Me siguen

Google+ Followers

miércoles

Sí es posible vencer los PENSAMIENTOS NEGATIVOS

Existen muchas técnicas para modificar los pensamientos negativos, que en varias ocasiones son los responsables de nuestro sufrimiento.

Mi objetivo es señalar una técnica, mostrar su utilidad y comunicar que Sí es posible vencer esos pensamientos.

Cuando sentimos un malestar emocional o nuestro comportamiento sea inadecuado, se hace necesario intentar primero que todo  identificar el pensamiento responsable.

La técnica que podemos utilizar cuando nos encontremos en un torbellino de pensamientos negativos   sería empezar por  cuestionarnos:

 ¿Qué está pasando por mi mente?, y una vez lo identifiquemos, ubicarlo en el contexto donde tuvo lugar.

Son cinco preguntas básicas ante una situación:

- La Emoción Perturbadora... ¿Qué sentí?

- El Ambiente... ¿Qué pasó antes? y Qué pasó después?

- El Comportamiento Manifiesto... ¿Qué hice o cuál fue mi comportamiento?

Para llevar a cabo esta técnica podemos utilizar estas preguntas que nos servirán de guía:

1- ¿Qué ocurrió inmediatamente antes de que el pensamiento tuviera lugar o qué lo disparó?
Por ejemplo: "Me rechazaron", Me ignoraron", "Me hicieron esperar", "Me atacaron", "Me equivoqué"... etc.

2- ¿Qué pasó por mi mente?
Por ejemplo: "Nadie me quiere", "Soy un (a) tonto (a)", "Soy un (a) fracasado (a)", "Soy débil"... etc.

3- ¿Qué sentí después del pensamiento?
Por ejemplo: "Estoy triste", "Tengo miedo", "Siento una rabia incontenible", "Me siento frustrado (a)"... etc.

4- ¿Qué hice o cuál fue mi comportamiento?
Por ejemplo: "Me humillé", "Grité, insulté", "Me alejé", "Pedí disculpas"... etc.

5- ¿Qué pasó después de mi comportamiento?
Por ejemplo: "La persona que me rechazó se alejó ofendida", "Me ignoró", "Me agredió físicamente o de palabra"... etc.

Si queremos cambiar nuestra manera de pensar, el primer paso es observar el pensamiento e identificar la relación que él establece con todo el conjunto de hechos que lo rodean, esto es muy importante recordarlo y tenerlo presente.
Cuando utilizamos la guía anterior, la guía de auto-observación, el pensamiento quedó identificado y contextualizado, lo hemos puesto en la mira y podemos confrontarlo si es necesario.
Los pensamientos erróneos disparan una emoción perturbadora y un comportamiento de manipulación emocional, y para atacar estos pensamientos negativos, nuestro principal recurso es poner en DUDA ese pensamiento NEGATIVO y reemplazarlo por otro más aterrizado, racional o adaptativo.

Del análisis que hagamos para atacar los pensamientos debemos tener en cuenta al menos estos tres aspectos:

1- ¿Hay hechos que avalen nuestro pensamiento? o es sólo cuestión de nuestra imaginación o sentimientos.

2- ¿La conclusión ha sido razonable y razonada? o es posible obtener otras explicaciones alternativas de igual valor.

3- ¿Tenemos claras las consecuencias que nuestra manera de pensar tiene o tendrá sobre nuestra vida?, ¿ Ventajas y... Desventajas?

Recordemos que nuestra mente nunca está silenciosa, si el parloteo es negativo, nos sentiremos mal, si es positivo, nos sentiremos bien, por eso debemos encauzar nuestra mente, estableciendo una disputa amistosa, dejemos de lado el auto-engaño  o el convencimiento superficial, no saquemos conclusiones erradas, al contrario, podemos cuestionarnos: "¿Realmente estoy en lo cierto?".

No se trata de perder la confianza en nosotros mismos y cuestionarnos por todo, sino que cuando un pensamiento nos haga sentir mal, lo repasemos, lo investiguemos y lo examinemos en profundidad.

Si pensamos bien... nos sentiremos mucho mejor, lograremos ver las cosas como realmente son y no con distorsiones, lograremos eliminar gradualmente los malos pensamientos que son los responsables de esas emociones destructivas, mejoraremos nuestra calidad de vida, seremos mucho más flexibles, optimistas, moderados y serenos, en últimas... mucho más equilibrados, con un dejo de tranquilidad de que estamos obrando a conciencia.


La Transformación está en tus manos. 





No hay comentarios: