martes, 15 de enero de 2013

Iniciamos un Nuevo Año... 2013. Los pensamientos fluyen entremezclados y sin distinción.

La vida en su interminable vaivén nos toma de la mano nuevamente y nos conduce por los más intrincados recovecos... o por caminos llanos y felices. Así será cada uno de los días de este nuevo año, dependerá de cada uno.  Habrá días en que reinará el valor y nos sentiremos dueños del mundo, otros en que imperará el temor y creeremos que nada es posible.

Pienso en la cantidad de pensamientos que confluyen en nuestra mente cuando observamos que se inicia un año más: alegrías, tristezas, proyectos, recuerdos, celos, preocupaciones, resentimientos, prejuicios, deseos, temores, inseguridades, planes, frustraciones, sueños.
Todos estos pensamientos van intentar llevar la voz cantante a lo largo del año, y generalmente serán ellos los que determinan cómo enfrentaremos una situación determinada a lo largo del mismo, qué decisiones tomaremos... si triunfaremos o fracasaremos en los proyectos, si alimentaremos rencores u optaremos por el camino del perdón...

Es por ello que les propongo antes que nada  serenar la mente, aquietar los pensamientos, calmarlos, cerrar los ojos, respirar profundo y buscar la paz interior.
Luego... respirar de nuevo, intentar pensar que este nuevo año será alegre y positivo, pero sobretodo confiar en que lograremos lo que nos propongamos.
Volver a respirar una vez más, ahuyentar nuestros temores y sonreír desde lo profundo;
inspirar profundo y sentir como el aire limpia nuestra mente y depura nuestras ideas, de esta forma podemos centrar nuestra atención en un pensamiento... siempre en positivo, pues así será todo lo que nos suceda, para quien así piensa.
No olvidemos que la mayoría de tormentas, problemas, batallas y resquemores se libran en nuestro interior, y de nosotros mismos depende el prestar atención, percatarnos cuando la mente entra en pánico y trabajar para cambiarla.

Feliz Nuevo Año 2013 ... 

El sábado pasado fue mi cumpleaños # 57, mi número favorito es el 7, así que pensé que será un año maravilloso. Estoy consciente que en el nuevo año habrá de todo... días soleados sin nubes a la vista, días grises con alguna que otra tormenta, pero yo confío en que lograré hacer de este nuevo año un año maravilloso, y así será.
Mi cumpleaños fue un día bonito que pasé rodeada de cariño y atenciones, las manos de mi esposo y mi hija menor prepararon un delicioso desayuno, recibí llamadas llenas de cariño de mis hijos ausentes felicitándome, mi madre me llamó emocionada, al igual que mis hermanos, mi suegra, familiares y amigos, todos contribuyeron para que mi día de cumpleaños fuera muy especial y feliz, y yo, de mi parte puse toda mi energía positiva, para que fuera un día feliz. 

Si todos intentamos estar alegres, si ponemos de nuestra parte, nuestra vida indudablemente que será alegre, a pesar de cualquier dificultad o circunstancia por la que estemos atravesando. Por ejemplo,  si yo hubiera optado por iniciar mis pensamientos de ese día con tristeza porque... es un año más y me estoy volviendo vieja, o  porque tal vez no tenga muchas oportunidades de trabajo... o ahora con los años no veo bien... o... peros y más peros...  si mis pensamientos hubieran sido negativos, ese día hubiera sido fatal, seguramente el desayuno tendría  más calorías de las que acostumbro en mi dieta diaria y me sentaría mal, las llamadas me hubieran entristecido porque significan que no tengo a mi lado a mis hijos, ni a mi madre, ni a mis hermanos, si hubiera pensado mal, la hubiera pasado mal.

Podemos elegir pensamientos positivos, alegres y optimistas y muy seguramente recibiremos de vuelta un nuevo año mucho mejor, o ver todo negativo, triste y eso obtendremos. Todo esta en nuestro interior!