Me siguen

Google+ Followers

sábado

Todos podemos aprender a visualizar... Aquí te dejo un pequeño curso/programa de visualización.

Cambiamos nuestra realidad, en función de lo que creemos o pensamos...

Si tus pensamientos están cerrados a una pequeña parte de la realidad, tu mundo será igual de pequeño. Pero si comprendes el poder de lo que aparece en tu mente e intentas conocer de todo un poco, comprenderás cada día más cosas que antes parecían no existir.
Imagino que alguna vez te habrá pasado, que has pensado en una persona y en ese momento has recibido un mensaje de ella, te ha llamado por teléfono o te la has encontrado al doblar la esquina. Son cosas “curiosas”, que muchos llaman casualidades.
La casualidad escapa de nuestro control y de nuestras expectativas, ya que responden al azar, y sin embargo, esos hechos “casuales”, aparecen en nuestro día a día, a veces con una frecuencia inusual, modificando nuestras creencias o haciéndonos elegir un camino y no otro.
Sin embargo y a pesar de todo, muchos se dejan llevar por la creencia de la casualidad para explicar fenómenos que no podemos comprender, sin saber que todos esos acontecimientos casuales, se forman dentro de su propia mente.

Si… Ya sé que parece ciencia ficción. Que manipular el ambiente a través de nuestros pensamientos o visualizaciones, está muy lejos de nuestro alcance en estos momentos de la historia…
Hoy te propongo que hagas un experimento (o más de uno). Seamos esta semana científicos “locos” y hagamos que nuestros deseos, pensamientos y visualizaciones, se cumplan al terminar estos siete días.
Para ello y lo más importante, es no tener expectativa ninguna al respecto. Realizar el experimento con la mente abierta y sin ideas preconcebidas de lo que va a ocurrir.
Una vez, dispuestos a comenzar, cierra los ojos y respira profundamente tres veces.
Relaja tu cuerpo y tu mente, y disfruta de las sensaciones que la relajación te ofrece.
Para visualizar aquello que quieres imaginar, tienes que creer que esa cosa, persona, viaje o cualquier otro objetivo, está enfrente de ti.
Comienza con algo simple. Por ejemplo, visualiza hasta tal punto que veas con tus ojos cerrados, una vela encendida que te tranquiliza, aunque no haya ninguna vela en la habitación, quiero es que la veas en tu imaginación y que sientas que te tranquiliza. 
Dedica el tiempo que sea necesario para que realmente sientas incluso el olor del humo de la vela encendida.
Cuando lo hayas hecho, podrás visualizar cualquier cosa que desees y eso estará en tu realidad, aunque no exista en tu presente ni cuando abras los ojos.
Puede que llegar a visualizar con tanto detalle, te lleve un tiempo. Hazlo con paciencia. No tengas prisa. Es la parte más importante del experimento.

Cuando por fin seas capaz de visualizar esa vela como si estuvieras con ella, ve un paso más allá...

Por ejemplo, visualiza a esa persona con la que quieres hablar o saber de ella. Siente que está justo delante de ti, sonriéndote. Cuando lo hayas hecho, pídele que quieres verla o escucharla pronto, que la echas de menos. Repite la visualización dos o tres veces al día, cuando estés en silencio y tranquilo.
En vez de una persona, puedes hacer lo mismo, pero imaginando que está delante de ti, eso que tanto deseas desde hace tiempo. Puede ser un postre que te apetezca mucho o un viaje que deseas realizar.

Cuando no estés visualizando, abre muy bien los ojos a tus días y a tus noches y  presta mucha atención a lo que ves... quizás allí se esconde esa visualización que tanto has imaginado... se te presentará una oportunidad... una coincidencia favorable para lograr lo que visualizaste... algo sucederá, así que presta atención a todo. 
Recuerda que lo importante es que estés muy tranquilo, sin ideas preconcebidas y que seas paciente.
Tu mundo está en tus ojos... lo que has soñado, lo que has imaginado... lo que has visualizado buscará la forma para hacértelo llegar.  Ábrelos bien y disfruta de tus sueños.


Y sigue experimentando...  piensa en tus retos y en los proyectos que quieres conseguir para que tu cuerpo, tu mente y todo el Universo se encamine a hacerlo realidad.

Te puedo resumir en 4 puntos los beneficios de un programa de visualización:

1.-La visualización desata todo el poder de nuestra mente subconsciente para buscar soluciones que nos lleven a lograr nuestros objetivos.Comenzarás a notar que aumenta tu capacidad para generar nuevas y más poderosas ideas.

2.-La visualización permite que percibas cosas que antes te pasaban desapercibidas y que pueden ayudarte a lograr los objetivos que te propones. Cuando le mostramos a nuestra mente un objetivo claro que perseguir, está alerta para detectar cualquier cosa que pueda ser útil para avanzar hacia ese objetivo.

3.-Con la visualización seremos capaces de generar una motivación GIGANTESCA. Nada motiva más que visualizarte intensamente tal y como estarás cuando tus objetivos se hayan hecho realidad. Y pronto te descubrirás emprendiendo todo tipo de acciones que te catapulten hacia tu objetivo.

4.-La visualización permite que des un impulso tremendo a tu actitud personal. Cuando te ves como la clase de persona capaz de lograr esos objetivos, tu actitud se ve influenciada positivamente de manera significativa. Comienzas literalmente a ver la vida de un modo totalmente diferente. Donde antes veías obstáculos, ahora verás oportunidades.




“La imaginación lo es todo.”
-Albert Einstein.

Imaginar es crear, y para hacerlo podemos visualizar hasta el último detalle exactamente como lo que queremos, y proyectarnos emocionalmente en el escenario visualizado, sin miedos... en nuestra imaginación todo es posible, cuando tengamos claro lo que realmente queremos, no debemos dar lugar a temores como falta de poder adquisitivo u cualquier otro. Cuando de verdad deseamos algo definido, todo el Universo se pone a nuestro favor para conseguirlo, atrayendo las circunstancias  o personas para hacerlo posible.

domingo

Una imagen vale más que mil palabras



La  vida  nos  somete  casi siempre  entre  el  querer  y  el  poder,  porque  a  veces  queremos  cosas  que  no podemos  alcanzar, y en otras ocasiones se nos presentan cosas que realmente no queremos... 

El tema de hoy es para centrarnos en lo que Si queremos, en “Querer  es  poder”   

Que no es otra cosa que concentrarnos  en  saber  lo  que  realmente queremos   y  lograr desarrollarlo con   los  medios  que  tengamos  para  de esta forma conseguirlo…  y  es  que  este  es un principio que relaciona la pasión por lograr lo que nos hemos propuesto con el método que debemos seguir para alcanzarlo.

 “Las  cosas  no  son  difíciles.  Son  difíciles  porque  no  nos  atrevemos “,  dijo  Séneca.  

Las  claves  del  éxito  incluso  en  las  condiciones  más  adversas, son en muchos casos: 

La  fuerza  de  voluntad,  la  fe  y  no  tener miedo  a  fracasar.

De sobra es sabido que  "hace  más  el  que  quiere  que  el  que  puede",  y ello  explica  cómo  alguien  ha  logrado  algo  que  parecía  imposible  dadas sus facultades, condiciones o circunstancias... 
la  voluntad,  la  perseverancia,  la  fe  y  el  propósito  vencen  a  la adversidad y a las circunstancias más desfavorables incluso.

En muchas ocasiones he escuchado decir que "el  verdadero  poder  surge  de  lo  más  profundo  del  alma  de  cada  ser  humano", porque el poder es  aquella  fuerza  que  nos  hace  afrontar  los  retos,  perseguir  nuestros  deseos,   luchar  por  lo que se anhela,  no  perder  nunca  la  esperanza,  perseverar,  dar una lectura  constructiva  a  todo  cuanto  nos  sucede,  saber  que  eso  que  llamamos  "yo"  es  en  realidad  un  "nosotros",  y  actuar en  consecuencia,  trabajar  con  el  corazón  para  conseguirlo, nunca  quedarnos  quietos, al contrario, siempre  avanzar... entregándonos   a  cada  desafío  de  la  vida  con  coraje,  responsabilidad,  humildad  y  confianza… en definitiva,  quizá  el  auténtico  poder  es  el  que  nace  de desarrollar  la  capacidad  para  cambiar  nuestras actitudes.




          Si queremos algo... trabajemos en ello... hagamos cada día algo... siempre un poco más,  o se nos escapará de las manos...

sábado

¿Qué es Saber Vivir?


Saber vivir tiene un comienzo...  ¡Amarse a uno mismo, para luego poder Amar a los demás! 
Solo hay que atreverse, no hay nada que perder...
Sin excepción todo comienza dentro de uno mismo, a través del camino del corazón.

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta, y en el momento exacto. Y, entonces, pude relajarme.

Hoy sé que eso tiene nombre... Auto-estima

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.

Hoy sé que eso es... Autenticidad

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente y comencé a ver que todo lo que acontece, contribuye a mi crecimiento.

Hoy sé que eso se llama... Madurez

Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, solo para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o la persona no está preparada... inclusive yo mismo.

Hoy sé que el nombre de eso es... Respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable ... Personas, situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio, mi razón llamó esa actitud egoísmo.

Hoy sé que se llama... Amor Propio

Cuando me amé de verdad, dejé de temer tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los Mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo.

Hoy sé, que eso es… Simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré mucho menos veces.

Hoy descubrí la... Humildad

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme con el Futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece.

Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama... Plenitud.

Cuando me amé de verdad, percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mí corazón, ella tiene una gran y valiosa aliada.

                        Todo esto es... SABER VIVIR.



Por ESTEBAN PÉREZ… http://lacienciadelespiritu.blogspot.com