viernes, 13 de febrero de 2015

El día de San Valentín: cuenta la leyenda que...



Situémonos: año 270 d.C. Roma está en plena decadencia y toda ayuda es poca para evitar que el Imperio se desmorone. Al emperador Claudio III, que sabe lo que se juega en el campo de batalla, le da por pensar que los hombres casados rinden menos porque están emocionalmente ligados a sus familias, y que los solteros son mejor soldados. Así que prohíbe el matrimonio.
Por supuesto, la noticia no es bien acogida. Valentín, un obispo cristiano, decide quejarse a su manera y en secreto comienza a unir en sagrado matrimonio a las parejas de jóvenes enamorados que a él acudían.
Cuando el emperador lo descubre hace detener a Valentín e intenta convencerle para que renuncie al cristianismo como no lo consigue lo condena a morir.
Durante las últimas semanas de su vida, algo impresionante sucedió:
El carcelero, habiendo visto que Valentín era un hombre de letras, pidió permiso para traer a su hija, Julia, para recibir lecciones de él. Julia, quien había sido ciega desde su nacimiento, era una joven preciosa y de mente ágil. Valentín le leyó cuentos de la historia romana, le enseñó aritmética y le habló de Dios. Ella vio el mundo a través de los ojos de Valentín, confió en su sabiduría y encontró apoyo en su tranquila fortaleza.
-"¿Valentín, es verdad que Dios escucha nuestras oraciones?" Julia le preguntó un día.
-"Si, mi niña. El escucha todas y cada una de nuestra oraciones," le respondió Valentín.
- "¿Sabes lo que le pido a Dios cada noche y cada mañana? Yo rezo porque pueda ver. Tengo grandes deseos de ver todo lo que me has contado!"
Valentín le contestó,
-"Dios siempre hace lo mejor para nosotros, si creemos en El."
-"Oh, Valentín, yo si creo en Dios", dijo Julia con mucha intensidad.
-"¡Yo creo!"
Ella se arrodilló y apretó la mano de Valentín. Se sentaron juntos, cada uno en oración. De pronto, una luz brillante iluminó la celda de la prisión. Radiante, Julia exclamó,
- "¡Valentín, puedo ver, puedo ver!"
- "Gloria a Dios!" exclamó Valentín.
En la víspera de su muerte, Valentín le escribió una última carta a Julia pidiéndole que se mantuviera cerca de Dios y la firmó:
"De Tu Valentín", iniciando así la tradición de enviar mensajes de amor.

Fue ejecutado el día siguiente, el 14 de febrero del año 270, cerca de una puerta que más tarde fuera nombrada Puerta de Valentín para honrar su memoria. Fue enterrado en la que es hoy la Iglesia de Praxedes en Roma. Se cuenta que Julia plantó un Almendro de flores rosadas junto a su tumba. Hoy, el árbol de almendras es un símbolo de amor y amistad duraderos.





La historia de San Valentín hubiera quedado ahí si no llega a ser porque dos siglos más tarde la Iglesia católica la recuperó.

Por aquel entonces era tradición entre los adolescentes practicar una curiosa fiesta pagana que se celebraba el día 15 de febrero. Era un sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión durante un año. La Santa Sede quiso acabar con esta celebración pagana y canonizó a San Valentín como patrón de los enamorados.

El cuerpo de San Valentín se conserva actualmente en la Basílica de su mismo nombre que está situada en la ciudad italiana de Terni. Cada 14 de febrero se celebra en este templo un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.Es difícil separar lo que es leyenda de lo que es historia... pero lo que sí sabemos es que el celo de San Valentín por defender el Sacramento del Matrimonio ha inspirado a las parejas de enamorados por siglos…



 Mañana celebramos el Día de los Enamorados, le pido a Dios, que por intercesión de San Valentín, bendiga el amor  y  lo convierta en el reflejo vivo del Amor inmenso de Cristo.

...es importante entender hoy más que nunca, que el amor es el motor que sostiene la vida, la savia agridulce que todo ser humano experimenta en cualquier momento en su paso por esta senda.

¿Qué es lo que el ser humano entiende por amor?
¿La atracción hacia la imagen física con la que se enciende la pasión?
Tal vez ese sea el principio de toda relación...

O tal vez sean sus 3 fases:
La que nace en el alma...
el corazón la siente... 
y la mente la procesa para que luego se refleje en el plano exterior...
Siendo así, si las tres fases están en plena armonía, quien así lo experimente, seguro que disfrutará, por largo tiempo, de un maravilloso amor...  

Y luego, cuando la pasión se apague, si el alma, corazón y mente sostienen al amor en armonía, será un estado en el que se ame a otro nivel, en el que el amor-amistad, tal vez  sea mucho más sincero, puro y pleno... se alimentará de alma a alma.





 Como quiera que sea... el Amor es un bello sentimiento y hay mil razones por las que amamos.
Tengo el firme convencimiento de que felicidad propia y ajena están íntimamente entrelazadas a través del amor.  



3 comentarios:

Paz Pelaez dijo...

Muy interesante , no tenía ni idea de que este fuese el principio de esta fiesta , por decir , un saludo.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Un bonito blog.
Historia para reflexionar.


Un abrazo.
Gracias.

HerminiaRegolf dijo...

Bonito post guapa, me gusta lo de que después de la pasión queda la amistad.
Un beso y buen fin de semana.