Me siguen

Google+ Followers

jueves

Si los gatos tienen 7 vidas...



... Nosotros los seres humanos seguramente tenemos muchas más...


No me ha pasado nada, no he tenido ningún accidente ni nada parecido, pero no me había dado cuenta hasta hoy,  que como mínimo en un par de ocasiones, estoy segura  que he vuelto a nacer...
¡¡¡ me he reinventado!!!




Nacer, crecer, madurar y declinar es el ciclo natural de la vida, aplica a las personas, los animales y a todo en la naturaleza, igualmente se puede pensar que aplica a las ideas, los proyectos, los productos, las empresas, los matrimonios y aún a los diferentes capítulos de nuestra vida personal.

 En tanto estamos en las etapas de nacimiento, crecimiento y maduración podemos asociar a ello algunos o muchos logros, el éxito y la felicidad, pero luego hay un momento caótico de cambio en el cual las cosas empiezan a declinar hacia la crisis y si en ese momento no entendemos la necesidad de modificar cosas, cambiarlas, y hacer nacer unas nuevas, iremos ineludiblemente al fondo de la crisis.

 Mirando con detenimiento: el nacer es la etapa en que todo es nuevo y la energía está al máximo, es el primer proyecto de tu vida, es el primer producto de tu empresa, es la primera empresa que organizaste, es el primer matrimonio, tu primera competencia deportiva, tu primera exposición,  tu primer concierto, tu primer encuentro profundo contigo mismo, etc.

 Crecer es la etapa natural después de nacer en la que la energía hace que las cosas que nacieron se muevan y se expandan, ahora tienes más proyectos, es la ampliación de tu empresa o la generación de nuevos emprendimientos, es la primera casa que compras con tu pareja, es tu participación en campeonatos importantes o en conciertos en las mejores salas, o en exposiciones con los mejores artistas, o la regularización de una vida enriquecida por la espiritualidad, etc.

 Y llega la madurez con lo cual la energía que se tenía antes parece irse estancando, la magia que había va desapareciendo, ya no generas proyectos, la empresa tiene más trabajo para retener a los clientes y luego los empieza a perder, algunos de los nuevos emprendimientos tienen que cerrarse, los esposos se ponen distancia y ya no disfrutan la mutua compañía, el deportista, el músico o el artista ya no practican lo suficiente y ya no participan en tantos eventos como antes, ya el tiempo para crecer espiritualmente se reduce y la práctica espiritual se vuelve eventual.  Todo se enfría, en todo la energía se vuelve mínima.
 Finalmente todo se va muriendo, las ideas, los proyectos, los productos, las empresas, los matrimonios y los diferentes capítulos de nuestra vida personal pierden toda la energía y declinan definitivamente, este es el momento de hacer nacer cosas nuevas, de reinventarte!!!

 El momento del cambio incorpora nuevas ideas, nuevos proyectos, diversifica productos, potencia lo mejor de la empresa, descubre nuevas opciones para la vida de pareja o para el deporte, la música o el arte, genera nuevos caminos de crecimiento espiritual.  Y este nuevo nacimiento está enriquecido con la experiencia del anterior, no es empezar de nuevo, es reconstruir, recrear, innovar, transformar y potenciar la propia historia.
 Reinventar tu vida se hace a partir del don de la creatividad, una creatividad que, en esta época que estamos viviendo nos pide generar propuestas que nos saquen de la rutina estresante que llevamos, que nos una a lo esencial en nosotros mismos, que nos lleve a encontrar los vínculos necesarios para ayudarnos como seres humanos a crear una mejor realidad para todos, una creatividad que nos ayude a pasar de una cultura de aferramiento a lo material a una cultura de amor y generosidad, a una cultura donde cada uno cumpla un propósito elevado en beneficio del todo social y del mundo entero.

 Reinventar tu vida te traerá felicidad si usas tu don de la creatividad desde el respeto, creando con la energía de la comprensión y la valoración del otro y de su espacio,  es una creatividad que crea desde la amabilidad y la bondad y no desde la provocación violenta, por ello es una creatividad que te trae felicidad.

 Reinventar tu vida desde la creatividad inclusiva que abraza y acoge con generosidad crea espíritu de unión, genera novedad y aporta diferencia y con ello podemos mejorar nuestra salud y nuestra  vida y la salud y la vida de nuestra familia, de nuestra ciudad, de nuestro país, de la humanidad y del planeta!


 ¡Reinvéntate!, ¡van mis mejores deseos por tu éxito en esta tarea! Un buen propósito para este nuevo año 2014 que recién está comenzando... un propósito que  puedes cumplir.  

No hay comentarios: