miércoles, 20 de julio de 2011

Escoge con sabiduría tus pensamientos... tus palabras... pueden ayudarte a construir o destruir tu AUTOESTIMA

Deberíamos ser muy cuidadosos con la manera en que nos hablamos, el tipo de lenguaje que utilizamos... las cosas que nos decimos, todas ellas van dejando un fuerte impacto en nuestras emociones y en nuestra autoestima.

Evitemos  decirnos... tontos (as), inútiles, perezosos (as), todos esos adjetivos que nos hacen sentir mal y que no nos conducen a nada productivo, en cambio, es mejor hablarnos y tratarnos  bien,  valoremos siempre lo que hagamos, por pequeño que sea, de esta forma nos estamos respetando, queriendo y aumentando nuestra autoestima.

Estos son algunos pasos que te propongo para mejorar tu autoestima... son sabiduría para ti y te traeran innumerables beneficios y felicidad, aún en los momentos más difíciles de tu vida. 


Enfoca tu energía en ver lo que sí tienes y tus cualidades en lugar de concentrarte en los defectos y las carencias.
Los pensamientos que vamos eligiendo son el alimento de nuestras emociones, y como en una delicada dieta, debemos nutrirnos de aquello que aumente nuestro nivel de energía y felicidad, lo demás fácilmente debe ser desechado.
Trátate con respeto, con tanta dignidad como eliges tratar a los demás. Nada bueno sale de ser cruel contigo y golpearte cuando estás caído, bríndate el tiempo de mejorar, de enmendar tus errores, de curarte.
No te presiones, cuídate como si fueras tu mejor amigo. Si los demás merecen tu perdón, tu admiración y tu amor, tú también lo mereces. Aprende a tratarte como el ser humano valioso que eres.
Deja que el buen humor fluya en tu vida, los problemas van y vienen y es mejor pensar en soluciones o alternativas con una buena sonrisa en vez de amargarse y frustrarse en vano.
Sé honesto con las cosas que realmente quieres, decide hacer algo porque realmente surge de tu sincero deseo. Si escoges una carrera o profesión... que sea de tu agrado, evita que sea una decisión ajena.
Si quieres un determinado trabajo quizás tan sólo por el salario, piensa qué es lo que estás sacrificando por eso. Intenta poner las cosas en perspectiva, hay determinados sacrificios que no valen la pena y otros que sí, la respuesta reside en tu corazón.

Piensa desde lo que ya posees, si siempre te estás concentrando en la falta, en esos anhelos no alcanzados aún, solamente te sentirás más desgraciado. La mejor manera de crecer a todo nivel es apreciando cada paso que hemos dado, dándonos el tiempo para disfrutar de lo obtenido y desde el agradecimiento y el pleno disfrute de lo que ya está en nuestro presente, continuar nuestro camino de desarrollo con alegría y con calma. La ansiedad es muy traicionera y nos pone una venda en los ojos, nos evita ver lo que sí has ganado y todo lo maravilloso que ya eres, así que escoge con sabiduría tus pensamientos... tus palabras... lo que decides sentir... Incrementa tu energía sabiendo que  eres un ser respetable... que cada día se convierte en una mejor versión de sí mismo... porque así lo deseas.

¿Realmente sabes qué es la Autoestima?

No puedes tocarla pero afecta a tus sentimientos. No puedes verla pero esta ahí, cuando te miras al espejo. No puedes oírla pero esta ahí, cuando hablas de ti mismo.

Para entender la autoestima, nos ayudará el descomponer el término en dos palabras, en primer lugar, la palabra estima... expresa que alguien o algo son importantes o que se da valor a esa persona o cosa... Y auto significa... ¡tú mismo!  Se refiere a cuánto te valoras a ti mismo y lo importante que te consideras. Hace referencia a cómo te ves a ti mismo y cómo te sientes por tus logros.

La autoestima no significa alardear de lo maravilloso que eres, sino, más bien, saber discretamente que vales mucho (de hecho, ¡que no tienes precio!). No se trata de pensar que eres perfecto -porque nadie lo es- sino de saber que eres digno de ser amado y aceptado.

¿Por qué es importante mantenerte  en alta autoestima?

Porque te ayuda a mantener la cabeza bien alta y a sentirte orgulloso de ti mismo y de lo que puedes hacer, te proporciona valor para experimentar cosas nuevas y el poder de creer en ti mismo, te permite respetarte a ti mismo, incluso cuando cometes errores. Y cuando te respetas a ti mismo, respetas a los demás y por lo general, los otros  también suelen respetarte.

La alta autoestima también es tu pasaporte para tomar buenas decisiones relacionadas con tu mente y tu cuerpo. Si tienes una alta autoestima, sabes que eres lo suficientemente inteligente como para decidir por ti mismo, valoras tu seguridad, tus sentimientos, tu salud... ¡todo tu ser! La alta autoestima te ayuda a saber que cada parte de ti merece ser cuidada y protegida.

Sobre la baja autoestima

Quizá conozcas personas con baja autoestima que no tienen muy buena opinión sobre sí mismos o que parecen criticarse demasiado... O quizás tú tienes una baja autoestima y casi nunca te sientes bien contigo mismo o crees que no eres importante, no pienses más así, es momento de hacer los cambios necesarios para mejorar tu autoestima.

Elevando tu autoestima

Claro que es normal tener altibajos emocionales, pero no es bueno tener baja autoestima. Sentir que no eres importante puede entristecerte e impedir que pruebes cosas nuevas. Puede impedir que hagas amigos o perjudicar tus relaciones con los demás. Tener una sólida autoestima también es una parte importante de nuestro crecimiento personal o profesional,  cuando tienes que tomar decisiones difíciles - especialmente por presión social -  cuanta más autoestima tengas, mejor, así sabrás lo que vales, y harás únicamente lo que realmente es apropiado, tanto para ti como para los demás.
Si crees que tienes baja autoestima, intenta hablar de ello con alguien en quien confíes, quizás pueda ayudarte a buscar formas de elevar tu autoestima, o... procura buscar ayuda profesional, si realmente consideras que ya es un problema de proporciones mayores.

Mientras tanto, aquí te dejo algunos consejos, pueden ayudarte a elevar tu autoestima:
  • Haz una lista de las cosas que se te dan bien.
  • Elógiate varias veces al día, tantas, como creas que lo necesites. (Si puedo, soy inteligente, etc.) 
  • Recuerda que tu cuerpo es tuyo, sin importar qué forma, tamaño o color tenga, hay cosas de ti mismo que no puedes cambiar, debes aceptarlas y amarlas porque son parte de ti. Habrá otras en las que si puedes intervenir y mejorarlas, si eso es lo que realmente quieres o necesitas.
  • Cuando escuches comentarios negativos en tu mente, dite: "Deja de hacerlo". Así le quitarás poder a la voz interior que te desanima.
Si te centras en las cosas buenas que haces y en tus grandes cualidades, aprenderás a amarte y a aceptarte... ¡ingredientes principales para una sólida autoestima!.