Me siguen

Google+ Followers

martes

¿Quieres seguir viviendo el pasado, o quieres usar el presente para crear una nueva verdad y un nuevo futuro?

Para cambiar lo que experimentas en esta vida, debes eliminar de tus percepciones toda visión y hábito malsano que haya en tu historia y despertar al poder de tu verdad. Ese es tu verdadero yo, esa es tu conciencia y así eres.

Esta es una de las decisiones más nobles y benéficas que puedes tomar.

 Quizás ni siquiera te des cuenta de que tu vida se ha movido en esa dirección durante años, la mayoría de nosotros vivimos la vida determinada por nuestra historia y por los roles que vamos teniendo, muchos, dependiendo del drama que hayan vivido en la niñez pasan por la vida ahogados en un mar interno de confusión, añoranza o descontento, y tratan de compensar lo que sienten que les hace falta, esforzándose constantemente por arreglar aquello que les parece defectuoso en su vida con autoengaños que lo único que puede causar es una decepción crónica.

Cuando estamos tratando de crear un destino diferente, un futuro nuevo y mejor, debemos dejar de proyectar una conciencia basada en las mismas falsas creencias del pasado. Al conocernos verdaderamente nos podemos definir realmente como somos... seres humanos con todo lo que ello implica.

Como te representes en el universo, esa será la esencia de lo que atraigas y manifiestes en tu vida, aunque habrá desde luego otros factores que también influyen en la creación de tu destino, es necesario  hacer un esfuerzo permanente y consciente por cambiar la calidad de tu vida ahora y verás tus resultados en el futuro.

Un ejemplo de lo que pretendo exponer  aquí es este:

Para los que suelen ser perfeccionistas... Esta es la mentira patrón:
"Debo ser perfect@ y tener una vida perfecta, debo impresionar a la gente para tener su aprobación y que todo me salga bien".  Esto es una mentira que nos impusieron  en la niñez, bien sea en casa o en la escuela.

La verdad es: "Soy valios@ tal como soy, me apruebo sin condiciones, de esta forma la persona se libera completamente para ser ella misma y vive de manera auténtica, libera ansiedades, se sabe que puede ser imperfecta y que tiene la opción de mejorar.

Tal vez no hayamos pensado en esto antes, pero todos vivimos según los supuestos tácitos de nuestra autodefinición. Todos tenemos una historia, dependiendo de cuál sea la tuya y de qué tanto permitas que te defina, ella puede ser suficientemente poderosa para influenciar tu realidad, incluyendo todo lo que atraes a tu vida.

A continuación te dejo unas preguntas que te pueden ayudar a identificar los patrones de tu vida que forman tu conciencia, piensa tus respuestas en términos de tus emociones más prominentes y tus creencias más arraigadas.

1- ¿Cómo te definirías? (no cómo te describirías)?
2- ¿Qué emociones tiendes a sentir más? (¿Podrían ser, por ejemplo, temor, preocupación, confianza, felicidad o tristeza?)
3- ¿Cuál es tu naturaleza? (¿Tiendes a ser una persona pasiva, agresiva, cuidadosa o indiferente?)
4- ¿Cómo te hablas a ti mismo? (¿Eres exigente, cariñoso, motivador o crítico?)
5- ¿Cómo les hablas a los demás? (¿Eres adulador, asertivo, sumiso o sentencioso?)
6- ¿A qué le das prioridad en tu vida? (Haz una lista de las cuatro cosas a las que mas tiempo les dedicas)
7- ¿Qué piensas de ti mismo? (Honestamente)
8- ¿Cuál es tu historia? ¿Cómo te han tratado, te han hablado, y qué prioridad te han dado?
9- ¿Qué te enseñaron a creer sobre ti mism@ y sobre el mundo?
10- ¿Cómo te afectan esas creencias hoy en día?

Quizás se necesite tiempo y un autoexámen honesto, pero hacer este ejercicio bien vale la pena, las respuestas a estas preguntas revelan la verdad acerca de tu consciencia actual, al igual que el origen de cualquier problema del pasado. El hecho de que esas respuestas sean positivas o negativas también indicará el tipo de resultados que probablemente atraerás por ser los patrones de creencia, acción y reacción en tu vida.
Así que si te estas preguntando constantemente por qué los mismos problemas siguen apareciendo una y otra vez, es porque te sigues aferrando a tu vieja historia, sigues apegado a los hábitos mentales y emocionales que se formaron allí.

Es hora de identificar algunas mentiras del pasado, es hora de darte cuenta  que tu vieja historia no es más que el mito de otra persona, y finalmente es hora de darte cuenta que tú sí tienes el poder para deshacerte de los hábitos y limitaciones de creencias pasadas.

Si tu historia te degrada o distorsiona tu verdad de alguna manera, es hora de expresar tus emociones y dejar de lado las falsas conclusiones.

Debemos tener claro que podemos  redefinirnos, desbloquearnos,  darnos cuenta de nuestra  verdad y del potencial que tenemos para lograr lo que nos propongamos.
Primero debemos  empezar por sanar nuestra conciencia y establecer un nuevo comportamiento más honesto con nosotros  mismos y esta nueva alineación cambiará nuestra vida completamente, ese es el poder sanador de la verdad.

Algunas personas no tienen ni idea de cuál puede ser su verdad, otros muchos no tienen ningún deseo de enfrentar esta circunstancia, otros creen que no pueden o no deben cambiar lo que son, aún si lo que son es tóxico para sí mismos.  Ese es el poder del subconsciente, que nos hace pelear por nuestra historia en lugar de liberarla, y nos obliga a defender nuestras falsedades con mucha propiedad.

Un pequeño consejo: no debemos obsesionarnos pero sí debemos estar preparados para un autoanálisis, porque si no reconocemos lo que hay que cambiar, no hay manera de que podamos hacer algo distinto.
Si podemos identificar lo que debemos cambiar, esto nos dará poder para crear una vibración más alta en nuestra percepción actual, y una calidad de vida mucho mejor con respecto a las experiencias que inevitablemente están por venir en nuestra vida

Dejo algunas mentiras patrones  para que te sirvan de guía ...  te ayudarán en tu autoanális

Mentiras de autonegación y sentido de culpa: tendencia a juzgarte, desmeritarte o criticarte.

Mentiras de desempeño, perfeccionismo y complacencia: los demás tienen el poder de imponerte sus expectativas y te ajustas a las prioridades de los demás.

Mentiras de preocupación, miedo y necesidad de controlar: miedo al mundo y sus incertidumbres, preocupación de no saber manejar lo que surja. Miedo a soltar y confiar.

Mentiras de arrogancia, hostilidad y falso poder: ansias desesperadas de controlar, impresionar, intimidar y manipular a los demás.

Mentiras de inferioridad y poco merecimiento: no ser digno de recibir por diferentes razones, debido a  falsas prioridades de otra persona.

Mentiras de adquisición y valor externo: cuando te defines en términos de riqueza - dinero-  o falta de ella.

Mentiras de impotencia y culpa: creerse incapaz en tu vida o en el mundo, te han maltratado, victimizado o te han hecho sentir impotente para protegerte o para tomar decisiones acertadas, convirtiéndonos en  observadores pasivos de nuestra propia vida.

Mentiras de separación, prejuicio y odio: odiar por política, raza, religión o cultura, peso corporal, pobreza, ubicación geográfica y muchas otras razones. Mientras más separación creamos, más amenazados nos sentimos y nos lleva a crear más poder y superioridad.

Tu verdadera capacidad de ser feliz se construye en gran medida a partir del modo en que te defines a ti mismo. Es hora de ser auténticos! Identifica qué o cuáles son tus mentiras patrones que están en ti y cámbialas. 


Fuente: Triunfo y transformación, Sandra Taylor

No hay comentarios: