Me siguen

Google+ Followers

viernes

No se sienta culpable...

Se puede ser madre... y a la vez trabajar fuera de casa...
Es indudable que los hijos con quien mejor están es con su madre, pero la vida ha cambiado, las mujeres estudian... se reciben después de no pocos esfuerzos, se casan y cuando tienen un título sería muy frustrante pretender que no les importe quedarse en casa.

Las madres de antes no trabajaban, hacían las tareas hogareñas, cocinaban y estaban dedicadas tiempo completo a ser esposas y madres... ahora ya son abuelas y algunas bisabuelas pero la mayoría pertenece a una generación de madres que lamentablemente no tuvieron vida propia.

Ahora es muy diferente, la excepción de la regla son las madres que no trabajan y todas las demás tienen ocupaciones, horarios de oficina... responsabilidades profesionales muy importantes, pero no por eso abandonan a sus hijos, sin embargo casi todas sienten algún tipo de culpa por dejar a sus hijos al cuidado de otras personas.

Es probable que el mayor sentimiento de culpa lo sufran quienes han tenido a sus madres a su lado mientras fueron pequeñas y tambien aquellas madres que fueron dejadas por sus propias madres al cuidado de otras personas y que ahora tienen que dejar a sus hijos porque también ellas trabajan.
Otra causa que todavía persiste en la sociedad es la expectativa de rol de que toda madre tiene como tarea esencial el cuidado de sus hijos.

Hoy en día sabemos que los hijos de las madres que trabajan fuera del hogar se desarrollan más rápidamente, y, si nos organizamos de forma tal que podamos repartir el tiempo que le dediquemos a las actividades laborales y a cumplir con nuestros compromisos con los hijos, lograremos vivir plenamente, sin resentimientos ni culpas y si, con una gran cantidad de energía adicional que se las transmitiremos a nuestros hijos.

Los cambios sociales exigen cambios psicológicos, las exigencias del mundo moderno para vivir son mayores, se necesitan más cosas, comodidades... un auto para cada uno, conocer el mundo... tener oportunidades que antes no existían para la gran mayoría. Hoy la televisión se ocupa de mostrar todas las cosas que se están perdiendo esas mujeres que decidieron no salir a trabajar, además la vida es larga y pasan muchas cosas, los chicos crecen y pronto se van de la casa y la que se queda sola es la madre, sin demasiado que hacer, con muy pocas ganas a su edad de elaborar un proyecto y casi sin nada que decirle a su marido.

También, si  después deciden iniciarse en la vida laboral, las selectoras de personal discriminan por edad, por sexo, y tambien consideran que un título con muchos años de antigüedad, sin gran experiencia y con poca o nulas actualizaciones prácticamente está obsoleto, y en ese momento comienza una de esas madres que decidió dedicarle todos esos años a sus hijos a preguntarse porqué habré dejado de... y sentirá que su vida no fué todo lo anhelaba.

No hay comentarios: