martes, 7 de junio de 2011

No concentrarnos en lo que no nos gusta...

... ver que realmente podemos cambiar para no continuar en lo mismo... repitiendo errores.
Excelente artículo de J.L Cano Gil, Psicoterapeuta y escritor. Os dejo con el.

La transformación interior
 
"Como buen admirador de Lao Tsé  y del Zen , temo que no es mucho lo que podemos "hacer" por mejorar la realidad. En cambio, sí podemos "no-hacer", es decir, dejar de hacer muchas cosas que lo perjudican y, así, prevenir males mayores y evitar nuestra complicidad con los grandes dañadores del planeta. Esto requiere, en mi opinión, no tanto grandes ideales y consignas, movilizaciones, etc., cuanto un sincero autoanálisis personal. No sólo buscar culpables de los problemas, sino también examinar nuestros propios errores y responsabilidades en ello. Así, frente a cualquier mal, la pregunta clave sería: "¿en qué medida soy yo cómplice del problema, y qué renuncias y responsabilidades estoy sinceramente dispuesto a asumir para dejar de serlo?". Si nuestras reivindicaciones no surgen de semejante actitud, no tardarán en convertirse en nuevas formas de hipocresía y fracaso.

Por ejemplo, si dices "¡Todos por la ecología y contra la contaminación!", pregúntate también: ¿voy a prescindir yo del uso y/o abuso de mi aire acondicionado, calefacción eléctrica, secadora, lavaplatos, exceso de iluminación, aparatos eléctricos de todo tipo, varios automóviles, viajes de placer, doble residencia, acumulación ilimitada de objetos y demás signos de comodidad y estatus...?

Si exclamas "¡Todos contra el gobierno y los bancos", pregúntate también: ¿seguiré votando (según las reglas y partidos que ellos quieren), pidiendo préstamos, pagando con tarjeta, contratando seguros, especulando con mis ahorros, dócil a leyes e impuestos injustos, desinformado y crédulo a la televisión, indiferente a la delincuencia política, etc.?

Si sueñas "¡Todos contra el hambre en el mundo!", pregúntate también: ¿consumo yo en exceso, despilfarro inmoralmente, conozco el origen y los precios reales de las cosas, las compro más baratas pese a ello, a qué empresas e intermediarios beneficia mi consumo, en qué bancos meto mi dinero, denuncio a los saqueadores nacionales e internacionales...?

Si exiges "¡Todos contra el maltrato", pregúntate también: ¿trato bien a las personas de mi entorno, me ocupo personalmente de ellas, sufren quizá trastornos emocionales, entrego innecesariamente a mis hijos a guarderías o escuelas alienadoras, doy buen ejemplo, me ocupo de mi crecimiento personal...?
Y así sucesivamente.

En resumen, como nadie hará nada por nosotros -salvo nosotros mismos-; y como no lograremos nada verdadero si emocionalmente no somos ya aquello que defendemos, la única opción es la de Gandhi: "si quieres cambiar el mundo, ¡cámbiate a ti mismo!" De este modo, tu propia forma alternativa de ser -y su irradiación a las personas de tu entornos- será ahora mismo el pequeño cambio en el mundo que buscabas, y el comienzo de un cambio mayor. Cuantos más seamos, mejor."

No hay comentarios:

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído