Me siguen

Google+ Followers

sábado

¿De qué se trata la vida?


Había un gran incendio en un bosque de bambú; el incendio formaba llamaradas impresionantes, de una altura extraordinaria; y una pequeña ave, muy pequeñita, fue al río, mojó sus alas y regresó sobre el gran incendio, y las empezó a agitar para apagarlo; y volvía a regresar y volvía a ir una y otra vez; y los demás animales que la observaban, sorprendidos la llamaron y le dijeron:

-¿Por qué estás haciendo eso? ¿Crees que con esas gotitas de agua apagarás un incendio de tales dimensiones? No lo vas a lograr.

Y el ave humildemente contestó:
-El bosque me ha dado tanto, lo amo tanto, yo nací en él. Me ha dado todo mi ser. Este bosque es mi origen y mi hogar y me voy a morir lanzando gotitas de amor, aunque no lo pueda apagar.

Los demás entendieron lo que hacía la pequeña ave y la ayudaron a apagar el incendio.

Reflexión: Cada gotita de agua apacigua un incendio... Cada acción que con amor y entusiasmo emprendemos reflejará un mejor mañana... No subestimes tus gotas: millones de ellas forman un océano.

Todo acto que con amor realicemos, regresa a nosotros multiplicado... de esto se trata la vida.

Desconozco su autor

viernes

Todo es posible


“Yo también puedo lograrlo, Yo también puedo crecer, Yo también puedo prosperar”.



Todos los días millones de personas en el mundo, renuncian a buenas ideas y a proyectos con un tremendo potencial de éxito, al ponerse a analizar las imposibilidades y los obstáculos imprevistos que pueden surgir. La gran mayoría nos fuimos acostumbrando con los años a pensar negativamente. Un pequeño y simple obstáculo, cuando ha hallado un lugar en la mente para desarrollarse, hace caer por tierra todos los otros argumentos positivos que demuestran que sí se puede lograr.

Lo bueno es que la historia revela ejemplos de grandes hombres celebres que triunfaron a pesar de sus grandes impedimentos y una no pequeña adversidad. Gente singular como tú y como yo… pero que tenían una cualidad muy destacada: sabían encontrar una oportunidad ante cada dificultad de la vida.


Entra a la vida, y siéntete vivo en las pasiones y también en la espera...
En los aciertos y en los desaciertos...
En el éxito y en el fracaso...
Muchos escapan cuando llega el momento de entrar... la puerta siempre está frente a nuestros ojos sólo que es mejor por conveniencia quedarse detenido y no abrirla...
¿Por qué digo por conveniencia?
Porque cuando pensamos en lo que vivimos, cuando algo no resultó como esperamos, cuando nos pegaron justo en el corazón y el sacudón nos dejó debilitados... es preferible cuidarnos y resguardarnos antes de volver a intentarlo... y entonces parados ahí, firmes nos decimos: Mejor no me arriesgo de nuevo... y si vuelvo a sufrir? y si pasa lo mismo?
Y qué grave error porque sólo aprenden a vivir aquellos que se entregan sin temor, que se animan a entrar a la vida reconociendo que al pasar esa puerta serán los verdaderos protagonistas de esa historia.

Entra... Vive... Renace... Levántate...

 
¡Todo es posible!


Atesora este poderoso concepto en tu mente, en tu corazón, en tu alma, guárdalo en tu subconsciente hasta que se arraigue profundamente: Acepta la posibilidad de que “Tu también puedes”… Y recuérdatelo cada día de tu vida, especialmente cuando surjan grandes obstáculos delante de ti.

jueves

Tres actitudes positivas para poner en práctica

Son muchas y muy variadas las interpretaciones que se hacen en torno a los "monitos sabios" Japoneses, para este artículo tomaré la siguiente...

Existen tres monitos muy sabios que probablemente conozcan. Lo que nos dicen estas  criaturas es que no veamos la maldad, no escuchemos la maldad y sobre todo no hablemos sobre ella. Estas tres actitudes encierran un mensaje muy positivo que podemos comenzar a implementar.

Bajo el nombre de Mizaru tenemos al sabio primate que no ve la maldad. Mientras tu mirada más se concentre en las cosas buenas que te rodean, en esas hermosas bendiciones que ya tienes y que muchas veces ignoras o le restas importancia, mejor te sentirás con lo que ya tienes ahora. Concentrarse en la falta solamente te hace sentir miserable y le quita importancia a lo que ya has logrado. No veas el error, no veas el desastre, aprende de él y luego pregúntate... ¿qué es lo bueno que tienes en tu vida aquí y ahora? Es mejor así y es una actitud positiva que te ayuda.

Kikazaru no escucha la maldad. ¿Se han percatado de que en los noticieros priman las malas noticias? ¿Qué la gente siempre se queja? ¿Que las críticas fluyen más que los halagos o que nosotros decidimos darle más importancia a las críticas que a las cosas bellas que dicen de nosotros? Es hora de decir basta... hay un momento en que tenemos que tomar las riendas de nuestro destino y decidir qué escuchar y que no. La respuesta es muy sencilla, las cosas que te hacen bien debes mantenerlas en tu camino y alimentarlas, aquellas personas que te hacen daño o la situaciones que no te satisfacen por completo o te disminuyen, déjalas que se evaporen.

Iwazaru no habla maldad. No solamente podemos caer en la tentación de hablar mal de los demás, de quejarnos, de ser incomprensivos, intolerantes, sino que usualmente solemos hablarnos a nosotros de una manera despiadada, como si tuviéramos que juzgarnos como los peores personajes de la historia. También podemos caer en quejarnos constantemente de nuestra situación mientras contemplamos como va pasando el tiempo y no hacemos nada. Seamos gentiles con los demás, pero también deberíamos serlo con nosotros.

Cuando pensemos en tener una actitud positiva esta metáfora es muy oportuna.
Seamos conscientes a qué le prestamos atención, y hacerlo,  va a generar una diferencia muy importante en nuestra vida, cuando decidamos escuchar  frases de cariño, ver lo hermoso que tenemos, ser agradecidos por lo que hemos logrado, toda nuestra actitud comienzará a cambiar, y no hay nada más hermoso que vivir desde una actitud positiva que nos brindará fuerza cuando más lo necesitemos.

Tomado de un artículo de la Psicóloga Mariana Alvez -  Psicología Positiva del Uruguay

A manera de información...
Estos tres monitos... "es una de las estatuas más famosas de Japón, por su significado y también por su origen misterioso. Hay un proverbio japonés que dice “No veas lo malvado, no escuches lo malvado, no digas con maldad”. Este proverbio parece ser que proviene de unas escrituras de Confucio. Los tres monos sabios tienen nombre, Mizaru (el que no ve, 見ざる), Kikazaru (聞かざる, el que no escucha), Iwazaru (言わざる, el que no dice). Lo curioso es que la terminación “zaru” significa “no hacer” (En japonés antiguo) y a la misma vez también significa “mono”. Seguramente sea por eso por lo que el proverbio fue representado con una estatua de tres monos".

miércoles

Solo alcanza el éxito quien lo desea intensamente y trabaja para conseguirlo

En cualquier momento de nuestra vida se pueden presentar problemas... crisis... financieras, emocionales, laborales, o de cualquier otra índole, se hace necesario entonces superarlas para continuar con nuestra vida, y solo logramos hacerlo si realmente estamos interesados y deseamos salir de ellas, pero no basta con solo desear, hay que actuar pronto, con dedicación y esmero...

Palabras de Albert Einstein ( 1879 - 1955) que se hacen actuales en estos momentos...

"Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y da más peso a los problemas que a las soluciones".

"La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia".

"El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar la salida".

"Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía".

"Sin crisis no hay méritos".

"Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia".

"Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo".

"En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la crisis amenazadora,
que es la tragedia de no querer luchar por superarla".

lunes

En lugar de crear problemas... creemos soluciones

Seguramente te estarás preguntando... ¿Y cómo lo hago?
No es difícil, todo... y todos somos energía... y siempre la hemos utilizado, hacemos que ocurran cosas, controlamos nuestra vida y nos metemos en la vida de los demás,  cuando las cosas nos salen bien, solemos decir que teníamos la razón y cuando no, tambien.

¿Qué significa todo esto? Sencillamente que poseemos un gran poder, el poder de enfocar nuestra mente, nuestros pensamientos y nuestra acción a favor o en contra de lo que deseamos, es una habilidad natural, el ser humano siempre ha tenido esa habilidad, esa capacidad, pero casi nunca la ha utilizado a propósito... ¡Es el momento de hacerlo!
Ese poder mental genera energía, es una interacción entre la conciencia y la materia, es decir que somos capaces de producir efectos sobre nuestro ser y sobre el entorno, podemos mejorar nuestro nivel de vida o dañarlo por completo.

Todos sabemos que nuestra mente está ahí, funciona sin más, déjame decirte algo acerca de nuestra mente, está compuesta de neuronas que son algo así como componentes eléctricos, nuestro cerebro pesa 1.380 gramos, apenas el dos por ciento de nuestro cuerpo y sin embargo contiene treinta mil millones de neuronas capaces de buscar una información y de almacenarla, cada neurona se compone de muchos átomos, a decir verdad, hay cien trillones de trillones de átomos, y nos empeñamos en ponerle límites a nuestra mente.

Pongámonos manos a la obra, cambiemos circunstancias que no queremos que se den, envíemos pensamientos de cariño y afecto hacia lo que deseemos obtener, imaginemos que se dan las cosas, si algo se dá primero en la imaginación podrá tomar cuerpo más tarde, cuanto mayor sea la realidad con que imagines, o visualices, más abierta estará nuestra mente a atraer esa imagén a nuestra realidad.
Podemos contactar con la energía... con la mente de otras personas que estan buscando lo que nosotros estamos deseando, visualizando, en algún lugar de este universo se produce esa conección y da la respuesta a lo que cada uno estaba solicitando... si piensas que es posible, tienes razón; si piensas que no es posible, tambien tienes la razón.

En el momento que dudes, en ese mismo instante se produce una desviación y no obtenemos el resultado esperado, esperemos resultados y obtendremos resultados, ten imágenes visuales realistas y esas imágenes se harán realidad.  Recogemos lo que sembramos.

viernes

VIERNES SANTO...



"Yo, Jesús de Nazaret, viendo próxima mi hora y estando en posesión de plenas facultades para firmar este documento, deseo repartir mis bienes entre las personas más cercanas a Mí.

... Más siendo entregado como cordero para la salvación de la Humanidad, creo conveniente repartir entre todos... Y así les dejo...

Todas las cosas que desde mi nacimiento han estado presentes en mi vida y la han marcado de un modo significativo:

La estrella, a los que están desorientados y necesitan ver claro para seguir adelante, y a todo aquel que desee ser guiado y/o servir de guía; el pesebre, a los que no tienen nada, ni siquiera un sitio para cobijarse o un fuego donde calentarse y poder hablar con un amigo.

Mis sandalias, son sus sandalias, las de los que deseen emprender un camino, de los que están dispuestos a estar siempre en camino.

La palangana donde les he lavado los pies, a quien quiera servir, a quien desee ser pequeño ante los hombres, será grande a los ojos de mi Padre.

El plato donde voy a partir el pan: es para los que vivan en fraternidad, para los que estén dispuestos a amar, ante todo y a todos.

El cáliz, lo dejo a quienes están sedientos de un mundo mejor y una sociedad más justa.

La cruz es para todo aquel que esté dispuesto a cargar con ella.

Mi túnica a todo aquel que la divida y la reparta.

También quiero dejar como legado, a la Humanidad entera, las actitudes que han guiado mi Vida, actitudes que quiero que guíen también la de ustedes.

Mi Palabra y la enseñanza que me confió mi Padre, a todo el que la escucha y la pone en práctica.

La alegría a todos los que deseen compartirla.

La humildad, es para quien esté dispuesto a trabajar por la expansión del Reino de los Cielos.

Mi hombro, a todo aquél que necesite un amigo en quien reclinar la cabeza, y al abatido por el cansancio del camino, para que puedan descansar y recobrar fuerzas para seguir caminando.

Mi perdón, es para todos, para todos los que día tras día, pecado tras pecado, sepan volver al Padre.

Mi Amor... mi Amor es para todos, buenos y malos, justos e injustos,
para todos los hombres sin ningún tipo de distinción. Eso sí, siento especial predilección por los más débiles.

Todo esto y aún más quisiera dejarles, pero sobre todo es mi Vida lo que les ofrezco. Soy Yo mismo quien me quedo con ustedes para seguir caminando a su lado, compartiendo sus preocupaciones y problemas, sus alegrías y gozos.

SÍ, YO SOY LA VIDA, PERO TÚ PUEDES TRANSMITIRLA

Nada más.

Manténganse unidos y quiéranse de verdad. Yo los he amado hasta el extremo y los llevo en mi Corazón."


Desconozco su autor

¿Sabes qué es tener Fe?

"Tener fe es ACEPTAR los designios de Dios aunque no los entendamos, aunque no nos gusten. Si tuviéramos la capacidad de ver el fin desde el principio tal como Él lo ve, entonces podríamos saber por qué a veces conduce nuestra vida por sendas extrañas y contrarias a nuestra razón y a nuestros deseos.

Tener fe es DAR cuando no tenemos, cuando nosotros mismos necesitamos. La fe siempre saca algo valioso de lo aparentemente inexistente; puede hacer que brille el tesoro de la generosidad en medio de la pobreza y el desamparo, llenando de gratitud al que recibe y al que da.

Tener fe es CREER cuando resulta más fácil recurrir a la duda. Si la llama de la confianza en algo mejor se extingue en nosotros, entonces ya no queda más remedio que entregarse al desánimo. La creencia en nuestras bondades, posibilidades y talentos, tanto como en los de nuestros semejantes, es la energía que mueve la vida hacia grandes derroteros.

Tener fe es GUIAR nuestra vida no con la vista, sino con el corazón. La razón necesita muchas evidencias para arriesgarse, el corazón necesita sólo un rayo de esperanza. Las cosas más bellas y grandes que la vida nos regala no se pueden ver, ni siquiera palpar, sólo se pueden acariciar con el espíritu.

Tener fe es LEVANTARSE cuando se ha caído. Los reveses y fracasos en cualquier área de la vida nos entristecen, pero es más triste quedarse lamentándose en el frío suelo de la autocompasión, atrapado por la frustración y la amargura.

Tener fe es ARRIESGAR todo a cambio de un sueño, de un amor, de un ideal. Nada de lo que merece la pena en esta vida puede lograrse sin esa dosis de sacrificio que implica desprenderse de algo o de alguien, a fin de adquirir eso que mejore nuestro propio mundo y el de los demás.

Tener fe es VER positivamente hacia adelante, no importa cuán incierto parezca el futuro o cuan doloroso el pasado. Quien tiene fe hace del hoy un fundamento del mañana y trata de vivirlo de tal manera que cuando sea parte de su pasado, pueda verlo como un grato recuerdo.

Tener fe es CONFIAR, pero confiar no sólo en las cosas, sino en lo que es más importante... en las personas. Muchos confían en lo material, pero viven relaciones huecas con sus semejantes.
Cierto que siempre habrá gente que te lastime y traicione tu confianza, así que lo que tienes que hacer es seguir confiando y sólo ser más cuidadoso con aquél en quien confías dos veces.

Tener fe es BUSCAR lo imposible: sonreír cuando tus días se encuentran nublados y tus ojos se han secado de tanto llorar.

Tener fe es no dejar nunca de desnudar tus labios con una sonrisa, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes cuando tu sonrisa puede dar luz y esperanza a la vida de alguien que se encuentre en peor situación que la tuya.

Tener fe es CONDUCIRSE por los caminos de la vida de la forma en que un niño toma la mano de su padre. Es que dejemos nuestros problemas en manos de DIOS y nos arrojemos a sus brazos antes que al abismo de la desesperación. Fe es que descansemos en Él para que nos cargue, en vez de cargar nosotros nuestra propia colección de problemas."
(Desconozco su autor)

QUE EN TU VIDA HAYA SUFICIENTE FE PARA AFRONTAR LAS SITUACIONES DIFÍCILES, JUNTO CON LA NECESARIA HUMILDAD PARA ACEPTAR LO QUE NO SE PUEDA CAMBIAR.

"Si tenéis fe, aunque sea como un grano de mostaza... nada os será imposible" Mateo 17:20


... Recordemos


y en el de cada ser humano que le permita habitar en el.

miércoles

Semana Santa...

El Jueves Santo se celebra la conmemoración de La Última Cena... en la Semana Santa Cristiana.

Os dejo con esta Leyenda...

Leonardo da Vinci ha sido uno de los hombres más extraordinarios que han existido. En torno a él se han inventado muchas leyendas. Ésta tal vez sólo sea una más de ellas.
Leonardo era muy detallista con sus cuadros, y muy exigente a la hora de encontrar modelos. El ya tenía en su mente una idea de lo que quería pintar y necesitaba encontrar alguien que estuviera a la altura de sus ideas preconcebidas. Por eso a veces se tardaba mucho en terminar una obra... aparte de que como andaba metido al mismo tiempo en tantos proyectos...
Cuenta una leyenda que uno de los cuadros que más se tardó en pintar fue el de la Ultima Cena. El ya tenía una imagen de cada uno de los personajes, así que se dio a la tarea de encontrar modelos adecuados.
El primero que encontró fue al que representaría a Cristo. Era un joven tan lleno de vida, con tal fuerza espiritual, que al exigente Leonardo le llenó el ojo. Siguió después con Pedro, un hombre recio y maduro. Y así se fue encontrando poco a poco con cada uno de los Apóstoles... Pasaron varios años, y el cuadro estaba aún incompleto. Sólo le faltaba un personaje, Judas Iscariote.
A Leonardo le parecía que debía ser alguien que representara la misma indignidad, alguien que al verlo provocara una sensación de repudio. Visitó muchos sórdidos lugares, pero nadie alcanzaba la altura de depravación que su imaginación de artista requería. Pasaron muchos más años, y entre muchas otras cosas que realizó que tantas que dejó a medias, el cuadro de la Ultima Cena se le estaba quedando sin concluir.
Algún conocido, enterado de la larga y estéril búsqueda de Leonardo, le fue a contar alborozado: "¡Leonardo, creo que encontré lo que buscas!" Y le refirió la historia de un hombre vil al cual habían condenado a muerte por toda una larga serie de fechorías sin nombre. Este amigo usó su influencia para evitar que se cumpliera la sentencia hasta que Leonardo pudiera ver a este tipo. Al gran genio le llamó la atención el asunto, y se dirigió al lugar donde pudo encontrar a este sujeto. En cuanto lo vio, su cara se iluminó por completo. En efecto, esto era lo que él buscaba; representaba la esencia misma de la maldad, era un reflejo de lo más bajo a lo que podía caer un ser humano.
El pintor se presentó al hombre este.
- "¿Sabes quién soy?"
- "¿Quién no lo sabe? Tú eres el maestro Leonardo."
- "Bueno pues tengo una propuesta que hacerte. Te necesito para que seas modelo de una de mis pinturas. Mientras te ocupe no te ejecutarán. Y cuando termine puedo darle una cantidad de dinero a alguna persona en tu nombre. No se si te interese."
- "¿Y qué cuadro estás pintando?"
- "El de la Ultima Cena"
- "¿Y qué personaje seré yo?"
En este momento Leonardo soltó una carcajada:
"¿Pues quién más? ¡Judas Iscariote!"
El hombre aquel, guardó silencio y bajó la mirada. Y lo que no se creería posible ocurrió...
Empezó a llorar. Levantó la cabeza hacia el pintor mientras decía con gran desesperación:
"¡Leonardo! ¿No me reconoces? Yo soy aquél con el que iniciaste, hace muchos años ese cuadro...
¡Ayer Cristo... ahora Judas!
Que gran realidad es la de que el hombre es un ser abierto al bien y al mal. Podemos tener tantas cualidades y disponibilidades para ser alguien grande... pero al mismo tiempo tenemos toda la posibilidad de caer por la pendiente de la depravación.
A este respecto nos dice San Francisco "Hay muchos que, al pecar o al recibir una injuria, echan frecuentemente la culpa al enemigo o al prójimo. Pero no es así, porque cada uno tiene en su dominio al enemigo, o sea, al cuerpo, mediante el cual peca.
Por eso, dichoso aquel siervo que a tal enemigo, entregado a su dominio, lo mantiene siempre cautivo y se defiende sabiamente de él; porque, mientras hiciere esto, ningún otro enemigo visible o invisible le podrá dañar." (Admonición 10)
Cuidemos cada paso que demos en la vida, para que en nosotros no se haga realidad esta leyenda.
Desconozco su autor

Las habilidades sociales hoy más que nunca son importantes

El que escucha algo que a lo mejor no le agrada tiene que saber que todos vivimos en mundos completamente diferentes y que lo que la otra persona manifiesta es únicamente su punto de vista. Si viéramos las cosas así, no buscaríamos posiciones de defensa ni nos sentiríamos tan asustados y desvalidos ante lo que interpretamos como crítica de los demás.
La empatía… ponerse en el lugar de los demás es imprescindible. Las opiniones de los demás no tenemos que verlas como "ataques personales" están basadas en su opinión, su historia, sus circunstancias.
Si existiese más empatía todo mejoraría, como afirmó Mahatma Gandhi “Las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista”.
De la misma forma si todos conocemos y respetamos los derechos que cada ser humano  tiene... mejoraríamos notablemente nuestras relaciones interpersonales.

- El derecho a ser tratado con respeto y dignidad
- El derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones
- El derecho a ser escuchado y tomado en serio.
- El derecho a juzgar mis necesidades, establecer Mis prioridades y tomar mis
propias  decisiones.
- El derecho a decir no sin sentir culpa.
- El derecho a pedir lo que quiero , dándome cuenta de que también mi interlocutor tiene derecho a decir NO
- El derecho a cambiar
- El derecho a cometer errores.
- El derecho a pedir información y ser informado.
- El derecho a obtener aquello por lo que pagué.
- El derecho a decidir no ser asertivo.
- El derecho a ser independientes.
- El derecho a decidir qué hacer con mis propiedades, cuerpo, tiempo, etc., mientras no se violen los derechos de otras personas.
- El derecho a tener éxito.
- El derecho a gozar y disfrutar.
- El derecho a mi descanso, aislamiento, siendo asertivo
- El derecho a superarme, aun superando a los demás.

lunes

Recibimos lo que damos...

¿No sería maravilloso que todos los demás nos trataran amablemente? ¿Cuántas veces al tener que tratar con una persona, por cualquier motivo que sea, te sientes disgustado por la manera en que se dirige a ti? Esto puede cambiar si entiendes un principio muy sencillo... los demás te tratarán de la misma manera que tú los tratas a ellos. Pero no basta con entender este principio: además debes esforzarte por poner en práctica las consecuencias del mismo.
Piensa un poco... ¿qué es lo que arrojas a las personas que se encuentran contigo? O dicho de otra manera: ¿qué es lo que se desprende de ti cuando haces contacto con otra persona? Si lo que sale de ti es una sensación de rechazo y de disgusto, esto es lo mismo que la otra persona experimentará con respecto a ti. Lo mismo que damos es lo que recibimos. Y acá no cuentan solamente las palabras que digas, sino muchas otras cosas...
Existe un lenguaje que no es verbal, sino corporal. La expresión de la cara es muy importante en este lenguaje, aunque hay otros medios de comunicación no verbal, como la postura del cuerpo. Puedes verbalizar la frase "Buenos días", pero lo que importa no son las palabras (o no solamente las palabras), sino la forma en que lo dices y tu expresión facial en ese momento. Lo que dices sin hablar puede contrarrestar completamente las palabras que pronuncias.
Muchas personas desconocen por completo este aspecto de la comunicación humana, fiándose por entero de las palabras que dicen, y después no entienden los resultados que se producen. ¿Cómo -se preguntan- si yo lo saludé amablemente, me contesta de esa manera? Es que lo que importa no es lo que se dice, sino cómo se lo dice. La actitud revela más que las palabras, y la gente lo que percibe es la actitud y no las palabras.
Cuando llegamos a este punto podemos preguntarnos porqué ocurre esto de que el lenguaje verbal va en un sentido y el lenguaje corporal va en otro. La respuesta es que el lenguaje corporal es inconsciente en la mayoría de las personas, ya que sólo a través de la senda del crecimiento personal se consigue un grado de conciencia tal como para controlar tanto el lenguaje hablado como el lenguaje corporal. La mayoría de las personas no tiene un grado de conciencia de su cuerpo suficiente como para controlar lo que éste dice.
Al ser inconsciente el lenguaje corporal, está revelando lo que realmente pensamos. En el progreso de la evolución, el lenguaje hablado es de aparición tardía con respecto al lenguaje corporal. Los animales, que no hablan, se comunican solamente a través de este último. Cuando se encuentran dos perros, no se hablan; se comunican a través del lenguaje de sus cuerpos. Es por esto que el lenguaje corporal tiene preponderancia sobre el lenguaje verbal
Si una persona me habla cortésmente y al mismo tiempo agita su puño cerrado delante de mis narices, a lo que voy a hacer caso es a este gesto y no a lo que me diga. Esto es así porque inconscientemente voy a suponer que su gesto representa su real forma de sentir y no lo que me está diciendo. Esto es correcto en la mayor parte de las personas; si su actitud hacia los demás es de hostilidad, ello se traslucirá a través de la capa de urbanidad que representan sus palabras.
Por lo tanto, para evitar que los demás te traten con hostilidad, lo primero que tienes que hacer es eliminar la hostilidad dentro de ti mismo, porque, aunque quieras disfrazarla con muy bonitas palabras, la gente hará caso a lo que realmente sientes y que se percibe a través de tu lenguaje corporal. Y si lo que perciben es hostilidad, pues hostilidad es lo que vas a recibir a cambio.


Navegando por internet me encontre con un buen ejemplo...  enseña la importancia del lenguaje corporal aplicado a los negocios.
http://www.microcaos.net/negocios/el-lenguaje-corporal-en-los-negocios/


"Por todos es conocido que en los procesos de comunicación interpersonal el 55% de la información es transmitida a través del lenguaje corporal. La negociación es un proceso de comunicación interpersonal en el que saber utilizar correctamente el lenguaje corporal facilita el entendimiento, capta la atención de la otra parte, al mismo tiempo que su correcta utilización nos puede ayudar para condicionar y predisponer hacia un futuro acuerdo. Por lo tanto, es conveniente conocer el significado de dicho lenguaje para actuar con conocimiento de causa en una negociación.



En este intento por lograr nuestro objetivo hay que cuidar tanto lo que decimos como la correcta utilización de dicho lenguaje. Y esto, desde el inicio de la negociación hasta que se llegue al acuerdo.
Con la práctica se averigua cada vez más lo que la otra parte piensa a través de dicho lenguaje, pero para empezar con sólo saber un 15 o 20% más ya es suficiente. Es bueno observar los comportamientos que se comentan a continuación e ir detectándolos en las personas del entorno.
A los negociadores no sólo se les debe juzgar por lo que dicen, sino por cómo lo dicen, su imagen (tipo de ropa y complementos ) y comportamientos (posturas, miradas, expresión facial…). Hay que tener en cuenta que la mayoría del lenguaje no verbal se comunica a través el lenguaje del cuerpo. Si desarrollamos nuestra capacidad de observación, concentrándonos en nuestro interlocutor e interpretando correctamente dicho lenguaje, obtendremos una información adicional muy valiosa para adaptarnos a la situación según nuestros intereses.
A continuación se recogen los comportamientos generales de un negociador en dos situaciones típicas: negociaciones competitivas y negociaciones colaborativas. Estas reflexiones sirven para tenerlas en cuenta, sin embargo no hay que olvidar que todo buen negociador, si quiere fingir, lo hace tanto a través del lenguaje verbal como el no verbal. Por otro lado, el lenguaje del cuerpo puede tener varios significados e interpretarse de varias formas, por lo que en su interpretación hay que tener en cuenta otros elementos (estado de ánimo, posibles circunstancias personales de los interlocutores, etc.).


El lenguaje corporal del negociador competitivo
En las negociaciones competitivas lo que se pretende es conseguir los objetivos propios a la vez que la otra parte no consiga los suyos. Suelen ser negociaciones duras que se basan en el regateo. En este tipo de negociaciones, si hay igualdad de poder, hay un componente de intimidación muy importante. Para ello los negociadores generalmente se comportan de la siguiente manera:
  • Comienzan con un leve o ningún apretón de manos, saludan con una sonrisa irónica y, si dan la mano, lo hacen con la palma hacia abajo.
  • Cuando te dejan hablar rehuyen la mirada, evitando el cruce directo con los ojos para que no puedas condicionarles con tu forma de expresarte.
  • Si son ellos los que tienen la palabra, entrelazan los dedos para demostrar autoridad.
  • Cuando la otra parte empieza a hablar y quieren demostrarnos que no se nos están escuchando, o si realmente es así, miran hacia abajo.
  • Justo antes de empezar a hablar se agarran la cabeza por detrás, demostrando su superioridad ante la otra parte.
  • Mientras permanecen sentados evitan que sus rodillas se dirijan hacia la persona que está hablando.
  • Si en algún momento se sienten inseguros con sus decisiones se suelen dar un leve tirón del oído o tocar el lóbulo.
  • Demuestran inseguridad en su exposición tocándose el cabello.
  • Si los temas tratados en la negociación les parecen aburridos miran hacia el suelo al mismo tiempo que descansan la cabeza sobre las dos manos. De vez en cuando cruzan las piernas y balancean levemente uno de los pies.
  • Al hablar reposan la espalda sobre su respaldo y cruzan los brazos a la altura del pecho para crear una barrera defensiva.
  • Si responde de forma breve, se levantan de la silla o se mueven sobre ella, muestran indiferencia sobre el tema tratado.
  • Cuando ocultan algo y no son sinceros con lo que dicen, se suelen tapar la boca mientras hablan.
  • Si comentan algo poco creíble intentando engañar a la otra parte, parpadean, dejan de mirar a la cara y cambian la postura corporal sobre la silla o cambian el peso del cuerpo de un pie a otro.
  • Si están impacientes por algo o no les interesa el tema tratado, suelen mirar el reloj.
  • Dan respuestas lacónicas, acompañadas de un tono de voz sombrío, apartando la vista con frecuencia y cerrando los puños, significa rechazo por lo propuesto.
  • Exponen sus argumentos manejando algo entre las manos, síntoma de que tienen ansiedad por cerrar el acuerdo.

El lenguaje corporal del negociador colaborativo
En las negociaciones colaborativas lo que se pretende es satisfacer las necesidades propias a la vez que la otra parte también lo consiga. Son negociaciones sinceras que se basan en la solución conjunta de sus respectivas necesidades. Para ello normalmente se empieza creando un clima de confianza.
  • Lo primero que hacen es dar un firme apretón de manos.
  • Al presentarse y hablar, dirigen la mirada a los ojos.
  • Al entrar en la sala caminan erguidos para demostrar seguridad y confianza en uno mismo.
  • También, para demostrar seguridad en si mismos se sientan agarrándose levemente la cabeza por detrás.
  • Si quieren demostrar que están impacientes por comenzar la negociación se frotan levemente las manos o golpean ligeramente los dedos.
  • Al inicio de la conversación, si es la otra parte la que habla, inclinan la cabeza levemente hacia delante para mostrar interés en lo que la otra parte está diciendo.
  • Al hablar acompañan su exposición gesticulando con las manos abiertas, demostrando sinceridad y franqueza.
  • Cuando asienten con frecuencia mientras la otra parte expone su argumentación, le brillan los ojos, se inclinan hacia delante y cuando intervienen lo hacen con una voz activa y animada, es porque están muy interesados en el tema.
  • A la hora de tomar decisiones se acarician la quijada, inclinando levemente la cabeza hacia delante, exponiendo los posibles acuerdos gesticulando, enseñando las palmas de las manos.
  • Si caminan por la sala, al pararse ponen las manos en las caderas, significa predisposición a llegar a un acuerdo.

Es conveniente que al mismo tiempo que un negociador  prepara todo lo que va a decir, se prepare también el lenguaje corporal que va a utilizar en cada momento. Todo ello  detectando también el leguaje corporal de la otra parte y obrando en consecuencia.

Ahora cabe preguntarse si,… ¿esto se puede aprender? Como todo conocimiento y habilidad esta claro que sí. Se aprende conociendo las virtudes y posibles mejoras de cada negociador, utilizando herramientas adecuadas para la correcta preparación tanto del lenguaje verbal como del no verbal y realizando grabaciones y juegos de simulación que reflejen la realidad, para así, preparar la futura negociación correctamente y detectar el lenguaje corporal de la otra parte según sea su predisposición a competir o colaborar."

Espero que les haya resultado igual de útil como me lo pareció a mi...


Síguenos en:

domingo

Las cien lecciones del Aprendiz de Sabio

Escuchar nos hace bien, podemos cerrar los ojos y concentrarnos en lo que nos estan trasmitiendo, os dejo con este magnífico podcast... el Aprendiz de Sabio es de Bernabé Tíerno, uno de mis autores favoritos.




Síguenos en:

sábado

Cultivar las oportunidades

Alex Rovira nos enseña a aprovechar las oportunidades que nos da la vida... Programa Cara a Cara de CNN+




Síguenos en:

viernes

El universo premia la acción... no el pensamiento

Generalmente las personas que quieren conseguir algo... lo logran, el problema es que la mayoría de las veces no saben a ciencia cierta qué es lo que desean alcanzar.
Cuando no se sabe o no se tiene claro qué es lo que deseamos, algo dentro de nosotros no esta bien, puede ser que nos encontremos desmotivados, o que actuamos para otros sin que nosotros queramos realmente hacerlo.
La motivación nos lleva a experimentar y a vivir la vida, a dirigir nuestro poder personal, transformando el presente y comprometiendonos con algo, de ahí su importancia.

En otras ocasiones tenemos deseos... metas, pero algo en nuestro interior nos impide mirarlas de frente y ponernos en movimiento, quizá sea miedo, falta de autoestima o confianza, temor al fracaso... etc.,

El autoconocimiento es impresindible para saber qué nos motiva... qué queremos, hacia donde vamos... qué necesitamos aprender y desarrollar, es la base del conocimiento y aceptación de nuestro estado en el presente.

Cuando estamos dispuestos a la acción, también lo estamos para buscar ayuda y la encontramos en el coaching.

El coaching interviene en el desarrollo, es decir, el cómo se hace y hacerlo, el cómo hacer para conocer cómo estoy, cómo me siento y qué hacer para conseguir conocerlo, es decir que el coaching es la instrucción, el desarrollo y entrenamiento del autoconocimiento.
No podemos conocernos, desarrollarnos y evolucionar sin la sabia interacción entre la instrucción y la práctica.
Una capacidad mal enfocada, mal dirigida, no conocida o mal desarrollada, deja de serlo, una capacidad sin voluntad de cambio, enredada en el pasado, sin acción y sin práctica, es solo una teoría sobre el autoconocimiento: “Sé que soy, pero no lo veo”, “Sé que soy, pero no lo asumo”, “Sé que soy, pero no practico ni me desarrollo”.



No dudes en tener tu coach personal, es una inversión que te permitirá orientar tu vida a la acción.

Síguenos en:

miércoles

¿Discípulo... o seguidor a ciegas?

Cuando leas este artículo imagínate que estás de compras: toma y aprovecha sólo aquellas ideas que te interesen, no tienes por qué creer en todo lo que te dicen, pero... permítete a tí mismo una oportunidad, intenta leerlo con mentalidad abierta, si te parece que lo encuentras acertado, prueba a hacerlo, lo que no te parezca... deséchalo.

Recuerda esto: "En todo lo que hagas, intenta ser un discípulo, no un seguidor a ciegas.

Vamos a enfocarnos en 3 palabras:


Riqueza: es una palabra que inspira en la mente de las personas gran variedad de imágenes y a veces, también conceptos conflictivos, cada uno enfoca la riqueza desde su propia perspectiva. Para ciertas personas, riqueza puede significar el tener suficiente dinero para hacer todo lo que desean, para otras, puede consistir en estar libre de deudas, otras personas más pueden considerar que su significado está en la oportunidad de desarrollar su propia personalidad y alcanzar el éxito, y otros más aplicarán la palabra riqueza a otros conceptos diferentes, pueden ser ricos en experiencia, ricos en amor, ricos en cultura... en amigos... en vida familiar, etc.

Hoy quiero enfocarme en la palabra riqueza, como aquella que proporciona independencia económica.
La cantidad concreta que cada persona necesita para sentirse rico, también diferirá mucho de unos a otros, aunque nuestra ilusión básica es la misma... sentirnos libres de estrecheces económicas, tener libertad de elección y la oportunidad de crear y compartir.

Lo primero será tener bien definido lo que para ti significa riqueza, luego tener claro el concepto de riqueza material... ¿Cuánto dinero te haría falta para considerarte financieramente libre? No pretendo  centrarme en una riqueza de multimillonarios, sino aquella que te proporcione independencia económica.

Ahora nos centramos en la palabra Felicidad, es algo que tambien todos perseguimos, es la alegría que generalmente acompaña a toda actividad positiva, sin embargo, al igual que la riqueza, a menudo se entiende de muy varidas formas.
Se da tanto en el placer de descubrir como en la alegría del saber, o de conocer, la armonía de vivir, y también es el gozo de los que se marcan una meta en la vida y la alcanzan.

Podemos expresar por felicidad también como la habilidad para reaccionar de forma receptiva ante lo que la vida nos ofrece, conscientes del poder positivo de la vida y del amor.
Pero la felicidad es algo más que una sensación general, es también un método, una forma de pensar, que organiza todos nuestros sentimientos, actividades, modos de vivir, etc., en otras palabras la felicidad es una manera de interpretar el mundo y sus acontecimientos.
La felicidad consiste en valorar y apreciar lo que tenemos, es la satisfacción por la labor diaria, incluyendo las tareas ingratas, de las que muy pocos nos libramos.

La felicidad es disfrutar de la vida y rodearnos de personas con sentido común, es una amplia variedad de experiencias y recuerdos que se convierten en inapreciables valores a la hora de gastar o de invertir.
La felicidad es una actividad con un propósito, no es algo perdido en el pasado, o la cima que alcanzaremos en el futuro, es lo que podemos sentir en el presente, y aunque algunas veces es esquiva... alcanzarla es posible para todos.

La fórmula para hallar la riqueza y la felicidad podríamos decir que es con la Autodisciplina.

La autodisciplina es el puente de unión entre las ideas y los resultados... el pegamento que une la inspiración con la realización... la magia que convierte una necesidad financiera en la creación de una inspirada obra.
La autodisciplina la comprendemos bien si somos conscientes de que un aparato, para volar, necesita elevarse contra el viento, de que todas las cosas buenas las realizan los que estan dispuestos a nadar contra la corriente, de que deambular por la vida sin rumbo solo nos conduce a la amargura y al fracaso.

La autodisciplina es la base, los cimientos sobre los que se construyen los éxitos, es la llave maestra que abre las puertas de la riqueza y de la felicidad, de la realización personal, de la satisfacción y triunfo que de ellas se derivan.

Por el contrario el fracaso no es un único acontecimiento, raramente es el resultado de algo aislado, más bien suele ser la consecuencia de una larga serie de pequeños fracasos acumulados que tienen lugar por falta de autodisciplina.
Se produce cada vez que no pensamos... hoy, actuar... hoy, esforzarnos... hoy, subir, aprender, o simplemente continuar... hoy.
Si nuestro objetivo exige que hoy escribamos diez cartas y sólo hacemos cinco, llevamos un retraso de cinco cartas... hoy; si nos comprometemos a realizar ocho llamadas por teléfono y sólo hacemos tres, llevamos un retraso de cinco llamadas... hoy; si nuestro plan financiero exigía ahorrar un dinero y no hemos ahorrado ninguno, llevamos una desventaja de dinero... hoy.

La actitud más peligrosa es analizar el día malgastado y concluir que nada grave nos ha ocurrido, al fin y al cabo se trata de solo un día, pero... si sumamos esos días hasta completar un año y sumamos esos años hasta completar una vida, quizá comprendamos que la repetición de los pequeños retrasos diarios pueden fácilmente convertir toda nuestra vida en un desastre.

El éxito sigue el mismo camino... pero a la inversa, si hemos hecho un plan para realizar diez llamadas y superamos la cuota hasta llegar a quince, hemos adelantado cinco llamadas... hoy, de la misma forma con el plan de ahorro o lo que tengamos en nuestros planes, y pronto veremos acumular los frutos a lo largo del año y finalmente a lo largo de la vida.

Si somos conscientes de la importancia de la autodisciplina en la propia vida, cabe preguntarnos entonces...
¿Qué es lo que hace falta para conseguir una buena autodisciplina?
La respuesta es ... otra pregunta: ¿Qué es lo que quiero conseguir en esta vida?  y otra más...
¿Qué es lo que debo cambiar en mi vida para conseguir esos objetivos?
Luego con toda sinceridad pregúntese a sí mismo... ¿Estoy dispuesto (a) a realizar el esfuerzo requerido?
Si la respuesta es sí, propóngase con firmeza a mantener su autodisciplina durante un largo período de tiempo, con inteligencia, de forma consecuente con lo que quiere.

No podemos olvidar que todos nuestros buenos propósitos serán puestos a prueba cuando surja alguna circunstancia que pueda interferir en el mantenimiento de nuestra autodisciplina, es ahí cuando deberemos actuar contra viento y marea.
La autodisciplina nos proporcionará muchas cosas, pero lo más importante será que nos convertirá en seres safisfechos de nosotros mismos.

Algunas personas creen que la disciplina es algo antinatural, piensan que bastante hacen con vivir, la realidad nos demuestra que la autodisciplina coopera con la naturaleza, donde todo es un continuo esfuerzo.

La autodisciplina atrae las buenas oportunidades, combina la actividad y la inteligencia ... da fuerza a la cortesía que desarrolla acciones positivas y controla pensamientos negativos, se anima con el éxito y se niega a aceptar el fracaso... mejora la salud y frena la enfermedad.

No digas: "Si pudiera, lo haría..." por el contrario, debes decir: "Si quisiera, podría... Si quiero puedo".

(He tomado algunos apartes del libro "7 estrategias" de Jin Rohn)

En el artículo anterior les sugería usar las afirmaciones, repetir verbalmente unas palabras, esas afirmaciones deben ir respaldadas por la autodisciplina necesaria para actuar sobre las cosas que se afirman, no actuar diciendo una cosa en directa contradicción con lo que afirmamos, sólo conseguiríamos engañarnos, si afirmamos que: "Cada día en todos los sentidos estoy mejor y mejor" debemos actuar consecuentemente con lo que afirmamos, tanto en el pensamiento como en la acción, de esta forma albergamos ideas y realizamos actos para que nos conduzcan a estar mejor.

En el siguiente artículo les indicaré cómo convertir ese esfuerzo que significa la autodisciplina en riqueza, es el primer paso inteligente para lograr nuestros sueños y objetivos

lunes

No más Crisis...



Es hora de parar... y va en serio!! no pienses más en "cXrXiXsXiXs"... piensa en chocolates... flores... libros... música, deportes... etc., etc., permite a tu mente un giro de 180*, mejor... 360*, vuelta total, cambia el "Mantra" y todo empezará a cambiar... -para ti si lo haces- los demás seguirán igual.


¿Te das cuenta lo que continuamente estas inculcándole a tu mente?

Lee:  ¡Estamos en crisis!... Crisis de pareja, crisis de familia... crisis económica... crisis de valores... crisis de empleo... crisis diplomática, crisis de fe.... Con noticias de "crisis" empezamos el día y es lo último que escuchamos antes de apagar el televisor, si bien nuestra mente sigue bombardeándonos mientras damos vueltas en la cama o tenemos pesadillas: crisis, crisis, crisis...

¿Qué pensamos y sentimos cuando escuchamos y decimos, por doquier, como un mantra: "estoy en crisis"; "hay crisis de..." Pensamientos negativos, de limitación e impotencia, que hace que nos sintamos"víctimas" de otra persona, de nuestra empresa, de la sociedad, del estado; y, como "víctimas" estamos en continuos estados emocionales de estrés, angustia, terror y ansiedad, con todas sus manifestaciones exteriores de apatía, depresión, enfado, pobreza, agresividad, intolerancia, egoismo...

¡Por supuesto que estamos en crisis!. La única que existe: la crisis de Verdad, por el contrario, tenemos abundancia de ignorancia.

Rebosamos de pensamientos negativos, limitantes, incapacitadores y falsos. Rebosamos de atención a los omnipresentes y omnipotentes medios de comunicación, que consiguen, por pura repetición, convencernos de que "todo está fatal", y nosotros, a la vez, seguimos propagando, a diestra y siniestra, en todos los ámbitos de nuestra vida. Rebosamos de angustia, desesperación y miedo.

Lo que enfocamos, se expande. A lo que prestamos atención lo atraemos como un imán al hierro. Lo que pensamos, una y otra vez; decimos y oímos por todas partes; sentimos en nuestro interior y hacemos, reaccionamos o dejamos de hacer, eso será lo que vivamos; lo que seremos y tendremos cada día de nuestra vida... hasta que decidamos salir de ese círculo.

Es la Ley. Es infalible. Es universal.

Las palabras y conceptos en la escritura china se expresan con símbolos. "Crisis" y "Oportunidad" se escriben igual: el mismo símbolo, lo que significa que tienen la misma definición.

Comparto esta sabiduría oriental. "Toda crisis lleva consigo semillas de oportunidad de algo mejor". Solo hay que encontrarlas, saber verlas. Y podemos lograrlo siempre que, en vez de emplear nuestros cinco sentidos en prestar atención a todo lo negativo, lo que anda mal, lo que no nos gusta, lo que no funciona, lo que nos falta, lo que no podemos..., lo hagamos en lo que SI está bien, nos gusta... funciona, tenemos, podemos...

No busques la salida a la "crisis" fuera de ti; no la dejes en otras manos. Es cuestión personal. Asume tu responsabilidad y poder. Es tu gran OPORTUNIDAD, ¡AHORA!.
El poder que tienen las afirmaciones hechas a diario y repetidas varias veces durante el día es extraordinario, nuestra mente subconsciente se impregna de esas palabras y destierra de forma definitiva los pensamientos negativos que tenemos grabados en nuestro cerebro, lo hace poco a poco, pero ¡Sí que lo hace y funciona!

"Cada día en todos los sentidos estoy mejor y mejor".
"Todo es para mi mayor bien".
"Cuando una puerta se cierra, se abre otra... o una ventana".
"De esto saldrá algo mucho mejor".
"Siempre estoy protegido y a salvo".
"Todo está bien en mi vida".

Al lado derecho de este blog, encuentras un título: Afirmaciones... cópialas, repítelas... cuantas veces sea necesario, haz las tuyas propias, solo actúa y da un tiempo, unos dias, de pronto un mes o más, pero lo que si te puedo decir es que funciona.






¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá!

Cada persona ve y vive la vida de forma diferente, una misma situación se capta de forma distinta por personas diferentes debido a las vivencias pasadas.
Cada uno usamos lentes diferentes para ver una misma realidad, darnos cuenta de ello nos abre la puerta para vivir de manera más feliz. Es cuestión de conocernos.

A lo largo del día surgen situaciones que no nos gustan, comentarios de otros que pueden afectarnos, pero la decisión de dejar que te hiera o de buscarle el lado bueno, es sólo tuya. Yo lo pongo en práctica todos los días.

Antes me afectaba mucho determinadas situaciones, no es que ahora las tenga todas bajo control, pero durante los últimos meses cuando me doy cuenta que algo me afecta negativamente le doy la vuelta...tardo unos segundos en cambiar la forma de pensar en aquello que me está molestando y lo controlo.
Esto me da mucha confianza, me siento con poder para controlarme, para vencer a mi yo negativo y darle fuerza infinita a mi yo positivo.

El optimista ve siempre lo mejor de las cosas, incluso cuando surgen problemas o las circunstancias son difíciles, es capaz de encontrar el lado bueno y sacarle partido. Tienes ideas, proyectos y aunque algunos no funcionen no se desmoraliza, ve en esos contratiempos oportunidades de mejora. Es una persona de éxito, feliz y afortunada por que valora lo que tiene.
El pesimista en cambio siempre ve lo peor, esto le da más infelicidad ya que no puede disfrutar de la vida.

La gran suerte que tenemos es que podemos elegir como tomarnos la vida y como nos afecta lo que nos ocurre.
Podemos decidir ser optimistas o pesimistas.

Por otro lado, para aquellos de nosotros que somos padres, y con hijos a nuestro cargo, tenemos una gran responsabilidad, ya que somos el ejemplo de como vivir la vida.
Ser optimista es algo que se puede aprender y enseñar, así que además de ser muy beneficioso para nosotros, también lo es para los que nos toman como ejemplo.

¡Sonríe a la vida y la vida te sonreirá!




sábado

Algunos cuentos y reflexiones Sufíes...


El Sufismo es una fuente de conocimiento, toda una filosofía de vida que está en los cimientos de todas las religiones, aunque discrepa de todas ellas.
Los cuentos se perciben con el corazón y no con la mente, no se trata de descifrar su significado, sino más bien de permitir que se produzca su efecto sutil cuando los leemos. Sus enseñanzas pueden ser seguidas por cualquier persona.

Todo lo que nos hace reflexionar refuerza nuestro espíritu.

Mensajes de vida

"Siempre ten presente que la piel se arruga,
el pelo se vuelve blanco,
los días se convierten en años.
Pero lo importante no cambia,
tu fuerza y tu convicción no tiene edad."

"Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una partida.
Detrás de cada logro, hay un desafío.
Mientras estés vivo, siéntete vivo."

"Si extrañas lo que hacías,
vuelve hacerlo, no vivas de fotos amarillas.
Sigue, aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti."

"Haz que en vez de lástima te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr trota.
Cuando por los años no puedas caminar, usa el bastón.
Pero... ¡Nunca te detengas! "

"Me puedo caer,
me puedo herir,
puedo quebrarme,
pero con eso no desaparecerá
mi fuerza de Voluntad."
Madre Teresa de Calcuta



El amor y la pasión

Había una princesa que estaba locamente enamorada de un capitán de su guardia y, aunque sólo tenía 17 años, no tenía ningún otro deseo que casarse con él, aún a costa de lo que pudiera perder.


Su padre que tenía fama de sabio no cesaba de decirle:

-No estás preparada para recorrer el camino del amor. El amor es renuncia y así como regala, crucifica. Todavía eres muy joven y a veces caprichosa, si buscas en el amor sólo la paz y el placer, no es este el momento de casarte.

-Pero, padre, ¡sería tan feliz junto a él!, que no me separaría ni un solo instante de su lado. Compartiríamos hasta el más profundo de nuestros sueños.

Entonces el rey reflexionó y se dijo:

-Las prohibiciones hacen crecer el deseo y si le prohíbo que se encuentre con su amado, su deseo por él crecerá desesperado. Además los sabios dicen: “Cuando el amor os llegue, seguidlo, aunque sus senderos son arduos y penosos”.

De modo que al fin le dijo a su hija:

-Hija mía, voy a someter a prueba tu amor por ese joven. Vas a ser encerrada con él cuarenta días y cuarenta noches. Si al final sigues queriéndote casar es que estás preparada y entonces tendrás mi consentimiento.

La princesa, loca de alegría, aceptó la prueba y abrazó a su padre. Todo marchó perfectamente los primeros días, pero tras la excitación y la euforia no tardó en presentarse la rutina y el aburrimiento.


Lo que al principio era música celestial para la princesa se fue tornando ruido y así comenzó a vivir un extraño vaivén entre el dolor y el placer, la alegría y la tristeza. Así, antes de que pasaran dos semanas ya estaba suspirando por otro tipo de compañía, llegando a repudiar todo lo dijera o hiciese su amante.


A las tres semanas estaba tan harta de aquel hombre que chillaba y aporreaba la puerta de su recinto. Cuando al fin pudo salir de allí, se echó en brazos de su padre agradecida de haberle librado de aquel a quién había llegado a aborrecer.


Al tiempo, cuando la princesa recobró la serenidad perdida, le dijo a su padre:

-Padre, háblame del matrimonio.

Y su padre, el rey, le dijo:

Escucha lo que dicen los poetas de nuestro reino:

“Dejad que en vuestra unión crezcan los espacios.
Amaos el uno al otro, más no hagáis del amor una prisión.
Llenaos mutuamente las copas, pero no bebáis de la misma.
Compartid vuestro pan, más no comáis del mismo trozo.
Y permaneced juntos, más no demasiados juntos,
pues ni el roble ni el ciprés, crecen uno a la sombra del otro”.



El viejo Samurai

Cerca de Tokio vivía un gran samurai ya anciano, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.

Cierta tarde, un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos, apareció por allí. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación. Esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los errores cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha. Con la reputación del samurai, se fue hasta allí para derrotarlo y aumentar su fama.

Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo acepto el desafío.

Juntos, todos se dirigieron a la plaza de la ciudad y el joven comenzaba a insultar al anciano maestro. Arrojó algunas piedras en su dirección, le escupió en la cara, le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus antepasados. Durante horas hizo todo por provocarle, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerrero se retiró.

Desilusionados por el hecho de que el maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron: "¿Cómo pudiste, maestro, soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usaste tu espada, aún sabiendo que podías perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros?".

 El maestro les preguntó: "Si alguien llega hasta ustedes con un regalo y ustedes no lo aceptan, ¿a quién pertenece el obsequio?".
"A quien intentó entregarlo", respondió uno de los alumnos".

Lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos -dijo el maestro-.

"Cuando no se aceptan, continúan perteneciendo a quien los llevaba consigo".