viernes, 31 de diciembre de 2010

Celebra la Fiesta que cambiará tu Vida !




... Y a partir de las 12...  ¡ Año Nuevo... Vida Nueva !

Con Salud... Amor... Paz... Y... Prosperidad.

... Y tambien un cuento para reflexionar...

El Genio de los deseos...

Un hombre se entera un día de la existencia de un mercader que vendía un genio, que complacía todos los deseos de su amo.

Reunió todo el dinero de que disponía y se dirigió presuroso al mercado, rogándole al vendedor que se lo vendiera.

Este así lo hizo no sin antes advertirle:

- "Debes pedirle nuevos deseos continuamente, pues si no lo mantienes ocupado, te cortará la cabeza".

- "No te preocupes", respondió el comprador. "Son tantas las cosas que deseo, que no tendrá tiempo para descansar".

Salió contento del lugar y al poco camino la voz del genio le dice:

- "¿Y bien amo, que deseas?"

Sorprendido el hombre contesta:

- "Deseo ser dueño de un enorme palacio". En pocos segundos se erguía ante él un magnífico palacio.

- "¿Y qué más?", volvió a preguntar el genio, al tiempo que el palacio se poblaba de servidores.

- "Deseo un harén con muchas y hermosas mujeres".

Al instante bellas jóvenes lo rodearon.

- "¿Y ahora mi amo?"

- "Pues deseo un gran banquete con exquisitos manjares, muchos invitados, músicos y baile". Con la última palabra se presentó ante su vista todo lo solicitado.

Entonces se sintió aterrorizado, corrió hasta el mercader y le dijo:

- "Tu me lo advertiste, pero dime, por favor, ¿qué puedo hacer?. El genio es tan rápido que en algún momento no tendrá qué hacer y me matará".

- "Eres una persona agradable y te ayudaré", respondió el mercader. "Dile al genio que construya una columna altísima y que suba y baje por ella hasta que tú le ordenes que pare. Mientras tanto, puedes dejar de desear y disfrutar lo que ya tienes".


jueves, 30 de diciembre de 2010

Un día mágico...

... el 31 de Diciembre es un día muy especial... ... el último día del Año, y quien da la entrada al nuevo Año...   El momento culminante se inicia con las doce campanadas, anunciando que un año se va y otro llega... cargado de ilusiones... y anhelos. Hay alegria... abrazos y felicitaciones...Y en todos los corazones existe la añoranza de un año que termina y la esperanza de alcanzar mayores éxitos durante el año que comienza...  Bien sea porque seamos agüeristas o no, algún ritual mágico realizamos...Las Doce Uvas... los brindis... y muchísimos otros, según nuestra tradición  familiar o cultural. 

El significado de dichos rituales se relaciona con las aspiraciones de cada uno, con el deseo expreso de que lo que anhelamos se convierta en realidad, y por eso ese día... con su noche es Mágico.

 No debemos olvidar que el ritual  más importante y el primero que debemos realizar es... agradecerle a la Divinidad por todo lo que hemos recibido, incluyendo nuestras experiencias adversas del ayer, ellas nos han permitido aprender, crecer, y ser cada vez mejores seres humanos. Pedirle que nos regale para éste nuevo año, paciencia y sabiduría, para poder compartir la vida y comprender a aquellos que están a nuestro lado, seguros de que todo lo que recibimos son las bendiciones que necesitamos para ser felices. 
Antes de iniciar cualquier celebración, ve a un lugar privado, haz una oración de agradecimiento con tus propias palabras y luego pide lo que consideres que necesita tu ser espiritual, tu verdadero yo.
Confía plenamente en esta conexión directa con Dios, solo EL inspirará tus acciones para manifestar todos tus sueños, todo el amor, la alegría, la felicidad, la riqueza y el bienestar que cada uno de nosotros deseamos. 
Cuando aprendemos las lecciones... como por "arte de Magia", muchas cosas que parecían estar estancadas, comienzan a organizarse... y se nos abren puertas, y se nos presentan oportunidades, comienzan a ocurrir en nuestra vida cosas hermosas, que nos hacen felices. 
El Universo ya está organizado para que todos encontremos el camino, necesitamos armonizarnos y hacernos partícipes de el. 

    

Estos son algunos Tips... Agüeros... Rituales... más comunes para el último día de Año.
Siéntete libre de realizar el que desees...
Cualquiera de ellos pretende condicionar nuestra mente en forma positiva, pues todos deseamos que el Año que vamos a comenzar nos traiga más amor, salud, triunfos, bonanza y prosperidad.

 (Tomados de la Web)
Una de las tantas opciones para decorar la casa con la idea de recibir buenos resultados, es decorandola con Espigas de Trigo, pretendiendo simbolizar la cosecha y la abundancia. por ende, mentalmente nos condicionamos que al estar presentes en nuestra casa nos traeran triunfos... bonanza y prosperidad...

Lentejas: Para que no te falte la comida y la suerte: Faltando 10 minutos, antes que sean las 12 de la noche, toma un puñado de lentejas y échalas en tus bolsillos y en la cartera y conserva otro poco en la mano derecha. Otros suelen comerse una cucharadita de lentejas cocidas.

Ropa Interior:
Amarilla: Si deseas tener mucha suerte durante el año.
Roja: Si quieres encontrar amor verdadero y pasión en tu vida.
Verde: Para darle fortaleza a tu salud.

Cintilla: Compra una cinta roja para atraer el amor duradero y la pasión a tu vida, amárratela en la mano izquierda haciendo una manilla. También puedes comprar una color rosada y ponerla con la roja, ésta te ayudara para el amor incondicional y puro.

Maleta: Si quieres viajar durante el año toma una maleta grande, no es necesario que le metas ropa, simplemente sal a las 12:15 corriendo y dale la vuelta  a la manzana de tu casa. Entre más larga sea la vuelta más lejos irás.

Velas:
Dorada: Para atraer el dinero y la abundancia a tu vida.
Roja: Para avivar la llama del amor.
Rosada: Para encontrar un amor ideal en tu vida.
Azul: Para lograr tus metas profesionales o cambiar de trabajo.
Verde: Para la salud.
Amarilla: Para atraer los negocios.
Blanca: Para sanar cualquier relación o simplemente adquirir paz.
Morada: Para transmutar lo negativo en positivo y alejar todas las energías malas de tu vida.
La vela o las velas deben estar encendidas en la mesa donde se sirve la cena. (Tener cuidado y vigilarlas) 

Manzana roja: Escribe alrededor: Yo...  quiero encontrar un amor que me ame y haga feliz, échale un poco de miel alrededor y por último, un poco de canela en polvo, déjala en un plato en tu cuarto o donde desees por 7 días. ( No te la comas, despés de 7 días, tírala)

Baño:
Con pétalos de rosas rojas y miel, para el amor.
Con sal marina del cuello para bajo para alejar las envidias y limpiarte.
Con manzanilla para sanar el alma.
Con azúcar y eucalipto para perdonar.
Con manzanas, clavos, canela y azucar para la suerte.

Dinero: Ten en tu bolsillo derecho, al menos un billete de $ 20 (Euros, dolares, miles de pesos, según el país). 

Suerte y amor: Cuando realices el saludo de bienvenida del año nuevo, saluda primero al alguien del sexo opuesto para que no te falte el amor.

Las 12 uvas: No te pueden faltar, un deseo por cada uva.(Tenerlos escritos en una lista y leerlos)

Una copa de champaña: Mete un anillo de oro. Tómate la bebida, luego saca el anillo, póntelo y no te lo quites en lo posible durante los 12 primeros días del año.

Para tu casa: En las esquinas de tu casa, pon limones partidos en 4, eso te retirará las envidias  y malas energías. Riega unas pocas monedas debajo de las camas, compra una sábila hermosa y ponla a la entrada, dicen que  te traerá mucha suerte y alejará las malas energías.

Matrimonio: Si desea contraer matrimonio, debe sentarse y volverse a parar con cada una de las doce campanadas mientras se come las uvas, y el deseo solo debe ser uno... contraer nupcias este nuevo año.

Por último recuerda...

"Una persona que tenga objetivos muy claros conseguirá avanzar incluso en las condiciones más difíciles. Una persona que no tenga ninguna clase de objetivos no conseguirá avanzar ni siquiera en las condiciones más favorables."Thomas Carlyle

miércoles, 29 de diciembre de 2010

El Juego de la Vida

Encontré éste artículo navegando por la red, es un psicólogo que suele publicar en Nueva Conciencia,  un texto muy interesante y real... del cual todos podemos aprender mucho y lo podemos tener en cuenta como un propósito más para realizar en el 2011... NO JUGAR...

El juego

Desde muy niños aprendimos algo: cuando te sientas aburrido, juega para que se te quite. El bebé que lloraba, bastaba que se le acercara una maraca y se jugara con él para que suspendiera el llanto de inmediato (bueno, por lo menos en ciertos casos). Pero ¿qué pasa cuando ese bebé o ese niño crece? Cuando entramos a la adolescencia nos empezamos a volver expertos en determinados juegos. Y ya de adultos, auténticos “masters” en juegos que eliminen nuestro aburrimiento. Pero hoy, con Nueva Conciencia, quiero compartirte una reflexión que va mucho más allá de lo que quizá estés pensando, porque no estoy hablando de optar por jugar futbol, o dominó o algún otro juego de mesa o deporte. No. Hoy voy a comentarte un juego psicológico que debes conocer.
            Sucede que en los últimos dos meses de mi vida he visto una cantidad de juegos psicológicos que me inspiraron a escribirte esta nota. Sé que te ayudará mucho. Verás que te dará una gran luz. Cambiarás al terminar de leer esto, me lo dice algo en mi interior. Mira, si existe algo desafiante para muchos es el arte de las relaciones humanas, el convivir. Y el desafío está en detectar lo más rápido posible si estamos entrando en un juego o no. En eso estribará la gran diferencia entre sentirte extraordinariamente bien o sentirte muy, muy mal.
            El juego psicológico que te voy a comentar hoy se llama “Triángulo Dramático (TD)”. Es un auténtico drama (género mixto entre tragedia y comedia) sucede en un juego que se realiza comúnmente entre tres, aunque muchas veces bastan dos para empezar a jugar. Los participantes de este juego son tres jugadores: la Víctima, el Perpetrador y el Salvador.

El papel de Víctima es el que elige sufrir casi inocente por la culpa de otros.
El Perpetrador es quien elige cometer una culpa grave, el que persigue, el que elige hacer daño.
El Salvador es el que elige librar del sufrimiento y hacer justicia.
Esos son los tres célebres personajes que arman el triángulo dramático (TD), un juego psicológico que solo produce desgaste, resentimiento, alejamiento, envidias, coraje, odio, enemistad, rencor, y un sin fin de etcéteras que se pueden englobar en algo más sencillo: sentirse mal, muy mal.

Te pondré un ejemplo de la vida real que escuché ayer con una de mis pacientes. Primero te describiré los hechos y luego te explico (revelo) el juego.

Los hechos: Mujer de 28 años (a quien llamaré Inocencia) que tiene una reciente amiga muy querida (a quien llamaré Dolores) y decide hablarle por teléfono para saludarla. Al contestar Dolores, ésta de inmediato le dice en tono un poco despectivo: “¿Ahora qué es lo que necesitas!”. En ese instante Inocencia se consterna por el modo y le dice: “¡Qué?”. Y ya un poco molesta Inocencia, antes que pedirle explicación ni nada, decide aplicarle la juvenil y le sigue diciendo: “Bueno, ahora que lo dices, necesito mis aretes que te presté el otro día y no me has devuelto”. A lo que Dolores le dijo que luego se los regresaría con gusto. Inocencia sin decir más, colgó molesta. Se dejaron de hablar poco más de tres días cuando se hablaban a diario. Inocencia habló luego con su novio y le comentó los hechos, a lo que el novio contestó: “Voy a hablar con esa amiguita tuya..., ¿qué se cree?, y tú siendo tan buena con ella”. Inocencia al día siguiente fue a consulta y, dentro de otras cosas más importantes, me pedía consejo para salir de esta situación que le parecía embarazosa y que la verdad no entendía.
           
Ahora mi explicación: Inocencia habló con la mejor intención para saludar a su amiga. La amiga Dolores le contestó de mala forma y en ese momento, Inocencia entró al juego del Triángulo Dramático y se sintió auténtica “Víctima”, es decir, eligió “sufrir” por la forma en que le contestó. ¡No podía creer el maltrato que su amiga le profería con esa forma tan ruda de contestar! La amiga, también sin saber, jugaba el juego de “Perpetrador”. Y es que no existe víctima sin perpetrador. Dolores le hizo sentir mal exprofesamente con su forma ruda de contestar, y sus motivos tendría. Y luego Inocencia fue con su novio quien empezó a jugar el papel de “Salvador”.

El triángulo dramático se cerraba perfecto. Le expliqué a Inocencia los papeles que cada quien eligió jugar y me miró con ojos de admiración al ver tan claro el juego.
(Solemos en muchas ocasiones jugar así nosotros también... ¿cierto?

Otro ejemplo:

 La mamá que le compra una camisa rosa muy fina y hermosa (según ella) a su querido hijo. Cuando el hijo llega a casa, la mamá le enseña su regalo sorpresa y el joven no sabe qué decir. Le agradaba recibir un regalo pero no le gustaba la idea de recibir una camisa rosa. La mamá notó la falta de emoción en su hijo y “eligió” interpretarlo como un desdén. En ese momento le expresó a su hijo: “Claro, a ti nunca te gusta lo que yo te doy. No fuera esa niña con la que andas porque se lo festejarías”. La mamá se dio media vuelta y salió de la recámara. Cuando la mamá vio que pasaron unos minutos y el hijo no salía de su recámara, le gritó: “¿Qué! ¿No me vas a decir nada hijo? ¿Ni disculpas? (nótese que la víctima cuando no quieren jugar con ella, insiste con este tipo de preguntas para arrancar el juego). Cuando más tarde llegó el papá, la mamá, antes que nada, le urgía platicarle lo sucedido. El papá dijo: “Entiéndelo..., es hombre y no le ha de gustar esa moda”. La mamá contestó: “¡Caray! Gracias por tu apoyo, mejor dime que soy tonta y no sé que es lo que le gusta a nuestro hijo”. El padre dijo: “No, no. No es para que te pongas así mi amor. Nunca quise decirte eso. Es más, voy a hablar con nuestro hijo ahora mismo para informarle que quizá le faltó tacto”. La madre se quedó esperando (con actitud de víctima, pero ahora también empezando un poco el papel de perpetradora). El padre subió a ver al hijo y le comentó: “Hijo, debes ser más agradecido con tu madre. Quizá no te gustó el color o algo así, pero es un regalo y te recomiendo que vayas y se lo agradezcas”. El hijo contestó: “Ni loco papá. Lo que pasa es que mi mamá la trae conmigo desde hace días y le tiene como envidia a mi novia o no sé qué, y con este regalo solo me quiere molestar”. El papá comentó: “No hijo, no es así”. El hijo respondió: “Claro que lo es. Además tú qué sabes si nunca estás aquí”. El papá ya molesto: “Está bien, como siempre, haz lo que se te pegue la gana”. El papá salió de la habitación y regresó a hablar con la mamá: “Oye, ¿qué traes algo con la novia de nuestro hijo?”. “¡Qué!? A mi esa chamaquita ni me importa!”...., y así se podría continuar el juego por horas, días, semanas o años.

 Si ves con atención, ahora  sabes que existe este juego, el Triángulo Dramático, puedes ver clarísimamente cómo todos eligen jugar uno de los papeles y luego, hasta intercambiarlos. La madre elige sentirse víctima por no ser festejada por el hijo frente al regalo. (De hecho, la madre nunca dio un regalo sino lanzó un anzuelo de reconocimiento, mismo que cuando no picó la carnada, la misma madre al lanzar el anzuelo preparó la condición necesaria para elegir sentirse víctima). El hijo con su aparente desdén era el perpetrador (quien cometió una falta según el juego), y el papá llegó como salvador. Pero luego, el hijo eligió ser víctima al creer que su mamá lo ataca con ese regalo, y el papá siendo salvador, por un momento eligió también eligió ser víctima y prefirió salirse de la habitación molesto por la actitud del hijo. En el instante en que el papá volvió con la mamá, volvió a elegir ser salvador y ahora le pedía cuentas a la madre a quien él veía como posible perpetradora, pero la madre continuó con su papel de víctima y así sucesivamente.
           
 ¿Te suenan familiares algunas de estas escenas?

 Pues porque es el juego que todos jugamos,  podemos elegir cualquiera de estos papeles, que de hecho los solemos elegir todo el día y todos los días. Pero existe otra opción. La otra opción: elegir no jugar. Punto.

Así de fácil y sencillo y de hermosas consecuencias. Y además, por no jugar, ¡no nos aburrimos! Sino que permanecemos bien, extraordinariamente bien. Y permanecemos así, para frustración de los que quieren seguir jugando.
           
 Una Amiga  hace unos días estaba hablando por teléfono en su oficina con una querida amiga suya. Al lado de mi Amiga se sienta una compañera de trabajo que escuchaba la conversación a lo lejos y cuando mi Amiga  colgó luego de risas y sonrisas, su compañera de lugar le dijo así como así y de la nada: “¡Oye... no voy a tolerar que andes secreteándote así con alguien al lado mío!”. Se lo dijo en tono verdaderamente molesto.

 Mi Amiga, como experta en no jugar... se le quedó mirando y se remitió a decir: “No. Nada que ver. Pero bueno, hasta mañana”. Se levantó y se fue a su gimnasio. Se acabó el pleito. O mejor dicho, nunca sucedió ninguno. ¿Por qué? Por la gran inteligencia y amor propio, manifiesto cuando alguien decide no jugar.

 En camino a su gimnasio, me habló mi Amiga y me comentó el hecho. La tenté diciéndole: “¿Y por qué no le dijiste nada?”. A lo que me respondió como una experta: “Ay... , qué flojera. Ni al caso perder el tiempo frente a un absurdo”. ¡Esa es mi Amiga! Así lo hacen los grandes. No existe el menor caso para explicar lo que no requiere explicación. Y de inmediato la mente para adelante. Para lo que sigue. Esto se hace cuando se elige estar extraordinariamente bien.

           
 ¡Increíble que la gente elija jugar tanto tiempo! Pero así suele ser el papel de “víctima”, siempre elige seguir sufriendo aunque todo se haya arreglado incluso rápido. Y si analizas más, existe una de las más dramáticas incongruencias en su proceder, se molesta porque sintió que lo han ofendido! (algo que deliberadamente eligió percibir) y luego suelen afirma encolerizados que no lo son. 

 En fin, este tamaño de absurdos existen en la vida y quien juega el Triángulo Dramático, nunca se da cuenta de los absurdos. Este es otro rasgo del juego.

 Se confirma el juego que todos jugamos, basta con dar pie para que el otro se divierta y siga el juego. Pero aquí se aprende algo valioso del juego: ésto sólo y exclusivamente sucede si otro quiere jugar, de otra manera, es imposible.
           
 Cuando alguien intenta ofenderte, te está invitando a ser víctima e iniciar un juego... observa  una ofensa como un regalo. Y qué pasa cuando no aceptas un regalo. ¿De quién es entonces? De quien te lo quiso dar y de ahí no pasó. En esta metáfora, cuando no aceptas el regalo significa que ante una ofensa no haces nada. Absolutamente nada. Eso es no aceptar el regalo y permitir que siga en posesión de aquel quien te lo quiso dar. Debes comprender que el mal solo es combatido con el mal. El bien no combate. En el instante que quieras combatir, incluso justificado por dignidad o buena causa, en ese instante deja de ser el bien y te enfilas en la oscuridad de mal. Te repito, solo el mal es combatido con el mal. El bien no combate, el bien ni siquiera sabe qué es combatir. Despierta!

 Por ejemplo, date cuenta de uno de los más grandes absurdos a los que ha llegado el hombre: ¿Cuál es el objetivo de una guerra? Respuesta: buscar la paz. ¡Quéeee! Pues sí. ¿Pero no hubiera sido mejor no hacer la guerra para ese objetivo? Pues sí. Pero entonces no hay juego.
           
            Mi más sincero deseo es que este conocimiento mostrado en mi versión, te sirva para seguir en el apasionante despertar del autoconocimiento,  para que entiendas que sin jugar el TD, es como es nuestro estado natural de ser. Lo normal es estar bien. Y solo cuando eliges jugar es cuando empiezas a sentirte mal. Quizá, cuando pases más y más tiempo sin jugar, descubras una impresionante verdad: no hay que decir nada. Nada. Es cuando comprendes que un poderoso origen de la paz interior es la aceptación. Todo está bien. Y si no te sientes bien, acepta que las cosas suceden como suceden y simplemente aléjate de aquella persona o circunstancia que te afecta. Pero nada más. Sin decir nada, sin de hacer alharacas, sin quejarse (eso es aceptación). Simplemente retirarse y seguir tu propio camino de amor. Pronto sabrás el porqué de tantas frases mías que gravitan sobre este concepto de no jugar. Pronto sabrás que ni frases hay que decir. Pronto sabrás que en el silencio hay total ausencia de este juego. Pronto sabrás que hay un silencio tal en donde ni tú ya te dices nada a ti mismo. Nada. Ese lugar existe. Esa paz existe. Ahí se suele uno encontrar con Dios y créeme que es infinita fuente de emoción por existir. –

El presente... una forma de vivir

Una amiga... hace algunos años cuando me dió la oportunidad de trabajar con ella en su empresa, me regaló un casete...y me dijo: escuchálo a toda hora... cuando te levantes... cuando vayas conduciendo... y así  quedará gravado en tu mente que solo tienes el... HOY, desde aquel día lo hice y mi vida cambió para bien y para siempre... eran éstas palabras de Og Mandino...



Palabras de Og Mandino...

Me olvidaré del día de ayer, con todas sus pruebas y tribulaciones, con todos sus agravios y sus frustraciones. El pasado ya es un sueño del cual no puedo recuperar ni una sola palabra ni borrar ningún acto imprudente. Sin embargo, tomaré la decisión de que si el día de ayer lastimé a alguien a través de mi imprudencia o mi irreflexión, no dejaré que el día de hoy el sol se ponga sin rectificar y nada de lo que haga este día tendrá mayor importancia.
No me preocuparé por el futuro. Mi éxito y mi felicidad no depende de que me esfuerce en adivinar lo que acecha débilmente en el horizonte, sino en hacer, el día de hoy, lo que claramente tengo al alcance de la mano.
Atesoraré este día, puesto que es todo lo que tengo. Sé bien que sus horas que se deslizan apresuradas no pueden acumularse ni almacenarse como un valioso grano, para su uso futuro.

Viviré como lo hacen todos los buenos actores cuando están en escena. . . sólo en el momento. No pude desempeñarme al máximo este día lamentando los errores. Abordaré las tareas difíciles de este día, me quitaré el saco y levantaré polvo en el mundo. Recordaré que mientras más ocupado esté, menos probabilidades tendré de sufrir, más apetitosos serán mis alimentos, más dulce mi sueño y más satisfecho me sentiré con mi lugar en el mundo.
El día de hoy me liberaré de la esclavitud del reloj y del calendario. Aun cuando planearé este día con objeto de cuidar de mis pasos y de mis energías, empezaré a medir mi vida en hechos, no en años; en pensamientos, no en estaciones; en sentimientos, no en los números sobre un cuadrante.
Estaré consciente de lo poco que se necesita para hacer de éste un día feliz. Jamás buscaré la felicidad, porque la felicidad no es una meta, es sólo un producto secundario y no hay felicidad en tener o en recibir, sólo en dar.
No huiré de ningún peligro con el cual pueda tropezar el día de hoy, porque estoy seguro de que no me sucederá nada de lo que no esté equipado para manejar con tu ayuda. Así como toda gema se pule por medio de la fricción, estoy seguro de que yo seré más valioso a través de las adversidades de este día y si tú me cierras una puerta, siempre me abres otra.
Viviré este día como si fuese Navidad. Seré un repartidor de dones y les daré a mis enemigos el don del perdón; a mis oponentes, el de la tolerancia; a mis amigos, con una sonrisa; a mis hijos, el de un buen ejemplo; y todos esos regalos irán envueltos en un amor incondicional.
No desperdiciaré ni siquiera un preciado segundo del día de hoy con sentimientos de cólera, de odio, de celos o de egoísmo. Sé que las semillas que siembro son las que cosecharé, porque cada acción, buena o mala, siempre va seguida de una reacción igual. El día de hoy sólo sembraré las buenas semillas.
Trataré al día de hoy como si fuese un inapreciable violín. Una persona puede sacarle notas armoniosas y otra, notas discordantes y, no obstante, nadie puede culpar al instrumento. La vida es la misma y si la toco correctamente, producirá belleza, pero si la toco con ignorancia, producirá fealdad.

Me condicionaré a mí mismo para considerar todos los problemas con los cuales tropiece el día de hoy como si no fuesen otra cosa que un guijarro en mi zapato. Recuerdo el dolor, tan severo que apenas podía caminar y recuerdo mi sorpresa cuando al quitarme el zapato encontré sólo un grano de arena.
Trabajaré con el convencimiento de que nunca se ha logrado nada grande sin entusiasmo. Para hacer cualquier cosa digna de hacerse, no debo retroceder tembloroso, pensando en el frío y en el peligro, sino saltar hacia adelante con entusiasmo y salir adelante tan bien como pueda hacerlo.
Me enfrentaré al mundo con las metas que me he fijado para el día de hoy, pero serán metas fáciles de alcanzar, no esa variedad tan vaga e imposible que declaran todos aquellos que han hecho una carrera del fracaso. Me doy cuenta de que siempre me pones a prueba primero con un poco, para ver lo que haría con mucho.

Jamás ocultaré mis talentos. Si guardo silencio, seré olvidado, si no avanzo, retrocederé. Si el día de hoy me aparto de mi desafío, mi propia estimación quedará cicatrizada para siempre y si dejo de crecer, aun cuando sólo sea un poco, me empequeñeceré. Rechazo la posición estacionaria porque siempre es el principio del fin.
Conservaré una sonrisa en mi rostro y en mi corazón, incluso si algo me duele el día de hoy. Sé que el mundo es un espejo y que me devuelve el reflejo de mi propia alma. Ahora ya he comprendido el secreto para corregir la actitud de los demás, y es corregir mi propia actitud.
El día de hoy me alejaré de cualquier tentación que pudiese obligarme a faltar a mi palabra o a perder el respeto hacia mí mismo. Estoy seguro de que lo único que poseo más valioso que mi vida es mi honor.

Este día trabajaré con todas mis fuerzas, satisfecho por saber que la vida no consiste en revolcarse en el pasado o en atisbar ansioso hacia el futuro. Me causa consternación contemplar el sinnúmero de dolorosos pasos mediante los cuales uno llega a una verdad tan antigua, tan obvia y que se expresa con tanta frecuencia. Cualquier cosa que me ofrezca, poco o mucho, mi vida es ahora.

Haré una pausa siempre que el día de hoy sienta lástima de mí mismo y recordaré que es el único día que tengo y que debo aprovecharlo al máximo. Tal vez no logre reconocer lo que mi parte pueda significar en el gran todo, pero estoy aquí para jugarla y ahora es el momento de hacerlo.
Contaré este día como una vida separada.
Recordaré que todos aquellos que tienen menos cosas de qué arrepentirse son aquellos que aceptan cada momento tal y como se presenta y por todo lo que vale.

¡Este es mi día!
Estas son mis semillas.
Gracias, Dios mío, por este preciado jardín del tiempo.

Gracias Martha Martínez... Siempre has sido una gran amiga! Es uno de los mejores regalos que he recibido.


martes, 28 de diciembre de 2010

Gran Alma

"Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal.Pero sé paciente, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato.
Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo, vendrá a tus manos en el momento oportuno.
Aprende a esperar el momento exacto para recibir los beneficios que reclamas.
Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura.
No seas esclavo del pasado y los recuerdos tristes.
No revuelvas una herida que está cicatrizada.
No rememores dolores y sufrimientos antiguos.¡Lo que pasó, pasó!
De ahora en adelante procura construir una vida nueva, dirigida hacia lo alto y camina hacia delante, sin mirar hacia atrás.
Haz como el sol que nace cada día, sin acordarse de la noche que pasó.
Sólo contempla la meta y no veas que tan difícil es alcanzarla.
No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer".


MAHATMA GHANDI

No te culpes por lo que hiciste, más bien decídete a cambiar.
No trates que otros cambien; sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú.
Deja que el amor te toque y no te defiendas de él.
Vive cada día, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue a su tiempo.
No sufras por lo que viene, recuerda que “cada día tiene su propio afán”.
Busca a alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella.
Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio.
Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.
Desparrama en todas partes la alegría que hay dentro de ti.
Que tu alegría sea contagiosa y viva para expulsar la tristeza de todos los que te rodean.
La alegría es un rayo de luz que debe permanecer siempre encendido, iluminando todos nuestros actos y sirviendo de guía a todos los que se acercan a nosotros.
Si en tu interior hay luz y dejas abiertas las ventanas de tu alma, por medio de la alegría, todos los que pasan por la calle en tinieblas, serán iluminados por tu luz.
Trabajo es sinónimo de nobleza.
No desprecies el trabajo que te toca realizar en la vida.
El trabajo ennoblece a aquellos que lo realizan con entusiasmo y amor.
No existen trabajos humildes.
Sólo se distinguen por ser bien o mal realizados.
Da valor a tu trabajo, cumpliéndolo con amor y cariño y así te valorarás a ti mismo.
Dios nos ha creado para realizar un sueño.
Vivamos por él, intentemos alcanzarlo.
Pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos, quizás entonces necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en nuestras vidas.
Así, con otro aspecto, con otras posibilidades y con la gracia de Dios, lo haremos.
No te des por vencido, piensa que si Dios te ha dado la vida, es porque sabe que tú puedes con ella.
El éxito en la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino.
Tú y sólo tú escoges la manera en que vas a afectar el corazón de otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Solucionando conflictos.

Nuestro peor enemigo puede ser escuchar a nuestro orgullo, cuantas personas queridas se dejan de hablar un día por orgullo, cuantas personas que un día estuvieron unidas se separan... cuantas familias están destrozadas por pequeños conflictos que con el tiempo se convierten en kilómetros de separación. Cuantos amigos perdidos... y ...

Ésta historia nos deja una gran enseñanza...

El Carpintero
No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas adyacentes cayeron en un conflicto. Este fue el primer conflicto serio que tenían en 40 años de cultivar juntos hombro a hombro, compartiendo maquinaria e intercambiando cosechas y bienes en forma continúa. Esta larga y beneficiosa colaboración termino repentinamente. Comenzó con un pequeño malentendido y que fue creciendo hasta llegar a ser una diferencia mayor entre ellos, hasta que explotó en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas de silencio.

Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis. Al abrir la puerta, encontró a un hombre con herramientas de carpintero. "Estoy buscando trabajo por unos días", dijo el extraño, "quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones aquí en su granja y yo pueda ser de ayuda en eso". "Sí", dijo el mayor de los hermanos, "Tengo un trabajo para usted. Mire al otro lado del arroyo aquella granja, ahí vive mi vecino, bueno, de hecho es mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y el tomó su buldózer y desvió el cauce del arroyo para que quedara entre nosotros. Bueno, el pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero le voy a hacer una mejor. ¿Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al granero? Quiero que construya una cerca, una cerca de dos metros de alto, no quiero verlo nunca más."

El carpintero le dijo: "Creo que comprendo la situación. Muéstreme donde están los clavos y la pala para hacer los hoyos de los postes y le entregaré un trabajo que lo dejará satisfecho."

El hermano mayor le ayudó al carpintero a reunir todos los materiales y dejó la granja por el resto del día para ir por provisiones al pueblo. El carpintero trabajo duro todo el día midiendo, cortando, clavando. Cerca del ocaso, cuando el granjero regresó, el carpintero justo había terminado su trabajo.

El granjero quedó con los ojos completamente abiertos, su quijada cayó. ¡No había ninguna cerca de dos metros! En su lugar había un puente -¡un puente que unía las dos granjas a través del arroyo!- Era una fina pieza de arte, con todo y pasamanos.

En ese momento, su vecino, su hermano menor, vino desde su granja y abrazando a su hermano le dijo: "¡Eres un gran tipo, mira que construir este hermoso puente después de lo que he hecho y dicho!".

Estaban en su reconciliación los dos hermanos, cuando vieron que el carpintero tomaba sus herramientas. "¡No, espera!", le dijo el hermano mayor.

"Quédate unos cuantos días. Tengo muchos proyectos para ti" , le dijo el hermano mayor al carpintero. "Me gustaría quedarme", dijo el carpintero, "pero tengo muchos puentes por construir"


Un propósito para el Nuevo Año... Construir muchos puentes... y evitar los conflictos.

Decía ESOPO: "Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos"

domingo, 26 de diciembre de 2010

Prepárate para el 2011

La vida es hermosa, pero no necesariamente sencilla...
Cuando se aproxima el nuevo año, muchos de nosotros pensamos en aquellas cosas que deseamos cambiar... es inevitable. El cambio de año nos ofrece, sicológicamente, la oportunidad de renovarnos...
Veamos cuales son los temas que típicamente deseamos mejorar:

  • Mantener los gastos de acuerdo al presupuesto.
  • Reducir los niveles de deuda.
  • Disfrutar de tiempo de calidad con la familia y los amigos.
  • Perder peso y lograr una mejor forma física. Encontrar pareja.
  • Dejar de fumar.
  •  Encontrar un mejor trabajo.
  •  Aprender algo nuevo.
  •  Participar en un voluntariado y ayudar a otros.
  •  Organizarse.

El reconocer que hay cosas que debemos cambiar no es suficiente.... Debemos ponernos en acción, trabajar en definir los propósitos y utilizar las estrategias adecuadas para lograrlos con éxito. 

Es tiempo de que los buenos propósitos se vuelvan realidad... pues todos sabemos cuán efímeros son esos propósitos, y que no pasarán ni siquiera un par de semanas antes de que se olviden. 

Para ello  necesitamos de la perseverancia, es la forma  para logralo... la perseverancia es un esfuerzo continuado, es un valor fundamental en la vida para obtener un resultado concreto.

"Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa." Mahatma Gandhi

Éste es el arbol de los propósitos...

Vaya a cami-
nar. Sonría a su hijo.
Haga su álbum familiar. Cuente
las estrellas. Mime a los que ama. Llame
a sus amigos por teléfono. Dígale a alguien "te
quiero mucho". Hable con Dios. Sea un niño otra vez.
Salte a la cuerda. Borre la palabra "rencor". Diga que sí. Ría-
se. Lea un buen libro. Pida ayuda, corra. Cumpla sus promesas.
Cante una canción. Anote su cumpleaños. Ayude a un enfermo. Salte
para divertirse. Cambie su peinado. Sea voluntario. Piense. Devuelva un
favor. Termine un proyecto. Rompa un hábito. Dése un baño de espuma.
Haga una lista de las cosas que hace bien. Relájese. Exprese lo suyo. Trátese
como un amigo. Escriba un poema bello. Visite a un hermano. Sueñe despierto.
Apague el televisor y hable. Permítase equivocarse. Devuelva una amabilidad. Es-
cuche a los grillos. Agradezca a Dios por el sol. Acepte un cumplido. Perdónese.
Deje que alguien lo cuide. Muestre su felicidad. Aprenda algo que siempre de-
seó. Tóquese la punta de los pies. Mire una flor con atención. No diga "no pue-
do" por un día. Cante en la ducha. Viva cada minuto de la mano de Dios. Em-
piece una tradición familiar. Haga un picnic adentro. Por hoy no se preocu-
pe. Practique el coraje de las pequeñas cosas. Ayude a una anciana en su
barrio. Aliente a su niño. Mire fotos viejas. Escuche a un amigo. Imagi-
ne las olas de la playa. Juegue con su mascota. Permítase brillar.
Dése una palmada en la espalda. Grite por su equipo fa-
vorito. Pinte un cuadro. Salude a un nuevo veci-
no. Haga un pe-
queño cam-
bio. Delegue
tareas. Hága-
le sentirse
bienvenido a
alguien. Permi-
ta que alguien lo ayude.
Sepa que no está solo. Hágase un regalo.
Aunque uno no lo tenga presente, hay un montón de
cosas que pueden hacerse para mejorar cada día, ¿no?
 
 
Haz tu propio arbol  y revisalo de vez en cuando... te sorprenderás al ver cuántas cosas has mejorado en tu vida... tenerlas anotadas es una forma de recordarlas.  


Despues de Navidad... El arte de descansar





El descanso es una necesidad de la persona, no solo del cuerpo... los mejores descansos son aquellas actividades que nos refrescan, nos distancian momentáneamente de lo material y nos reponen las fuerzas.

Leer un buen libro... ver "esa" película que por falta de tiempo no has podido, realizar una pequeña caminata... de ser posible en contacto con la naturaleza, cuidar y mimar la piel de tu cara y cuerpo con una buena mascarilla casera... o simplemente escuchar música, tumbada y relajada en tu sillón favorito...
Descansar consiste en encontrar actividades que te agraden... recuerda que el aburrimiento cansa todavía más que la pereza.
Y allí donde estéis espero que la buena música os acompañe...

sábado, 25 de diciembre de 2010

¡ Ha nacido !

25 de Diciembre de 2010

La esperanza se ha vuelto a apoderar de los corazones... y la oscuridad ya no es tan densa.

Paz en la tierra a los hombres y mujeres de buena voluntad.

Feliz Navidad

viernes, 24 de diciembre de 2010

Buscando la Paz...

Había una vez un rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas lo intentaron. El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubo dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas plácidas montañas que lo rodeaban. Sobre éstas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos quienes miraron esta pintura pensaron que ésta reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenía montañas. Pero éstas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacífico.

Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, el vio tras la cascada un delicado arbusto creciendo en una grieta de la roca. En este arbusto se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado plácidamente un pajarito en el medio de su nido...

El Rey escogió la segunda...

- "Porque"... explicaba el Rey,
"Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que, a pesar de estar en medio de todas estas cosas, permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz."

jueves, 23 de diciembre de 2010

Mi regalo para ti...

Creo que lo mejor que puedo desearte para estas Fiestas Navideñas y para el 2011 son Bendiciones.
Sólo tú sabes qué significa para ti una bendición durante el año venidero.

Tal vez se trate de estar cerca de la persona que amas...

Que encuentres  quien acompañe tus días y te apoye incondicionalmente...

O que se afiancen tu familia y tu pareja...

Que tengas la entereza para lidiar con lo que la vida te presentará...

Que consigas ese trabajo que tanto deseas...

Que puedas vivir en paz y armonía...

Que logres el cambio que estás dispuesto a realizar...

Que obtengas eso por lo que tanto has luchado...

Que ese sueño se transforme en realidad...

Que sientas que el dolor ha quedado atrás y que la vida te sonríe...

Por eso, te deseo de corazón, ¡Bendiciones! Feliz Navidad...


Te dejo con las palabras de una Bendición Irlandesa

Que el camino salga a tu encuentro
Que el viento siempre esté detrás de ti
Y la lluvia caiga suave sobre tus campos.
Y hasta que nos volvamos a encontrar,
Que Dios te sostenga con el puño de Su mano.
Que vivas por el tiempo que tú quieras,
Y que nunca quieras vivir tanto como vives.
Recuerda siempre olvidar
Las cosas que te entristecieron.
Pero  nunca te olvides de recordar
Las cosas que te alegraron.
Recuerda siempre olvidar
A los amigos que resultaron falsos.
Pero nunca olvides recordar
A aquellos que permanecieron contigo.
Recuerda siempre olvidar
Los problemas que ya pasaron
Pero nunca olvides recordar
Las bendiciones de cada día.
Que el día más triste de tu futuro
No sea peor que el día más feliz de tu pasado.
Que nunca se te venga el techo encima
Y que los amigos reunidos debajo de él, nunca se vayan.
Que siempre tengas palabras cálidas en un  frío anochecer,
Una luna llena en una noche oscura,
Y que el camino siempre se abra a tu puerta.
Que haya una generación de hijos
En los hijos de tus hijos.
Que vivas cien años,
Con un año extra para arrepentirte!
Que el Señor te guarde en  Su mano
Y nunca apriete mucho tu puño.
Que tus vecinos te respeten,
Los problemas te abandonen,
Los ángeles te protejan,
Y que el cielo te acoja,
Que la fortuna de las colinas Irlandesas te abracen.
Que las Bendiciones de San Patricio te contemplen.
Que tus bolsillos estén pesados
Y tu corazón ligero,
Que la buena suerte te persiga,
Y cada día y cada noche.
Muros contra el viento,
Y un techo para la lluvia,
Y bebidas junto a la fogata -
Risas para consolarte
Y aquellos a quienes amas cerca de ti,
Y todo lo que tu corazón desee!
Que Dios esté contigo y te bendiga,
Que veas a los hijos de tus hijos,
Que el infortunio sea pobre, rico en bendiciones.
Que no conozcas nada más que la felicidad
Desde este día en adelante.
Que Dios te conceda muchos años de vida,
De seguro Él sabe que la tierra
No tiene suficientes ángeles...

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Necesitados de dinero... $ $ $

Especialmente por estas fechas... Navidades... hay un gran número de personas que se sienten muy afligidas por falta de dinero, desearían poder entregar a sus familiares y amigos unos cuantos regalos, pero...  no pueden realizar esos obsequios...

 Mi sugerencia para estas fechas es:

Dar algo de ti mismo, compartir, regalar tiempo, buscar las palabras que durante el año no supiste decir y regalarlas también, regalar sonrisas, abrazos, besos….todo vale mientras sea que por un tiempo estés poniendo a los demás por delante de ti mismo.

Pues aunque parezca cursi, todo nos iría mejor si dejásemos de mirar nuestro ombligo y levantando la cabeza descubriéramos a las personas que nos rodean. Y tal vez la Navidad sirva para eso, para recordarnos que como dijo Khalil Gibran: Dais muy poco cuando dáis de lo que poseéis. Cuando dáis algo de vosotros mismos es cuando verdaderamente dáis.



Éste cuento-consejo nos cae muy bien para reflexionar... pero sobre todo para que nunca esteís tristes por falta de dinero... Dios permite tantas cosas... pero siempre es por algo mejor.

Lo que sucedió a un hombre que por pobreza y falta de otra cosa comía altramuces...


Otro día habla el conde Lucanor con Patronio, su consejero de este modo:
-Patronio, bien se que Dios me ha dado mucho más de lo que me merezco y que en todas las demás cosas solo tengo motivos para estar muy satisfecho, pero a veces me encuentro tan necesitado de dinero que no me importaria dejar esta vida. Os pido que me deis algún consejo para remediar esta aflición mía.
Señor conde Lucanor-dijo Patronio-, para que vos os consoleis cuando os pase esto os convendría saber lo que pasó a dos hombres que fueron muy ricos.

El conde le rogó que lo contara.

-Señor conde-comenzó Patronio-, uno de estos hombres llego a tal extremo de pobreza que no le quedaba en el mundo nada que comer. Habiendose esforzado por encontrar algo, no pudo más que encontrar una escudilla de altramuces. Al recordar cuan rico habia sido y al pensar que ahora estaba hambriento y no tenía más que los altramuces, que son tan amargos y saben tan mal, empezo a llorar, aunque sin dejar de comer los altramuces, por la mucha hambre, y de echar las cáscaras hacia atrás. En medio de esta congoja y este pesar, notó que detrás de él había otra persona y , volviendo la cabeza, vió que un hombre comía las cáscaras de altramuces que el tiraba al suelo. Este era el otro de quien os dije tambien había sido rico.

Cuando aquello vió el de los altramuces, preguntó al otro por que comía las cáscaras. Respondiole que, aunque había sido más rico que él, había ahora llegado a tal extremo de pobreza y tenía tanta hambre que se alegraba mucho de encontrar aquellas cáscaras que él arrojaba. Cuando esto oyó el de los altramuces se consoló, viendo que había otro más pobre que él y que tenía menos motivo para serlo.
Con este consuelo se esforzó por salir de la pobreza, lo consiguió con ayuda de Dios y volvió otra vez a ser rico.

Vos, señor conde Lucanor, debeis saber que, Por permisión de Dios, nadie en el mundo lo logra todo.
Pero, pues en todas las demás cosas os hace Dios señalada merced y salís con lo que vos quereis, si alguna vez os falta dinero y pasais estrecheces, no os entristezcais, sino tened por cierto que otros más ricos y de más elevada condicion la estarán pasando... y que se tendrían por felices si pudieran dar a sus gentes aunque fuera menos de lo que vos les dais a los vuestros.

Al conde agradó mucho lo que dijo Patronio, se consoló y, esforzándose, logró salir, con ayuda de Dios, de la penuria en que se encontraba.

 Viendo Don Juan que este cuento era bueno, lo hizo poner en este libro y escribió unos versos que dicen:

Por pobreza nunca desmayeis, pues otros más pobres que vos vereis.
                                        DON JUAN MANUEL. EL CONDE LUCANOR.


Quiero compartir con todos mis lectores éste maravilloso regalo que hoy me envió mi hija...se encuentra muy lejos por estos días, el mar nos separa, dice ella: no tengo dinero para enviarte un regalo, pero tengo mucho amor para enviarte...  la felicidad que me produce es más grande y perdurable que cualquier obsequio material...

martes, 21 de diciembre de 2010

... Ángeles...

¿Existen o no?

¿Hacen milagros o son coincidencias?

¿Se los puede observar?

Debo mencionar que cada uno ya tiene su propia conclusión al respecto, al igual que yo, pero deseo plantear algunas circunstancias que a lo largo de nuestro diario vivir se nos presentan y que sin darnos cuenta, parte de las respuestas se encuentran allí.

Cada día mucha gente se pone en oración y pide la protección por parte de miles de ángeles para que todo lo malo se aleje y para que nada afecte sus vidas. Créanme, cada petición es escuchada y concedida. No te has dado cuenta, pero cada día existen ángeles guardianes que te acompañan, y más allá de lo místico, debo decir que aquí en nuestro propio mundo los ángeles si existen.

 Para esto comentaré algunas circunstancias que podrán explicar en parte mis preguntas iníciales.

Por ejemplo... estás caminando por algún lugar solitario... a altas horas de la noche y de pronto sientes los pasos apresurados de alguien que te sigue. Tú por el nerviosismo del momento lo único que tiendes a hacer es acelerar más tus pasos para salir de ese apuro... de pronto, en la esquina te encuentras con... que casualmente te necesitaba para consultarte algo.
No sabes cómo agradecer a tu amigo el haberte librado de una posible tragedia.

 Cuántas veces alguien se ha encontrado deprimido por... y  hasta a llegado a pensar en quitarse la vida, pero allí justo aparece alguien que ni siquiera conoce, que sin preguntar nada empieza a conversar, le da el consejo más grande de la vida... y lo salva.

Tu capacidad de ayudar a los demás está en proporción directa a la grandeza de tu corazón y a la nobleza de tus sentimientos; de igual manera, a medida que te esfuerces por compartir, dar y ser solidario,  crece tu ser interior, eres mejor persona, más humana y feliz.

Cada uno de nosotros elegimos qué ser ante alguna situación, de pronto somos ángeles...

Haz el bien y no mires a quien... no esperes ninguna recompensa... elige ser un ángel y... quiza otro ángel algún día venga en tu ayuda...

Una noche de tormenta, hace ya bastantes años, un matrimonio mayor entró en la recepción de un pequeño hotel en Filadelfia. Se aproximaron al mostrador y preguntaron: "¿Puede darnos una habitación?".


 El empleado, un hombre atento y de movimientos rápidos, les dijo: "Lo siento de verdad, pero hoy se celebran tres convenciones simultáneas en la ciudad. Todas nuestras habitaciones y las de los demás hoteles cercanos están ocupadas.” El matrimonio manifestó discretamente su agobio, pues era difícil que a esa hora y con ese tiempo tan horroroso pudieran encontrar dónde pasar la noche. El empleado entonces les dijo: "Miren..., no puedo dejarles marchar sin más con este aguacero. Si ustedes aceptan la incomodidad, puedo ofrecerles mi propia habitación. Yo me arreglaré con el sillón de la oficina, pues tengo que estar toda la noche pendiente de lo que pase.”


El matrimonio rechazó el ofrecimiento, pues les parecía abusar de la cortesía de aquel hombre. Pero el empleado insistió con cordialidad y finalmente ocuparon su habitación. A la mañana siguiente, al pagar la estancia, aquel hombre dijo al empleado: "Usted es el tipo de gerente que yo tendría en mi propio hotel. Quizás algún día construya uno para devolverle el favor que hoy nos ha hecho". Él tomó la frase como un cumplido y se despidieron amistosamente.
Pasados dos años, recibió una carta de aquel hombre, donde le recordaba la anécdota y le enviaba un billete de ida y vuelta a New York, con la petición expresa de que por favor acudiese. Con cierta curiosidad, aceptó el ofrecimiento. Después de un breve recorrido, el hombre mayor le condujo hasta la esquina de la Quinta Avenida y la calle 34, señaló un imponente edificio con fachada de piedra rojiza y le dijo: "Este es el hotel que estoy construyendo para usted". El empleado le miró con asombro: "¿Es una broma, verdad?". "Puedo asegurarle que no", le contestó.



 Así fue como William Waldorf Astor construyó el Waldorf Astoria original y contrató a su primer gerente, de nombre George C. Boldt.


       








Cuento Árabe sobre las críticas y las alabanzas...

En un amplio patio de la casa más elevada del poblado, descansaba un hombre anciano cuyo rostro se decía que inspiraba una extraña mezcla entre misericordia y firmeza. Era conocido por el nombre de Khalil, y de todos era sabido que de sus palabras parecía brotar un manantial de sabiduría.


Un día de sol, en el que el anciano se hallaba meditando bajo la sombra de una vieja higuera, se presentó ante el umbral de su jardín un joven que dijo:


- “Amigo sabio, ¿puedo pasar?”


- “La puerta está abierta” - respondió Khalil.


El joven, cruzando el umbral y acercándose al anciano, le dijo:


- “Me llamo Maguín y soy artista. Mi trabajo es sincero y pleno de sentimiento, sin embargo tengo un gran problema: me atormentan las críticas que se hacen de mi vida, mi obra y mi persona. Vivo obsesionado por las descalificaciones de los críticos de arte, y por más que trato de que no me afecten, me acaban esclavizando... Sé que eres un hombre sabio y que tu fama de sanador alcanza los horizontes más remotos. Dicen también que tus remedios son extraños, y, sin embargo, no me falta confianza para acudir a ti, a fin de conseguir la paz que tanto necesito en la defensa de mi imagen.”


Khalil, mirando al joven con cierta displicencia, le dijo:


- “Si quieres realmente curarte, vé al cementerio de la ciudad y procede a injuriar, insultar y calumniar a los muertos allí enterrados. Cuando lo hayas realizado, vuelve y relátame lo que allí te haya sucedido.”


Ante esta respuesta, Maguín se sintió claramente esperanzado en la medicina del anciano. Y aunque se hallaba un tanto desconcertado por no entender el porqué de tal remedio, se despidió y salió raudo de aquella casa.


Al día siguiente, se presentó de nuevo ante Khalil.


- “Y bien, ¿fuiste al cementerio?” - le pregunto éste.


- “Sí” - contestó Maguín, en un tono algo decepcionado.


- “Y bien, ¿qué te contestaron los muertos?”


- “Pues en realidad no me contestaron nada, estuve tres horas profiriendo toda clase de críticas e insultos, y en realidad, ni se inmutaron”


El anciano sin variar el tono de su voz le dijo a continuación:


- “Escúchame atentamente. Vas a volver nuevamente al cementerio, pero en esta ocasión vas a dirigirte a los muertos profiriendo todos los elogios, adulaciones y halagos que seas capaz de sentir e imaginar”


La firmeza del sabio eliminó las dudas de la mente del joven artista por lo que despidiéndose, se retiró de inmediato.


Al día siguiente Maguín volvió a presentarse en la casa de anciano...


- “¿Y bien?”


- “Nada” - contestó Maguín en un tono muy abatido y desesperanzado.


- “Durante tres horas ininterrumpidas, he articulado los elogios y elegías más hermosos acerca de sus vidas, y destacado cualidades generosas y benéficas que difícilmente pudieron oír en sus días sobre al tierra, y... ¿qué ha pasado? Nada, no pasó nada. No se inmutaron, ni respondieron. Todo continuó igual a pesar de mi entrega y esfuerzo. Así que... ¿eso es todo?”, preguntó el joven con cierto escepticismo.


- “Sí” - contestó el viejo Khalil.


- “Eso es todo... porque así debes ser tú, Magín: indiferente como un muerto a los insultos y halagos del mundo... porque el que hoy te halaga, mañana te puede insultar, y quien hoy te insulta, mañana te puede halagar. No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos. Permanece en tí mismo, más allá de los claros y los oscuros del mundo”

                                                                   Para tener en cuenta:

   "La gente pide críticas, pero solo espera elogios"

Las críticas al igual que los halagos son vagas... ruidosas... incompletas... y cargadas de emociones, es mejor convertirlas en mensajes precisos y bien enfocados, pues una crítica mal formulada es los más destructivo para la autoestima.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Quíereme cuando menos me lo merezca...

... Pues será cuando más lo necesite.

Les voy a hablar de la necesidad del ser humano de amor, cariño y comprensión, cosa poco habitual en nuestra sociedad, ya sea por las prisas, la falta de atención a los demás y porque no...  la falta de atención a nosotros mismos.

Últimamente leer la prensa, encender la televisión u oír la radio se ha convertido en un intento de no encontrar... y repito "no encontrar malas noticias", guerras, terrorismo, malos tratos a mujeres, utilización de los sentimientos y de las religiones para conseguir fines tanto políticos como personales, un mundo lleno de hambre, penas y miserias de todo tipo, con niños muriendo de enfermedades,  mujeres y hombres asesinados...
En resumen, un cúmulo de realidades que nos hace ver que nuestra sociedad se encamina a una lenta pero segura destrucción, posiblemente no física pero sí de afecto, y relación.

Si pudieramos  ser un poco más tolerantes con nuestros semejantes...  si unos y otros dedicáramos un poco más de nuestras vidas a ayudar y amar a los demás... estoy segura que  algo iría mejor.

...Reflexionemos  un poco más sobre ésta situación, dejemos de lado tantos juicios de valor que solemos hacer hacia los demás y ... tratemos de entender que cuanto mayor sea la autoestima, la dignidad, la valoración propia, más alta estima tendremos por quienes interactúan con nosotros....
Contrariamente cuanto menor sea el aprecio por nosotros mismos,  más tendencia a des-calificar a los demás tendremos.

Esto es una mirada hacia nosotros mismos.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Dime lo que crees... Y te diré quien eres...

...cómo estas y cómo estarás...

Todo está en qué quieres ver como tu realidad... Si te persigue la desgracia... es porque la estas llamando; si te rodea el éxito es porque eres buen amigo de lo que es exitoso.

Comparto éste artículo con ustedes, es de Naryuman, como el mismo dice, no está interesado en convencer a nadie, pero siempre está dispuesto a investigar y transmitir, y cada uno saca su propia conclusión.


 

¿Qué es la realidad? la realidad es relativa


La realidad es una ilusión que cada cual decodifica según sus patrones mentales que le dicen que “eso es eso” y que “aquello es aquello”, aun cuando otra persona viendo lo mismo, lo interprete de diferente forma. La realidad, lo que percibimos como el mundo externo, lo de ahí fuera, no es más que una proyección “holográfica” de ondas electromagnéticas, energía y pensamiento (ver el libro de Michael Talbot, El Universo Holográfico). El átomo no es más que energía pura, con vastos espacios “vacíos” entre su núcleo y los electrones orbitando alrededor del mismo. No creo que haya algo menos “sólido” que un átomo, y aun así es el átomo lo que constituye la pieza clave de la construcción de nuestra realidad. ¿Porque las cosas son sólidas? Porque nuestra mente, a través de nuestros sentidos, nos dicen que son así, porque hemos aprendido desde siempre que son así y porque vivimos en una realidad común en la cual las paredes no se pueden atravesar y el fuego quema.
¿Que es la realidad?
La realidad es un termino subjetivo. La realidad es lo que cada uno se crea para si mismo dependiendo de los pensamientos, la frecuencia y la vibración individual que emitimos, atrayendo hacia nosotros aquello con lo que resonamos. La realidad de “ahí fuera” corresponde al 100% a la realidad interna, y no al revés. No se puede cambiar el exterior sin cambiar el interior, pero eso es lo que a todos siempre nos han hecho creer. Los que “conocen” el secreto son los que están ”arriba” y son los que pretenden seguir manteniendo la ilusión de que cuando cambie lo exterior, podremos cambiar nosotros. Falso. Es una ilusión.
La realidad en que vivimos todos los seres humanos en este planeta es un acuerdo global a partir de la proyección del inconsciente colectivo para mantener un estado mental en el cual se nos hace creer que las cosas son como son y no podemos cambiarlas. Esta proyección colectiva es la suma de todas las realidades creadas por todas las mentes del planeta. Para ello, las noticias nos mantienen en un estado de preocupación, alerta y miedo, de forma que podamos generar esa realidad externa sin darnos cuenta y el mundo se convierta en una profecía autocumplida. Cuando en la mente de millones de personas se implanta la idea de que todo va mal, el mundo empieza a ir mal, pues la vibración energética de billones de cuerpos emitiendo preocupación, miedo y emociones de bajo nivel, no pueden crear otra cosa que una realidad de bajo nivel, miedo y preocupación.
Viviendo en una realidad impuesta
Hay personas a quienes les interesa que esta sea la realidad del mundo. Sin entrar en teorías de ningún tipo, controlar el planeta por medio del sometimiento de las masas es lo que está sucediendo desde hace años y solo recientemente empezamos a despertar de esta macro-manipulación. ¿Para que? Para que aquellos que saben como funciona el mundo de verdad, puedan utilizar las leyes universales a su favor para acumular y controlar todos los recursos y el poder para ellos mismos.
No he llegado a entender nunca que motivación existe detrás del poder por el placer del poder, o el dinero por el dinero, no me parece una razón suficiente para realmente llegar a montar sistemas de control a nivel global solo por el hecho de acumular mas riquezas, pero el hecho de que la realidad que unos pocos quieren nos es implantada a todos es incuestionable,y hasta la fecha no hemos podido escapar de ella.
Creando tu propia realidad
Si todos fueramos conscientes que nuestro ser interior es capaz de crear la realidad que desee, como un niño jugando con un molde de plastilina y moldeando una figura a su antojo, no habría fuerza capaz de manipularnos. No se puede controlar y manipular la conciencia individual que conoce las reglas del juego, porque el poder no lo cede a los que están ahí fuera pidiendonos que confiemos en ellos (políticos, empresas, bancos), sino que nosotros controlaríamos nuestra propia realidad manifestando aquello que deseáramos como el mundo externo.
En el momento en que los billones de personas del planeta rompieran el cerco de la manifestación actual creada por el inconsciente colectivo a causa del bombardeo incesante de imagenes y mensajes implantados en el subconsciente de todos, seríamos libres, veríamos mas allá del miedo, de la preocupación por llegar a fin de mes, de ponernos enfermos y de pagar la hipoteca. Eso es lo que no se quiere. Eso es lo que está causando que cada vez mas se creen campañas globales cada vez más agresivas como la de la gripe A para tener a la población a raya. Se crea el problema, se hace creer a la población que existe un problema, se ofrece una solución, y se implanta una nueva realidad en la conciencia colectiva: la gripe A es peligrosa, hay que vacunarse; el mundo está en una crisis económica y todo va muy mal, el planeta se esta muriendo, el mundo es un lugar de violencia…. todo eso se convierte en realidad, porque la inmensa mayoría de las mentes de este planeta lo interiorizan, y lo manifiestan de ese modo. Lo que se consigue con esto es mantenernos en un estado de alergatamiento, de inferioridad, de sumisión, mientras que para los que han implantado esta idea con sus campañas y virus, el mundo va extremadamente bien, no existe crisis de ningún tipo, y ellos jamás se han puesto enfermos. Pero eso, claro, no sale en las noticias.
El cuerpo como ordenador programado
La realidad que vemos ahí fuera no es mas que la decodificación de lo que nuestros sentidos perciben, la información recibida a través de la vista, energía en forma lumínica o sonora, que entra por los ojos o por los oídos, pero que solo es procesada por el cerebro. El cerebro es quien interpreta que esto quema o que aquello esta frío, que esto duele o que aquello es delicioso. Por eso la hipnosis funciona tan bien, puede decirle al cerebro que esa sensación o información que está recibiendo no corresponde a lo que normalmente nuestra mente lo asociaría, sino a otra cosa totalemten distinta. Te estás comiendo un platano, pero le dices a tu mente que sabe a espinacas. Y la persona bajo hipnosis jurará que está comiendo espinacas.
El cerebro es un programa de ordenador, metafóricamente hablando. Se puede manipular, se puede reprogramar, se le pueden introducir virus e implantes de todo tipo. Tu realidad externa es lo que tu cerebro te hace creer que es según su programación (creencias, limitaciones, asociaciones) y esa es la realidad que tu mente a su vez, transmitirá hacia el exterior y será el bucle que no tiene fin pues será la realidad que atraerás hacia ti, una y otra vez. Solo conozco una forma de “despertar”, y en cierto modo consiste simplemente en darse cuenta del engaño, de la manipulación. De que los anuncios de la televisión solo están destinados a mantenerte en un estado de consumismo y con mensajes subliminales en el 99% de los casos para que tu subconsciente guarde o retenga un cierto mensaje que les conviene a los que manejan el cotarro. Las noticias de los medios están destinadas a mantenernos en un permanente estado de preocupación y alerta, a veces mas sutil que otro, de dualismo, de enfrentamiento, de forma que las personas no podamos escapar de esta visión de la vida catastrofista y problemática, para que sea esta la realidad que proyectemos a los demás cuando salimos a la calle, y sea esta la realidad que sigamos creando y en la cual vivamos.
El mundo es una ilusión
El mundo de ahí fuera es una ilusión. No es mas que un reflejo del mundo dentro tuyo mezclado con el mundo creado por la mente colectiva del subconsciente del planeta. Despierta. No eches mas leña al fuego. No sigas el juego de una realidad creada e implantada por los que saben que todo es falso, pero que no quieren que tu lo sepas. La masa crítica de personas que empiezan a ver el engaño total al cual estamos sometidos empieza a ser tan grande que pronto la realidad colectiva podrá cambiar y con ella poco a poco aquellos que no son conscientes de sus realidades personales podrán, de alguna forma, contribuir a que se cree otro mundo, pues viendo que las cosas “van bien”, implantarán esa creencia en su subconsciente y crearán una realidad en la cual “las cosas van bien”.
Pero hace falta que muchos de nosotros forcemos ese cambio en primera instancia, de lo contrario, después de la campaña de la gripe A, vendrá otra cosa, y otra, y otra, destinadas a impedir ese despertar de la gente, esa concienciación sobre el engaño al cual estamos permanentemente sometidos.
El control se puede romper
Ahí arriba están desesperados. Una masa crítica del planeta ya no reacciona ante los mensajes subliminales y ve mas allá del engaño. El microchip que durante años estuvieron probando en muchas discotecas, imponiéndotelo en el brazo para así no tener que pagar nada cuando entrabas y consumias (con un escaner te leian el microchip debajo de la piel, en el cual estaban tus datos y tu “saldo”) no es mas que otra forma de implantar sistemas que corten eléctricamente y energéticamente el proceso de despertar de la conciencia. Y si no lo consiguen de una forma lo intentarán de otra.
Cambia el sistema de procesar esa información y cambiará tu mundo. Crea tu propia realidad y haz que esa sea la realidad del mundo en el que vives. Rompamos la matrix en la que nos han metido. No se si existe una píldora azul para ello, pero desde luego no nos podemos quedar sentados esperando a que alguien nos la ofrezca.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Honestidad es...

... Lealtad...

                        Tolerancia...
       
                                                                Respeto...
             
              Humildad...
                 
                           Responsabilidad...
                              
                                                 Solidaridad...
                                         
                                                                                           Justicia...

... Es esa fortaleza interna que nos guía a ser íntegros, pero aceptándonos tal cual somos con aciertos y virtudes y  tambien con defectos...

Una de las cualidades que más buscamos y exigimos de las personas es la honestidad, un valor indispensable para que nuestras relaciones se desenvuelvan en un ambiente de confianza y armonía, generando así seguridad y credibilidad.

Sin embargo cuánto nos cuesta  reconocer nuestras acciones, exigimos en los demás pero nos quedamos cortos con nosotros mismos, hablamos de valores... esperamos de los otros que siempre cumplan nuestras expectativas y... realmente nuestra conducta habitual es un reflejo siquiera de honestidad ? 

Si realmente pretendemos ser honestos debemos empezar por enfrentar con valor nuestros defectos y superarlos, llevando a cabo acciones que mejoren todo aquello que afecta a nuestra persona y como consecuencia a los demás. Aprender a rectificarnos nos llevará a crecer...

En nuestra vida diaria nos enfrentamos a actitudes deshonestas constantemente, como la hipocresía, aparentando cierta personalidad que no somos para ganarnos muchas veces la estimación de los demás.
La mentira... con qué facilidad solemos caer en ella... el no guardar una confidencia, o,  no cumplir con la palabra dada, o  la infidelidad... etc.

La honestidad es una forma de vida congruente entre lo que se piensa y la conducta que solemos observar hacia el prójimo y hacia nosotros mismos, y que junto a la justicia  debemos procurar integrar para lograr ser mejores.

Ésta historia nos relata el verdadero valor de la Honestidad...


 Se cuenta que allá para el año 250 a.C., en la China antigua, un príncipe de la región norte del país estaba por ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse.
Sabiendo esto, él decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío.

Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe.
Al llegar a la casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración. Sin poder creerlo le preguntó: "¿Hija mía, que vas a hacer allá? Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. Sácate esa idea insensata de la cabeza. Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que el sufrimiento se vuelva locura."

Y la hija respondió:
"No, querida madre, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Yo sé que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos por algunos momentos cerca del príncipe. Esto me hará feliz."

Por la noche la joven llegó al palacio. Allí estaban todas las muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más determinadas intenciones.

Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío: "Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China."
La propuesta del príncipe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, sean costumbres, amistades, relaciones, etc.

El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad en las artes de la jardinería, cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse con el resultado.

Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía pero nada había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo.
Por fin, pasaron los seis meses y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación la muchacha le comunicó a su madre que sin importar las circunstancias ella regresaría al palacio en la fecha y hora acordadas, sólo para estar cerca del príncipe por unos momentos.

En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores.
Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anunció su resultado.

Aquella bella joven – la del vaso vacío - sería su futura esposa. Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendía por qué él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada.

Entonces, con calma el príncipe explicó: "Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles."

"Si para vencer, estuviera en juego tu Honestidad, entonces pierde. Así, serás siempre un Vencedor."

Anónimo

La Vida no te dice nada... te lo enseña todo

Reflexionemos  si de verdad el conocimiento de todas  esas pequeñas cosas que creemos saber sobre la vida lo tenemos integrado o simple...

Lo más leído