Me siguen

Google+ Followers

lunes

Interconexión... estar bien con nosotros, ser felices, querernos y cuidarnos es lo mejor que podemos hacer... porque eso llega a los demás también

Hoy me enviaron este artículo que trata un tema muy interesante y actual...

 Todos estamos interconectados...

INTERCONEXIÓN, UNICIDAD Y AUTO ESTIMA
Escrito por Miguel Angel Paredes, en su blog: Parentepsis

Definimos la Autoestima como la relación que estableces contigo. Y es la única relación de la que no te puedes separar. Te puedes separar de tu pareja, tus hijos, tus padres, tus amigos o tus compañeros de trabajo. Pero no te puedes separar de ti.
Bueno, esto es verdad hasta cierto punto. Quiero decir que es cierto que no te puedes separar de ti. Y también es cierto que físicamente, legal o espacialmente te puedes separar del resto de las personas. Lo que puede llevar a confusiones es que esa separación no es total.
Para bien o para mal, nos guste o no, parece que estamos interconectados entre todos, algunos autores van más allá y afirman que estamos interconectados con todo, no solo con todas las personas, sino con todas las formas de vida, incluso con todas las cosas vivas o no.

Y han sido los físicos, los expertos en física cuántica, los que estudian la realidad subatómica los que sostienen y demuestran con experimentos y con todo el rigor de la ciencia física que eso es así.
De una forma intuitiva, seguramente no te sorprenda. Algo dentro de ti ya tiene ese saber y lo único que hacemos los humanos son “des-cubrimientos”, es decir, quitamos le velo del miedo, los prejuicios o la ley, y tras ese velo esta el saber que siempre nos acompañó. Ese saber, siempre estuvo así, esperando ser des-cubierto, como un valioso objeto que el arqueólogo se encarga en ir limpiando hasta sacar a la luz toda la riqueza oculta bajo capas y capas de sedimentos adquiridos con el paso del tiempo. Nuestra cultura, el lenguaje, las creencias y los prejuicios son nuestras capas de sedimento que cubren una sabiduría milenaria, inconsciente y celular presente en todos nosotros.
Esa parte tuya que siempre ha sabido de cada descubrimiento antes de haberse producido. Es la misma parte que permanece interconectada con todo. Einstein, Podolsky y Rosen lo predijeron en 1935 y lo llamaron “entrelazamiento cuántico”. Y parece que a nivel subatómico nada es ajeno a nada y los cambios aislados hechos en elementos aparentemente separados producen las mismas consecuencias como si guardaran conexión inmediata entre sí, o como si fueran el mismo elemento.

Gregg Braden sostiene que todo lo que llamamos realidad esta interconectado a través de lo que él llama la “matriz divina”, de manera que todo guarda relación con todo y nuestros pensamientos, emociones, deseos e intenciones parecen activar de alguna forma esa matriz.
¿Tiene la mente algún poder sobre la materia? ¿Es posible que nuestros pensamientos, nuestros deseos y oraciones puedan producir cambios objetivos en el mundo? Apoyándose en los últimos descubrimientos científicos, la investigadora norteamericana Lynne McTaggart lleva años tratando de responder a éstas y a otras preguntas. Ella es la autora de las celebradas “El Campo” y “El Experimento de la Intención”. Estudios muy documentados que tratan sobre estos temas.

De una manera más psicológica, autores como Dyer en “El poder de la intención” hablan también de estas cuestiones. El propio Eric Fromm afirma que todo el malestar que sufre el ser humano tiene su origen en la fantasía de “separatividad”, algo así como la expulsión del paraíso por la que a partir de ese momento perdimos la Unicidad y despertamos a la angustia. Pero tal vez es Jung otro psicoanalista, quien con conceptos como el inconsciente colectivo, los arquetipos o las sincronicidades, nos habla con mayor intensidad, sin nombrarla, de la interconexión.

Ser conscientes de esta interconexión es importante, porque fenómenos como la empatía o la telepatía ya no parecen tan paranormales. Y esta interconexión puede ser la causante de sentimientos dolorosos que muchas veces son difíciles de explicar si valoramos nuestra biografía, pero claramente explicables si observamos nuestro entorno. Sí, desde el principio de la interconexión podemos estar sufriendo por ejemplo una depresión que no es nuestra. Nosotros manifestamos los síntomas, pero las causas tal vez debamos buscarlas en otras personas de nuestro entorno. No es que ellos sean los culpables, es que hemos hecho nuestro, algo que no nos pertenece del todo. En otro sentido, también es importante ser conscientes de que lo mejor que podemos hacer por las personas que queremos, la humanidad y el planeta es ser felices, estar bien con nosotros, querernos y cuidarnos, porque por el mismo principio eso llega a los demás y mejora el mundo.





No hay comentarios: