domingo, 26 de enero de 2014

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo



Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simplemente lo sabemos como teoría.

Al hacerlo creo que nos damos cuenta que a pesar de saber mucha teoría, dicha teoría no nos sirve de gran ayuda, ni con nosotros mismos, ni con los demás sino la llevamos a la práctica.

Y como uno al fin y al cabo el conocimiento que comparte es de aquello de lo que menos sabe...  quiero compartir con todos ustedes mis reflexiones sobre esas pequeñas cosas de la vida... 

El propósito de ésta reflexión es lograr interiorizarlas para obtener  una verdadera vida en armonía y a su vez compartirla con quienes están más cerca de nosotros.  

El primer gran descubrimiento que debemos hacer es que: “El ser humano puede cambiar su vida, si cambia su actitud”

El segundo gran descubrimiento es: Que debemos aprender a “dejar pasar” los problemas en lugar de resistirnos a ellos con todas nuestras fuerzas.

Consiguiendo de esta forma que nuestra vida comience a fluir de una manera mucho más relajada y feliz.. Y gracias a ese fluir tendremos el conocimiento suficiente para:

  • 1.- Cambiar las cosas que podemos cambiar.
  • 2.- Aceptar las cosas que no podemos cambiar
  • 3.- La sabiduría necesaria para ver la diferencia.




NO SUFRAS POR PEQUEÑECES
A menudo nos dejamos alterar por cosas que al examinarlas con mayor atención no son tan tremendas. Sacando los problemas de su justa proporción

HAZ LAS PACES CON LA IMPERFECCIÓN
La necesidad de perfección y el deseo de paz interior están en conflicto. Eso no quiere decir que dejes de hacer las cosas lo mejor que sepas. Cuando comiences a eliminar tu necesidad de perfección en todas las áreas de la vida, empezaras a descubrir la perfección en la vida misma.

ABANDONA LA IDEA DE QUE LAS PERSONAS DULCES Y RELAJADAS NO PUEDEN SER GRANDES TRIUNFADORAS
El miedo y el estrés requieren una gran cantidad de energía y agotan la creatividad y motivación de nuestras vidas. Cuando se tiene paz interior se esta menos distraído por las necesidades, deseos y preocupaciones. Resulta más fácil centrarnos en nuestros objetivos, conseguir lo que queremos y tener algo que ofrecer a los demás.

TOMA CONCIENCIA DEL EFECTO DE BOLA DE NIEVE DE TUS PENSAMIENTOS
Toma conciencia de lo rápido que escapan a tu control los pensamientos negativos y de inseguridad. ¿Te has fijado alguna vez lo tenso que estas cuando estas atrapado en tus pensamientos?

DESARROLLA EL SENTIDO DE LA COMPASIÓN
La compasión es un sentimiento de amor, implica sentir los problemas y el sufrimiento de los demás, dejándonos de centrarnos solo en nosotros mismos. Nos ayuda a desarrollar el sentido de la gratitud y nos hace apartar la atención de las cosas pequeñas que nosotros hemos convertido en grandes. “No podemos hacer grandes cosas en esta tierra. Solo podemos hacer cosas pequeñas con gran AMOR”. (Teresa de Calcuta)

RECUERDA QUE CUANDO MUERAS TU “CARPETA DE ASUNTOS PENDIENTES” NO ESTARÁ VACÍA
Muchos viven su existencia con el único propósito de acabarlo todo. Dejando a un lado incluso a sus seres mas queridos. Piensan que cuando acaben todo lo que tienen que hacer estarán mas serenos pero simplemente no es así, a medida que hacen cosas añaden otras nuevas a la lista El propósito de la vida no es conseguir hacerlo todo, sino disfrutar cada paso del camino.

DEJA QUE OTROS SE LLEVEN LA GLORIA
Hay algo mágico que le sucede al espíritu de cada ser humano, una sensación de serenidad y paz interior se apodera de el, cuando deja de necesitar que toda la atención se centre en su persona y en cambio permite que otros se lleven la gloria. No cedamos al impulso de arrebatársela a los demás.


APRENDE A VIVIR EL MOMENTO PRESENTE
“La vida es lo que nos sucede mientras estamos ocupados en hacer otros planes” (John Lennon) “He pasado por algunas cosas terribles en mi vida, alguna de las cuales sucedieron en realidad” (Mark Twain) “Sufrir antes de tiempo, es sufrir dos veces” (Seneca) La mayoría de las veces sufrimos por cosas que la mayoría de las veces no nos ocurrirán.

IMAGINA QUE TODO EL MUNDO SABE MAS QUE TU
Todas las personas con las que te encuentres tendrán algo que enseñarte Descubrirás que si haces esto te sentirás menos molesto por los errores de los demás. Tan solo debes cambiar tu percepción de “¿Por qué están haciendo esto?” A “¿Qué están intentando enseñarme?”

PERMITE QUE LOS DEMÁS TENGAN “RAZÓN” EN LA MAYORÍA DE OCASIONES
¿Quiero tener razón o quiero ser feliz? Muchas veces las dos cosas se excluyen mutuamente. A nadie le gusta que le corrijan. Eso no quiere decir que renunciemos a nuestras verdades filosóficas ni a nuestras opiniones sinceras.

SE MAS PACIENTE
Es decir aceptar las cosas como son y no como tú quieres que sean. Ser paciente implica abrir el corazón al momento presente, aunque no te guste. Ser paciente también implica ver la inocencia en los demás.

SE EL PRIMERO EN ACTUAR CON AMOR Y EN TENDER LA MANO
Cuando nos enfadamos convertimos las cosas pequeñas en cosas grandes Y pensamos que nuestra postura ante las cosas es más importante que nuestra felicidad. Tener razón casi nuca es más importante que ser feliz. Dejar que otros tengan razón no significa que tú estés equivocado.

PREGÚNTATE ¿TENDRÁ ESTO IMPORTANCIA DENTRO DE UN AÑO?
Este “plegamiento temporal” es la respuesta ante la equivocada creencia de que aquello que nos altera es lo importante.

INTEGRA EL HECHO DE QUE LA VIDA NO ES JUSTA
¿Quién ha dicho que la vida tiene que ser justa? Pensamos que la vida debería ser justa o que algún día llegara a serlo, nos quejamos de las injusticias de la vida, sin darnos cuenta que la vida tal vez nunca ha estado destinada a serlo. Por si misma, la vida no tiene porque ser perfecta, que lo sea o no únicamente dependerá de nosotros. Entendiendo que el hecho de que la vida no sea justa no significa que nosotros no debamos hacer todo lo que esta en nuestro poder para mejorar el mundo en que vivimos.

PERMÍTETE ESTAR ABURRIDO
Las personas ya no somos seres humanos, deberíamos llamarnos “Haceres Humanos” Si te permites aburrirte durante una hora y no luchas contra ello, la sensación de aburrimiento acaba por ser reemplazada por la sensación de paz. Debemos aprender el arte de relajarnos, el arte de “SER” en lugar de “HACER”

DEDICA UN RATO CADA DÍA AL SILENCIO
El estar a solas y en silencio con uno mismo, un rato cada día constituye una parte fundamental de nuestra existencia. El equilibrio la armonía y la paz interior vienen de la mano del silencio.

PROCURA COMPRENDER PRIMERO
Implica que te intereses más por comprender a los otros y menos en hacer que los otros te comprendan a ti. Cuando haces lo primero lo segundo se da con toda naturalidad y las personas que se acerquen a ti se sentirán escuchadas y comprendidas.

APRENDE A ESCUCHAR
Escuchar de manera afectiva, evita el acto de interrumpir a los demás y de acabar sus frases. En la actualidad pocas personas escuchan a su interlocutor parece mas bien que se turnan para desoírse mutuamente. Recuerda que se necesita una gran cantidad de energía para intentar adivinar lo que te van a decir.


ESCOGE TUS BATALLAS CON SABIDURÍA
La verdad es que la vida rara vez resulta ser exactamente como a nosotros nos gustaría y las demás personas no actúan como nosotros querríamos. Siempre habrá personas que estén en desacuerdo con nosotros, personas que hagan las cosas de forma diferente y cosas que no salgan bien. Si luchas contra este principio de la vida, pasaras casi toda tu vida librando batallas por pequeñeces. Cuando escojas tus batallas con sabiduría, llegara el día que rara vez sentirás la necesidad de librar batalla alguna.

LA VIDA ES UNA PRUEBA. SOLO ES UNA PRUEBA
Cuando consideras la vida y sus muchos retos como una prueba, ves en cada problema una oportunidad de crecer, una ocasión para aprender. Si por el contrario te tomas cada problema como una cuestión de vida o muerte, será un camino muy accidentado. Únicamente podrás sentirte feliz si todo sale bien. Y todos sabemos con que poca frecuencia ocurre eso. Pregúntate ¿Por qué esta este problema en mi vida? ¿Qué puedo aprender de él?

PRACTICA ACTOS DE AMABILIDAD ESPONTANEA
La práctica de la amabilidad es una manera eficaz de experimentar la alegría y felicidad de dar sin esperar nada a cambio. Recuerda que un acto de amabilidad pone en marcha una serie de actos del mismo tipo. La amabilidad es una forma bella de ser útil a los demás. Si todos fuésemos más amables en poco tiempo estaríamos viviendo en un mundo mejor y más agradable.

MIRA MAS ALLA DE LO QUE SE VE A SIMPLE VISTA
No significa que aceptemos todo, ni que pretendamos que todo sea maravilloso. Significa mas bien, simplemente, que es bueno tener el sentido de la perspectiva suficiente como para conceder a los demás el beneficio de la duda.

APRENDE A VER LA INOCENCIA EN LA ACTITUD DE LOS DEMAS
Para muchas personas, uno de los aspectos mas frustrantes de la vida es no ser capaces de entender el comportamiento de los demás, las ven siempre como culpables en lugar de inocentes. Es verdad que las personas hacen cosas raras (¿Y quién no?) pero somos nosotros quienes nos desarmonizamos. Tenemos que aprender a desarmonizarnos menos cada vez a causa del comportamiento de los demás. De esa forma nos resultara más fácil ver la belleza de la vida.

PRACTICA LA HUMILDAD
La humildad y la paz interior van de la mano. Cuanta menos necesidad tengas de demostrar a los demás todo lo que vales, mas fácil te resultara estar en armonía. Curiosamente, cuanto menos buscas la aprobación de los demás, más la tienes, las personas se sienten atraídas por las personas que demuestran seguridad, que no necesitan fabricarse una buena imagen, tener razón siempre, ni acaparar la gloria. La mayor parte de las personas sienten afecto por esas personas que hablan desde el corazón y no desde el ego.

CUANDO HAYA DUDAS DE QUIEN DEBE HACER LAS COSAS, HAZLAS TÚ, SIN MAS COMENTARIOS.
Es curioso la facilidad que tenemos para recordar todas las tareas que realizamos y las responsabilidades que tenemos. Y al mismo tiempo la facilidad que tenemos para olvidar todo lo que hacen quienes están junto a nosotros. Es muy difícil estar en armonía si llevamos en cuenta lo que hacemos nosotros y lo que hacen los demás, hacer las cosas sin mas nos dejara mas tiempo y energía para las cosas importantes de verdad.

NO QUIERAS HACER QUE TODO SEA PERFECTO
Nuestra tendencia a que todo sea perfecto es una de las más neuróticas e ingratas del ser humano. Esta tendencia hace que en todo y en todos busques lo que esta mal, con lo cual te alejas de todo y de todos. El hecho de intentar que otro ser humano sea “perfecto” es algo que no dice nada acerca de ese ser humano…. Pero si delata tu tendencia a criticar. Cuanto menor sea la frecuencia con que busques imperfecciones en tu pareja, amigos, compañeros de trabajo, etc, etc, mas fácil te resultara ver lo fantástica que es tu vida en realidad.

APRENDE A ACEPTAR QUE EXISTEN REALIDADES DISTINTAS
Este principio nos enseña la necesidad de aprender que quienes nos rodean tienen una visión de las cosas es decir una realidad diferente a la nuestra pero igualmente valida. No es cuestión de tolerar las diferencias sino de comprenderlas y aceptarlas.

JUSTIFICAR NUESTRAS LIMITACIONES, ES NO SUPERARLAS JAMAS
Muchas personas gastan una gran cantidad de energía, argumentando a favor de sus limitaciones. Si quieres realizar cualquier cosa, el primer paso es silenciar a tu crítico mas duro: tú mismo.

PREGÚNTATE SIEMPRE... QUÉ ES REALMENTE IMPORTANTE
Si de manera regular te haces la pregunta, puede que descubras que algunas elecciones que estas haciendo se hallan en contradicción con las metas y logros que te has propuesto alcanzar. Preguntarte todos los días ¿Qué es lo realmente importante para mí? Te ayuda a confeccionar tu escala de valores, a alinear tus actos con tus objetivos y a tomar decisiones más conscientes.

Por último recuerden...                  NO SUFRAN POR PEQUEÑECES







Extraído  algunos apartes de un artículo de Esteban Pérez .

jueves, 23 de enero de 2014

La Intolerancia...una de las más altas barreras que solemos tener los seres humanos







La intolerancia, el no aceptar las manifestaciones del otro, es un síntoma claro de inseguridad. La defensa de nuestros intereses, de nuestras ideas, de nuestras comodidades y nuestros criterios hace que nos posicionemos frente a los criterios, las ideas y los intereses de los demás de una forma rígida, con un planteamiento de incomprensión, dando lugar a eso que se llama intolerancia.

La comunicación entre los seres humanos debe estar libre de ese tipo de posturas. Debemos aprender a escuchar, debemos apreciar el valor que tienen las manifestaciones de los demás, aunque a veces esas manifestaciones puedan dolernos, simplemente porque no van en la misma dirección que nuestras propias manifestaciones.

Para que una bombilla dé luz deben cumplirse varios requisitos: que en su interior se haya hecho el vacío, que su filamento esté completo y que tenga una conexión con la red de electricidad. Para que el ser humano dé luz, su interior, su mente, debe estar vacía de prejuicios, de intolerancias, de egoísmos y de soberbias, debe tener una mente preparada para recibir sin bloqueos, con un filamento que son sus neuronas dispuestas a conexionarse unas con otras al menor impulso. Por último, tiene que tener el deseo interno de conexionarse con la fuente de energía.

CUANDO ESOS REQUISITOS HAN SIDO CUMPLIDOS, EL SER HUMANO EMITE LUZ E ILUMINA A TODO CUANTO LE RODEA.

Hasta que llega a ser bombilla, el hombre debe pasar por diferentes estadios. Antes, seguramente, deber ser como una vela donde la materia que lo compone es la que arde, la que se consume en vez de crecer. El hombre, en ese estadio, se consume con la luz que proporciona, porque quizás no ha aprendido todavía que cuanto más recibes más puedes dar y viceversa.

A lo largo de su historia, el ser humano ha ido poniendo fronteras, barreras de intolerancia, barreras de oscuridad para protegerse, como si los demás fuesen a agredirle. Las fronteras son la muestra de la intolerancia, la muestra de la falta de fraternidad entre los seres humanos.

Por causa de las fronteras se han producido millones de muertes; por causa de unas líneas imaginarias los seres humanos se han matado unos a otros, durante siglos. En lugar de decir: mi casa es tu casa; han dicho: tú en tu casa y yo en la mía. El sentimiento de propiedad absurdo también es otra de las causas de la falta de comunicación y entendimiento. En lugar de buscar un idioma común a todos los seres humanos, cada uno, dentro de sus fronteras, ha tratado de encontrar un lenguaje propio y particular que le diferenciase de los demás, para hacer así más difícil la comunicación.



Comunicación es la palabra clave para que los seres humanos puedan andar juntos en la misma dirección. Todos los intentos que se hagan por bloquear la comunicación, son intentos anti evolutivos, así como todos los intentos que se hagan por facilitarla serán intentos dirigidos en el camino correcto. En lugar de pensar en uno mismo, pensemos en qué necesita el otro y seguro que, en ese momento, se estará empezando a iluminar un poco la bombilla que configura nuestro ser integral.

SER INTOLERANTES ES ESTAR BLOQUEADO, ES MIRARSE AL PROPIO OMBLIGO Y PENSAR QUE LA RAZÓN ESTÁ DE NUESTRA PARTE, COMO SI LA RAZÓN O LA VERDAD FUESE PATRIMONIO DE UNO EN DETRIMENTO DE LOS DEMÁS.

Nadie tiene la verdad absoluta, ni nadie está solo como para pensar que pueda conseguir evolucionar sin la ayuda de los demás, es necesario eliminar todas las barreras mentales, físicas y energéticas que hemos ido poniendo a lo largo de cientos y miles de años entre unos seres humanos y otros. La bombilla sin la conexión con la red no brillaría, y una sola bombilla no puede iluminar un campo. En la oscuridad de la noche sólo la luz que seamos capaces de generar nos ayudará a evitar los tropezones, las piedras y los hoyos.

CADA VEZ QUE SINTAMOS EN NUESTRO INTERIOR QUE ESTAMOS SIENDO INTOLERANTES, QUE ESTAMOS PONIENDO UN BLOQUEO EN LA COMUNICACIÓN CON EL PRÓJIMO, PARÉMONOS, RECAPACITEMOS SOBRE NUESTROS PROCESOS MENTALES, TENIENDO PRESENTE QUE NUESTRO OBJETIVO EN ESTA VIDA ES LA EVOLUCIÓN Y QUE TODO AQUELLO QUE HAGAMOS EN CONTRA DE ELLA APAGARÁ UN POCO ESA BOMBILLA QUE EL COSMOS NOS HA PROPORCIONADO PARA ILUMINAR UN POCO MÁS EL MUNDO EN EL QUE NOS HA TOCADO VIVIR.

El ser humano comprensivo no levanta su dedo acusador recriminando, apuntando los errores de sus semejantes, y si las circunstancias de la vida lo obligan a hacerlo, su corazón se serena con la piedad y la comprensión por los errores de los otros.

Ser comprensivo no es hacer causa común con los defectos de los demás, es  poder manifestar respetuosamente los desacuerdos, la desigualdad de las opiniones, criterios, valores de la vida, es un deber y un derecho que se tiene al exteriorizar el rechazo ante determinadas actitudes. Lo importante es el sentimiento que alimente esa postura, porque muchas veces pueden observarse críticas impiadosas motivadas por los actos o dichos de los demás, juzgamientos apresurados, comentarios hirientes...

Poder serenar los pensamientos, los sentimientos, balancear lo que decimos, medir el efecto que pueden tener las palabras y conocer el sentimiento generador que las explicita, puede ser un primer paso importante para controlar los impulsos agresivos. Por ello es importante que, cuando se tenga que hacer una llamada de atención, desvirtuar un concepto o conocimiento equívoco, recordemos siempre nuestra propia naturaleza, tan propensa a las equivocaciones y desviaciones.

Pensemos que muchas veces no hemos querido caer, y hemos caído, que muchas veces también, creíamos conocer la verdad  y nos hemos equivocado, que nuestra visión de las cosas y de los seres es muy limitada y no podemos juzgarlos soberbiamente, creyéndonos dueños de una verdad absoluta que nadie posee.

LA HUMILDAD ES EL CAMINO MÁS IMPORTANTE QUE DEBIÉRAMOS TRANSITAR CUANDO DE MIRAR A NUESTROS SEMEJANTES SE TRATA.

viernes, 17 de enero de 2014

¡Tú me haces enfadar!

Creo que para poder gestionar las emociones necesitamos aprender... es una forma de tomar consciencia para encarar la vida actual y no morir en el intento.

Si crees que puedes dedicarle un buen tiempo a este tema, estoy segura que será de gran utilidad para tu vida.


Comparto este artículo de www.rumbointerior cuyo autor es: Francesc Xavier Bonada Vergara:


Aquí va un ejemplo práctico para ilustrar el proceso que nos permite poder elegir una respuesta adecuada cuando nos enfadamos con alguien.
Lo transcribo tal y como su autor lo expone...

"Así que, primero expondré una situación y luego volveré a reproducir la misma situación pero esta vez aplicando los pasos del proceso para transformar la ira, para que puedas ver la diferencia. ¡Vamos allá!

La situación es la siguiente:

Hoy tengo una reunión a primera hora de la mañana. Para llegar a tiempo tengo que levantarme especialmente temprano y la verdad es que, a parte del esfuerzo que ello me supone, no puedo despedirme de mi familia y eso no me gusta nada. Pues bien, como hay reunión me levanto temprano y al salir para ir a buscar el tren me encuentro unas obras que me retrasan. Después de mucho correr consigo pillar el tren que quería. ¡Menos mal! Llego al trabajo acalorado justo a la hora de comienzo de la reunión. Entro en la sala de reuniones y no hay nadie. Entonces pregunto por Miguel, el que convocó la reunión.

-¿Donde está Miguel? Hoy teníamos reunión.

- No creo que haya reunión porque Miguel está de viaje.

-¿Cómo dices?

Entonces exploté de rabia gritando:

- ¡ Es que no hay derecho. Qué falta de respeto. Anulan una reunión y ni avisan. La gente no piensa en los demás !

Al cabo de un tiempo me tranquilicé, quizás porque alguien que pasaba por allí me escucho en silencio, sin decir nada. A mi me dio la impresión que entendía lo que me pasaba. Luego, me fui a mi lugar de trabajo y entonces pensé que podría utilizar esa “no reunión” para hacer algo que estaba postergando hacía demasiado tiempo y me puse a hacerlo. A media mañana, pensando en el incidente me di cuenta de algunas cosas.
La primera, que si todo el mundo al que le anulan una reunión sin avisar, se pusiera a gritar, la oficina se convertiría en cualquier cosa menos un lugar para trabajar con tranquilidad. Lo segundo, al tranquilizarme pude encontrar una manera de aprovechar el acontecimiento tan desgraciado que me había sucedido. También me di cuenta que me había quedado cierta sensación desagradable porque me había dejado llevar por la ira y había podido molestar la gente de mi alrededor que no tenía ninguna cosa que ver con lo sucedido. Finalmente, el haberme tranquilizado me había hecho olvidar que hubo alguien que no me avisó de la reunión anulada y eso era algo pendiente que no quería dejar pasar … a pesar que había sabido aprovechar el tiempo. —-Fin del ejemplo—

Tal y como te había dicho, lo que voy a hacer ahora es reproducir la misma situación pero esta vez lo haré de una forma que persigue no anular la ira sino expresarla de una forma plena y al mismo tiempo, que tenga en cuenta las personas que me rodean.
La expresión plena de la ira

El comportamiento de los demás no es nunca causa de nuestra ira aunque sí puede ser su estímulo. En nuestro caso, podemos verlo claramente porque si hubiera pensado que el anular la reunión me permitiría acabar aquel informe que llevaba tanto tiempo postergando seguramente no me habría enfadado tanto. Por lo tanto, que anularan la reunión puede ser un estímulo para mi enfado pero nunca su causa. Así que el proceso que te voy a explicar te permitirá pasar de : “Estoy enfadado porque tú haces …..” a “estoy enfadado porque necesito ….. y por eso te pido ….”. Pero mejor no adelantarme. Vayamos paso a paso.

Los 4 pasos para la expresión de la ira.

A continuación te explico cuales son los 4 pasos aplicándolo a la situación.

1.- Detenerse y respirar profundamente. Esta es quizás la parte que a mi me resulta más difícil. Se trata de darse cuenta que uno se va enfadando y parar antes que la sensación no la podamos contener ni manejar.

2.- Tomar conciencia de los pensamientos que nos asaltan en estos momentos y separar los hechos de lo que pensamos respecto a los hechos.
Cuando llego al trabajo y no hay nadie en la sala (hasta aquí los hechos) me digo ¡ Es que no hay derecho. Qué falta de respeto. Anulan una reunión y ni avisan. La gente no piensa en los demás! (esto es lo que pienso sobre los hechos)

3.- Transformar los juicios y sentimientos en necesidades universales: ¿qué es lo que estoy sintiendo y cuales son las necesidades insatisfechas?

Primero que todo quiero destacar que detrás de cualquier enfado hay siempre una necesidad universal no satisfecha. Llegados a este punto quiero resaltar que cuando me refiero a la palabra necesidad lo hago en la acepción que utiliza la CNV (Comunicación No violenta) para nombrar todo lo que es indispensable en nuestra vida. Engloba nuestras necesidades vitales (respirar, comer, dormir, evacuar), nuestras necesidades de seguridad (material, afectiva), y nuestras necesidades de desarrollo del ser humano (necesidad de contribuir a la vida, necesidad de dar sentido,…). Aquí tenéis un enlace a un listado más o menos completo de las necesidades universales, comunes a todos los seres humanos(necesidades).Lo que quiero decir con ello es que el enfado es un aviso de alarma para decirme que hay una necesidad universal no atendida que requiere mi atención.

Aplicar el paso 3 a la situación sería: me doy cuenta que cuando pienso que los otros no me tienen en cuenta entonces siento ira: el corazón se me dispara y siento una opresión en el pecho. UF!!!!! ¿Cómo puedo traducir los juicios sobre los otros, es decir, lo que pienso acerca de la situación, a necesidades mías no satisfechas?
Creo que cuando digo que los demás son egoístas y no me tienen en cuenta es que tengo una necesidad de que se me escuche y se entienda el esfuerzo que he tenido que realizar para venir y que no ha servido de nada. Si alguien lo pudiera escuchar y entender…. que me vean y me tengan en cuenta. En el fondo creo que lo que necesito es empatía, que entiendan cómo me siento. Sí … es eso, necesito empatía.
Después de hacer esta mirada hacia lo que me pasa con lo que hacen los demás, mi ira se ha transformado en tristeza, pero una tristeza serena. Ahora realmente he pasado del “Estoy enfadado porque tú sólo piensas en tí” a “Estoy enfadado porque necesito ser escuchado“. La atención la pongo en mi. No te hago responsable de lo que me pasa y me hago cargo de mis sentimientos. Ahora puedo pasar a la fase de la petición, el último paso del proceso.

4.- Petición. Ahora que tengo claro que lo que necesito es empatía estoy preparado para hacer una petición a la otra persona desde lo que necesito y no desde “tu eres el culpable de cómo me siento y mereces un castigo”. La conversación podría transcurrir de la siguiente forma.
- Hola Miguel
- Hola
- Ayer teníamos reunión a las 8.30, ¿no?
- A sí. No recordé anularla.
- Ya. Me gustaría saber si quieres saber lo que me pasó a mí.
- Vale
- Para llegar aquí a las 8.30 tengo que hacer bastantes esfuerzos y además me supone que no me pueda despedir de mi familia porque todavía duermen cuando me voy. Ayer, al llegar aquí puntual y ver que tú no habías avisado de la anulación de la reunión sentí rabia porque necesito que sepas el esfuerzo que me supone llegar puntual y me gustaría que ese esfuerzo valiera la pena.
-…
- Me gustaría saber qué es lo que has escuchado al explicarte esto.
- Vaya. Lo siento.
(no me vale… lo que quiero es empatía, que me entienda lo que me pasó. Si se disculpa no obtengo escucha, que es lo que necesito. Voy a ver si Miguel puede satisfacer esa necesidad de comprensión. Si no lo hace, tendré que buscarla en otra parte…)
- Creo que no me he explicado. Quisiera saber qué es lo que has escuchado para asegurarme que me has entendido.
- Pues que estás enfadado porque no te he avisado
( se acerca a lo que busco, que es comprensión…. vamos a ver…)
- No es eso exactamente. Lo que quisiera es que te dieras cuenta del esfuerzo que supone para mí venir puntual a la reunión convocada a las 8.30.
- Sí, sí. Ya lo entiendo. Quieres que sepa que te supone un esfuerzo venir puntual a una reunión tan temprano.
(creo que ha comprendido que venir puntual a la reunión a las 8.30 es algo que me supone un esfuerzo que fuera tenido en cuenta…)
- Sí, es eso. Gracias. Por eso me gustaría pedirte una cosa. ¿Tendrías algun inconveniente en avisarme cuando vas a anular una reunión?
(Le hago una petición, no una exigencia, y me intereso por si hay alguna cosa que le puede impedir eso que le pido. Yo soy importante y él también es importante)

- Sí, claro. Soy un poco despistado pero voy a hacer un esfuerzo para que no me vuelva a pasar. Me parece bien que yo haga el esfuerzo de avisarte, sobretodo teniendo en cuenta que tú tienes que hacer un esfuerzo para venir puntual. Es eso, ¿no?
(¡Qué bien sienta que te escuchen y te entiendan!)

- Te lo agradezco. Para mi es muy importante.
-De acuerdo. Por cierto, disculpa por no avisarte.
- Gracias Miguel

Conclusiones

De este proceso, me gustaría destacar lo siguiente.
- Expreso la ira desde lo que necesito y no desde “tu eres el culpable de cómo me siento y mereces un castigo” . No culpabilizo ni responsabilizo al otro de mis sentimientos por lo tanto el otro no se pone a la defensiva disculpándose y poniendo excusas de su comportamiento, cosa que me alejaría de mi objetivo que era recibir empatía por lo que ha sucedido.
- Consigo hacer una petición encaminada a que no se vuelva a repetir lo sucedido. Es decir, que desaparezca la ira no me impide ni ser asertivo ni olvidarme de que mis necesidades son tan importantes como las de los demás. Al contrario, el transformar la ira me permite se mucho más eficaz al hacer peticiones que si lo hago desde la rabia.
En definitiva, es una forma de expresar la ira de una forma mucho más eficaz, asertiva y respetuosa con las personas que no rodean. Y sobretodo, una forma mucho más eficaz para conseguir aquello que deseamos, ¿no te parece?
¡Buen viaje!

Enlaces a entradas relacionadas del mismo autor:

Todos son temas muy interesantes y de gran importancia para aprender a gestionar las emociones


Las emociones hay que gestionarlas, comprenderlas y sanarlas para vivir mejor. 

Las emociones configuran el mundo de posibilidades de ser y hacer de nuestras vidas.

Emociones expresadas... emociones superadas. 








jueves, 16 de enero de 2014

Si los gatos tienen 7 vidas...



... Nosotros los seres humanos seguramente tenemos muchas más...


No me ha pasado nada, no he tenido ningún accidente ni nada parecido, pero no me había dado cuenta hasta hoy,  que como mínimo en un par de ocasiones, estoy segura  que he vuelto a nacer...
¡¡¡ me he reinventado!!!




Nacer, crecer, madurar y declinar es el ciclo natural de la vida, aplica a las personas, los animales y a todo en la naturaleza, igualmente se puede pensar que aplica a las ideas, los proyectos, los productos, las empresas, los matrimonios y aún a los diferentes capítulos de nuestra vida personal.

 En tanto estamos en las etapas de nacimiento, crecimiento y maduración podemos asociar a ello algunos o muchos logros, el éxito y la felicidad, pero luego hay un momento caótico de cambio en el cual las cosas empiezan a declinar hacia la crisis y si en ese momento no entendemos la necesidad de modificar cosas, cambiarlas, y hacer nacer unas nuevas, iremos ineludiblemente al fondo de la crisis.

 Mirando con detenimiento: el nacer es la etapa en que todo es nuevo y la energía está al máximo, es el primer proyecto de tu vida, es el primer producto de tu empresa, es la primera empresa que organizaste, es el primer matrimonio, tu primera competencia deportiva, tu primera exposición,  tu primer concierto, tu primer encuentro profundo contigo mismo, etc.

 Crecer es la etapa natural después de nacer en la que la energía hace que las cosas que nacieron se muevan y se expandan, ahora tienes más proyectos, es la ampliación de tu empresa o la generación de nuevos emprendimientos, es la primera casa que compras con tu pareja, es tu participación en campeonatos importantes o en conciertos en las mejores salas, o en exposiciones con los mejores artistas, o la regularización de una vida enriquecida por la espiritualidad, etc.

 Y llega la madurez con lo cual la energía que se tenía antes parece irse estancando, la magia que había va desapareciendo, ya no generas proyectos, la empresa tiene más trabajo para retener a los clientes y luego los empieza a perder, algunos de los nuevos emprendimientos tienen que cerrarse, los esposos se ponen distancia y ya no disfrutan la mutua compañía, el deportista, el músico o el artista ya no practican lo suficiente y ya no participan en tantos eventos como antes, ya el tiempo para crecer espiritualmente se reduce y la práctica espiritual se vuelve eventual.  Todo se enfría, en todo la energía se vuelve mínima.
 Finalmente todo se va muriendo, las ideas, los proyectos, los productos, las empresas, los matrimonios y los diferentes capítulos de nuestra vida personal pierden toda la energía y declinan definitivamente, este es el momento de hacer nacer cosas nuevas, de reinventarte!!!

 El momento del cambio incorpora nuevas ideas, nuevos proyectos, diversifica productos, potencia lo mejor de la empresa, descubre nuevas opciones para la vida de pareja o para el deporte, la música o el arte, genera nuevos caminos de crecimiento espiritual.  Y este nuevo nacimiento está enriquecido con la experiencia del anterior, no es empezar de nuevo, es reconstruir, recrear, innovar, transformar y potenciar la propia historia.
 Reinventar tu vida se hace a partir del don de la creatividad, una creatividad que, en esta época que estamos viviendo nos pide generar propuestas que nos saquen de la rutina estresante que llevamos, que nos una a lo esencial en nosotros mismos, que nos lleve a encontrar los vínculos necesarios para ayudarnos como seres humanos a crear una mejor realidad para todos, una creatividad que nos ayude a pasar de una cultura de aferramiento a lo material a una cultura de amor y generosidad, a una cultura donde cada uno cumpla un propósito elevado en beneficio del todo social y del mundo entero.

 Reinventar tu vida te traerá felicidad si usas tu don de la creatividad desde el respeto, creando con la energía de la comprensión y la valoración del otro y de su espacio,  es una creatividad que crea desde la amabilidad y la bondad y no desde la provocación violenta, por ello es una creatividad que te trae felicidad.

 Reinventar tu vida desde la creatividad inclusiva que abraza y acoge con generosidad crea espíritu de unión, genera novedad y aporta diferencia y con ello podemos mejorar nuestra salud y nuestra  vida y la salud y la vida de nuestra familia, de nuestra ciudad, de nuestro país, de la humanidad y del planeta!


 ¡Reinvéntate!, ¡van mis mejores deseos por tu éxito en esta tarea! Un buen propósito para este nuevo año 2014 que recién está comenzando... un propósito que  puedes cumplir.  

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído