Me siguen

Google+ Followers

miércoles

Despejando el camino

En ocasiones nos esforzamos muchísimo y no obtenemos resultados, suele sucedernos en cualquier ámbito de la vida, ya sea en el dinero, en el amor, en el trabajo o en cualquier otra cosa que hagamos; nos sentimos impotentes y frustrados, a veces hasta hemos llegado a pensar que estamos malditos (as), o que existe alguna fuerza sobrenatural que no desea que obtengamos lo que deseamos y  que hemos luchado tanto.

Partamos de la base que no hay maldiciones ni fuerzas sobrenaturales, la mayoría de nosotros no nos damos cuenta de que la falta de resultados se debe a nuestras creencias equivocadas.

El problema es interior... tiene que ver con cómo nos vemos a nosotros mismos.
Nos vemos como personas inteligentes o no muy inteligentes? como trabajadores o perezosos? como ricos o pobres?

La verdad es que permanentemente generamos situaciones que confirman lo que pensamos de nosotros mismos. Tenemos una serie de creencias equivocadas fijadas en nuestro interior -subconsciente-, las cuales alimentamos constantemente, y casi siempre terminamos  pensando que el problema es otro, sin darnos cuenta que el problema somos nosotros.

Por ejemplo, una creencia equivocada común con respecto a la riqueza es: "el dinero nos vuelve malos", o "el dinero no hace la felicidad", etc.

Para despejar el camino, debemos eliminar nuestra creencia equivocada reemplazándola por una creencia correcta, es decir debemos comunicarle a nuestro subconsciente una nueva creencia, para que la antigua sea reemplazada, recordemos que el subconsciente no puede lidiar con el vacío, se hace necesario siempre reemplazar las creencias equivocadas por creencias nuevas, verdaderas y acordes con lo que deseamos, de esta forma vamos despejando el camino para atraer a nuestra vida lo que tanto anhelamos y por lo que hemos trabajado para conseguirlo.

Siguiendo el mismo ejemplo de la riqueza, la creencia correcta que debemos reemplazar en nosotros es: "el dinero me permite hacer muchas obras de caridad, puedo ayudar a muchos","el dinero me trae alegría y libertad"," me siento bien siendo rico y contribuyendo con la sociedad".Así debe ser la creencia nueva que reemplace la incorrecta.
En cuanto al falso argumento o creencia de "el dinero no hace la felicidad", pues tampoco el oxígeno hace la felicidad, y sin embargo eso no significa que tengamos que dejar de respirar, la riqueza no es mala, ni el dinero vuelve malo a nadie, esas creencias están erradas, las llevamos desde siempre, las alimentamos continuamente, y... después nos quejamos porque no tenemos dinero.

De la misma forma que como con el ejemplo de la riqueza, podemos tener creencias equivocadas con respecto a nuestra inteligencia, a lo que merecemos, un buen trabajo, buena salud, una pareja amorosa con quien compartir la vida, etc,  etc, para despejar el camino se hace necesario que suplantemos la creencia errónea, por una nueva y valedera, para atraer lo que tanto deseamos.

Con este cuento termino...


LA ROCA DEL SACRIFICIO




Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino. Se escondió y miró para ver si alguien quitaba la tremenda piedra. Algunos pasaron simplemente dando una vuelta. Muchos culparon al rey por no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo nada para sacar la piedra del camino. 

Un campesino, que pasaba por allí con una carga de verduras, la vio. Al aproximarse a ella, puso su carga en elpiso y trato de mover la roca a un lado del camino. Después de empujar y fatigarse mucho, con gran esfuerzo, lo logró. Mientras, recogía su carga de vegetales, vio una bolsa en el suelo, justo donde había estado la roca. 

La bolsa contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey diciendo que el oro era la recompensa para la persona que removiera la piedra del camino. El campesino aprendió ese día que cada obstáculo puede estar disfrazando una gran oportunidad

No hay comentarios: