lunes, 12 de septiembre de 2011

Cuestión de Actitud


Cuanto más vivo, más cuenta me doy del impacto que la ACTITUD tiene sobre mi vida.
Mi  ACTITUD, para mí, es más importante que los hechos.
Es más importante que el pasado, que la educación, el dinero, las circunstancias, que los fracasos, el éxito, que lo que otras personas piensan, digan o hagan.
Es más importante que las apariencias, los dones o la destreza.
Levantará o hará fracasar una empresa... una iglesia... un hogar.
Lo admirable es que día a día es nuestra la elección de la ACTITUD que asumiremos en respuesta a toda situación.
No podemos cambiar nuestro pasado... no podemos cambiar el hecho de que la gente actúe en determinado modo.
No podemos cambiar lo inevitable. Lo único que podemos hacer es tocar la única cuerda que tenemos, y esa es nuestra ACTITUD.


"Estoy convencido de que la vida esta constituida por un 10% de lo que me ocurre y el 90% de cómo reacciono ante ello. Y así es también contigo...
En todo momento somos responsables por nuestra ACTITUD. En efecto, nuestra manera de ser depende  eternamente de nuestra ACTITUD".Charles Swindoll

Muchas personas están convencidas, y yo estoy totalmente de acuerdo, que al final, cada uno de nosotros encontramos siempre lo que esperamos encontrar en nuestra vida; es una cuestión de actitud...

La actitud es la energía que mueve nuestros pensamientos, y en consecuencia, los sentimientos y conductas. Nosotros podemos elegir en todo momento, delante de determinados hechos que nos sucedan en la vida, tomar una actitud determinada. A partir de ésta elección, nos encontraremos con una realidad u otra que podrán ser completamente dispares.

Dicen que las personas somos lo que llevamos en nuestro interior, y que sin darnos cuenta, esto se transmite a través de la actitud que tenemos ante la vida y ante los demás. Si en nuestro pasado hemos vivido reiteradas situaciones de desengaño (amoroso, laboral, de amistades...), probablemente nuestra actitud será de desconfianza, nos será difícil apostar por los demás de entrada. Si por el contrario, nuestra historia está llena de gente que nos ha aportado mucho y de la que hemos aprendido y establecido lazos estrechos y nutritivos, nos será bastante fácil generar nuevas relaciones en un clima de confianza y seguridad.

TIPOS DE ACTITUD

Podríamos clasificar los diferentes tipos de actitud ante la vida en tres:

-Actitud Observadora: se trata de personas que prefieren mantenerse en la posición del espectador, antes que tomar riesgos. Suelen ser negativas y no actúan, siempre prefieren que otros les resuelvan sus problemas.

-Actitud Crítica: son las personas que siempre tienen que dar su opinión, expresar sus quejas de todo lo que no les parece bien, de lo que falta... y a menudo son los que cuando el carro se ha caído te dirán por donde tendría que haber pasado...También suelen ser negativos.

-Actitud Activa: tienen interés por aprender, por saber más, por comprenderse a sí mismos y a los demás que están a su alrededor, quieren profundizar en sus conocimientos. Saben buscar siempre el lado positivo de las situaciones y se sienten los protagonistas de sus vidas. Saben que tienen el control y tienen claro que cuando algo no sale bien, es una gran oportunidad para aprender de ello. Son positivos y proactivos.

Es cierto que muchas veces nuestra actitud dependerá de varias circunstancias, pero lo que no debemos olvidar es que siempre tenemos la última palabra en la actitud que elegimos para vivir.

¿CÓMO CAMBIAR?

Para modificar y entrenar nuestras actitudes, debemos elegir de manera adecuada los pensamientos y sentimientos sobre todo aquello que nos vaya ocurriendo. Se trata de “desaprender” viejas actitudes que no nos ayudan ni nos favorecen, y aprender otras que sean de verdad potenciadoras y que nos ilusionen, que nos influyan positivamente en nuestra vida. Se puede aprender a pensar en positivo.

Hay una serie de conductas que favorecerán una actitud positiva:

- Ver las situaciones como una oportunidad de aprendizaje

- Utilizar un lenguaje positivo y reforzador: yo puedo, soy capaz...

- Emplear un tono de voz entusiasta y alegre

- Soltar el pasado y dejar de darle fuerza puesto que YA PASÓ

- No tener miedo al futuro, pues dependerá de lo que haga hoy


¿CON QUÉ ACTITUD ACOSTUMBRAS A MOVERTE POR TU VIDA? ¿TE IDENTIFICAS CON ALGUNO DE ESTOS PATRONES?

Fuente:Tomado apartes del blog de Silvia Conwgest


Para terminar este post comparto el cuento  sobre  la ACTITUD de Pedro Pablo, Sacristán...

CUENTO, TINTERO y PLUMA...

En una pequeña ciudad hubo una vez un cuento vacío. Tenía un aspecto excelente, y una decoración impresionante, pero todas sus hojas estaban en blanco. Niños y mayores lo miraban con ilusión, pero al descubrir que no guardaba historia alguna, lo abandonaban en cualquier lugar.

No muy lejos de allí, un precioso tintero seguía lleno de tinta desde que hacía ya años su dueño lo dejara olvidado en una esquina. Tintero y cuento lamentaban su mala suerte, y en eso gastaban sus días.

Quiso el azar que una de las veces que el cuento fue abandonado, acabara junto al tintero. Ambos compartieron sus desgracias durante días y días, y así hubieran seguido años, de no haber caido a su lado una elegante pluma de cisne, que en un descuido se había soltado en pleno vuelo. Aquella era la primera vez que la pluma se sentía sola y abandonada, y lloró profundamente, acompañada por el cuento y el tintero, que se sumaron a sus quejas con la facilidad de quien llevaba años lamentándose día tras día.

Pero al contrario que sus compañeros, la pluma se cansó enseguida de llorar, y quiso cambiar la situación. Al dejar sus quejas y secarse las lágrimas, vio claramente cómo los tres podían hacer juntos mucho más que sufrir juntos, y convenció a sus amigos para escribir una historia. El cuento puso sus mejores hojas, la tinta no se derramó ni un poco, y la pluma puso montones de ingenio y caligrafía para conseguir una preciosa historia de tres amigos que se ayudaban para mejorar sus vidas.

Un joven maestro que pasaba por allí triste y cabizbajo, pensando cómo conseguir la atención de sus alumnos, descubrió el cuento y sus amigos. Al leerlo, quedó encantado con aquella historia, y recogiendo a los tres artistas, siguió su camino a la escuela. Allí contó la historia a sus alumnos, y todos se mostraron atentos y encantados.

Desde entonces, cada noche, pluma, tintero y cuento se unían para escribir una nueva historia para el joven profesor, y se sentían orgullosos y alegres de haber sabido cambiar su suerte gracias a su esfuerzo y colaboración.


Autor.. Pedro Pablo Sacristan

No hay comentarios:

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído