Me siguen

Google+ Followers

domingo

Aprendiendo a ser... O P T I M I S T A S

Una característica que define a los pesimistas, es pensar que lo desagradable durará siempre, o por lo menos mucho tiempo, socavarán cuanto se propongan hacer… y será por su culpa.

Los optimistas, que deben enfrentarse con los mismos golpes de este mundo, piensan de manera opuesta, tienden a pensar que la derrota es sólo un contratiempo pasajero, que sus problemas se reducen a esa única circunstancia. No se desconciertan frente a la derrota. Enfrentados a un problema, perciben que allí se les presenta un reto y lo intentan otra vez con más energía.

Goleman, considera que "los pesimistas pueden aprender a ser optimistas". Para esto, empieza por lo que denomina "teoría del control personal", presentando dos conceptos: "la impotencia aprendida" y "las pautas explicativas".

La "impotencia aprendida", es la reacción a darse por vencido, a no asumir ninguna responsabilidad y a no luchar, como consecuencia de creer que cualquier cosa que podamos hacer carece de importancia.

Las "pautas explicativas" son los criterios que solemos utilizar para explicarnos a nosotros mismos por qué suceden las cosas. Es el gran modulador de la "impotencia aprendida".

Un criterio explicativo optimista pone un freno y detiene el sentimiento de impotencia, en tanto que un estilo pesimista no hace sino acrecentar el sentimiento de impotencia, y se relaciona estrechamente con la depresión. La forma que usted prefiera para explicarse las cosas a usted mismo, determina hasta dónde puede llegar su desamparo, o con cuánta energía contará cuando se encuentre con los contratiempos habituales y las derrotas momentáneas. El "criterio explicativo" de cada uno es reflejo de "lo que dice su corazón".

Si las “pautas explicativas”, es decir, la manera en que las personas se explican a sí mismas los contratiempos que padecen son las que modulan la “impotencia aprendida” entonces: “Enseñarles a modificar sus explicaciones podría ser una manera de tratar su depresión”.

En última instancia, “Los hábitos mentales no tienen por qué ser permanentes. Uno de los hallazgos más significativos hechos por la psicología en los últimos veinte años es que los individuos pueden elegir su manera de pensar”.

Una pauta explicativa típica de los pesimistas, ante su propia desgracia, es pensar: “Soy así, siempre ocurrirá así, hay algo que tengo y que echa a perder todo lo que hago”.


Otros, los que se resisten a rendirse ante las circunstancias, responden: “Las cosas vinieron así, como vinieron se pueden ir, y además todavía quedan muchas cosas en la vida”. Esta es una “pauta explicativa” típica de los optimistas.

Los que se dan por vencidos desde los primeros momentos, son personas convencidas de que los contratiempos que les ocurren son permanentes, que persistirán, estarán siempre allí, para arruinarles la vida. Por el contrario, los que se resisten al desamparo creen que las causas de los contratiempos son temporales.


Si usted considera las cosas en términos de “siempre” y “nunca”, confiriéndoles características duraderas, entonces su pesimismo es permanente. Por el contrario, si piensa en términos de “algunas veces” y de “últimamente”, entonces culpa de los malos momentos a condiciones transitorias, con lo que asume un comportamiento optimista.

Este artículo lo encontré en la red, no recuerdo de quien es, pido excusas por no darle el crédito a quien lo escribió, lo guarde hace algún tiempo en mis archivos y olvidé anotar el autor, mi interés es compartirlo con quien lo pueda leer y le ayude a entender que podemos aprender a ser OPTIMISTAS...
Por lo tanto,  intenta formar el hábito de pensar y creer que existen formas nuevas y mejores que te conducen a nuevos caminos, que cualquier situación por negativa que te parezca te ha permitido crecer en sabiduría y entendimiento, al igual que para quien ve la vida con optimismo, todo se ajusta a un recto camino y que hay nuevas puertas que se abren en tu beneficio y encontrarás una solución para cada problema.

¡Ah... y para aquellas personas que creen que hay una energía superior, una fuerza interior que nos guía... repitan mentalmente, "Jesús, yo confío en tí"... su respuesta positiva y optimista es: "Ten calma y sabe que Yo Soy Dios, puedo hacer cualquier cosa", así que además de actuar con optimismo, ten fe, pues existe un Ser Superior que nos guía hacia la meta apropiada.

No hay comentarios: