Me siguen

Google+ Followers

viernes

Une... y venceras

"Hu-Ssong pidió a sus discípulos que le ayudaran a quitar las piedras del sitio en el que quedaría el jardín. Uno de ellos, el menor, se empeñaba en mover por sí solo una gran piedra... y no lo conseguía.
-Maestro -dijo a Hu-Ssong por fin-, no puedo mover esa piedra.
-¿Ya usaste toda tu fuerza? -le preguntó Hu-Ssong.
-Sí -respondió el discípulo-. Apliqué toda mi fuerza y no logré moverla.
-Perdona -le dijo entonces el filósofo-, pero creo que no has usado en verdad toda tu fuerza.
-¿Por qué dices eso, maestro? -se confundió el muchacho.
-Lo digo porque a nadie has pedido que te ayude... "

Muchas veces nuestra fuerza mayor estriba en reconocer nuestra debilidad y en tener la humildad de pedir la ayuda de otros.

El alumno entendió lo que decía Hu-Ssong. Dejó a un lado su orgullo y rogó a sus compañeros que le ayudaran. Así, con todas sus fuerzas -la suya y la que le dieron los demás- pudo mover la piedra.

Deberíamos hacer una pequeña reflexión y preguntarnos ¿No es más saludable y beneficioso para todos, compartir un proyecto común uniéndonos en las dificultades?


Se hace necesario  transformar las “artes de la guerra, en las artes para la paz”, es la mejor forma de trabajar en equipo.


Hoy en día, está  estudiado y demostrado, que el trabajo en equipo, la motivación de todos los trabajadores, el buen clima laboral, son requisitos  para el buen funcionamiento de las empresas, y ello se consigue con la cultura del compromiso de todos los miembros de la empresa, junto con la cultura de la unión, de la colaboración, de la buena convivencia laboral... de esta forma  surge en el seno de cualquier empresa el espíritu de "equipo", donde el entusiasmo y la automotivación de todos los trabajadores es una proactividad colectiva.


Tomado parcialmente de un artículo de Manuel Lopez Jerez


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy muy contenta y satisfecha con los contenidos que he encontrado en este blog.
Los seres humanos somos complicados, pero aún más cuando no nos entendemos entre nosotros mismos, deseamos sobresalir y pocos le damos crédito a la ayuda que nos han dado nuestros compañeros de labores, ¡como si solos pudíeramos hacerlo todo! El principal enemigo de los equipos de trabajo es el EGO ISMO.

María del Carmen Bernal dijo...

Gracias por tu comentario, el ego es algo que suele jugarnos malas pasadas, mantenerlo en equilibrio sería lo ideal.