos rodea, por ejemplo: creer que los culpables de nuestra situación son los demás, y también se hace necesario cada vez en mayor grado, admitir nuestros errores, y corregirlos a tiempo,  para lograr todo esto es necesario conocernos a fondo, tener una alta autoestima, y no permitir que la ansiedad rebaje nuestra energía y anule la concentración que debemos tener.

Preocuparnos no sirve de nada, no  soluciona ningún problema, y por el contrario perjudica la salud, tampoco podemos quedarnos lamentándonos, ni en la cómoda postura de víctimas. Todo depende de cada uno, lo que somos,  lo que ganamos, con quién estamos ... o dónde estamos, etc..
  Cada uno de nosotros debemos estar dispuestos a cambiar y mejorar, no creer que porque hemos tenido  éxito, éste vaya a durar para siempre, estar satisfechos con lo que hemos logrado es solo un paso más,  cada día se hace indispensable ejecutar en forma innovadora nuestros planes de vida para avanzar y mejorar lo que hemos conseguido.

Estamos a mediados del mes de enero, deseosos de ejecutar nuestros propósitos y planes de vida para éste nuevo año, es necesario actuar ya, no permitirnos que llegue febrero y caer en la rutina de un nuevo año sin avanzar, quedándonos estancados en la misma situación actual.
Si tu meta es lograr una mejora en cualquier aspecto de tu vida, comenzar un negocio, mejorar el que tienes, realizar nuevos estudios, buscar otros ingresos... etc, es hora de comenzar. 


Este cuento nos ilustra lo que sucede aún con muchas personas que no se han dado cuenta de la importancia de la innovación  en sus vidas o profesiones...

El corcho

Hace años, un inspector visitó una escuela primaria.
En su recorrido observó algo que le llamó la atención: una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían un gran desorden; el cuadro era caótico.
Decidió presentarse:
“Permiso, soy el inspector de turno, ¿Algún problema?”
“Estoy abrumada señor, no se qué hacer con estos chicos... No tengo láminas, el ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles.”

El inspector que era un “Docente de Alma”, vio un corcho en el desordenado escritorio, lo tomó y con aplomo se dirigió a los chicos:
¿Qué es esto?  “Un corcho señor...gritaron los alumnos sorprendidos”.

“Bien, ¿De dónde sale el corcho?”.

De la botella señor. Lo coloca una máquina..., del alcornoque... de un árbol... de la madera..., respondían animosos los niños.

¿Y qué se puede hacer con madera?, continuaba entusiasta el docente.

  Sillas..., una mesa..., un barco. Bien, tenemos un barco.

¿Quién lo dibuja? ¿Quién hace un mapa en el pizarrón y coloca el puerto más cercano para nuestro barquito?

Escriban a qué provincia  pertenece.

¿Y cuál es el otro puerto más cercano?
¿A qué país corresponde? ¿Qué poeta conocen que allí nació? ¿Qué produce esta región? ¿Alguien recuerda una canción de este lugar? Y comenzó una tarea de geografía, de historia, de música, economía, literatura, religión, etc.

La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase le dijo conmovida:

“Señor nunca olvidaré lo que me enseño hoy. Muchas Gracias.”

Pasó el tiempo. El inspector volvió a la escuela y buscó a la maestra.

Estaba acurrucada atrás de su escritorio, los alumnos otra vez en total desorden...
     
“Señorita... ¿Qué pasó? ¿No se acuerda de mí? Sí señor ¡Cómo olvidarme! Qué suerte que regresó. No encuentro el corcho. ¿Dónde lo dejó?”

Enrique Mariscal




No hay comentarios: