domingo, 3 de julio de 2011

Explorando sobre el SALTO CUÁNTICO

Es a mi entender lo que transmito en este artículo...

Los tiempos actuales nos sugieren cambios... ante tanta información, cursos, actividades, libros, videos, etc… debemos discernir aquello que no vibra con nosotros y tomar prioridad de lo que sí nos sirve.
Cuando hacemos cambios, por más pequeños y sutiles que sean, variamos lo que es habitual, y el impulso que generamos con nuestros actos hace que lleguemos a un salto cuántico.

La palabra cuántico tiene varios significados, en primer lugar se refiere a las partículas infinitesimales y a las ondas que no se perciben a simple vista, tambien significa dar un repentino salto al pasar de un posible estado a otro, obteniendo un determinado resultado entre un mar de posibilidades y lo mucho que influye este salto o "cambio" en nuestro bienestar... en nuestra vida.

Cuando ponemos nuestra energía en lograr obtener un cambio que realmente deseamos y que sea para nuestro bienestar general, como resolver un conflicto, o mejorar una situación estresante, o conseguir un objetivo ansiosamente esperado, o... cualquier cambio que estemos deseosos que nos ocurra, fijamos nuestra atención en lograrlo, es decir generamos un impulso con nuestros actos para llegar a un punto y, al final acabamos dando un salto cuántico, lo cual significa que para lograr algo debemos fijar y dirigir nuestra atención hacia eso, añadiendo una cosa aquí, otra allá a fin de alcanzar el impulso que precisamos, en definitiva damos pequeños pasos que nos lleven a obtener los cambios que deseamos, y estos cambios configuran de nuevo nuestra vida, por supuesto no ocurren por sí solos, sino que tenemos que esforzarnos para que se manifiesten.

No sabemos cómo ocurre un salto cuántico, incluso el mejor experto en física cuántica no entiende el mecanismo exacto de los cuantos de energía, pero lo importante es que ocurren y que nosotros podemos influir en la posibilidad de que se produzcan.
Los cambios en cada persona y en cada situación, forman parte de nuestra naturaleza y de nuestro crecimiento, lo importante es tomar la dirección correcta y empezar a avanzar hacia aquello que deseamos manifestar.

En la atmósfera como en la vida, cada pequeño factor es importante e influyente, por eso es esencial generar intenciones positivas, vivir la vida de un modo que nos empuje a alcanzar nuestro potencial más elevado. Cuanto más vemos los efectos de cada elección que hacemos, podemos elegir una forma distinta de que ocurra lo que deseamos realmente, podemos ver y palpar que esos pequeños momentos se unen para que podamos hacer grandes progresos, todo empieza a encajar y experimentamos grandes avances.
Si por el contrario, no tomamos conciencia de este poder que afecta nuestras vidas, si nuestro cuerpo, mente y espíritu están en desacuerdo, no obtendremos la energía y el impulso necesario para que ocurra un salto cuántico en nuestra vida, es decir no obtendremos un avance.

Sabemos que los organismos y/o las especies evolucionan a través de múltiples y simultáneos cambios, el juego consiste en aprender a evolucionar cada vez con más eficacia, construyendo nuestra vida sobre cada diminuto momento trascendente, hasta alcanzar un instante decisivo, y... entonces experimentamos un gran avance, lograremos observar la interacción entre nuestro cuerpo físico, emocional y espiritual.


¿Nos espera un nuevo mundo?  Preparémonos lo mejor que podamos...

No hay comentarios:

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído