sábado, 7 de abril de 2012

Mi reflexión de Semana Santa



Nuestra experiencia de vida necesita curarse...

Hay un amor regenerador en cada uno de nosotros... para mi es Jesús, tu puedes llamarlo con el nombre que se ajuste a tus creencias: Señor... Padre Celestial... Dios...  Cristo... Maestro... Energía Suprema... Ese Amor es quien toca todas aquellas experiencias de vida que necesitan curarse si permitimos que así suceda. Nuestra luz y nuestra fuerza están en EL y es nuestra misión irradiar ese Amor a todo ser vivo, de esta forma obtendremos la paz y la felicidad tan anheladas.
No es con palabras únicamente que se predica, sino a través  del ejemplo que cada uno de nosotros podamos aportar.

Jesús ayúdame a esparcir tu amor, permiteme predicar sin predicar a través de mi ejemplo e influencia en todo lo que haga.


Por último quiero compartir este mensaje que  leí en el blog " Soy Una Luz En El Camino..." ¡Cuanta verdad encierra! 

OM SRI SAI RAM

Hoy la necesidad más importante es la reconstrucción personal. 
Multipliquen las virtudes, no los edificios. 
Practiquen lo que predican; ese es el verdadero peregrinaje. 
Limpien sus mentes de envidia y maldad; este es el verdadero baño en aguas sagradas. ¿De qué sirve el Nombre del Señor en la lengua si, por dentro, el corazón está impuro? 
La injusticia y el descontento se difunden por doquier, debido a esta única falla de los humanos: decir una cosa y hacer lo opuesto. Ustedes deben recomponerse y corregir su alimento, su recreación y el modo de pasar su tiempo libre, sus pensamientos y sus hábitos. 
Eliminen los vicios de la lujuria y el odio, y apaguen las furiosas llamas de la ira y la codicia. 
... Entonces, la tranquilidad y la felicidad (shantham y soukhyam) que les son innatas y están dentro de ustedes, se manifestarán sin impedimentos. 
Ustedes son encarnaciones de la paz; la felicidad es su naturaleza misma.

SAI BABA