viernes, 11 de abril de 2014

La felicidad, esa sensación de plenitud, paz y serenidad que nos llena de alegría interior, y nos permite disfrutar de la vida, parece ser una quimera inalcanzable…

Conoce las causas por las cuales a veces somos  muy infelices... Si bien es cierto que hay muchas cosas que logran perturbarnos y quitarnos hasta las ganas de seguir luchando en la vida por sacar adelante nuestros sueños y anhelos , hay TRES que tal vez son las más destacadas… esas que nos roban  la felicidad.
Toma todas las  previsiones  y acciones  para  lograr tus objetivos de ésta forma  mantienes  las riendas de tu felicidad, y a su vez de tu vida.

1. Culpar a los demás cuando las cosas no salen bien.
Lo principal que tienes que saber es que culpar a los demás es destructivo. Esto sucede porque al no asumir la responsabilidad de lo que no salió bien, también estamos perdiendo el control para hacer algo sobre la situación, y esto nos lleva a adoptar una actitud pasiva frente a los acontecimientos, por lo cual tenemos que esperar a que sea otra persona la que le dé una solución a lo sucedido.
Pero el problema está en que si esa persona no lo hace nos frustramos y esto nos lleva a sentirnos infelices, porque simplemente no sentimos que tenemos el control sobre nada.
A diferencia de si asumimos la responsabilidad de lo que ha salido mal por nuestra decisión, tendríamos total control para actuar y solucionar las cosas, y este control es lo que nos hace felices.
“Ten coraje para afrontar tus errores”.

2. Esperar determinadas reacciones de las personas.
Esperar algo de los demás sólo te garantizará decepción, dolor e infelicidad. Esperar a que una persona haga algo por ti ya sea porque le diste algún regalo, o era el día de aniversario, por suponer algo o por algún otro motivo, es un error.
Imagina que es el día de tu cumpleaños y esperas que tu familia te haga una fiesta sorpresa, pero resulta que se acaba el día y solo recibiste de tu familia llamadas y felicitaciones.
Al final de tu cumpleaños sólo te sientes decepcionada y molesta con tu familia, pero te guste o no la culpa es sólo tuya porque esperabas algo sin ni siquiera comunicárselo a tu familia.
Por eso es mejor que jamás esperes nada de nadie ni nada, haz las cosas porque tú quieres,  no por lo que piensas que vas a recibir, y si quieres algo en especial  debes ser claro y  comunicarlo.
“Haz lo que te nazca sin esperar nada a cambio”.

3. Abandonar proyectos por miedo a fracasar.
Esto sucede porque erróneamente se cree que el fracaso es malo, pero la realidad es que el fracaso es parte del camino hacia al éxito.
El fracaso significa que las cosas no salieron como esperábamos, pero si en ese momento abandonamos solo estaremos garantizando por el resto de nuestras vidas la infelicidad.
Recuerda que siempre puedes elegir, y yo te invito que frente a esta situación elijas sacarle provecho al fracaso, y lo uses como lo han hecho los grandes personajes de la historia, para dar un paso hacia el logro de tus objetivos.
“Fracasar puede ser bueno si aprendemos de ello”.

Así que desde hoy si quieres mantener el control de tu felicidad debes estar atent@ a:

Asume la responsabilidad de tus actos, aunque estos no hayan salido como tú querías.
Haz las  cosas sin esperar nada a cambio, y si quieres algo de cualquier persona comunícaselo, pero igual no esperes a que lo haga.
Abre tus brazos al fracaso y úsalo como una herramienta para mejorar y lograr tus objetivos.

Amor y Bendiciones en tu vida
.

Fuente: Autoayudapractica.com  Escrito por: Yasnely  Gómez

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído