Me siguen

Google+ Followers

martes

¿Sabes soportar las cargas que la vida te echa encima?




Un hombre tuvo que viajar al mercado con un gran costal de algodón y otro de azúcar. Llevaba 2 asnos y se preguntaba sobre cuál iba a poner la carga ligera del costal de algodón y sobre cual el pesado costal de azúcar.

  
Decidió que los asnos eligieran, dejó que los mismos entraran a la granja y los observó. Uno de los asnos palpó ambos costales y luego volvió hacia el de algodón. El hombre razonó que el asno había elegido el de algodón y le puso el gran costal en el lomo, aunque era muy ligero. Luego puso el gran costal de azúcar sobre el otro asno y partieron por su camino.

A medida que viajaban, el asno con el azúcar luchaba bajo su carga. El sol calentaba fuerte y la tierra estaba dura. Ay!!! Cuán pesado era ese costal de azúcar, y el asno se preguntaba cuanto más iba a poder resistir..!
  
Sin embargo, el asno con el costal de algodón no tenía problema alguno. A veces hasta trotaba e incluso hasta alzaba sus pezuñas de alegría. Cuán contento él estaba por no tener la carga pesada de azúcar como el otro asno!

Siguiendo su camino, llegaron a un río y se enteraron que el puente había caído, la única manera de llegar al otro lado sería a nado, así que al río fueron los asnos.
  
A medida que el asno con el gran costal de azúcar nadaba, percibía que su carga se hacía más liviana. ¿Por qué? Bueno, mientras él nadaba, el azúcar empezó a disolverse en el agua y mientras más se adentraba en el río más liviana se hacía su carga, así, al fin alcanzó el otro lado, mojado y sólo un poco cansado por la experiencia.
  
¿Qué pasó con el otro asno con el gran costal de algodón?

A medida que nadaba, percibía que el costal se hacía más y más pesado. ¿Por qué? Porque mientras nadaba, el algodón absorbía el agua y mientras más se adentraba al río más pesada se hacía la carga. El asno se esmeró por mantener su cabeza a flote, pero ya le era imposible. Agotado y sobrecargado, se hundió y nunca jamás lo volvieron a ver.
  
Hoy, ¿cuántos de nosotros por cosas de la vida debemos llevar una carga pesada? ... ¡y cómo nos cuesta soportarla! pero... todo cambia, en algún momento  da un giro y lo que ayer fue un gran esfuerzo de llevar,  se transforma en algo liviano y fácil de cargar. ¡Así es la vida! 

Algunos vacilan en llevar una carga más pesada,  como el primer asno, deciden llevar una ligera... Otros toman la decisión de cargar una pesada, o aceptan la carga que les entregan.
Aquellos que estén sólo acostumbrados a llevar una carga ligera, se les hará muy difícil soportar la carga extra de las pruebas de la vida, no estarán acostumbrados a llevar cargas pesadas, y al encontrarse con las adversidades les costará más aguantarlas, lucharán por mantener la cabeza a flote y se hundirán bajo la carga adicional.

Si hoy llevas una dura carga,  soporta, lucha con  tenacidad y esfuerzo, mañana las cosas pueden cambiar.

No hay comentarios: