miércoles, 19 de octubre de 2011

Primero comunícate contigo mismo

¿Quieres impactar positivamente? Continuando con la serie de artículos relacionados con este tema.

"La Clave para ganar es mantener la compostura en medio del estrés" Paul Brown.

Controlar nuestras emociones no es nada más que una clave para  llegarles a otras personas, y comunicarnos adecuadamente con los demás. Dominar el arte de controlarnos cambiará nuestra vida porque evitará que nosotros mismos seamos nuestro propio peor enemigo. Para tomar el control en una situación estresante la primera regla más importante es: contrólate primero tú. 


Elevarnos por encima de una crisis y hacer lo correcto es inteligente y ético. 
Algunas personas en momentos de crisis no saben cómo actuar,  entran en pánico, mienten, ocultan el problema o se derriten frente a él.


Inicialmente, y esto nos sucede a todos, es una respuesta universal ante una crisis que nos golpea, nos asustamos,  lo importante es no permanecer en ese estado, en lugar de eso, nuestros valores centrales deben impedir que nuestras emociones hiervan y nos lleven a hacer algo precipitado, como perder el control, culpar a otro, escondernos... etc. 

La forma como podemos aprender a  enfrentar un momento de estrés o crisis es realizando unos pasos sencillos:

- No niegues que estas enfadado o asustado, en lugar de eso identifica tus sentimientos y reconócelos, usando palabras de forma silenciosa para describir tus sentimientos.   ("si, estoy enfadado, asustado, etc), dilo en voz alta si estás solo, porque el acto físico de exhalar al hablar te ayudará a calmarte. Si estás en una posición en la que puedes alejarte por un minuto o dos, hazlo, si no, no hables con nadie más durante esos primeros segundos. Debes enfocarte en reconocer y avanzar a partir de tu enojo o pánico.
Esta fase se llama (fase de reacción).

- Después admites la poderosa emoción que estás sintiendo, respiras profunda y lentamente por la nariz con tus ojos cerrados y la sueltas, sigue haciéndolo durante el tiempo necesario para que se vaya. Después de haber liberado tus emociones, sigue respirando lentamente y relájate, esto te permitirá comenzar a ganar nuevamente tu equilibrio interior.
Esta fase se llama (fase de liberación).

- A continuación prepárate para la defensa o  para responder de forma calmada, piensa en lo que puedes hacer para controlar la situación o reparar el daño y sacar lo mejor de la situación.
Esta fase se llama (fase de reorientación).

Al realizar estos pasos  te lograras controlar y  si eres propenso a responder verbalmente de forma  agresiva o propenso a las lágrimas cuando alguien te ataca,  en lugar de luchar contra eso, estarás en la posición de observar esa opción y decidir que no suceda.

Controlarnos puede hacer la diferencia entre llegarle a la gente o perderla. 



Fuente: Título del libro en inglés: "Just Listen: Discover the Secret to Getting Through to Absolutely Anyone"  Autor Mark Goulston. Traducido y Publicado por: Editorial Taller del Exito