domingo, 1 de enero de 2012

¿Cómo comenzar el Nuevo Año 2012?




Un buen criterio para empezar este nuevo año es haciendo una profunda reflexión... un alto en la vida para mirar nuestra situación actual, tomar nota, definir prioridades e inmediatamente ir en busca de lo que realmente sea importante y necesario para comenzar de nuevo... para continuar  viviendo.

Sabemos que liderar nuestra vida requiere de ciertas habilidades, unas se encuentran innatas en cada uno de nosotros y otras las podemos aprender a desarrollar, manejando adecuadamente nuestra autoestima con actitud orientada al futuro, con optimismo, con confianza, con responsabilidad, y aunque no lo parezca con buen sentido del humor. 



Hay un secreto para vivir...


La Resiliencia es una respuesta... un ajuste saludable que todos podemos aprender para empezar este nuevo año y continuar nuestra vida abiertos a los cambios que se nos irán presentando.

Los dejo con este Poema de Mario Benedetti, vinculado a la Resiliencia.  

NO TE RINDAS...

No te rindas, aún estás a tiempo… de alcanzar y comenzar de nuevo.

Aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo, correr los escombros y…  destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento.

Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo.
Porque lo has querido y porque te quiero.
Porque existe el vino y el amor, es cierto!
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas, quitar los cerrojos, abandonar las murallas que te protegieron,
vivir la vida y aceptar el reto, recuperar la risa, ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos, desplegar las alas e intentar de nuevo!

Celebrar la vida y retomar los cielos. No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo nuevo,
porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti