lunes, 31 de enero de 2011

Cuidado con esos rumores...



Hoy en día nos comunicamos unos con otros en forma casi inmediata, no importa que tan lejos o cerca nos encontremos, así que un rumor por inocente que parezca recorre el mundo en cuestión de segundos, de ahí la importancia de cuidarnos en los dos sentidos:

"No creas todo lo que escuches" y... Cuidado! "Piensa antes de hablar".

Los rumores afectan a la reputación de cualquiera, en el buen o en el mal sentido, incluso cuando esté constatado que son falsos, asegura una investigación reciente.

Científicos alemanes han descubierto que lo que se rumorea acerca de un individuo concreto entre un grupo de personas tiene más poder en el comportamiento y juicio de éstas hacia dicho individuo que las observaciones directas acerca del mismo.

Los rumores son las especulaciones no confirmadas acerca de un objetivo determinado. Se consideran información no contrastada, que rara vez se difunde abiertamente, lo que no impide su rápida expansión, y suelen carecer de una fuente original bien definida. A pesar de todo, parece que nos los creemos sin dudarlo.
En sentido positivo, los rumores refuerzan las normas grupales y los lazos sociales, según han señalado diversos estudios, mientras que la reputación ayuda a determinar la cooperación entre los grupos humanos. Desde una perspectiva evolutiva, son funcionales como herramienta para construir y manipular las reputaciones, así como una manera de entretenimiento. Pero, también, pueden originar comportamientos negativos hacia otras personas porque afectan a las opiniones que nos formamos sobre los demás.

Este cuento de Gabriel García Márquez nos narra todo lo que  puede suceder cuando alguien levanta un rumor...

"Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora que está sirviéndoles el desayuno a su hijos con una expresión de preocupación en su rostro. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:

- “No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo”.

El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:

- “Te apuesto un peso a que no la haces”

Todos se ríen. El se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla. Y él contesta:

- “Es cierto, pero me he quedado preocupado por algo que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a sucederle a este pueblo”.

Todos se ríen de él, y el que se ganó su peso regresa a casa, donde está con su mamá. Feliz con su dinero dice:

- “Le gané este peso a Dámaso de la forma más sencilla porque es un tonto”

- “¿Por qué es un tonto?”

- “Porque no pudo hacer una carambola sencillísima preocupado porque su mamá amaneció hoy con la idea de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.”

Su madre le dice:

- "No te burles de los presentimientos de los mayores porque a veces se hacen realidad... "

Una pariente oye esto y va a comprar carne. Le pide al carnicero:

- “Deme un kilo de carne”, y en el momento que la está cortando, le dice “mejor córteme dos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado”.

El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar le dice:

- “Mejor lleve dos kilos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando y comprando cosas”.

Entonces la señora responde:

- “Tengo varios hijos, mejor deme cuatro kilos...”

Se lleva los cuatro kilos, y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata a otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor.

Llega un momento en que toda la gente en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto a las dos de la tarde alguien dice:

- "¿Se han dado cuenta del calor que está haciendo?"

- "¡Pero si en este pueblo siempre hizo calor! Tanto calor que los músicos tenían instrumentos remendados con brea y tocaban siempre a la sombra porque si tocaban al sol se les caían a pedazos."

- "Sin embargo" -dice uno-, "a esta hora nunca hizo tanto calor."

- "Pero a las dos de la tarde es cuando hace más calor."

- "Sí, pero no tanto calor como ahora". Al pueblo desierto, a la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:

- “Hay un pajarito en la plaza”. Y viene todo el mundo espantado a ver el pajarito.

- "Pero señores, siempre hay pajaritos que bajan."

- "Sí, pero nunca a esta hora". Es tal la tensión de los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.

- “Yo que soy muy macho” - grita uno – “Me voy”.

Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde todo el pueblo lo ve. Hasta que los demás dicen:

- “Si este se atreve, pues nosotros también nos vamos”. Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo.

Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:

- “Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa”, y entonces la incendia y otros incendian también sus casas.

Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra; en medio de ellos va la señora que tuvo el presentimiento y le dice a su hijo :

- “¿Viste mi hijo que algo muy grave iba a suceder en este pueblo?”."
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Este cuento fue narrado verbalmente en un congreso de escritores, por Gabriel García Márquez

sábado, 29 de enero de 2011

Atajos para encontrar empleo - eL Mundo de los NegOcios (eMn)


Un artículo muy interesante que estoy segura será de gran utilidad para aquellos que se encuentran en la tarea de buscar un empleo, encontrarás algunas recomendaciones importantes e innovadoras... os animo a tener un poco de paciencia... se logrará.

Toma conciencia y manifiesta tu intención de lo que quieres, aleja la negatividad, recuerda que tus pensamientos ayudan a abrir o cerrar puertas, elimina cualquier bloqueo que se encuentre dentro de ti, debes estar seguro (a) de lo que quieres y borrar los miedos al fracaso, visualiza con sentimiento de que ya lo tienes, asume la sensación del sueño hecho realidad y... suéltalo.





Atajos para encontrar empleo - eL Mundo de los NegOcios (eMn) Haz clic en este enlace.

viernes, 28 de enero de 2011

¿Cómo es tu dialogo Interno?


La calidad de las palabras que nos emitimos es una de las formas más poderosas que tenemos para mejorar o dañar nuestra autoimagén, autoconfianza y desde luego nuestra autoestima.

Si proyectamos hacia nosotros una energía positiva por medio de nuestro dialogo interno, indudablemente esa misma proyección la estaremos haciendo hacia los demás, con mejores resultados en nuestras relaciones personales y profesionales.
Por el contrario, si lo hacemos desde parámetros negativos, como: no pude, no soy creativo, no tengo tiempo o dinero, siempre el mismo estúpido, toda mi vida ha sido una lucha,  etc... usando negaciones y/o proposiciones que cierran, proyectaremos eso mismo hacia nuestra vida y hacia los demás.  

Quiero enfatizar la enorme importancia de reformular estos conceptos.
La palabra es el segundo nivel de creación (pensamiento/palabra/acto) y si la utilizamos mal se nos hace muy complicado remontar la fase de construir cualquier cosa, y de hacer, ser y tener lo que deseamos.

Escúchate hablar contigo mismo y con otros, escribe tus dichos negativos o cerrados, ¿Cuál es la pregunta que te haces cuando te encuentras ante un problema o una situación difícil?
Recuerda que tu cerebro es más poderoso que una sofisticada computadora a tu servicio. Él responde con precisión a la forma cómo te hablas a ti mismo y a las preguntas que te haces.

Si te preguntas:

- "¿Por qué soy siempre tan estúpido?" de inmediato tu mente te dará los argumentos que serán una respuesta satisfactoria.

- "¿Por qué tengo tan mala suerte?" entonces tu mente te recordará todas las razones para sentirte desafortunado. O te enfocará en los aspectos difíciles y desagradables de tu vida.

Si en cambio te preguntas:

- "¿Qué hice mal?" o "¿Cómo hago para no repetir este error? " tu mente te ayudará a encontrar una salida constructiva.

Los científicos e investigadores del comportamiento han determinado que las personas que logran mejores resultados se hacen ciertas preguntas ante las situaciones difíciles. 
Te puedes hacer preguntas que te debiliten o preguntas que te fortalezcan.

Si ante un problema eliges alguna o varias de las siguientes preguntas, crearás confusión y emociones dolorosas.

Ejemplos de preguntas que debilitan:

- "¿Por que a mí?"
- "¿Por qué yo tengo tan mala suerte?"
- "¿Por qué a mí todo me sale mal?"
- "¿Por qué le caeré mal a la gente?"
- "¿Por qué a mí nadie me quiere o me comprende?"
- "¿Por qué a mí me cuesta tanto aprender?"
- "¿Cuánto me durará mi mala suerte?"
- "¿Por qué a mí nunca me tienen en cuenta?"
- "¿Por qué no me valoran?" o "¿Por qué a nadie le importa lo mío?"

Todas éstas son preguntas que te inducen a generalizar o exagerar lo difícil y sobre todo a desconocer o menospreciar tus cualidades y recursos. Además notarás que las respuestas a estas preguntas te dificultarán la resolución de cualquier problema y por encima de todo generarán en ti autocompasión, aislamiento, culpa y resentimiento.

Si en cambio eliges hacerte preguntas asertivas tu mente se enfocará en lo que depende de ti, te ayudará a definir tu problema y tus recursos de una manera más constructiva. Estas preguntas te ayudarán a sentirte más fuerte y optimista y con más control sobre los resultados.

Ejemplos de preguntas con poder y que te fortalecen:

- "¿Cómo puedo salir mejor de este problema?"
- "¿Qué hice mal?" o "¿Qué error cometí?"
- "¿Cómo puedo acercarme a esta persona tan complicada?"
- "¿Cómo puedo ganar el apoyo hasta de los más renuentes?"
- "¿En qué áreas tengo que prepararme mejor?"
- "¿Qué lección me deja este problema?"
- "¿Cómo hago para no repetir el mismo error?"
- "¿Qué cualidades o recursos tengo que me ayudarán a encontrar una salida?"
- "¿Qué tiene de positivo esta situación?"

Te invito a observar el poder de tus preguntas, a estar más conciente de tu propio lenguaje interior y a disfrutar de las diferencias.

jueves, 27 de enero de 2011

Una herramienta muy útil

 Sabemos que somos imperfectos, pero también maravillosos, vivir es... cambiar, ver cosas nuevas, experimentar otras sensaciones...

Nuestro cerebro es la herramienta más útil que tenemos, y es nuestro compromiso explotarla al máximo para avanzar día a día en la consecución de una vida mejor y más placentera, acorde a nuestras necesidades y a lo que queremos que ésta sea. Sabemos que hay una gran parte de seres humanos que evolucionan y otra se queda rezagada, aquellos que no desean salir de la rutina confortable en la que creen que estan mejor.

Pues bien, este artículo es para aquellos que desean y necesitan un cambio... en cualquier aspecto de su vida y que están interesados en conocer un poco más sobre esta herramienta que poseemos... nuestro cerebro.


Link de Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=9nlHBzmiwvo

Percibimos el mundo por medio de nuestros sentidos y es a nuestro cerebro donde llega toda esa información, allí la procesamos y la convertimos en las acciones que llevamos a cabo para vivir. Sabemos que hay una parte que es consciente y otra que no, pero que todo se encuentra entrelazado formando una red de energía, y de la misma manera  por medio de esa energía que cada ser vivo posee, formamos entre todos una inmensa red, la cual nos permite mantenernos interconectados unos a otros y  a su vez a una fuente de energía principal.

Una forma  -de las muchas que existen-  para utilizar nuestro cerebro como una herramienta que trabaje en todo momento al servicio de nuestros más preciados intereses es utilizando la mente de una manera especial y con  un método muy sencillo.  Todo lo que se pone en juego son los ojos, los pensamientos convertidos en palabras y ocasionalmente los dedos. Esta combinación nos abrirá la puerta a extraordinarias capacidades que tenemos dormidas, pero que indudablemente todos las poseemos.

El por qué de esta combinación tiene un fundamento poderoso. Los campos energéticos humanos tienen una especial fuerza en las extremidades y en los ojos, y están especialmente conectados con el cerebro y todo el sistema nervioso. Los dedos suelen ser comienzo o final de ramificaciones de meridianos de acupuntura que podemos utilizar.

Pues bien, sabemos que nuestros pensamientos se convierten en cosas, es decir que cuando tus pensamientos son repetidos e imaginados de forma vívida y estan cargados de emociones, llegan a convertirse en tu misma realidad. Para bien o para mal, casi todo lo que has conseguido en la vida se debe a tu propio pensamiento. Recuerda que tenemos una parte consciente y otra no, por lo tanto ambas estan trabajando en forma permanente.  Han sido y son influenciadas a lo largo de nuestra vida por lo que vemos, sentimos, escuchamos, palpamos, percibimos etc, al igual que por nuestras creencias, enseñanzas, experiencias... y una gran cantidad de situaciones  que ni siquiera hemos logrado ser conscientes que nos han afectado, pero que nuestro cerebro si ha captado.

Esta técnica realmente funciona muy bien, y es sencilla de realizar, no es brujería, ni magia negra, pero es estupenda y se ven los resultados.
Consigue una lámina de corcho, o cualquier material que sirva  para hacer una cartelera, de un tamaño mediano, la idea es que puedas pegar alli unos papelitos estilo pos-it, algo parecido a esta foto.
Vas a pegar allí lo que deseas conseguir... escribes por ejemplo: -siempre en presente- y en positivo: tu nombre o el de la persona que necesita algo, (Oscar es una excelente persona, organizada, tiene un buen trabajo, gana un sueldo que le permite cubrir todas sus necesidades, es entusiasta, es positivo, es alegre, es responsable.... etc)
(En la realidad, Oscar es una persona de muy malas pulgas, no tiene trabajo, es negativo, no es responsable... etc). Y así con lo que desees, bien sea para ti o para un hijo, un amigo, tu pareja, tu jefe, la realización exitosa de un proyecto, conseguir una casa o coche, una suma de dinero para... etc., lo que necesites, lo que desees.

Tienes tu cartelera cerca a tu mesa de trabajo en tu casa, o en tu habitación en una pared cerca y visible desde  tu cama, es decir, cerca al lugar donde le puedas dedicar unos pocos minutos todos los días a leerlo y a señalar con tu dedo que eso es así.  Eso es todo.

No se, ni puedo explicarte cómo  funciona realmente, pero lo cierto es que al cabo de unos días, semanas, meses, según sea tu solicitud, todo empieza a organizarce de tal forma que parece magia, y poco a poco vas viendo que la persona cambia su actitud, le sale una oferta de trabajo, el proyecto que estaba mal, se endereza, se presenta la oportunidad de adquirir un coche a un muy buen precio, te aprueban un préstamo, se mejoran las relaciones con tu jefe, etc, etc.

Todo esto sucede, así lo creas, o no, simplemente hazlo, al principio... basta con leerlo dos o tres veces al día,  pasadas unas dos semanas, lo puedes leer y señalar solo una vez al día, y despues ni siquiera tienes que leerlo, solo dejarlo allí escrito, olvidarte del asunto y al poco tiempo estarás observando que lo que escribiste se está convirtiendo en realidad.

Un último consejo, escribe solo dos a tres deseos, enfócate en esos primero, cuando veas que se han realizado puedes enfocarte en otros.
Todo esto lo he probado, también algunos familiares y amigos y a todos nos ha funcionado, algunos han tardado más tiempo que otros pero absolutamente todo se ha realizado. Haz la prueba, no pierdes nada y es casi seguro que con tus propios ojos verás cambios positivos y a favor de lo que deseas o necesitas.

Hay un libro  que te recomiendo para leer, "Las 7 Leyes Naturales Mentales" de Brian Tracy.   



  








miércoles, 26 de enero de 2011

Muchas personas con limitaciones físicas... son de admirar

"Las limitaciones físicas, no son impedimentos para que vuele tu alma”
...¿A quien admiras tu?

Tengo mucho cansancio físico, mi mente ya casi esta a punto de cerrar el circuito pero sabes?, no quise abandonarme en la seducción de mi cama sin antes compartir con cada uno de ustedes lo que acabo de presenciar.
Solo que antes de iniciar mi relato, quiero hacerte de una forma muy individual y personal la siguiente pregunta, ¿Tu a quien admiras?
Bien, seguramente las respuestas varían y eso esta perfecto, cada uno de nosotros tenemos ídolos, y al decir ídolos no me refiero exclusivamente a esos que se paran en un escenario y nos entretienen al compás de su danza y canto de su voz… Me refiero a esas personas que en realidad admiramos por su perseverancia, sus valores hacia el prójimo, hacia la vida.
Bien, hoy esta mañana regresaba a mi casa después de haber culminado mi guardia de la noche anterior, fue una noche muy productiva pero también agotadora, ya lo que quería, era cama, justo al estar preparándome para abandonarme en los brazos de Morfeo, recibí una llamada del 45 (hospital) donde me avisaban que el Sr. Rdgz Nieto (mi paciente) había sufrido un derrame cerebral y me tuve que ir nuevamente al 45…
Cuando venia de regreso a mi casa, manejando al compás del tráfico me percaté que en la acera, al lado derecho iba una persona, su paso era lento, mostraba una cojera obvia, y se veía que era prácticamente imposible para ella lograr un paso, iba sostenida por un bastón… de pronto, al empezar el cruce el bastón no fue suficiente para aguantar su paso causando que esta persona se desvaneciera y cayera al suelo. Los autos que venían al lado contrario de la calle, se detuvieron, pero que crees? Ninguno se bajo, que triste verdad? Son estas cosas las que te hacen reflexionar y meditar en si realmente tenemos caridad humana hacia nuestro prójimo.
Esperando a que el semáforo se tornara en verde, apagué mi auto y justo cuando estaba a punto de salirme a socorrerla algo me detuvo, esta persona mostraba signos de poco a poco ir levantándose… con mucho esfuerzo, pero logro ponerse de pie, cuando yo llegue hasta ella, le pregunte si estaba bien (creyendo que estaría afligida y en dolor) esta persona me recibió con una gran sonrisa y me dijo “cada día es un poco mas difícil” y me guiñó un ojo, su boca emanaba una dulzura y paz increíble cuando sonreía.
Cuando la ayudé a cruzar la calle, mas bien la acompañé (por que no me permitió tomarle su hombro), me dijo, ”gracias muchacho, aquí me pongo a esperar el camión que pasa por mi colonia” le pregunté donde vivía y me contestó que en las huertas, le ofrecí llevarla, al principio no quería aceptar, le mostré mi cédula y le dije que era medico y que podía confiar en mi, ella aceptó.
Rumbo a su casa íbamos charlando, me platicó que desde niña padece de ataques epilépticos entre otras cosas que le han impedido desarrollar una vida normal.
Que día a día es mucho mas difícil para esta persona levantarse pero lo hace por que sabe que a pesar de las adversidades que la enfrentarán en la calle, también se enfrentará con el éxito y la satisfacción de haber recorrido por lo menos un kilómetro, por que este significa “un kilómetro mas de vida a su vida”.
Al despedirme de ella, me dijo lo usual “que dios te bendiga” y si les confieso algo, nosotros como médicos estamos acostumbrados a esa frase, día y noche no la repiten pero sabes algo? Esta frase este día me llenó. Me llenó en todos los aspectos, te voy a decir por que…

Cuantos de nosotros muchas veces nos levantamos solo por que tenemos que enfrentar retos en nuestros trabajos, por que tenemos que hacerlo, por que tenemos que cumplir con nuestras “responsabilidades” que implica nuestra vida cotidiana? Lo hacemos incluso en ocasiones renegando y diciendo“en la m, ya nuevamente Lunes, que fastidio” o incluso nos enojamos por que en ocasiones no podemos hacer esto o lo otro por falta de tiempo o quizá por que esto, por que lo otro y tristemente caemos en la “es que fobia”.
Amigos, hay millones de seres, de personas dignas de admiración, por que a diario luchan con sus propios cuerpos que lejos de ser una ayuda son (y perdón por la expresión) una carga para ellos, pero un aliciente para su alma.
Millones de personas que aun sin poder prácticamente bajar un pie de la cama para vestirse, para caminar a sus lugares de trabajo, son personas que tienen una fuerza interior increíble, que sacan a diario la garra, la fuerza y el potencial para luchar con la misma vida, personas que el simple hecho de ponerse un calcetín o subirse el pantalón, causa gran dolor a su cuerpo pero que al lograrlo, sonríen aun a pesar del dolor por que se dan cuenta de el dulce sabor que te deja el haber logrado algo que prácticamente creías imposible.
Algunos ni siquiera pueden, por que no tienen movimiento alguno en su cuerpo. Estas personas las cuales llamamos cuadripléjicos deberíamos llamarlas “poderplégicos”.
Es curioso no? como son precisamente esas personas las que tienen el derecho a renegar son las que mas felices son, las que mas sonrisas muestran, y tu, yo, y el que me sigue, que estamos físicamente aptos para desempeñar cualquier actividad y enfrentar cualquier reto, muchas veces nos escondemos tras el temor, la amargura o la apatía eso solo por nombrar algunas cosas, que nos impiden ver la vida con optimismo y levantarnos diariamente desde abajo si es necesario para darle la frente en alto a la vida y luchar para que esta nos haga pedazos.

La próxima vez que veas a una personas con discapacidades físicas, o mentales, lejos de sentirles lástima, tenles respeto y admiración, por que son estas personas las que verdaderamente luchan a capa y espada diariamente con la vida, muchas veces solo para lograr algo tan sencillo como levantarse de su cama y dar unos pasos de vida a su vida…

Son estas las que verdaderamente entienden que “las limitaciones físicas, no son impedimentos para que vuele tu alma”

Autor:
Colaboración de Andrés Eduardo
México

Un escrito para compartir con mis lectores... y también os dejo la web donde lo publican, la recomiendo. http://www.tubreveespacio.com/reflexiones-motivacion.htm 

martes, 25 de enero de 2011

Palabras que alientan nuestro Crecimiento Personal

Uno crece cuando no hay vacío de esperanza,
ni debilitamiento de voluntad,
ni pérdida de fe.
Uno crece cuando acepta la realidad y tiene
aplomo de vivirla.
Cuando acepta su destino,
pero tiene la voluntad de trabajar para cambiarlo.
Uno crece asimilando lo que deja por detrás, construyendo lo que tiene por delante y proyectando lo que puede ser el porvenir.
Crece cuando supera, se valora y sabe dar frutos.
Uno crece cuando abre camino dejando huellas,
asimila experiencias...
¡Y siembra raíces!

Uno crece cuando se impone metas,
sin importarle comentarios negativos, ni prejuicios,
cuando da ejemplos
sin importarle burlas, ni desdenes,
cuando cumple con su labor.
Uno crece cuando
se es fuerte por carácter,sostenido por formación,
sensible por temperamento...¡Y humano por nacimiento!
Uno crece cuando
enfrenta el invierno aunque pierda las hojas,
recoge flores aunque tengan espinas y
marca camino aunque se levante el polvo.
Uno crece cuando se es capaz de afianzarse con
residuos de ilusiones, capaz de perfumarse con residuos de flores...
¡Y de encenderse con residuos de amor!
Uno crece ayudando a sus semejantes,
conociéndose a sí mismo y
dándole a la vida más de lo que recibe.
Uno crece cuando se planta para no retroceder...
Cuando se defiende como águila para no dejar de volar...
Cuando se clava como ancla y se ilumina como estrella.
Entonces...

Uno Crece

Desconozco su autor

¿Y tu cómo actúas cuando te provocan?

Cerca de Tokio vivía un gran samurai ya anciano, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.

Cierta tarde, un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos, apareció por allí. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación. Esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los errores cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha. Con la reputación del samurai, se fue hasta allí para derrotarlo y aumentar su fama.

Los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo acepto el desafío.

Todos se dirigieron a la plaza de la ciudad y el joven comenzaba a insultar al anciano maestro. Arrojó algunas piedras en su dirección, le escupió en la cara, le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus antepasados. Durante horas hizo todo por provocarle, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerrero se retiró.

Desilusionados por el hecho de que el maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron: "¿Cómo pudiste, maestro, soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usaste tu espada, aún sabiendo que podías perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros?".

El maestro les preguntó: "Si alguien llega hasta ustedes con un regalo y ustedes no lo aceptan, ¿a quién pertenece el obsequio?".
"A quien intentó entregarlo", respondió uno de los alumnos.
"Lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos -dijo el maestro-. Cuando no se aceptan, continúan perteneciendo a quien los llevaba consigo".

Una segunda oportunidad... tu propia conquista




Hoy deseo sugerirte que tengas una experiencia contigo mismo (a), para beneficio de tu propia vida y de los que te rodean.
Se trata de que te decidas a pensar y actuar durante sólo una semana:

"Hoy seré feliz. Expulsaré de mi espíritu todo pensamiento triste. Me sentiré alegre. No me quejaré de nada.

Hoy agradeceré a Dios la alegría y felicidad que me regala.

Trataré de ajustarme a la vida. Aceptaré el mundo como es y procuraré encajar en este mundo. Si sucede algo que me desagrada, no me mortificaré ni me lamentaré, más bien agradeceré ser feliz.

Hoy quiero ser dueño de mis nervios, de mis impulsos, pues para triunfar debo superarme, debo tener el dominio de mí mismo.

Trabajaré alegremente, con entusiasmo, haré de mi trabajo una diversión. Comprobaré que soy capaz de trabajar con alegría. Resaltaré mis éxitos grandes o pequeños y no pensaré en mis fracasos.

Seré agradable. No criticaré a nadie. Olvidaré los defectos de los demás y concentraré mi atención en sus virtudes. No envidiaré nada.

Tendré presente que muchos no tienen lo que yo tengo y que el destino feliz pertenece a los que luchan y que el futuro se resolverá en función de la actuación de mis Hoy.

No pensaré en el pasado negativo. No guardaré rencor y practicaré el perdón".

¡Qué lindos pensamientos! No son míos, pero valió la pena leerlos,
¿verdad? Si los pones en práctica esta semana, te aseguro que realmente has emprendido la escalada de tu propia conquista, el mundo estará en tus manos y tu horizonte empezará a florecer increíblemente.

lunes, 24 de enero de 2011

Alternativas para tu Crecimiento Personal

Yo las estoy usando y siguiendo en forma permanente, revisando punto por punto, para pulir algunos aspectos mios, ya que me doy cuenta de que evolucionas o... vas hacia atrás.
Básicamente el crecimiento o desarrollo personal es conocernos con total honestidad, saber que como todos los seres humanos tenemos virtudes y defectos.  Ser aténticos es reconocer que hay muchas cosas de mi que quiero conservar y otras que debo mejorar o simplemente cambiar, y  para ello existen muchísimas herramientas para lograrlo, encontrar la apropiada para hacerlo es de vital importancia.

Estar bien con uno mismo, sanar heridas, perdonar, establecer metas, elaborar tu proyecto de vida, integrarnos con las demás personas en los diferentes roles que asumimos en la vida, sean familiares, profesionales, sociales, etc., son elementos básicos, que nos permiten dar un empujón al destino para que nos lleve a donde queremos.

Cada decisión, cada acción supone un nuevo giro para nuestra vida, no podemos predecir el futuro, ni cambiar el pasado, pero... SI podemos tener una guía para el descubrimiento y aceptación de nuestras mayores limitaciones, esto nos ayudará a comprendernos respetuosamente y por ende a los demás.

Hoy más que nunca necesitamos estar comprometidos en gestionar además de la parte racional, la dimensión emocional nuestra y la de las personas que conforman nuestro círculo de vida, de forma confiable y coherente, pues cuando los actos no siguen a las palabras en el momento de la verdad, perdemos irremediablemente.

Primero que todo se hace necesario potenciar la confianza en nosotros y esto viene de la mano de...

  • Conocernos todo lo posible y de una forma continuada, ya que vamos experimentando cambios.
  • Vivir activos: opinando, eligiendo, escogiendo, significándonos.
  • Valorar y congratularnos de nuestras capacidades y posibilidades.
  • Constatar nuestras limitaciones, para saber ser realistas.
  • Afrontar retos y riesgos con prudencia y sensatez.
  • Iniciar y mantener relaciones de calidad, donde la comunicación abierta, positiva y sincera sea una constante.
  • Dejar de lado la tensión y el control contínuo.
  • Permitirnos mostrarnos tal cual somos, sin tapujos ni máscaras.
En el mes de marzo realizaremos en Garber Bits unos Talleres de Integración, de Trabajo en Equipo e iniciaremos Acompañamientos en Procesos de Crecimiento Personal, sea en forma grupal, familiar, profesional o paquetes personales.
Para las personas o empresas que estén interesadas en recibir mayor información, pueden escribirme a mi correo electrónico: carmen.bernal37@hotmail.com , con gusto les enviaré oportunamente el dossier informativo.
Gracias por seguirme y por la confianza que han depositado en mi, y recuerden: Su privacidad lo es todo para mi, no compartiré nunca sus datos con nadie.   


domingo, 23 de enero de 2011

¿Y tu de qué eres esclavo?

¿De las heridas que recibiste cuando eras pequeño?
¿De tus traumas de la infancia?
¿De lo que alguien más decidió que fueras?
¿De una relación que no te satisface?
¿De un trabajo que no disfrutas?
¿De la rutina de tu vida?

¡Ya libérate! ¡tira ya ese costal que llevas en la espalda en el que guardas el resentimiento, el rencor y la culpa. Deja ya de culpar a otros y a tu pasado por lo que no marcha bien en tu vida. Cada día tienes la oportunidad de empezar otra vez. Cada mañana, al abrir los ojos, naces de nuevo, recibes otra oportunidad para cambiar lo que no te gusta y para mejorar tu vida. La responsabilidad es toda tuya. Tu felicidad no depende de tus padres, de tu pareja, de tus amigos, de tu pasado, depende solo de ti.

¿Qué es lo que te tiene paralizado?, ¿el miedo al rechazo?, ¿al éxito?, ¿al fracaso?, ¿al que dirán?, ¿a la crítica?, ¿a cometer errores?, ¿a estar solo?

¡Rompe ya las cadenas que tu mismo te has impuesto! A lo único que le debes tener miedo es a no ser tú mismo, a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, a desaprovechar esta oportunidad de mostrarte a otros, de decir lo que piensas, de compartir lo que tienes. Tú eres parte de la vida y como todos, puedes caminar con la frente en alto. Los errores del pasado ya han sido olvidados y los errores del futuro serán perdonados. Date cuenta  que nadie lleva un registro de tus faltas, solo tú mismo. Ese juez que te reprocha, ese verdugo que te castiga, ese mal amigo que siempre te critica, ¡eres tú mismo! Ya déjate en paz, ya perdónate, sólo tú puedes lograrlo.

¿Cuándo vas a demostrar tu amor a tus seres queridos?, ¿Cuándo te queden unos minutos de vida?, ¿Cuándo les queden a ellos unos minutos de vida?

El amor que no demuestres hoy, se perderá para siempre. Recuerda que la vida es tan corta y tan frágil que no tenemos tiempo que perder en rencores y estúpidas discusiones. Hoy es el día de perdonar las ofensas del pasado y de arreglar las viejas rencillas. Entrégate a los que amas sin esperar cambiarlos, acéptalos tal como son y respeta el don más valioso que han recibido: Su libertad.

Disfruta de tus relaciones sin hacer dramas. Si pretendes que todos hagan lo que tú quieres o que sean como tú has decidido, si pretendes controlar a los que te rodean, llenarás tu vida de conflicto. Permite a otros que tomen sus propias decisiones como has de tomar las tuyas, tratando siempre de lograr lo que es mejor para todos. Así podrás llenar tu vida de armonía.

Y por último, ¿Qué estás esperando para empezar a disfrutar de tu vida? ¿Que se arreglen todos tus problemas?, ¿Que se te quiten todos tus traumas?, ¿Que por fin alguien reconozca tu valía?, ¿Que llegue el amor de tu vida?, ¿Que regrese el que se fue?, ¿Que todo te salga como tú quieres?, ¿Que se acabe la crisis económica?, ¿Que te suceda un milagro?, ¿Que por arte de magia todo sea hermoso y perfecto?
La vida no es lo que sucede cuando todos tus planes se cumplen, ni lo que pasará cuado tengas eso que tanto deseas. La vida es lo que está pasando en este preciso instante. Tú vida en este momento es leer este párrafo, donde quiera que lo estés haciendo y con las circunstancias que te rodean ahora. En este momento tu corazón lleva sangre a todas las células de tu cuerpo y tus pulmones llevan oxígeno a donde se necesita. En este momento algo que no podemos comprender, te mantiene vivo y te permite, ver, pensar, expresarte, moverte, reír, ¡hasta llorar si quieres!

No te acostumbres a la vida, no te acostumbres a despertar todos los días y estar aburrido, o malhumorado, o preocupado. Abre tus ojos y agradece todas las bendiciones que puedes ver, agradece tu capacidad de oír el canto de los pájaros, tu música preferida, la risa de tus hijitos. Pon tus manos en tu pecho y siente tu corazón latir con fuerza diciéndote: "Estás vivo, estás vivo, estás vivo".

Yo se que la vida no es perfecta, que está llena de situaciones difíciles. Tal vez, así es como se supone que sea. Tal vez por eso nos han brindado todas las herramientas que necesitamos para enfrentarla: Una gran fortaleza que nos permite soportar las pérdidas, la libertad de elegir como reaccionar ante lo que sucede, el amor y el apoyo de nuestros seres queridos.

Se también que tú y yo no somos  perfectos, nadie lo es. Y sin embargo, millones de circunstancias se han reunido para que existamos. Fuimos formados a partir de un diseño maravilloso y compartimos con toda la humanidad  virtudes y defectos. Así está escrito en nuestros genes, en los genes de todos los seres humanos que han existido y en todos los que existirán.

Decide ser libre y recuperar todo el poder de tu vida…

Tomado del libro "El Esclavo" de Francisco J. Angel R.

sábado, 22 de enero de 2011

Ese problema no es mio...




"Un ratón, mirando por un agujero en la pared ve a un granjero y su esposa abriendo un paquete... Pensó, luego, qué tipo de comida podía haber allí...
Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una ratonera (trampa para ratones). Fue corriendo al patio de la Granja a advertir a todos:
"Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!"
La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo:
"Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, más no me perjudica en nada, no me incomoda."
El ratón fue hasta el cordero y le dice: "Hay una ratonera en la casa, una ratonera!" ...
"Discúlpeme Sr. Ratón, más no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones."
El ratón se dirigió entonces a la vaca! Y la vaca le dijo "Pero acaso, estoy en peligro? Pienso que no" dijo la vaca.
Entonces el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para encarar a la ratonera del granjero.
Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando su víctima. La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado.
En la oscuridad, ella no vio que la ratonera atrapó la cola de una cobra venenosa. La cobra picó a la mujer.
El granjero la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre.
Todo el mundo sabe que para alimentar alguien con fiebre, nada mejor que una sopa. El granjero agarró su cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.
Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos, el granjero mató el cordero. La mujer no mejoró y acabó muriendo.
El granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral!"

La próxima vez que escuches que alguien tiene un problema y creas que como no es tuyo no le prestas atención... piénsatelo dos veces.

Todos debemos asumir una responsabilidad, sentir un compromiso con los demás, ayudar para sentirnos bien, exceptuando ayudar a alguien esperando ser recompensados, sea cual fuere la forma de nuestra ayuda no debemos de arrepentirnos, porque entonces no valdría la pena.
Sin temor a equivocarme puedo decir que si todos en este mundo nos ayudáramos uno al otro, sería un mundo mejor.

Me encanta la magia...


"Los integrantes de una humilde familia hacían lo posible por ser felices, pero como eran tiempos duros, a veces resultaba difícil. Bastaba con ver la fachada de su casa para darse cuenta de que algo no iba bien. Ya no se preocupaban por limpiar las ventanas, ni cuidar el pequeño jardín que tenían al frente. La cerca estaba totalmente desbaratada y la puerta principal ya no tenía pintura.
Un día, el hijo mayor fue al mercado y mientras estaba allí, observaba con curiosidad a la gente entusiasta que compraba. Le llamó poderosamente la atención un bello jarrón, en un pequeño puesto donde vendían artículos de segunda mano. Al verlo, entusiasmado, buscó las pocas monedas que tenía en el bolsillo; era lo justo que se requería para comprarlo, pero hacerlo significaba que se quedarían sin dinero. Pensó que no estaban para derroches, pero era tan especial… Además, a su mamá le encantaría.
El vendedor, mientras se lo envolvía, le dijo: 'Disfrútalo y cuídalo mucho, porque este jarrón es mágico'.
Y en efecto, toda la familia se entusiasmó con su compra, y nadie le reprochó que se hubiera gastado sus últimas monedas en él.
Un día, al observar la belleza del jarrón, el padre se dio cuenta de lo arruinada y descuidada que estaba la sala. Así que sin pensarlo, entusiasta, buscó la brocha y un poco de pintura que quedaba y en pocas horas dejó la habitación como nueva.
Cuando el segundo hijo vio lo bien que quedó la sala, tomó un cubo con agua y jabón y lavó todas las ventanas. Cuando el tercer hijo miró a través de estas, notó el terrible estado en el que estaba el jardín, así que cortó el césped, quitó las malas hierbas y removió la tierra.
El cuarto hijo, al ver la tierra limpia, plantó semillas. Cuando llegó el verano, la hija menor salió al jardín y notó que habían florecido las margaritas; cortó algunas y se las llevó a su madre para que las pusiera en el jarrón".

Desconozco su autor.


Cuando perdemos la motivación, el entusiasmo y la alegría, caemos fácilmente en un estado de abandono y apatía que se refleja en todas las áreas de nuestra vida.

La mayoría de las veces nos quedamos esperando a que alguien tome la iniciativa o que pase un evento con la suficiente fuerza como para cambiar y mejorar nuestra condición de vida, sin que tengamos que hacer algo para conseguirlo.
Nuestra felicidad no depende de lo que tenemos o de lo que todavía no hemos podido conseguir. La felicidad depende básicamente de nuestra actitud y de la forma de asumir e interpretar la vida; no se experimenta afuera, sino adentro y cada uno de nosotros puede recuperar la motivación y el entusiasmo necesarios para construir su propia felicidad.


Cuando nos sentimos a gusto con nosotros mismos, disfrutamos cada cosa que hacemos, y aceptamos y resaltamos los elementos positivos que tiene el lugar donde estamos, experimentamos la felicidad, que no es otra cosa que ese sentimiento de plenitud y de alegría interior. Cuando abrigamos sueños y trabajamos por la realización de los mismos; cuando tenemos metas, aunque estas sean pequeñas y cumplimos con ellas, atesoramos la satisfacción silenciosa de haberlas alcanzado a pesar de tantos obstáculos superados.

Muchas veces elegimos ser infelices por causa de situaciones pequeñas e intrascendentes a las que prestamos demasiada atención, permitiéndoles que nos afecten profundamente y que nos hagan perder el equilibrio y la felicidad que teníamos.

Dejemos de prestarle atención a todo aquello que se presenta en forma negativa o diferente a lo que esperábamos, tomemos la decisión de atender y mostrarle interés sólo a todo lo bueno y lo grato que nos suceda cada día, aunque sea muy pequeño; de esta manera podremos extender el bienestar y la alegría que nos permitirán superar los momentos difíciles, y disfrutar más de la vida.


Claves para retomar la vida con entusiasmo:

-Realiza tus tareas con alegría. Cuando hacemos nuestro trabajo con calidad, pasión, amor y entrega, podemos proyectar lo mejor de nosotros y conseguir los mejores resultados.

-Cambia las viejas fórmulas. Si te repites una y otra vez los mismos pensamientos negativos, si te dejas manipular creyendo que la felicidad consiste en comprar y acumular, te alejarás cada vez más de la felicidad verdadera.

-Involúcrate en nuevos proyectos. Es preciso renovar nuestra vida, llenarla de emociones y de proyectos nuevos. Siempre que te encuentres decaído y desanimado, haz algo que esté fuera de la rutina y renueva tu estado de ánimo.

-Todo, absolutamente todo puede convertirse en una actividad gratificante cuando se realiza con una actitud apropiada y el deseo de ser felices.

¡Suelta el pasado, deja de preocuparte por el futuro, vive el presente, la vida es maravillosa, todo va a estar muy bien!


viernes, 21 de enero de 2011

El trípode... y La mula

Sirve para sostener objetos firmemente...

... ahora pensemos en la persistencia como un trípode para sostener la motivación, el deseo y la visión que tenemos de un objetivo específico.
Si cualquiera de estos aspectos esta débil, los otros por más fuertes que estén no podrán soportar la persistencia, pues es ella la que está unida y los otros la influyen.

La motivación es esencial... es la que nos mueve a hacer las cosas, sin ella tenderemos a procrastinar y a no hacer nada.

El deseo... de acuerdo al grado de intensidad con el que queramos nuestro objetivo, en ese mismo grado vamos a trabajar para conseguirlo. Si el deseo es intenso, éste influirá en la motivación para alcanzarlo, y por lo tanto haremos todo lo que sea necesario.

La visión será la encargada de darnos el rumbo, la dirección a donde queremos llegar. Con motivación y deseo es posible lograr muchas cosas... pero si hace falta la visión, éstas no tendrán rumbo, no tendrían propósito... Y solo con visión... faltarían las acciones que la motivación y el deseo aportan.

A medida que mejoramos cada una de estas partes (motivación-deseo-visión) fortalecemos la persistencia, y esto nos permitirá dar un paso más a pesar de los problemas que tengamos, y a su vez tendremos muchas más ganas de efectuar más acciones hacia la consecución de nuestros objetivos.
La persistencia está unida a la acción porque es la que nos permite continuar avanzando en vez de retirarnos.

P E R O...

Hoy quiero compartir algunas diferencias que considero importantes entre quienes son  persistentes y los que caen en la categoría de ser: “tercos como una mula”.


Persistente es quien sabe lo que quiere, lucha por lo que quiere, y procura obtenerlo sin necesidad de pisotear su propia dignidad y la dignidad de los demás. Tiene sus metas claras y analiza las diferentes posibilidades para alcanzarlas, siempre buscando el bienestar propio y de quienes lo rodean.
El terco, conoce lo que quiere y lucha por eso, sin medirse en la forma. Para un terco el fin sí justifica los medios. Lucha sin cesar,  aunque en su afán se lleve de encuentro a quienes sea necesario. No mide las consecuencias.


Una persona persistente, mide la profundidad de una situación sin precipitarse. Aplica el conocido proverbio chino que dice: “Alguien inteligente, no mide la profundidad de un río con ambos pies”.  Conoce sus limitaciones y busca la forma de superarlas. Analiza sus debilidades y las acepta, sin caer en la tentación de sentirse menos por causa de ellas.
El terco afirma continuamente que “el que no arriesga no gana”, aunque los pronósticos le indiquen que puede fallar. Se “avienta” continuamente y eso puede llevarlo de fracaso en fracaso. Su justificación cuando falla  es simple: “¡Así son las cosas y pues ni modo!”.


Quien es persistente, sabe ser flexible ante las circunstancias de la vida. Se adapta a los cambios y procura modificar su estrategia en caso necesario. Identifica el cambio como algo natural en su vida, y sabe que quien tiene éxito  es quien sabe  adaptarse a lo que sucede. Recuerda continuamente que nuestras reacciones son fundamentales ante lo que nos sucede, y que el 90 por ciento de lo que nos pasa en la vida es equivalente a las reacciones que tenemos.
El terco, por el contrario, no acepta los cambios, ni mucho menos las sugerencias de los demás. Un cambio que no le convenga, significa una agresión hacia su persona. Busca siempre la forma de salirse con la suya.


El persistente, sabe escuchar los argumentos de la otra persona. Analiza sus objeciones y  busca la manera de convencer ¡sin hostigar! Cuántos vendedores de seguros conocemos que caen en la obstinación y en la terquedad con el afán de que compremos su producto. No generalizo, obviamente, pero admiro a quien maneja objeciones con profesionalismo  sin caer en la terquedad.  La preparación  y el conocimiento de las reglas básicas en las relaciones humanas, son fundamentales para conocer el manejo de objeciones en la carrera de las ventas.
El terco no escucha argumentos que vayan en su contra. Es obstinado en sus pensamientos y acciones, negándose  a toda costa  en dar cabida a  los argumentos de los demás.


Quien tiene el don de persistir, ve los fracasos como oportunidades. Aprende de los errores y procura no volver a cometerlos. Identifica dónde estuvo la falla sin necesidad de buscar culpables. Su afán por llegar a las metas, le impide perder el tiempo en buscar con quién desahogar sus frustraciones.
Obviamente, el terco siempre busca culpables de los errores que él comete y hace hasta lo imposible para que otros paguen su error. De esa forma tratan de redimir su falla y seguir obstinados en su afán de lograr lo que se proponen.


Vale la pena analizar nuestras acciones y verificar en cual grupo caemos.

jueves, 20 de enero de 2011

¡ Optimismo... ante todo !

Nada más satisfactorio que conocer, convivir, trabajar, disfrutar y compartir con personas optimistas.

Personas optimistas son aquellas que verdaderamente tratan de ver el lado bueno de las cosas; que miran con optimismo las posibilidades, que ponen su capacidad por encima de las dificultades que diariamente se viven, que agradecen hasta el más mínimo detalle, y las que se esfuerzan por prestar su colaboración en beneficio de los demás.

Una persona optimista siempre es bienvenida en cualquier lugar, e invitada obligada para cualquier evento.

¿Eres tú realmente una persona Optimista? Inténtalo... con los pies en la tierra, optimismo no es dejar de ser realista, es una actitud que evita caer en la apatía, desesperanza o depresión ante situaciones adversas, previniendo conflictos y resolviendo aquellos que súbitamente se presentan.

El pesimista debilita su capacidad y su voluntad al cargar con el peso inútil de los mensajes negativos que se crea.
Con su ansiedad y negativismo no arregla ninguno de los problemas que él mismo se crea, y se siente a toda hora, cercado de amenazas de fracaso.

El optimista, en cambio, toma sus asuntos con calma y sabe que puede llevarlos a feliz término.
Con suficiente confianza en Dios, y en sí mismo, el optimista encuentra las orientaciones y la fuerza para lograr todo lo que se propone.

Si eres indeciso o inseguro, comienza ahora mismo a repetirte una y otra vez:
¡Procederé ahora!
¡Lo haré, lo haré bien y ahora!
Hasta que se te grave profundamente en la conciencia, repítelo al despertar, mientras te bañas y te vistes, al mirarte al espejo, al programar cada paso y compromiso de tu día.
Graba profundamente en tu mente la imagen de la persona segura, diligente, proactiva y efectiva que debes ser en todo momento. En poco tiempo empezarás a reaccionar automáticamente a esta afirmación.

Esperando la ayuda de Dios...


Hubo una inundación muy grande en un pueblo pequeño... todas las personas buscaron la manera de salvarse, pero un hombre se quedó solo en ese lugar, subió al techo de su casa y rezaba incansablemente pidiendo que Dios lo salvara.
Éste, confiaba plenamente en el Señor y estaba seguro que lo salvaría, de repente fue interrumpido por un hombre que pasaba en una balsa invitándolo a subir, sin embargo el hombre respondió “Dios me salvará” y lo dejó ir.
Luego pasaron un hombre en un bote, luego una lancha y finalmente un helicóptero.
A todos los rechazó diciendo: “Dios me salvará.”
Finalmente se ahogó y llegó al cielo. Dios lo recibió a la entrada.
El hombre, molesto, le dijo a Dios:
“¿Por qué no me salvaste si yo confiaba en ti?”
Dios le respondió: “¿Y la balsa, el bote, la lancha y el helicóptero que te mandé?

Hay una verdad fundamental, en el momento que uno pide a Dios y se compromete a sí mismo a creer... entonces la providencia se mueve también.
Muchas cosas ocurren para ayudarnos, que de otra manera nunca hubiesen ocurrido, es como un manantial de eventos provenientes de la decisión de haber pedido y de creer que realmente somos escuchados, procurando en favor de uno toda clase de incidentes, uniones y ayuda material inesperados que ninguna persona hubiese soñado que llegarían en su camino.
Todo lo que puedas hacer o soñar hacer, ¡comiénzalo! Funciona... ¡casi como por arte de magia!

La voluntad de Dios es venir siempre en nuestra ayuda, y ayudarnos a lograr la plenitud en nuestra vida, de Dios fluyen todas las bendiciones, lo que suele suceder es que aprendemos las lecciones de la vida que debemos aprender de dos maneras: ya sea mediante hacer usos de las leyes naturales o mediante sufrir las consecuencias de no observar esas leyes...

Como en la historia que se narra al comienzo de este artículo, la energía de Dios de alguna manera nos guía y dirige a hacer las cosas que realizarán lo que hemos pedido, solo que en ocasiones no vemos lo que está frente a nosotros, porque es muy simple, porque esperamos que los milagros se presenten con bombos y platillos, o simplemente porque nos limitamos a aprender... y no hacer nada, no tomamos ninguna acción.

Para terminar me gustaría compartir con ustedes este cuento...

Dios y los Científicos...
Cierto día un grupo de científicos deciden hablar personalmente con Dios, sobre algunos asuntos que desde hacia años tenían pendientes. Le pidieron una audiencia a la cual Él aceptó muy a pesar suyo.
Los científicos le dijeron: “Dios, verás desde hace años que los hombres podemos hacer nuestros propios milagros, ya tenemos a la tecnología más avanzada y podemos hacer prácticamente lo que queramos. Así que creemos que ya es hora de que te jubiles y nos dejes todo a nosotros solos”. Dios muy extrañado por estas palabras respondió: “Pero aún necesitan de mí, sin mí ustedes estarían casi perdidos ¿Quién los ayudaría cuando todo lo demás falle?”
Los científicos rieron sarcásticamente y respondieron: “Bueno, ya nos la hemos arreglado antes y podremos hacerlo de nuevo”.
Dios reflexionó un momento y finalmente les dijo: “Muy bien,  les propongo que hagamos un concurso, yo contra ustedes, vamos a crear como en los viejos tiempos... un hombre echo de barro y darle vida, si ustedes lo consiguen me voy para siempre, si no, me quedo ¿Qué opinan?”
Los científicos rieron ante la tremenda facilidad del reto que se les imponía y respondieron confiados: “De acuerdo, como tú quieras”.
Entonces se inclinaron y empezaron a recoger tierra, pero Dios los detuvo diciéndoles: “Un momento, no tan rápido”. Los científicos se detuvieron y Dios dijo: “Ustedes búsquense su propia tierra”.
Ante ésta revelación se dieron cuenta que nunca podrían ganar.



miércoles, 19 de enero de 2011

El Éxito es el factor más Peligroso...



... porque lleva inevitablemente a la satisfacción consigo mismo !

¡ No confundamos Satisfacción con Felicidad !

Cuanto más exitosos nos sentimos, creamos un modelo mental, y... debemos tener en cuenta que estos modelos mentales no son eternos, la verdadera fuente del éxito es más una combinación de factores, desde luego esto no es un descubrimiento nuevo, pero sí es cada vez más importante tenerlo presente,  porque los cambios ocurren más rápidamente que antes, y debemos adaptarnos a las nuevas situaciones que se nos presenten con mucho más conocimiento, pues aferrarnos a modelos mentales anticuados puede ser fatal.

Es necesario realizar constantemente autoevaluaciones, al atrevernos a hacerlas, empezamos a crear la base para continuar nuestro crecimiento personal y/o profesional y así entrar en un segundo ciclo.
Como en cualquier organización, debemos ser capaces de innovar constantemente y en todos los rincones de nuestra vida, es decir rediseñar para permitir y defender nuestro crecimiento.

La cantidad de conocimiento disponible ha crecido y continúa haciéndolo, ahora juegan un papel  más importante otros aspectos... medioambientales, emocionales, éticos, estéticos, etc., esto no quiere decir que tengamos que prestar menos atención a nuestros principios y/o valores tradicionales, sino por el contrario, debemos fortalecerlos pues ellos han sido nuestros pilares que han sostenido nuestra vida en un primer ciclo, pero, con esta explosión del conocimiento, más hoy en día, que hay una amplia gama de oportunidades para mejorar y demasiadas alternativas a elegir,  se hace necesario pensar en nuestra situación actual, para transformarnos en seres muchos más conscientes con el medio en el cual nos desenvolvemos dia a día. 

Hace pocos años apenas había teléfonos fijos únicamente, hoy todos contamos con un móvil y línea propia; mucha gente veía que el mundo estaba cambiando, pero lo sentían muy lento, el conocimiento estaba creciendo y se hacían descubrimientos importantes, pero en comparación con hoy, las cosas eran estables, había poco de dónde elegir y los productos vivían décadas sin apenas sufrir modificaciones de diseño y fabricación.
Actualmente existen estadísticas que confirman que en la última década, se han creado más cosas nuevas que en todos los siglos anteriores,  las industrias, países y empresas, hoy son tan diferentes,  hay un gran sistema único, todo como conectado a todo lo demás, y casi no existen barreras, por todo esto, se hace indispensable que nosotros,  nos adaptemos a los cambios del entorno y entendamos que los nuevos líderes son personas que basan su trabajo en los valores compartidos más que en la autoridad y el poder, y las organizaciones emplean a gente que necesita pensar sobre lo que está haciendo y el por qué, no personas autómatas que suelen hacer lo mismo año tras año, pues actualmente pocos entornos son estables.

Todo esto significa que como personas, debemos empezar por mentalizarnos que somos absolutamente responsables de nuestros actos y de nuestra situación actual, sin desarrollar una imagen falsa sobre lo que nos rodea, por ejemplo: creer que los culpables de nuestra situación son los demás, y también se hace necesario cada vez en mayor grado, admitir nuestros errores, y corregirlos a tiempo,  para lograr todo esto es necesario conocernos a fondo, tener una alta autoestima, y no permitir que la ansiedad rebaje nuestra energía y anule la concentración que debemos tener.

Preocuparnos no sirve de nada, no  soluciona ningún problema, y por el contrario perjudica la salud, tampoco podemos quedarnos lamentándonos, ni en la cómoda postura de víctimas. Todo depende de cada uno, lo que somos,  lo que ganamos, con quién estamos ... o dónde estamos, etc..
  Cada uno de nosotros debemos estar dispuestos a cambiar y mejorar, no creer que porque hemos tenido  éxito, éste vaya a durar para siempre, estar satisfechos con lo que hemos logrado es solo un paso más,  cada día se hace indispensable ejecutar en forma innovadora nuestros planes de vida para avanzar y mejorar lo que hemos conseguido.

Estamos a mediados del mes de enero, deseosos de ejecutar nuestros propósitos y planes de vida para éste nuevo año, es necesario actuar ya, no permitirnos que llegue febrero y caer en la rutina de un nuevo año sin avanzar, quedándonos estancados en la misma situación actual.
Si tu meta es lograr una mejora en cualquier aspecto de tu vida, comenzar un negocio, mejorar el que tienes, realizar nuevos estudios, buscar otros ingresos... etc, es hora de comenzar. 


Este cuento nos ilustra lo que sucede aún con muchas personas que no se han dado cuenta de la importancia de la innovación  en sus vidas o profesiones...

El corcho

Hace años, un inspector visitó una escuela primaria.
En su recorrido observó algo que le llamó la atención: una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían un gran desorden; el cuadro era caótico.
Decidió presentarse:
“Permiso, soy el inspector de turno, ¿Algún problema?”
“Estoy abrumada señor, no se qué hacer con estos chicos... No tengo láminas, el ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles.”

El inspector que era un “Docente de Alma”, vio un corcho en el desordenado escritorio, lo tomó y con aplomo se dirigió a los chicos:
¿Qué es esto?  “Un corcho señor...gritaron los alumnos sorprendidos”.

“Bien, ¿De dónde sale el corcho?”.

De la botella señor. Lo coloca una máquina..., del alcornoque... de un árbol... de la madera..., respondían animosos los niños.

¿Y qué se puede hacer con madera?, continuaba entusiasta el docente.

  Sillas..., una mesa..., un barco. Bien, tenemos un barco.

¿Quién lo dibuja? ¿Quién hace un mapa en el pizarrón y coloca el puerto más cercano para nuestro barquito?

Escriban a qué provincia  pertenece.

¿Y cuál es el otro puerto más cercano?
¿A qué país corresponde? ¿Qué poeta conocen que allí nació? ¿Qué produce esta región? ¿Alguien recuerda una canción de este lugar? Y comenzó una tarea de geografía, de historia, de música, economía, literatura, religión, etc.

La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase le dijo conmovida:

“Señor nunca olvidaré lo que me enseño hoy. Muchas Gracias.”

Pasó el tiempo. El inspector volvió a la escuela y buscó a la maestra.

Estaba acurrucada atrás de su escritorio, los alumnos otra vez en total desorden...
     
“Señorita... ¿Qué pasó? ¿No se acuerda de mí? Sí señor ¡Cómo olvidarme! Qué suerte que regresó. No encuentro el corcho. ¿Dónde lo dejó?”

Enrique Mariscal




martes, 18 de enero de 2011

No deje que el infarto sea su maestro...



Seis normas para preparar su infarto; cúmplanlas al pie de la letra y pronto su corazón dejara de latir...

PRIMERA.
Su trabajo antes que nada. Los asuntos personales son secundarios. Entréguese de lleno a su trabajo, piense solo en producir, esta es su clave. Usted tiene que ser un hombre o mujer de éxito... !aunque lo disfrute en el cementerio!


SEGUNDA:
Vaya a su oficina los sábados por la tarde. Nada de descanso, nada de cine, nada de canas al aire. A lo mejor el trabajo del sábado le reporta algún dinero que le servirá cuando le de el anhelado infarto.


TERCERA:
Por las noches es peligroso ir a la oficina, lo pueden atracar, y es mejor que lleve el trabajo a su casa. Cuando todos duermen, usted puede trabajar a sus anchas.


CUARTA:
Nunca diga no a lo que piden que haga. Métase en todos los comités, consejos, comisiones, vaya a todas las reuniones. Demuestre que es el mejor!


QUINTA:
Usted es de acero, no tome vacaciones, ya las tomara cuando muera. El cementerio es un buen hotel de reposo. No hacen ruido.


SEXTA:
Si tiene que viajar, por su trabajo claro esta, trabaje noche y dia, ponga cara de angustia, no duerma, grite, trate mal a sus subalternos. Usted es el Jefe. Usted Manda. Todos sus empleados irán a su entierro...! pero para constatar que haya quedado bien enterrado !



"Aquí yace ...
De joven, gastó su salud para conseguir dinero.
De viejo, gastó su dinero para conseguir salud.
Sin salud y sin Dinero
Aquí yace ..."

Desconozco su autor




¿Qué es una mala vida y una buena vida? En esta entrevista Valentín Valls, cardiólogo del Hospital Clínico de Barcelona, hace un agudo análisis de nuestro estilo de vida actual y aunque él solo se refiere a ejecutivos, nos lo podemos aplicar perfectamente la mayoría de los ciudadanos.
El doctor crítica el exceso de trabajo (más de 8 horas), el sendentarismo, la mala alimentación, la hiperactividad, no relajarnos, el mal humor, el poco tiempo para los hijos, el desequilibrio interno, el consumo de medicamentos (antidepresivos y ansiolíticos) y el vacío y esclavitud de vida que esto genera.
Es una alegría que sea un cardiólogo (y no siempre un gurú de la autoayuda) quien nos recuerde nuestro errores físicos, emocionales y espirituales y cómo solucionarlo. Ahora a aplicarnos el cuento para no dejar que sea el infarto quien nos de lecciones de Vida.

¿Cuál es el perfil de los directivos que acaban siendo sus pacientes?Suelen ser varones de unos 45 años cuya vida profesional está marcada por la hiperactividad, el estrés y la ansiedad. Si bien es cierto que ocupan puestos de mucha exigencia y responsabilidad, no saben, o no les interesa, llevar una vida más sana y equilibrada, una negligencia que les llena de hábitos nocivos para su salud.
¿Como por ejemplo?
Trabajan más de 10 horas al día -cuando lo recomendable es un máximo de ocho-, lo que atenta contra su salud a medio plazo. Además, se pasan muchas horas sentados delante de un ordenador, hablando por teléfono o asistiendo a reuniones, generándoles con el tiempo serios problemas de columna. Entre otros vicios, suelen fumar, beber y alimentarse rápido y mal.
De ahí que la barriga sea un rasgo bastante común…
Sí, pero también porque en general no suelen hacer ningún tipo de ejercicio físico -cuando lo sano es practicar deporte al menos tres veces por semana-, con lo que van acumulando grasa en la zona del abdomen, la mal llamada “curva de la felicidad”. Este michelín no sólo es una consecuencia clara de insatisfacción, sino que sube la tensión y el colesterol.
¿Alguna característica nociva más?
Sí. Malvivir de esta forma suele desgastarles rápidamente su energía vital, esclavizándoles a la hiperreactividad emocional y, en consecuencia, al mal humor crónico. Y al no buscar momentos para descansar, desconectar y relajarse, nunca consiguen recuperar la fuerza necesaria para seguir en la brecha. De ahí que suelan consumir diferentes ansiolíticos y antidepresivos, que, de paso, también les ayudan a combatir las noches de insomnio. Al ser incapaces de conciliar, muchos de ellos están separados y apenas dedican tiempo a estar con sus hijos.
¿Y qué consecuencias tienen todos estos hábitos?
Por un lado, afectan al corazón en forma de anginas de pecho, arritmias e infartos. Se dan casos de profesionales que han muerto en su propio despacho. También pueden dañar al cerebro, desarrollando trombosis o hemorragias cerebrales, que suele paralizar medio cuerpo de por vida.
¿Y por qué no cambian este estilo de vida?
Por vivir inconscientemente, lo que les convierte en autómatas que trabajan de forma mecánica, sin tener en cuenta las consecuencias que tienen sus acciones sobre su salud. Con el tiempo van encerrándose en un círculo vicioso, que casi les obliga a engañarse a sí mismos para evitar enfrentarse al vacío, la angustia y la tristeza que sienten cuando se encuentran cara a cara con su desequilibrio interno, sobre todo cuando están solos sin hacer nada.

¿Algún consejo más?
Tan sólo les diría que no dejen que el infarto se convierta en su maestro. Lo digo porque la gran mayoría de estos profesionales no cambian de actitud ni de conducta hasta que toman conciencia de las consecuencias de no hacerlo a través de la enfermedad. Pero llegar hasta este punto puede ser irreversible. De ahí que sea muy recomendable reflexionar acerca de la sostenibilidad que tienen tus acciones, preguntándose de tanto en tanto: “¿De qué sirve ganar el mundo si pierdes tu alma?”. Es decir, qué importa lograr el éxito profesional si no te sientes feliz, en paz y con capacidad de servir y de amar a los demás.

Estamos comenzando éste nuevo año de vida que de alguna manera es un regalo, si bien es cierto que todos debemos trabajar dando lo mejor de nosotros, cuidarnos es nuestro mejor obsequio para ser realmente felices... prósperos y exitosos.

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído